¿UNA FÁ­BRI­CA DE BE­LLE­ZA EN LA QUE LOS “SAN­TOS” HA­CEN MI­LA­GROS?

Ronda - - ESCÁNDALO - POR LEONELYS MEN­DO­ZA

Des­de sus ini­cios en el año 1952 la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la se ha vis­to en en­vuel­ta en di­fe­ren­tes es­cán­da­los, mis­mos que han pues­to en “te­la de jui­cio” el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo del “magno even­to de la be­lle­za ve­ne­zo­la­na”.

En es­ta edi­ción ha­bla­re­mos so­bre la su­pues­ta “red de pros­ti­tu­ción” que ope­ra­ría de­trás de la fa­cha­da de la aho­ra “Quin­ta li­la”.

Di­cen por ahí que para lle­gar a co­ro­nar­se co­mo Miss Ve­ne­zue­la y re­pre­sen­tar al país en cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les, ade­más de ser be­llas, las as­pi­ran­tes de­ben te­ner un “as ba­jo la man­ga” y us­te­des se pre­gun­ta­rán ¿cuál se­rá?, pues muy fá­cil, con­tar con el pa­tro­ci­nio de al­tos eje­cu­ti­vos, em­pre­sa­rios y has­ta po­lí­ti­cos que cos­teen los gas­tos del tem­ple­te y los in­gre­sos a qui­ró­fano cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio.

En el 2015, Pa­tri­cia Ca­ro­la Ve­lás­quez, quien par­ti­ci­pó en el Miss Ve­ne­zue­la en 1989, re­ve­ló en su li­bro “Straight Walk” que para po­der in­gre­sar al con­cur­so de be­lle­za más im­por­tan­te del país, se vio en la obli­ga­ción de bus­car­se “un pa­tro­ci­na­dor” que le pa­ga­ra las ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas que ne­ce­si­ta­ba a cam­bio de te­ner se­xo con él. A lo lar­go de la his­to­ria del Miss Ve­ne­zue­la, se ha se­ña­la­do al “Zar de la be­lle­za”, Osmel Sou­sa, de ser un “pro­xe­ne­ta” (has­ta aho­ra sin prue­bas fie­les de ello), pe­ro aho­ra sa­lie­ron a luz nue­vos nom­bres de per­so­na­jes que la­bo­ran en la Or­ga­ni­za­ción y que su­pues­ta­men­te fun­gen de puen­te en­tre las chi­cas y los pre­sun­tos “clien­tes”.

El pa­sa­do 4 de mar­zo el si­tio web Ar­man­doIn­fo, sa­cu­dió al país tras re­ve­lar el nom­bre de una ex­rei­na de be­lle­za que apa­ren­te­men­te es­tu­vo vin­cu­la­da con el des­fal­co de dos mi­llo­nes de dó­la­res a la pe­tro­le­ra es­ta­tal (PDVSA) jun­to al em­pre­sa­rio Die­go Sa­la­zar Ca­rre­ño, quien ha­bría si­do su “pa­tro­ci­nan­te” para el des­pe­gue de su ca­rre­ra en los tem­ple­tes. Sa­la­zar fue de­te­ni­do el año pa­sa­do por es­tar vin­cu­la­do en un ca­so de blan­queo de ca­pi­ta­les en la Ban­ca Pri­va­da de An­do­rra.

Claudia Suá­rez, quien par­ti­ci­pó en el Miss Ve­ne­zue­la 2006 y ac­tual­men­te for­ma par­te de Glo­bo­vi­sión, es la pro­ta­go­nis­ta de es­te es­cán­da­lo ti­tu­la­do “La his­to­ria de la cán­di­da “Pe­tro­miss” y su me­ce­nas es­pa­bi­la­do”.

De acuer­do a lo ex­pues­to en el ar­tícu­lo, fuen­tes li­ga­das al con­cur­so ase­gu­ran que el víncu­lo en­tre Suá­rez y Sa­la­zar se pro­du­jo na­da más y na­da me­nos que me­dian­te los pro­fe­so­res del Miss Ve­ne­zue­la, Gis­se­lle Re­yes y Ri­chard Li­na­res”.

Es­te po­lé­mi­co ar­tícu­lo, lo­gró po­ner a “ti­ti­ri mun­da­chi” a cues­tio­nar la ver­da­de­ra la­bor que rea­li­za la Fun­da­ción Die­go Sa­la­zar, la cual era fi­nan­cia­da por el aho­ra pri­va­do de li­ber­tad del mis­mo nom­bre, quien re­sul­tó ser pri­mo del ex­pre­si­den­te de PDVSA Ra­fael Ra­mí­rez Ca­rre­ño.

