YA NO HAY CHINO Y NACHO

Ronda - - CHISMEANDITO -

Los “Ma­ke­di­ches” que­da­rán para el re­cuer­do, pues lue­go de una dé­ca­da co­mo dúo, Jesús Mi­ran­da y Miguel Ig­na­cio Mendoza, le pu­sie­ron un pa­ra­do a “Chino y Nacho”, y aun­que di­cen que se da­rán “un tiem­po”, ya sa­be­mos en qué po­dría que­dar eso, en un ni jun­tos, ni re­vuel­tos…

No di­gan que no se los di­ji­mos, por­que des­de el año pa­sa­do les ade­lan­ta­mos es­te “rondazo” que se veía ve­nir… Y es que tan­to pro­yec­to don­de el uno es­ta­ba sin el otro, olía bien ra­ro…

Los ru­mo­res de la se­pa­ra­ción del dúo co­gie­ron co­lor ha­ce unas se­ma­nas en las re­des so­cia­les, cuan­do los ar­tis­tas se fue­ron a Pre­mio Lo Nues­tro y ca­da uno an­da­ba por su la­do. Nacho po­só con sus crías en la al­fom­bra ma­gen­ta, mien­tras que a Chino se le vio en una foto so­la­men­te con su má­na­ger… To­dos nos pre­gun­ta­mos: ¡Ajá!, ¿y dón­de es­tá Nacho?

Jesús, fue el pri­me­ro en dar la ca­ra an­te las reac­cio­nes de los fa­ná­ti­cos, di­cien­do que se en­cuen­tran de “va­ca­cio­nes”, pues aún les fal­ta pla­ni­fi­car una gi­ra y un dis­co por en­tre­gar. “Ra­dio Tour 2016”, ce­rró con una des­pe­di­da en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con to­do y mu­si­qui­ta de fon­do co­mo para llo­rar, en la que Nacho, con un apre­tón de mano para Chino, di­jo: “Bueno, com­pa­dre, es­pe­ro que nos vea­mos pron­to. Gra­cias por es­te apo­yo que nos han brin­da­do. No sa­ben lo fe­li­ces que nos han he­cho du­ran­te to­da es­ta dé­ca­da. Gra­cias a us­te­des, y a Dios, que se han reí­do y di­ver­ti­do con no­so­tros”, para lue­go re­ma­tar con la sa­li­da de to­do el equipo de tra­ba­jo, abra­zán­do­se y gri­tan­do: “Ve­ne­zue­la, Ve­ne­zue­la”.

DE CHINO A CHYNO

Y si es­to es un su­pues­to “break”, ¿por qué el cam­bio de nom­bre de Chino a Chyno? Pues por­que el ga­lán ya em­pren­dió nue­vos pro­yec­tos co­mo so­lis­ta, al can­tar por pri­me­ra vez sin Nacho, en “Qué­da­te con­mi­go”, un te­ma jun­to a Wi­sin y Gen­te de Zo­na. “Chyno”, es la nue­va mar­ca de Jesús para di­fe­ren­ciar­se del dúo.

“Si no es­toy con Nacho, es­te es el nom­bre que voy a adop­tar. Es­to es un “break”, por­que te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo en­ci­ma, y yo lo que es­toy es en una aven­tu­ra. Yo no ten­go mu­cha­chos to­da­vía, él sí, y no que­ría que­dar­me sen­ta­do ha­cien­do na­da en mi ca­sa”, pun­tua­li­zó.

Por los mo­men­tos, “Chyno” se va a man­te­ner ha­cien­do música con otros ar­tis­tas, en­tre ellos, el ve­ne­zo­lano Os­car­ci­to; ja­la­rá bi­lle­tes ven­dien­do go­rras con su nue­va mar­ca, y se lan­za­rá a nue­vos pro­yec­tos de ac­tua­ción. Ve­re­mos si por fin tam­bién le en­tre­ga la ro­ca a la no­via…

Ya vue­lan con to­do y jau­la

Por su par­te, Nacho ha­bló de que no que­ría ser tra­ta­do co­mo el “cul­pa­ble”, pues una de las ver­da­de­ras ra­zo­nes de la se­pa­ra­ción, era pa­sar tiem­po con sus hi­jos, y ba­jar­le dos a los via­jes para com­par­tir con ellos. Sin em­bar­go, acep­ta que no quie­re ser “la pie­dra de tran­ca en el ca­mino de na­die”, es de­cir, si Chino que­ría lan­zar­se co­mo so­lis­ta, las alas ya las te­nía li­bres…

En cuan­to a los co­men­ta­rios acer­ca de que la amis­tad se ha­bía aca­ba­do, des­min­tió el cuento: “No­so­tros nun­ca he­mos te­ni­do pi­cos. Nues­tra amis­tad siem­pre ha si­do igual. Lo que pa­sa es que te­ne­mos vi­das se­pa­ra­das, y no to­do lo ha­ce­mos jun­tos”.

Lo cier­to es que am­bos ya an­dan crean­do es­tra­te­gias para se­guir en­gor­dán­do­se el bol­si­llo, Chyno con el can­to y la ac­tua­ción, y Nacho con una “nue­va empresa en cre­ci­mien­to”, que has­ta aho­ra, nos tie­ne a to­dos en sus­pen­so… ¡Qué el éxi­to los al­can­ce!

LOS RU­MO­RES

Mien­tras los pro­ta­go­nis­tas de es­te cuento ha­blan de un “break” y pro­yec­tos en pa­ra­le­lo, fuen­tes cer­ca­nas ase­gu­ran que la se­pa­ra­ción se de­be a va­rios as­pec­tos me­nos co­men­ta­dos, co­mo las su­pues­tas di­fe­ren­cias en­tre Nacho y el ma­na­ger, Pa­blo Villalobos; el rit­mo de tra­ba­jo di­fe­ren­te en­tre es­tos dos ar­tis­tas; el cam­bio de in­tere­ses de pro­fe­sio­na­les para Chino y Nacho; y al­gu­nos más osa­dos ha­blan in­clu­so de pro­ble­mas de ego.

Lo que si es cier­to es que to­da­vía que­dan te­mas mu­si­ca­les pen­dien­tes para es­te dúo, pues ellos sa­ben que son una du­pla po­de­ro­sa.

¿Qué es­ta­rá pre­pa­ran­do Nacho?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.