Re­be­ca Ga­lin­do BO­DAS, LEN­TE­JUE­LAS Y BURROS AMARRADOS

Los nue­vos ani­ma­do­res de la te­le­vi­sión ve­ne­zo­la­na son de un pre­pa­ra­do que se pier­den de vis­ta… sa­ben mu­cho de re­gue­tón

Ronda - - LA HATER DE LA FARÁNDULA -

Y fue­ron fe­li­ces. Jor­dán Men­do­za su­da con los preparativos de su bo­da de­cem­bri­na. Bueno, en reali­dad no su­da tan­to, por cuan­to con la pro­duc­ción del pro­gra­ma “Por­ta­da’s” es­tá cua­dran­do to­dos los in­ter­cam­bios po­si­bles pa­ra que la bo­da sea un éxi­to y sin que a él le cues­te na­da más allá de un mega de su plan celular, cuan­do ten­ga que dar la ca­ta­ja­rra de gra­cias a to­dos los in­vo­lu­cra­dos. Y no lo cri­ti­co. Oja­lá yo pu­die­ra te­ner una bo­da co­mo la de Meg­han Mar­kle (no im­por­ta, sin prín­ci­pe) sin que me cues­te más que unas fo­ti­cos y unos agra­de­ci­mien­tos. La co­sa no ‘tá fas­hilll. Tan­to que ya ni “Pe­ro­li­to” ni “Es­car­la­ta” exis­ten. Ade­más, una es­tre­lla de su al­tu­ra tie­ne las puer­tas más que abier­tas, ¿no? Por­que en otra co­sa en la que es­toy de acuer­do con él es que es­tá muy ma­lo eso de que a ca­da ra­to, por las re­des y chis­mes que sea, le an­den re­ma­chan­do que él no tie­ne una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. ¿Có­mo qué no? Tie­ne más de un año en el ma­ga­zi­ne de Ve­ne­vi­sión. ¿Eso no es su­fi­cien­te pa­ra ser con­si­de­ra­do ca­rre­ra y ar­tis­ta? Há­gan­me el fa­vor. Si fue­se Renny o Gil­ber­to sí le re­co­no­cen que con un año ya son unos ve­te­ra­nos. Pe­ro co­mo es él, no. Hay que nin­gu­near­lo. Pues no me pa­re­ce. Así co­mo cuan­do uno ge­ne­ro­sa­men­te acep­ta ha­cer los in­ter­cam­bios en un país co­mo és­te, tam­bién hay que ser­lo cuan­do la gen­te es ta­len­to­sa y, so­bre to­do, pre­pa­ra­da. Por­que eso sí que te tie­nen to­dos los nue­vos ani­ma­do­res de la te­le­vi­sión na­cio­nal (sin im­por­tar canal ni pro­gra­ma) que son de un pre­pa­ra­do que se pier­den de vis­ta. Es­tu­dian a dia­rio co­mo si es­tu­vie­ran por gra­duar­se y sa­ben de to­do. So­bre to­do de re­gue­tón, que no es cual­quier co­sa. Más que pes­ca­do fri­to. Y ya que ha­bla­mos de los nue­vos ros­tros de la ani­ma­ción ve­ne­zo­la­na, que­dé co­mo el emo­ti­cón de las ma­nos en la ca­ra cuan­do en la ga­la del dé­ci­mo aniver­sa­rio de “La Bom­ba”, a se­gun­dos de ha­ber co­men­za­do el pro­gra­ma es­pe­cial, esa que mien­tan Adria­na Mar­val sol­tó en vi­vo, di­rec­to: “Es­ta­mos fe­li­ces de aper­tu­rar es­ta trans­mi­sión”… Yo pen­sé que cuan­do ese día fui al ban­co ha­bía de­ja­do el te­lé­fono gra­ban­do sin que­rer mien- tras le de­cían a al­gún clien­te que le iban a aper­tu­rar la cuen­ta. Re­vi­sé… pe­ro no. Más tar­de cuan­do bus­qué el vi­deo en los