La Fun­da­ción Die­go Sa­la­zar es una or­ga­ni­za­ción “sin fi­nes de lu­cro”, fun­da­da el 30 de no­viem­bre de 2009, cu­yo ob­je­ti­vo, se­gún re­se­ña su pá­gi­na, es “ase­gu­rar que la ma­yor can­ti­dad de ni­ños cuen­te con las con­di­cio­nes y re­cur­sos ade­cua­dos para cre­cer sa­na­men­te”.

Lue­go de es­te es­cán­da­lo que pa­ra­li­zó a me­dio país y pu­so a leer “A Rai­mun­do y to­do el mun­do”, la cuen­ta en Ins­ta­gram de­di­ca­da a los chis­mes fa­ran­du­le­ros, “Os­mi­de­je­sus”, que se en­car­gó de pu­bli­car me­dian­te la pla­ta­for­ma 2.0 los nom­bres de las mi­ses “ben­de­ci­das y afor­tu­na­das” que tra­ba­ja­ron jun­to a la or­ga­ni­za­ción que pre­sun­ta­men­te “de­san­gró al país”. La pri­me­ra que en­ca­be­zó es­ta lis­ta fue Zo­ra­ya Vi­lla­real, can­di­da­ta del con­cur­so Miss Ve­ne­zue­la 1995 y ac­tual di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Die­go Sa­la­zar. An­te es­tos fuer­tes ru­mo­res, Vi­lla­real uti­li­zó sus re­des so­cia­les para res­pon­der­les a sus de­trac­to­res, ale­gan­do que quie­nes la co­no­cen “sa­ben que des­de ha­ce mu­chos años e in­clu­so an­tes del Miss Ve­ne­zue­la, cuan­do vi­vía en Bar­qui­si­me­to he te­ni­do co­mo fi­lo­so­fía de vi­da ayu­dar a ins­ti­tu­cio­nes be­né­fi­cas. Más de 13 años sien­do vo­lun­ta­ria en Ho­gar Bam­bi, se­rá al­go que nun­ca ol­vi­da­ré. Gra­cias a mi es­po­so tam­bién me acer­qué a Unicef Ve­ne­zue­la co­la­bo­ran­do con va­rias cam­pa­ñas” ase­gu­ró la bel­dad.

An­na­re­lla bono ¿la abo­ga­da del dia­blo?

A es­te bro­llo fa­ran­du­le­ro se su­mó la po­lé­mi­ca ani­ma­do­ra del programa Lo Ac­tual, An­na­re­lla Bono, quien al pa­re­cer se can­só de que la til­da­ran de ser una “en­chu­fa­da” y de­ci­dió “sa­car­le los tra­pi­tos al sol” a cuan­ta miss se le pa­só por la men­te, co­mo quien di­ce “Le qui­so qui­tar el muer­to de en­ci­ma a Vi­lla­rreal y sal­pi­car a otras per­so­nas”.

Bono, co­men­zó su “des­car­gue” cues­tio­nan­do por qué to­dos le iban a caer en­ci­ma a Zo­ra­ya Vi­lla­rreal, si en la fun­da­ción tam­bién es­ta­ba “la fu­tu­ra es­po­sa de un can­tan­te ra­di­ca­do en Mia­mi y que to­dos aquí aman”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a Blan­ca Al­ji­bes, Miss Ve­ne­zue­la In­ter­na­cio­nal 2011, pues co­mo di­cen por ahí: “A buen en­ten­de­dor po­cas pa­la­bras”.

Pos­te­rior­men­te, a es­te “en­tie­rro” Bono le su­mó una ve­la más con nom­bre, ape­lli­do y apo­do in­clui­do. ¿De quién es­ta­mos ha­blan­do? De An­ye­la Ga­lan­te, Miss Ve­ne­zue­la Mun­do 2015, a quien la con­duc­to­ra del ca­nal de la bo­li­ta ro­ja lla­mó de “Zo­rra en­chu­fa­da” en ade­lan­te. Ade­más de cues­tio­nar al di­rec­tor de la pe­lí­cu­la “Mónica: En­tre el Cie­lo y Tie­rra”, Gio­van­ni Gó­mez Ysea, por dar­le la opor­tu­ni­dad a Ga­lan­te de in­ter­pre­tar a Irene Saez en el men­ta­do fil­me. “Más fal­ta de res­pe­to es me­ter a es­ta zo­rra en­chu­fa­da a en­car­nar a una mu­jer co­mo Irene Saez (…) Gio­van­ni Gó­mez Ysea ¿Qué la en­car­ne una do­ble mo­ral en­chu­fa­da? No me di­gas chi­co das ver­güen­za”, sen­ten­ció Bono. Es­tos co­men­ta­rios pren­die­ron una es­pe­cie de ba­ta­lla de to­dos con­tra to­dos. ¡Que fuer­te!

