¿Exis­te el al­coho­lis­mo de fin de se­ma­na?

Notitarde - - Ciudad - Cecilia (*) Hoy no be­bo, hoy soy li­bre Tlf: 04144295258

La pa­la­bra ‘de­pen­den­cia’, que ge­ne­ral­men­te se une al pro­ble­ma del al­cohol, me ge­ne­ra­ba mu­cha con­fu­sión, ya que a ella, se aso­cia la im­po­si­bi­li­dad de de­jar de be­ber o de de­pen­den­cia fí­si­ca y este no era mi ca­so, po­día pa­sar se­ma­nas sin be­ber, y, es­to hi­zo que te­nien­do con­su­mos abu­si­vos oca­sio­na­les de al­cohol, pen­sa­ra que no era al­cohó­li­ca, ya que “po­día de­jar de be­ber cuan­do qui­sie­ra”, ten­ta­ti­vas, que nor­mal­men­te nun­ca tu­vie­ron éxi­to.

Este fe­nó­meno, se po­dría ex­pli­car, te­nien­do en cuen­ta que la adic­ción al al­cohol, se re­fie­re más a la atrac­ción que se sien­te ha­cia él, que a la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de con­su­mir­lo.

Por ello, se pue­den en­glo­bar den­tro del ape­la­ti­vo “al­cohó­li­co”, tan­to, a aque­llos que abu­san oca­sio­nal­men­te y sin con­trol del al­cohol, co­mo los que de­pen­den fí­si­ca­men­te de él.

Ade­más de fi­jar­se en: ¿ Qué su­ce­de cuan­do be­bes?, ¿ En qué cam­bia tu com­por­ta­mien­to?

Ge­ne­ral­men­te, nues­tros fa­mi­lia­res se re­fie­ren a no­so­tros co­mo: “Es una be­llí­si­ma per­so­na cuan­do NO be­be” , pe­ro, se con­vier­te en otro ser cuan­do lo ha­ce.

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de la trans­for­ma­ción de la per­so­na­li­dad o ca­rác­ter de un al­cohó­li­co, es uno de los prin­ci­pa­les as­pec­tos a te­ner en cuen­ta, pues, el des­co­no­ci­mien­to de este fe­nó­meno pue­de im­pe­dir el re­co­no­ci­mien­to tem­prano del pro­ble­ma.

En­tre los sín­to­mas o ma­ni­fes­ta­cio­nes com­por­ta­men­ta­les más ca­rac­te­rís­ti­cas en el al­cohó­li­co, ca­be se­ña­lar las si­guien­tes: ma­yor in­ma­du­rez, de­pen­den­cia emo­cio­nal, in­se­gu­ri­dad, con­duc­tas te­me­ra­rias, chan­ta­jes emo­cio­na­les, ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad, hos­ti­li­dad, ce­los, de­te­rio­ro in­te­lec­tual, des­equi­li­brio emo­cio­nal, sen­si­ble­ría, dis­tor­sión en el área se­xual, ex­ce­sos se­xua­les, im­po­ten­cia tem­po­ral, pér­di­da pro­gre­si­va de los in­tere­ses vi­ta­les, con­duc­tas ex­tra­va­gan­tes, tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad, an­gus­tia, etc.

To­dos es­tos sín­to­mas men­cio­na­dos, son pro­vo­ca­dos por la in­ges­ta ele­va­da de al­cohol. Y el al­coho­lis­mo no se cura, pe­ro se de­tie­ne, re­co­mien­do los gru­pos de AA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.