Los nue­vos ca­bi­lle­ros

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

El gru­po Vo­lun­tad Po­pu­lar nos re­cuer­da a las ban­das fas­cis­tas que die­ron na­ci­mien­to a CO­PEI, las cua­les tam­bién guar­dan si­mi­li­tud con los ca­bi­lle­ros ade­cos. El bipartidismo en­ten­día y ejer­cía la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, me­dian­te la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca, la re­pre­sión, la ame­na­za gans­te­ril y en la prác­ti­ca, si­guie­ron ac­tuan­do co­mo en las dic­ta­du­ras que azo­ta­ban el Ca­ri­be.

Hoy, cuan­do ese bar­co sin rum­bo que es la MUD in­ten­ta azu­zar a sus hues­tes ha­cia Mi­ra­flo­res para pro­vo­car un ba­ño de san­gre, con­clui­mos que ese com­por­ta­mien­to les vie­ne del pa­sa­do. Son he­re­de­ros de los gru­pos de cho­que fas­cis­toi­des, que han ca­rac­te­ri­za­do a la de­re­cha ver­ná­cu­la des­de siem­pre. Es evi­den­te pues que, Vo­lun­tad Po­pu­lar no es­ca­pa de los vi­cios cuar­to­rre­pu­bli­ca­nos y no es el me­jor ejem­plo, para ofre­cer­le una al­ter­na­ti­va a la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na.

Con fi­nan­zas de os­cu­ra pro­ce­den­cia, mue­ven to­do un apa­ra­ta­je que cues­ta mu­cho di­ne­ro, per­mi­tién­do­le a sus di­rec­ti­vos en­tre otras co­sas in­só­li­tas, efec­tuar sus via­jes in­ter­na­cio­na­les en cla­se eje­cu­ti­va, alo­jar­se en ho­te­les cin­co es­tre­llas e in­cluir en su mi­li­tan­cia a per­so­na­jes al mar­gen de la ley. En­tre otros, se en­cuen­tra un per­so­na­je sin­gu­lar que ex­hi­be un tí­tu­lo de edu­ca­ción su­pe­rior cues­tio­na­ble. Pe­ro, to­dos ellos coin­ci­den en el per­fil del ac­ti­vis­ta des­es­ta­bi­li­za­dor y se­di­cio­so. Son vio­len­tos y sir­ven de ins­tru­men­tos para pro­vo­car el caos y la des­truc­ción del país, ac­tuan­do en con­tra de sus Ins­ti­tu­cio­nes. Son gente sin pa­tria ni cre­do, que re­nie­gan de su gen­ti­li­cio y cons­ti­tu­yen la quin­ta co­lum­na o ca­ba­llo de Tro­ya que, mo­vi­li­za­ría el ad­ver­sa­rio en ca­so de una agre­sión bé­li­ca con­tra Ve­ne­zue­la.

En el ta­ble­ro po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano y ca­ri­be­ño, ellos se cua­dra­ron con Uri­be Vé­lez y la para po­lí­ti­ca, que tan­to da­ño han cau­sa­do a Co­lom­bia. Es de­cir, si­guen la pau­ta que le im­po­nen las fuer­zas más reac­cio­na­rias y sór­di­das del con­ti­nen­te. Tie­nen muy po­co de los par­ti­dos po­lí­ti­cos del si­glo XX, su or­ga­ni­za­ción res­pon­de más bien a una fran­qui­cia de agen­cia mer­can­til, don­de los ser­vi­cios que pres­ta son ta­ri­fa­dos.

La fun­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se ri­ge por el he­cho de fun­gir co­mo ca­ta­li­za­do­res de las as­pi­ra­cio­nes so­cia­les, com­por­tán­do­se co­mo in­tér­pre­tes del con­glo­me­ra­do, siem­pre y cuan­do se­pan an­ti­ci­par la di­rec­ción co­rrec­ta ha­cia la cual, de­be en­ca­mi­nar­se el sen­ti­mien­to de la na­ción. Es ho­ra de que las agru­pa­cio­nes que se pre­ten­den po­lí­ti­cas, en­tien­dan la im­por­tan­cia del diá­lo­go, para cons­truir re­glas de jue­go cla­ras y pre­ci­sas que, ase­gu­ren la paz a to­dos nues­tros com­pa­trio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.