¡la frus­tra­da ga­na­do­ra de un emmy!

¿Se­rá que la anes­te­sia que le apli­ca­ron a Bono cuan­do le fue­ron a ex­traer la muela es­ta­ba ven­ci­da?, por qué de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta mu­jer “de­jó en la ca­lle” a más de una, in­clu­yen­do a la pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­la­na ga­na­do­ra del pre­mio Emmy, An­gie Pé­rez. “An­gie Pé­rez ga­na­do­ra del Emmy frus­tra­da, ni el cán­cer te hi­zo me­jor per­so­na, ha­bla de tu ami­gui­ta An­ye­la Ga­lan­te Sa­ler­mo, ¿Dón­de es­tá la investigación de es­ta en­chu­fa­da pe­rra? (…) Eres una pe­rra quie­ro ver la investigación. Te ga­nas­te ese Emmy, sé que eres arre­cha, pe­ro da­le yo te ha­go re­post para que lle­gues a 100.000 se­gui­do­res de un co­ña­zo. Pe­ro no lo ha­rás y sa­bes ¿Por qué? por­que has­ta te pa­gan el al­qui­ler para que ha­gas si­len­cio y eso tam­bién te ha­ce cóm­pli­ce”, ase­ve­ró An­na­re­lla Bono.

¡la ex­prin­ce­sa de glo­bo­vi­sión sa­lió a re­lu­cir!

Co­mo di­ría el gran Hec­tor La­voe: “En­tren que ca­ben 100” y por esa ra­zón An­na­re­lla Bono tam­bién lla­mó a ca­pi­tu­lo a la “pros­ti­tu­ta con me­jor lé­xi­co de la te­le­vi­sión ve­ne­zo­la­na”, co­mo ella bau­ti­zó a Ro­cío Hi­gue­ra, mis­ma a quien til­dó de ser otra “en­chu­fa­da más” que in­ten­tó des­truir un ho­gar al man­te­ner re­la­cio­nes con un hom­bre ca­sa­do. (Es­te es­cán­da­lo fue des­ta­pa­do por Ron­da y ex­pues­to edi­cio­nes an­te­rio­res).

Hi­gue­ra no se de­jó y le dio con su “za­pa­ti­lla de cris­tal” a An­na­re­lla Bono. La exa­ni­ma­do­ra del programa “Sá­ba­do en la No­che” no se de­jó ame­dren­tar por An­na­re­lla Bono y la in­vi­tó a con­tro­lar pú­bli­ca­men­te sus “tras­tor­nos men­ta­les”, pues se­gún ella la con­duc­to­ra del ca­nal de la bo­li­ta ro­ja per­dió “la cor­du­ra, con los ca­chos que le pe­ga­ron”. “Asu­me tus erro­res, las re­la­cio­nes no fra­ca­san por ter­ce­ros, fra­ca­san por­que cuan­do eran dos, la echa­ron a per­der. Y en tu ca­so, has­ta com­pa­dez­co al hom­bre que con­vi­vió con­ti­go, es­tas mos­tran­do las ra­zo­nes por las que sa­lió co­rrien­do…Ha­ré ho­nor a mi buen lé­xi­co, para no caer en ad­je­ti­vos con­ti­go”, sos­tu­vo.

¡el fa­mo­so vi­deo! ¿se­rá una porno? de Ana Carolina Ugar­te

Otra que tam­bién sa­lió a re­lu­cir en es­ta lis­ta de “Mi­ses en­chu­fa­das” fue Ana Carolina Ugar­te, Miss Ve­ne­zue­la Mun­do 2017, mis­ma de quien An­na­re­lla Bono su­pues­ta­men­te tie­ne en su po­der un vi­deo en el que apa­re­ce la ex­rei­na de be­lle­za jun­to a un “hom­bre ca­sa­do y con hi­jos” des­de una ofi­ci­na ¿Ha­cien­do qué? Pon­gan a vo­lar su ima­gi­na­ción…

¡nun­ca apa­re­ció el vi­deo, pe­ro sí una fo­to­gra­fía!

Aun­que has­ta la pu­bli­ca­ción de es­ta edi­ción el fa­mo­so clip no apa­re­ció, lo que sí sa­lió a la luz pú­bli­ca fue una ins­tan­tá­nea en la que apa­re­ce Ana Carolina Ugar­te bien “ape­chu­ga­da” jun­to a Die­go Sa­la­zar Ca­rre­ño.

¡la que apa­re­ce so­lo para al­bo­ro­tar el avis­pe­ro!

