Cuan­do la co­mi­da se con­vier­te en ba­su­ra

Notitarde - - Ciudad - Ain­hoa Mu­güer­za Os­bor­ne Pe­rio­dis­ta www.ccs.org.es

Par­te de su tra­ba­jo co­mo jor­na­le­ros, agri­cul­to­res o ga­na­de­ros se per­de­rá en cu­bos y ver­te­de­ros de ba­su­ra. Ca­da día, los bar­cos ten­drán que de­vol­ver to­ne­la­das de pe­ces muer­tos al mar. Los res­tau­ran­tes co­ci­nan lo que na­die co­me­rá. El des­pil­fa­rro de ali­men­tos es una reali­dad que con­tras­ta con los ín­di­ces mun­dia­les de des­nu­tri­ción.

Más de mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do pa­sa ham­bre a dia­rio. En al­gu­nas zo­nas de África, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na te­ner una die­ta equi­li­bra­da y su­fi­cien­te es un lu­jo. En otras se des­per­di­cian to­ne­la­das: 1.300 mi­llo­nes ca­da año en to­do el mun­do, se­gún la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO). La ci­fra su­po­ne un de­rro­che eco­nó­mi­co y un de­te­rio­ro del en­torno y de los re­cur­sos na­tu­ra­les de los que de­pen­de la pro­duc­ción.

Se cal­cu­la que es­ta acu­mu­la­ción de des­per­di­cios equi­va­le a ti­rar 750.000 mi­llo­nes de dó­la­res que tam­bién re­per­cu­te en el me­dioam­bien­te; el pro­ce­so de des­com­po­si­ción de los ali­men­tos ge­ne­ra ele­va­das can­ti­da­des de me­tano y has­ta 3.300 mi­llo­nes ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que van a pa­rar a la at­mós­fe­ra. La acu­mu­la­ción de fru­tas, ver­du­ras, car­ne y ce­rea­les co­mo el arroz, tam­bién pro­du­ce una “hue­lla de car­bono” en los eco­sis­te­mas. Los sue­los se de­te­rio­ran y mu­chas zo­nas que­dan in­ser­vi­bles para cual­quier otro uso.

Se­gún la FAO, en las fa­ses de pro­duc­ción, ma­ni­pu­la­ción y al­ma­ce­na­mien­to se dan los pri­me­ros pa­sos ha­cia el des­pil­fa­rro. Des­pués, tie­nen lu­gar en el pro­ce­sa­do de los ali­men­tos, su dis­tri­bu­ción y en el con­su­mo. El de­fi­cien­te su­mi­nis­tro en al­gu­nas re­gio­nes ex­pli­ca que gran par­te no lle­gue a mi­les de per­so­nas. En otras, las can­ti­da­des de ali­men­tos ex­ce­den a la de­man­da real.

El clien­te pre­fie­re lle­nar la des­pen­sa de pro­duc­tos que con­su­mi­rá más ade­lan­te, por lo que al­gu­nos su­per­mer­ca­dos re­ti­ran aque­llos a los que les que­de po­co tiem­po para ca­du­car. Una vez fue­ra de las es­tan­te­rías, su des­tino son los cu­bos de ba­su­ra. En ellos tam­bién ter­mi­na­rán las fru­tas y ver­du­ras que no ten­gan un as­pec­to de re­vis­ta o los ali­men­tos fres­cos que al fi­nal del día no se ha­yan com­pra­do. Para evi­tar que to­da esa co­mi­da se pier­da, hay per­so­nas que acu­den a los pun­tos de ven­ta para re­co­ger esa co­mi­da que “so­bra” y re­par­tir­la en­tre va­rias fa­mi­lias.

La apa­rien­cia y el fí­si­co atraen al con­su­mi­dor que com­pra con la vis­ta. Para ello, las em­pre­sas ex­tre­man el cui­da­do y el as­pec­to del en­vol­to­rio para lo­grar una bue­na pre­sen­ta­ción. Al­gu­nos pro­duc­tos de­ben pa­sar por un ri­gu­ro­so pro­ce­so de se­lec­ción an­tes de ser pues­tos a la ven­ta. En él, el ta­ma­ño, el co­lor y la for­ma im­por­tan de ma­ne­ra de­ci­si­va. A mu­chos, co­mo es el ca­so de las na­ran­jas, se les so­me­te­rá ade­más a un pro­ce­so de la­va­do, se­ca­do y en­ce­ra­do. Las que sean de­ma­sia­do pe­que­ñas se ti­ra­rán y en el me­jor de los ca­sos se apro­ve­cha­rán para ha­cer zu­mo.

La na­tu­ra­le­za pro­por­cio­na una se­rie de re­cur­sos que se le de­vuel­ven en for­ma de des­per­di­cio. Es el ca­so del pes­ca­do que mu­chos bar­cos cap­tu­ran a dia­rio. La Po­lí­ti­ca Pes­que­ra Co­mún de la Unión Eu­ro­pea (PPC), es­ta­ble­ce un má­xi­mo en las can­ti­da­des que se pue­den lle­var a tierra; pe­ro las re­des no en­tien­den de lí­mi­tes y el ex­ce­den­te de pe­ces que mue­re a bor­do, se ti­ra­rá de nue­vo al mar. En con­cre­to, 1’7 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año.

En Es­pa­ña, los ho­ga­res desechan has­ta 28 ki­los de co­mi­da al año y los res­tau­ran­tes 63.000 to­ne­la­das anua­les. En Es­ta­dos Uni­dos y en Reino Uni­do al me­nos el 30% de la co­mi­da que se com­pra, se ti­ra.

El úl­ti­mo es­la­bón del pro­ce­so ali­men­ti­cio es el ser hu­mano. Su ofer­ta se es­truc­tu­ra en fun­ción de la de­man­da. La pla­ni­fi­ca­ción, la or­ga­ni­za­ción y la pre­vi­sión en los há­bi­tos de con­su­mo pue­den con­tri­buir a cam­biar el con­cep­to de pro­duc­ción y evi­tar que la co­mi­da se con­vier­ta en ba­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.