La pa­rá­li­sis

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

El pri­mer mes del año ha si­do tur­bu­len­to y con­fu­so. Ma­du­ro gi­ra en torno a sus au­men­ta­dos fra­ca­sos y se afa­na en su ob­se­sión de man­te­ner­se en el po­der, así aca­be con to­do el país. La gen­te aguan­ta la res­pi­ra­ción y se su­mer­ge en el tor­be­llino de ca­la­mi­da­des que lo con­vier­te en ape­nas otro so­bre­vi­vien­te.

El go­bierno bus­ca lle­gar has­ta el 2018 y más allá, si sus sec­to­res ex­tre­mis­tas ter­mi­nan por im­po­ner­se en el PSUV y si con­ven­cen a los mo­de­ra­dos que no se pue­de ce­der el po­der, aún pa­gan­do el pre­cio de re­pro­du­cir una dic­ta­du­ra ti­po Cu­ba. El ter­cer con­di­cio­nan­te es si lo per­mi­te la so­cie­dad.

El ré­gi­men ape­la a la re­pre­sión co­mo lo ha­ce con­tra Vo­lun­tad Po­pu­lar. Mul­ti­pli­ca in­tri­gas co­mo lo hi­zo Ma­du­ro con Ju­lio Bor­ges, con Chúo y con Ma­nuel Ro­sa­les por la ma­si­va ce­le­bra­ción de su li­ber­tad en Ma­ra­cai­bo. Su ob­je­ti­vo es ir re­ba­nan­do a la opo­si­ción, en­fren­tar­la en­tre sí mis­ma y di­vi­dir­la. ¿ Lo es­tá lo­gran­do?

Si el go­bierno avan­za en in­tro­du­cir cu­ñas en­tre sus ad­ver­sa­rios más exi­to­sos y si la opo­si­ción no pro­ce­sa con to­le­ran­cia sus di­ver­gen­cias, va a re- sul­tar di­fí­cil de­te­ner la ola de de­cep­ción que ya es­ta­mos sem­bran­do. La MUD no pue­de abrir­le la puer­ta a una fa­se de desacu­mu­la­ción de fuer­zas.

No se pue­de ha­blar de uni­dad si el re­le­vo di­ri­gen­te no es ca­paz de ase­gu­rar­le al país una mí­ni­ma uni­dad ope­ra­ti­va. Mu­chos es­pe­ra­mos que no se re­pi­ta el guión del 2016, acep­tar con­se­cuen­te­men­te la vía elec­to­ral y que se ana­li­ce la im­por­tan­cia de con­cen­trar to­das las fuer­zas en lo­grar las dos elec­cio­nes que por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de­ben ha­cer­se el 2017: la de go­ber­na­do­res y la de Al­cal­des..

Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les es­tán fue­ra del mar­co cons­ti­tu­cio­nal y su­po­nen apro­bar una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal. Pa­ra ha­cer­las, igual que las re­gio­na­les y lo­ca­les, re­quie­ren un acuer­do con los re­pre­sen­tan­tes de la dic­ta­du­ra que con­tro­lan las Sa­las del TSJ y el CNE.

Pe­ro el pen­sa­mien­to ex­tre­mis­ta, del la­do del go­bierno y del la­do de la opo­si­ción, se to­can en un pun­to: no quie­ren las elec­cio­nes que man­da la Cons­ti­tu­ción, sino las que con­ven­gan a sus pla­nes par­ti­cu­la­res. El ex­tre­mis­mo ofi­cia­lis­ta no tie­ne ni un gra­mo de de­mo­cra­cia. El nues­tro, plan­tea la so­lu­ción más es­ca­bro­sa y la que re­tar­da pro­bar si el go­bierno va a ce­rrar to­das las vías elec­to­ra­les: pe­dir una me­ga­elec­ción pa­ra ele­gir si­mul­tá­nea­men­te seis ins­tan­cias de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar. ¡ Ha­bra­se vis­to!

Los ex­tre­mis­tas de nues­tra ace­ra pa­de­cen una con­fu­sión en­tre los de­seos y la reali­dad: lla­man a nom­brar un CNE y un TSJ pa­ra­le­lo, sin te­ner ni un cor­taú­ñas pa­ra ha­cer efec­ti­vas esas de­sig­na­cio­nes. Hay que ata­car ya la en­fer­me­dad pa­ra sal­var al en­fer­mo y evi­tar que la ac­ción po­lí­ti­ca se si­ga ais­lan­do de su raíz so­cial.

El go­bierno pa­ra­li­za to­do. Mien­tras tan­to, más de un 50% de la po­bla­ción no se sien­te ex­pre­sa­da ni por Ma­du­ro ni por la opo­si­ción. ¿ No es su­fi­cien­te pa­ra re­pen­sar la es­tra­te­gia y el desem­pe­ño de la MUD?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.