Si de tra­mo­yas y es­cán­da­los se tra­ta Han­nelly Quin­te­ro es ex­per­ta, pues es­ta mu­jer nun­ca apa­re­cer en las re­des so­cia­les, pe­ro cuan­do lo ha­ce ar­ma su

gran “za­pe­ro­co”. En es­ta opor­tu­ni­dad, Quin­te­ro ter­mi­nó de sol­tar la len­gua y con­tó quien era la rei­na uni­ver­sal que su­pues­ta­men­te es­ta­ría in­vo­lu­cra­da con “he­chos irre­gu­la­res”.

“Lo que di­go no es men­ti­ra, cuan­do sal­gan a luz pú­bli­ca to­das las in­vo­lu­cra­das to­do el mun­do que­da­rá muy de­cep­cio­na­do. Ima­gí­na­te que has­ta una Miss Uni­ver­so ve­ne­zo­la­na sin hi­jos, tam­bién gui­so allí y aho­ra la ves en Ins­ta­gram cor­tán­do­se las ve­nas, por­que se­gún le due­le su país”, di­jo Quin­te­ro, para se­gui­da­men­te re­ve­lar que fue Ste­fa­nía Fer­nán­dez, Miss Uni­ver­so 2009, mis­ma quien mien­tras “re­par­tía ale­gría a los más ne­ce­si­ta­dos, se lle­na­ba su cuen­ta de dó­la­res sa­ca­dos del de­san­gre de PDVSA”.

Tras es­te es­cán­da­lo, Fer­nán­dez to­mó la de­ci­sión de li­mi­tar los co­men­ta­rios en ca­da uno de sus post. An­te es­ta ac­ción, Quin­te­ro apun­tó: “El gui­so guin­nes blo­quea co­men­ta­rios para ac­ti­var­lo en unas se­ma­nas que ba­je la ma­rea y la gen­te ol­vi­de que tra­ba­ja­ba en la fun­da­ción que de­san­gró al país.”

¿Se­rá que no quie­re res­pon­der las du­das de la gen­te? Se­rá que no quie­re ha­blar de su gran ami­go y due­ño de la fun­da­ción”.

¡la úni­ca ex­rei­na de be­lle­za que se de­fen­dió!

An­ye­la Ga­lan­te se las can­tó a An­na­re­lla Bono. En Ron­da siem­pre bus­can­do las me­jo­res pri­mi­cias para nues­tros lec­to­res, nos fui­mos en la bús­que­da de las pri­me­ras impresiones de An­ye­la Ga­lan­te, Miss Ve­ne­zue­la 2015, an­te los fuer­tes cues­tio­na­mien­tos que le reali­zó la ani­ma­do­ra del ca­nal del Ho­ri­zon­te.

En una en­tre­vis­ta, vía te­le­fó­ni­ca, Ga­lan­te co­men­tó que es­ta no es la pri­me­ra vez que la ex de An­to­nio Mo­ra­les, Pre­si­den­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos (SUDEBAN) arre­me­te en su con­tra, pues­to a que cuan­do fue se­lec­cio­na­da para for­mar par­te del afamado calendario de be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas tam­bién hi­zo de las su­yas.

En cuan­to a que si es o no una “en­chu­fa­da” la bel­dad crio­lla di­jo: “Con­si­de­ro que ca­da la­drón juz­ga por su con­di­ción; ella es­tá tra­tan­do de lim­piar su nom­bre en­su­cian­do el de los de­más, las per­so­nas que han se­gui­do de cer­ca mi ca­rre­ra co­no­cen mi repu­tación lim­pia, siem­pre me he cui­da­do de eso.

Si ella tu­vo que re­cu­rrir a otras vías para cre­cer cuan­do lle­gó a Ca­ra­cas, no lo sé, no es mí de mi in­cum­ben­cia, pe­ro no pue­de que­rer acu­sar a al­guien de lo que no tie­ne prue­bas”.

gis­se­lle Re­yes le qui­tó el trono a Osmel sou­sa y pa­só a ser la “pro­xe­ne­ta”

La en­car­ga­da del ca­mi­nar de las mi­ses en el cer­ta­men Miss Ve­ne­zue­la, Gis­se­lle Re­yes, tam­bién sa­lió a re­lu­cir en to­do es­te bro­llo de la su­pues­ta “pros­ti­tu­ción”, pues se­gún los ru­mo­res que co­rren Re­yes se en­car­ga­ba de pre­sen­tar a las can­di­da­tas del men­ta­do con­cur­so con im­por­tan­tes em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos. De acuer­do a un men­sa­je que en­vió una ex­rei­na de be­lle­za, cu­ya iden­ti­dad de­ci­dió man­te­ner en el ano­ni­ma­to, por ca­da as­pi­ran­te que la “pro­fe­so­ra Gis­se­lle” le pre­sen­ta­ba a los “chi­vi­tos” era pre­mia­da con 2500 eu­ros.

