Gio­co­so

Notitarde - - Ciudad - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Aho­ra en­tien­de uno por qué se reían tan­to los can­ci­lle­res de las de­más na­cio­nes cuan­do Ma­du­ro, en­ton­ces Mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar para las Re­la­cio­nes Exteriores, de­cía cual­quier co­sa: era “jo­co­so”…

Y tam­bién es “jo­co­so” cuan­do anun­cia que “la se­ma­na que vie­ne lle­ga­rán los bi­lle­tes nue­vos” y és­tos no lle­gan, o que “has­ta tal día de tal mes ten­drán vi­gen­cia los bi­lle­tes de 100 bo­lí­va­res” para re­su­ci­tar­los la vís­pe­ra del día anun­cia­do.

Co­sa pe­li­gro­sa es te­ner un pre­si­den­te in­ca­paz y na­da pre­pa­ra­do para ser­lo; pe­ro más pe­li­gro­so es uno que, ade­más, to­do se lo to­ma en jue­go, así sean los muer­tos de to­dos los días a ma­nos del ham­pa, o de la ca­ren­cia de me­di­ci­nas o, sim­ple­men­te, de ham­bre.

Y uno ter­mi­na te­mien­do si, an­tes de mo­rir, Chá­vez no es­ta­ba ju­gan­do con los ve­ne­zo­la­nos, así co­mo ju­ga­ba con la jus­ti­cia, los de­re­chos hu­ma­nos y la dig­ni­dad de los ve­ne­zo­la­nos, al po­ner a ese se­ñor co­mo su un­gi­do para ser el pre­si­den­te de es­te des­gra­cia­do país an­tes de ba­jar a don­de su­po­ne­mos que te­nía que ba­jar, si es que a ese lu­gar se lle­ga ba­jan­do.

Los ita­lia­nos le di­cen “gio­co” al jue­go, de allí “gio­co­so” – ju­gue­tón en es­pa­ñol” - y de allí “jo­co­so”. Y lo jo­co­so ter­mi­na cuan­do el jue­go afec­ta al ser hu­mano ob­je­to de jue­go, so­bre to­do si és­te es un hom­bre a quien se le han ne­ga­do sus de­re­chos hu­ma- nos y se le man­tie­ne pre­so por de­li­tos no su­fi­cien­te­men­te de­mos­tra­dos. Se jue­ga con su dig­ni­dad co­mo ser hu­mano al tra­tár­se­le co­mo un ani­mal, se jue­ga con su vi­da al su­frir tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca pro­du­ci­da por sus car­ce­le­ros, com­pa­trio­tas y ex­per­tos en tor­tu­ra ve­ni­dos de otras re­gio­nes del Ca­ri­be.

Se jue­ga con la dig­ni­dad de su es­po­sa al so­me­ter­la a ver­gon­zo­sos pro­ce­di­mien­tos para que pue­da vi­si­tar al con­fi­na­do en­tre cua­tro pa­re­des. Y se jue­ga con el fu­tu­ro de sus hi­jos, al ne­gár­se­le una in­fan­cia y una ju­ven­tud sa­nas y ba­jo la pro­tec­ción del pa­dre au­sen­te, de­gra­da­do és­te a las más de­ni­gran­tes con­di­cio­nes.

El “jue­gui­to” de Ma­du­ro trae ade­más sus se­cue­las. La pri­me­ra es el cons­ta­tar una vez más lo que ya to­dos los ve­ne­zo­la­nos lo sa­be­mos des­de ha­ce tiem­po, la su­bor­di­na­ción de los po­de­res pú­bli­cos, con la so­la ex­cep­ción del le­gis­la­ti­vo, a los an­to­jos y ca­pri­chos del se­ñor Ma­du­ro, he­re­da­dos de su ne­fas­to pre­de­ce­sor. “Si Oba­ma suel­ta a Ló­pez Ri­ve­ra, yo suel­to a Leo­pol­do”, pro­me­tió. Oba­ma sol­tó a su Ló­pez, el in­de­pen­den­tis­ta por­to­rri­que­ño, pe­ro Ma­du­ro fal­tó a su promesa y no hi­zo lo mis­mo con el su­yo. Promesa que no te­nía na­da que ver con tri­bu­na­les au­tó­no­mos que, an­te la fal­ta de prue­bas sol­ta­ran al Ló­pez ve­ne­zo­lano, sino con que el ca­pri­cho per­so­nal de Ma­du­ro lo lle­va­ra a pro­nun­ciar la or­den de li­ber­tad.

La se­gun­da es el as­co que nos da a los ve­ne­zo­la­nos la fal­ta de res­pe­to del in­fa­me pre­si­den­te ha­cia sus so­juz­ga­dos. Tra­tar de ha­cer co­sa “jo­co­sa” la pri­sión in­jus­ta de un lu­cha­dor po­lí­ti­co de opo­si­ción no es co­sa de ri­sa sino la pu­ra ima­gen del des­pre­cio con que el se­ñor Ma­du­ro tra­ta a los ve­ne­zo­la­nos. Del po­co va­lor que da a su con­di­ción hu­ma­na.

Des­de que su­fri­mos el lla­ma­do “so­cia­lis­mo del si­glo 21” nos he­mos ido acos­tum­bran­do a los “jue­gui­tos” de sus ca­pi­tos­tes. Un abo­tar­ga­do tro­glo­di­ta tra­tan­do de su­bir­se a un tan­que des­pués de de­jar en la te­le­vi­so­ra ofi­cial el garrote, unos en­chu­fa­dos mi­li­ta­res ju­gan­do a la gue­rra al dis­pa­rar in­dis­cri­mi­na­dos ca­ño­na­zos y rá­fa­gas de ame­tra­lla­do­ra a un in­de­fen­so ce­rro, son pan­to­mi­mas que pro­vo­can ra­bia y a la vez ri­sa. Mo­ti­vo de bur­la.

Ya bas­ta de jue­gui­tos y de un pre­si­den­te que “jue­gue” con la des­gra­cia de los ve­ne­zo­la­nos. En se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.