¡Gra­cias a to­dos!

Notitarde - - Deportes - Carj­her@gmail.com

Cuán ex­tra­ño re­sul­ta, que al­go tan ru­ti­na­rio co­mo es­cri­bir unas líneas, re­dac­tar unos cuan­tos pá­rra­fos o com­ple­tar es­ta co­lum­na, ta­rea que lle­vo ha­cien­do por más de quin­ce años, se con­vier­ta hoy en un epi­so­dio su­ma­men­te com­pli­ca­do, pues un re­mo­lino de pen­sa­mien­tos re­vo­lo­tean en mi ca­be­za y no de­jan que flu­yan las ideas, lo cual me pa­ra­li­za. Por si fue­ra poco, ca­da pa­la­bra o ca­da re­cuer­do la­ten­te en mi men­te ad­quie­re una enor­me car­ga de sen­ti­mien­to, o me­jor di­cho, una so­bre­do­sis de nos­tal­gia y eso só­lo in­di­ca una co­sa, el fin de es­ta eta­pa ha lle­ga­do, y aun­que en al­gún mo­men­to qui­se es­tar pre­pa­ra­do o in­ten­té ima­gi­nar co­mo se­ría ese día fi­nal en No­ti­tar­de, el aro­ma de despedida me in­va­de y ra­ti­fi­ca que no hay ima­gi­na­ción po­si­ble, hay que vi­vir­lo.

Y co­mo us­te­des lec­to­res, fue­ron mis acom­pa­ñan­tes du­ran­te es­ta tra­ve­sía de 15 años, nue­ve me­ses y 12 días en la em­pre­sa, sen­tí la obli­ga­ción de com­par­tir mi de­ci­sión de ce­rrar este ci­clo que es­tu­vo lleno de in­nu­me­ra­bles ale­grías, tris­te­zas, vi­ven­cias, anéc­do­tas y cu­rio­si­da­des, tiem­po don­de ade­más com­par­tí con de­ce­nas de com­pa­ñe­ros, a los cua­les agra­dez­co in­men­sa­men­te, pe­ro más aún, a los que se con­vir­tie­ron en mis ami­gos por­que pu­di­mos co­se­char, en­tre di­fe­ren­cias y coin­ci­den­cias, una bo­ni­ta re­la­ción que cru­zó las frías pa­re­des de la re­dac­ción pa­ra per­mi­tir­me en­trar en sus vi­das más allá del ám­bi­to la­bo­ral.

Igual­men­te, de­bo agra­de­cer la pa­cien­cia y sa­cri­fi­cio de mi fa­mi­lia, de mis pa­dres, de mis hi­jos, por­que han li­dia­do con mi au­sen­cia du­ran­te tan­to tiem­po, en fe­chas im­por­tan­tes, fi­nes de se­ma­na y días fe­ria­dos, por esa ra­zón, me pon­go de pie y les doy un aplau­so, mil gra­cias por apo­yar­me.

Ja­más, se me ol­vi­da que lle­gué a No­ti­tar­de sien­do un jo­ven so­ña­dor, hu­mil­de y con ga­nas de apren­der, y que esa opor­tu­ni­dad de pa­san­te en el De­par­ta­men­to de De­por­tes no era pa­ra mí, pe- ro por co­sas del des­tino a quien se la ofre­cie­ron en su mo­men­to no po­día apro­ve­char­la y sin nin­gún ti­po de egoís­mo me re­co­men­dó y fa­ci­li­tó mi nú­me­ro de te­lé­fono, aquel ges­to se con­vir­tió en es­ta his­to­ria de ca­si 16 años. Era un cha­mo, in­ge­nuo, pe­ro con dis­po­si­ción a creer y afor­tu­na­da­men­te pue­do des­pe­dir­me sa­tis­fe­cho, da­do que cum­plí y vi­ví to­das las eta­pas que de­bía, e in­clu­so, lle­gar a di­ri­gir ese De­par­ta­men­to que en al­gún mo­men­to me re­ci­bió y dio la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar­me co­mo pe­rio­dis­ta.

Y era pre­ci­sa­men­te, en este es­pa­cio don­de sen­tía que de­bía de­cir adiós por­que a tra­vés de es­ta co­lum­na co­no­cie­ron más so­bre mí en lo per­so­nal, no so­lo mi ros­tro ca­da jue­ves, sino mis opi­nio­nes, mi es­ti­lo y lo­gra­mos ade­más esa res­pe­tuo­sa y fruc­tí­fe­ra in­ter­ac­ción, bá­si­ca­men­te en torno a nues­tra apa­sio­na­da fuente de ba­lon­ces­to, la mis­ma que me to­có cu­brir du­ran­te mu­chos años y me man­tu­vo en la can­cha pa­ra no so­la­men­te co­nec­tar a los se­gui­do­res con sus ído­los, sino pa­ra brin­dar­me un sin­nú­me­ro de ex­pe­rien­cias que me hi­cie­ron cre­cer en to­do sen­ti­do. Es por ello que ex­tien­do una vez más las gra­cias a los de­por­tis­tas, ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des que hi­cie­ron po­si­ble cien­tos de no­tas, in­for­ma­cio­nes y entrevistas.

Por úl­ti­mo, de­bo tam­bién agra­de­cer a la em­pre­sa, a sus di­rec­ti­vos, a los nue­vos y a los de la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción, con quie­nes tu­ve una re­la­ción nor­mal en al­gu­nos ca­sos y más cer­ca­na en otros, pe­ro siem­pre de­fen­dien­do al in­que­bran­ta­ble res­pe­to co­mo per­so­na y com­par­tien­do la mis­ma mi­sión, que no era otra que apos­tar al éxi­to de No­ti­tar­de co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Oja­lá ha­ya ser­vi­do mi apor­te, en­tre­ga y com­pro­mi­so. Hoy cie­rro un ci­clo y abro las puer­tas al fu­tu­ro. “En la vida, ca­da fi­nal es só­lo el prin­ci­pio de otra his­to­ria”, Ju­lian Bar­nes. ¡ Dios los ben­di­ga siem­pre!.

Así fue­ron mis pri­me­ros pa­sos, ca­ra a ca­ra con mi gran ído­lo y NBA, Carl He­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.