A es­tas acu­sa­cio­nes se le unió Miss Cos­ta Orien­ta 2015, An­nie Fuen­ma­yor, quien uti­li­zó la pla­ta­for­ma 2.0 para re­afir­mar los se­ña­la­mien­tos acer­ca de Gi­se­lle Re­yes co­mo una “pro­xe­ne­ta”, ade­más de ex­po­ner to­do el “da­ño” que le hi­zo Re­yes du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el tem­ple­te de be­lle­za. Aun­que has­ta aho­ra no han mos­tra­do evi­den­cias.

De­cla­ra­cio­nes de la Miss Cos­ta Orien­te 2015

An­nie Fuen­ma­yor en en­tre­vis­ta para Ron­da co­men­tó que aun­que ella no re­ci­bió nin­gún ti­po de “pro­pues­ta in­de­cen­te” du­ran­te su es­ta­día en la Quin­ta Li­la, di­jo que para na­die es un se­cre­to que Gis­se­lle Re­yes rea­li­za un “in­ter­cam­bio” con po­de­ro­sos em­pre­sa­rios. Aho­ra us­te­des se pre­gun­ta­rán ¿En qué con­sis­te?

De acuer­do a las de­cla­ra­cio­nes ofre­ci­das por Fuen­ma­yor, el in­ter­cam­bio con­sis­tía en que Re­yes “pre­sen­ta a las can­di­da­tas y por eso le pa­gan”.

¿Red de pros­ti­tu­ción o con­cur­so de be­lle­za?

Lue­go de la investigación pe­rio­dís­ti­ca so­bre los pre­sun­tos víncu­los del Go­bierno ve­ne­zo­lano con las su­pues­tas re­des de pros­ti­tu­ción que gi­ran al­re­de­dor del Miss Ve­ne­zue­la, mu­chos se pre­gun­ta­rán ¿Qué hay real­men­te de­trás de es­te cer­ta­men?

Para res­pon­der es­ta in­te­rro­gan­te en Ron­da nos fui­mos tras la pis­ta del exins­tru­tor de ora­to­ria de las mi­ses, Jo­sé Ra­fael Bri­ce­ño me­jor co­no­ci­do co­mo “El Profesor Bri­ce­ño”, y la pe­rio­dis­ta Ibé­yi­ce Pa­che­co, para que am­bos nos con­ta­ran su reali­dad.

Co­men­za­mos con la re­co­no­ci­da pe­rio­dis­ta Ibé­yi­se Pa­che­co, quien ase­gu­ró que le preo­cu­pa que una de red de pros­ti­tu­ción “im­bri­ca­da con la ma­qui­na­ria de co­rrup­ción del cha­vis­mo sea tra­ta­do co­mo un chis­me”, ha­cien­do re­fe­ren­cia al es­cán­da­lo que en­vol­vió a la Fun­da­ción Die­go Sa­la­zar y sal­pi­có a va­rias ex­rei­nas de be­lle­za.

Asi­mis­mo, apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para re­cal­car que en re­pe­ti­das opor­tu­ni­da­des el “Zar de la be­lle­za”, Osmel Sou­sa, “ha ex­pre­sa­do en sus de­cla­ra­cio­nes el des­pre­cio a las mu­je­res” he­cho que es inad­mi­si­ble.

Por su par­te, “El Profesor Bri­ce­ño” sen­ten­ció que du­ran­te sus la­bo­res en la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la pre­sen­ció có­mo los ma­na­gers “se apro­ve­cha­ban de la po­si­ción de las can­di­da­tas para es­ta­ble­cer una re­la­ción, en la cual ellas es­ta­ban prác­ti­ca­men­te ca­sa­das con el re­pre­sen­tan­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos”, des­ta­can­do así que es­te ti­po de acuer­dos con­sis­tía en que “de re­pen­te te­nían que ir a una ce­na que a ellas no les in­tere­sa­ba, o te­nían que acep­tar una in­vi­ta­ción en un lu­gar que ca­re­cía de interés para ellas”.

Ar­tis­tas tam­bién se pro­nun­cia­ron an­te el es­cán­da­lo

De­fi­ni­ti­va­men­te que es­te ro­llo fa­ran­du­le­ro dio “mu­cha te­la que cor­tar” y es que has­ta el gre­mio ar­tís­ti­co se pro­nun­ció an­te el “ata­ja­pe­rros” que se for­mó en las re­des so­cia­les.

Una de las pri­me­ras que al­zó su voz fue la exa­ni­ma­do­ra del programa Por­ta­da’s Mariangel Ruiz, quien me­dian­te la red so­cial del pa­ja­ri­to azul ex­pre­só que “la de­cen­cia es­tu­vo ul­tra­ja­da, des­tro­za­da y ca­si ase­si­na­da” por per­so­nas que tie­nen aún un es­pa­cio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­di­rec­ta que de­fi­ni­ti­va­men­te fue para An­na­re­lla Bono, a quien mu­chos lla­ma­ron “are­no­sa” por no de­cir­le “tie­rra”.

Otro que re­pu­dió es­te he­cho, iró­ni­ca­men­te, fue Pas­tor Oviedo que op­tó por fe­li­ci­tar a Bono y a Ro­cío Hi­gue­ra por “cam­biar­le la vi­da al chis­mo­so co­mún que nun­ca lee”.

“Us­te­des chi­cas lo­gra­ron al­go. Pu­sie­ron a la gen­te a leer. No es Ga­briel Gar­cía Mar­qués ni Bor­ges pe­ro es un buen ejer­ci­cio. In­clu­so para al­gu­nos ha si­do un reto des­ci­frar el men­sa­je ya que mu­chas ve­ces no usan ni co­mas ni pun­tos. Felicidades”

¡Ha­blan las mi­ses! Unas a fa­vor y otras en con­tra

MARy­gRey QUeRO

Miss Cos­ta Orien­tal 2006 uti­li­zó la pla­ta­for­ma 2.0 para con­tar­les a to­dos sus se­gui­do­res su ex­pe­rien­cia en el con­cur­so.

En un ex­ten­so tes­ti­mo­nio, Quero pun­tua­li­zó que cuan­do las mu­je­res in­gre­san a es­te ti­po de cer­tá­me­nes es­tán “ex­pues­ta a to­do ti­po de gen­te, en ese y mu­chos es­ce­na­rios de la vi­da encontrarás un vi­vo y un bo­bo. Si al­gu­na miss de­ci­de usar eso co­mo tram­po­lín para ser ‘ben­de­ci­da y afor­tu­na­da’ y ejer­cer el más an­ti­guo de los tra­ba­jos, es sim­ple­men­te es­tú­pi­da y la úni­ca cul­pa­ble de que­bran­tar sus ‘va­lo­res’ y ‘dig­ni­dad’”

MARíA gAbRielA is­leR

Por su par­te, Miss Uni­ver­so 2013 co­men­tó en una en­tre­vis­ta con Shir­ley Var­nagy, que du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en los dis­tin­tos con­cur­sos de be­lle­za, tu­vo que apren­der a de­cir que no mu­chas ve­ces, para evi­tar “caer en círcu­los que pue­den re­per­cu­tir en su repu­tación y en su cre­di­bi­li­dad”.

stHe­fAny gU­tie­RRez

Miss Ve­ne­zue­la 2017 tam­bién to­mó la de­ci­sión de com­par­tir con to­dos sus fa­ná­ti­cos, vía Ins­ta­gram, to­do lo que sig­ni­fi­có para ella ob­te­ner el tí­tu­lo co­mo la “má­xi­ma so­be­ra­na de la be­lle­za”.

“La no­che del Miss Ve­ne­zue­la lle­go, con tran­qui­li­dad y pa­cien­cia es­ta­ba pre­pa­ra­da para ter­mi­nar el tra­ba­jo que con 18 años asu­mí con ma­du­rez y res­pon­sa­bi­li­dad, cons­cien­te de que a par­tir de ese mo­men­to es­ta­ría ex­pues­ta las 24 ho­ras del día los 7 días de la se­ma­na, pe­ro siem­pre vi el la­do po­si­ti­vo de to­do. Ten­go so­lo 4 me­ses de ha­ber ga­na­do el con­cur­so y aún es­toy en me­dio de una tran­si­ción y adap­ta­ción a to­do es­te cam­bio, el cual creo que me ha ayu­da­do a ma­du­rar, cre­cer y me­jo­rar en mu­chí­si­mos as­pec­tos”, fue par­te de lo que es­cri­bió Sthe­fany Gu­tie­rrez.

ViViAn sleiMAn

La au­to­ra del li­bro “Vir­gen a los 30” al­zó su voz y ha­bló so­bre la “pro­pues­ta in­de­cen­te” que re­ci­bió es­tan­do en el Miss Ve­ne­zue­la, así co­mo tam­bién de la su­pues­ta “Co­rrup­ción y la tra­ta de mu­je­res” en el cer­ta­men.

“Me lla­ma­ron, pe­ro en el ca­mino de ese pa­sa­je me hi­cie­ron una pro­pues­ta in­de­cen­te: ‘Tie­nes que ir don­de fu­lano, uno de los pa­tro­ci­nan­tes más du­ros del con­cur­so, él tie­ne que ver­te y llé­va­te el tra­je de ba­ño. Pues, don­de po­ne el ojo, po­ne la ba­la’.

Con 20 años y des­co­no­cien­do mu­chas co­sas, me pre­gun­ta­ba: Por qué si el ‘Zar de la be­lle­za’ me ha­bía vis­to, ¿por qué ten­go que ir don­de ese fu­lano? Lue­go de dos se­ma­nas fui... pe­ro des­de mi ado­les­cen­cia apren­dí a guiar­me por mi ins­tin­to y le di­je a uno de mis her­ma­nos ven­te con­mi­go por­que sien­to al­go que no me gus­ta... Di­cho y he­cho el hom­bre me es­pe­ra­ba en la reunión des­nu­do con un bó­xer blan­co”, na­rró Sleiman.

Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la se la­vó las ma­nos co­mo “Pi­la­to”

Lue­go de es­te es­can­da­la­zo que in­vo­lu­cró di­rec­ta­men­te a la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la, el cer­ta­men de be­lle­za más im­por­tan­te del país, uti­li­zó la pla­ta­for­ma 2.0 para “re­cha­zar con­tun­den­te­men­te cual­quier in­ten­to de in­vo­lu­crar­los en ac­tos dis­tin­tos a la na­tu­ra­le­za de su ac­ti­vi­dad.

“Con re­la­ción a los re­cien­tes se­ña­la­mien­tos rea­li­za­dos a tra­vés de las re­des so­cia­les, por blogs anó­ni­mos y al­gu­nas per­so­nas que tu­vie­ron re­la­ción con el cer­ta­men MDei ss­dVees­nues­ziu­nei­cliao;sCeisn­nel­roa­s­ñoM1e9d5ia2 yla VO erg na en viz­saióc­nió, en mM pisr­se­sV aes ne­zue las e r he asp­viosn tos aebn­lesnd­vueelml ta en nej­doid fe er el an­tes Oesrc­gáan di zal­coi­só,n mM isims­soV­seq­nueez uh ea lan, dpeu­see­sa­to­neancl“atrea­lar qdueej:uNi­coiot”ienl en cvoenr do ac­di­me­rio en ot­bo­jed­tei­vlosdh ele“cm­hoasg no de­veesncrtio­tod­se, nlai eb­se­tá­llen­zian­voel­nuecz­raod­laon­sae”.n nin­gu­na de las ac­ti­vi­da­des que sEun­seesm­ta­pe­le­daic­dióons,hcabnl­dair­deam­taoss, so­bre alas es uso­prueess,traep“re sded­ne­tapn­ro­tess ti o tu ción” aq su oe­co­iap de orasn red ae­lit­creánsd fue el­raf da e ch las da ad­ce­cliao­naeh­so­pra­ro“pQiuaisnd­tae­lli­clao”n. cur­so”, es par­te de lo que se lee en la mDi­ceenn­tap­doar naoh­tí aqu­de pa­re­rans­llae.gar a co­ro­nar­se co­mo Miss Ve­ne­zue­la y re­pre­sen­tar al país en cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les, ade­más de ser be­llas, las as­pi­ran­tes de­ben te­ner un “as ba­jo la man­ga” y us­te­des se pre­gun­ta­rán ¿Cuál se­rá? , pues muy fá­cil, con­tar con el pa­tro­ci­nio de al­tos eje­cu­ti­vos, em­pre­sa­rios y has­ta po­lí­ti­cos que cos­teen los gas­tos del tem­ple­te y los in­gre­sos a qui­ró­fano cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio.

En el 2015, Pa­tri­cia Ca­ro­la Ve­lás­quez, quien par­ti­ci­pó en el Miss Ve­ne­zue­la en 1989, re­ve­ló en su li­bro “Straight Walk” que para po­der in­gre­sar al con­cur­so de be­lle­za más im­por­tan­te del país, se vio en la obli­ga­ción de bus­car­se “un pa­tro­ci­na­dor” que le pa­ga­ra las ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas que ne­ce­si­ta­ba a cam­bio de te­ner

Lue­go de es­te co­mu­ni­ca­do, los se­ña­la­mien­tos se agu­di­za­ron mu­cho más, ac­ción que po­si­ble­men­te ge­ne­ró que la or­ga­ni­za­ción de la be­lle­za y Cis­ne­ros Me­dia de la mano de su pre­si­den­te, Jonathan Blum, tomaran la de­ci­sión de ce­rrar las puer­tas de la “Quin­ta Li­la” y sus­pen­der los cas­ting del Miss y Mís­ter Ve­ne­zue­la, para rea­li­zar una “una re­vi­sión in­ter­na y de­ter­mi­nar sí al­gu­nos de sus re­la­cio­na­dos, du­ran­te el cur­so de sus ges­tio­nes, ha in­cu­rri­do en ac­ti­vi­da­des que que­bran­ten los va­lo­res y la éti­ca del cer­ta­men”.

En­tre las nue­vas ac­cio­nes que desean im­ple­men­tar des­ta­can la crea­ción de un nue­vo Co­mi­té de la be­lle­za, la re­or­ga­ni­za­ción com­ple­ta del Miss Ve­ne­zue­la, la im­ple­men­ta­ción de una fi­gu­ra re­pre­sen­tan­te de las mi­ses, mis­ma quien se­rá la en­car­ga­da de ca­na­li­zar cual­quier in­quie­tud so­bre te­mas que pue­dan vul­ne­rar los de­re­chos u obli­ga­cio­nes que que­bran­ten el có­di­go de éti­ca del con­cur­so.

Osmel sou­sa rom­pió el si­len­cio

Lue­go de va­rias se­ma­nas de ha­ber anun­cia­do su ines­pe­ra­da sa­li­da de la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la, de­ci­sión que de­fi­ni­ti­va­men­te pa­ra­li­zó a me­dio país, Osmel Sou­sa re­ve­ló cuál fue el vserx­doac­doen­roélm. oti­vo que lo lA­lel­voó­lart­gom­daer­laesh­tias­to­ria del dMeit­ses­rV­mei­neaz­cuióen­la. , se ha se­ña­la­do al “Zar de la Eb­ne­lu­len­zaex”,tOensm­soe­cloS­mous­naic, ad­deo esenr­sunc“uper­not­xae­neen­tIan”s,tpaegrroam, “aEh­loZ­rars”acloienr­foen­sóa qlu­zen­duee­jó­vos dneom­sebr relsp­dres­pi­deers­not­nead­jes­la oq­ru­geal­naiz­bao­criaó­ned­ne­llaa be­lle­za pOorgr ad­ni­fiez­raec­nió­ci­nays iq­mu­peor­tan­tes con dsuir­pe­cu­teivs­toasm­den­la­teef­munp­gres­nad“equ­peuen­te esnt­to­res úlal­tsim­choic­saa­s­ñ­yo“slo­ses chlaienn­tes”. de­di­ca­do a mi­nar mi au­to­ri­dad y a dEel sp­pal­saaz­daorm4ed­per­mo­faers­zio­nealls­mi­teionw­tee”,b aArt­ma­lap­nud­no­tIond­foe, csaoc­nutrdaió­dea­clir­psauís tras drev­ceis­laior­neelsn­yom­debs­raeud­toe­ruiz­naar­leo­xa­re­nit­nea su equi­po de tra­ba­jo y can­di­da­tas.

En cuan­to a las acu­sa­cio­nes que re­caen en su con­tra por su­pues­ta­men­te ser un “pro­xe­ne­ta”, Osmel Sou­sa pun­tua­li­zó que siem­pre ac­tuó en be­ne­fi­cio de las can­di­da­tas, ase­gu­ran­do así que ade­más de ser su je­fe, fue ami­go, ase­sor, com­pa­ñe­ro de via­jes, so­por­te y con­fe­sor de la ma­yo­ría de ellas, de­bi­do a que ce­le­bra­ron triun­fos, pe­ro tam­bién llo­ra­ron de­rro­tas.

“Na­die se ima­gi­na el do­lor que me pro­du­ce ver el nom­bre de Ve­ne­zue­la man­ci­lla­do es­tos úl­ti­mos días y ver có­mo pre­ten­den des­truir logros y repu­tacio­nes que to­ma­ron años de in­can­sa­ble es­fuer­zo cons­truir”, agre­gó Sou­sa. Re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta para el programa Des­pier­ta Amé­ri­ca, trans­mi­ti­do por Uni­vi­sión, apun­tó que su

con­cien­cia es­tá to­tal­men­te lim­pia, pues­to a que to­dos los que real­men­te lo co­no­cen sa­ben quién es él.

Asi­mis­mo, apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para de­jar en la “ca­lle” a los Cis­ne­ros, y us­te­des se pre­gun­ta­rán ¿Por qué? Pues en­tre tan­tas co­sas que di­jo el se­ñor Osmel, co­men­tó que su pa­go por ser el pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la era de 600 mil bo­lí­va­res. ¿Qué tal? (A es­tos se­ño­res de­fi­ni­ti­va­men­te que no le lle­gan las ma­nos a los bol­si­llos). Pos­te­rior a es­to, el cu­bano ex­pli­có que el di­ne­ro con el que se da­ba su vi­da de “lu­jos”, an­te­rior­men­te, era con el cash que se ga­na­ba sien­do ju­ra­do en el cer­ta­men Nues­tra Be­lle­za La­ti­na y sien­do la ima­gen de una im­por­tan­te em­pre­sa en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.