Yu­tús me di cuen­ta de que ha­bía si­do ver­dad. Ella, cual Ali­cia Ma­cha­do y su de­ca­yen­te, si­guió co­mo si na­da. Me di­cen que en uno de los cor­tes al­guien le hi­zo la ob­ser­va­ción. “Es­ta ni­ña no se di­ce aper­tu­rar. Ese ver­bo no exis­te. Se di­ce abrir, co­men­zar, ini­ciar” y ella res­pon­dió que siem­pre lo ha dicho y que se lo oye a mu­cha gen­te. Ha­brá que pe­dir­les el nom­bre de los li­bros de gra­má­ti­ca y len­gua­je que to­da esa gen­te ha leí­do, no só­lo pa­ra no com­prar­los, sino pa­ra que si al­gu­na vez a uno le cae en las ma­nos uno de esos ejem­pla­res, que­mar­los. Así co­mo la cul­tu­ra pu­lu­la en esas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, la hu­mil­dad, di­ría mi que­ri­do Ar­jo­na, es­tá en el exi­lio vo­lun­ta­rio. …Por­que el mun­do me hi­zo así. El co­lor­ci­to vio­le­ta de la Quin­ta Miss Ve­ne­zue­la no só­lo no ha po­di­do trans­mu­tar las ener­gías que de­jó Osmel pu­lu­lan­do, ni las que ca­da se­gun­do man­da te­le­pá­ti­ca­men­te, con­tra el con­cur­so. Un ver­da­de­ro ti­ra y en­co­ge se ha ar­ma­do en­tre Esteban Ve­láz­quez, gran ami­go del Zar, quien es el má­na­ger de las ac­tua­les Miss Ve­ne­zue­la, St­he­fany Gu­tié­rrez, y Miss Ve­ne­zue­la In­ter­na­tio­nal, Ma­riem Ve­laz­co. Las ra­zo­nes son más que ob­vias. Él ja­la pa­ra su la­do y, por en­de, le sal­pi­ca a su pa­na, mien­tras las chi­cas es­tán ama­rra­das al otro. En ese ti­ra y en­co­ge, St­he­fany ha­ce lo que quie­re. En­tra y sa­le, su­be fo­tos y las ba­ja, se po­ne y se qui­ta lo que le da la ga­na. Y cuan­do le re­cla­man al­go, ri­pos­ta. Re­bel­de, la mu­cha­cha, co­mo lo de­mos­tró en la prue­ba de ta­len­to que de­bió re­pe­tir por exi­gen­cias de la pro­duc­ción de “Sú­per sá­ba­do sen­sa­cio­nal” y del en­ton­ces pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción. Aho­ra se­ría in­tere­san­te sa­ber cuál se­rá su ac­ti­tud ya que, se­gún ella mis­ma pu­so, irá al Miss Uni­ver­so en di­ciem­bre. A lo me­jor es­ta­ba de su cuen­ta por­que creía que sus as­pi­ra­cio­nes de ir al cer­ta­men que­da­rían en eso, co­mo le pa­só a Veruska. Pe­ro si ya la co­sa se

GEN­TE ZAR ES­TÁ ALLE­GA­DA MUY DOLIDA, AL POR­QUE ES­TÁ APLI­CAN­DO AQUE­LLO DE “SI TE HE VIS­TO, NO ME ACUER­DO”

con­cre­tó, pues a po­ner­se los pa­ti­nes, por­que no la tie­ne fá­cil. Su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca se­rá en las ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les del Miss Ve­ne­zue­la. El 11 de agos­to es “La ga­la de la be­lle­za” y el 12 de sep­tiem­bre, la elec­ción de su sus­ti­tu­ta. Por cier­to que en es­tos días vi un meme don­de es­ta­ba un clo­só de ella y otro de Án­ge­la Pon­ce, la Miss Es­pa­ña, y de­cía al­go así co­mo “Las rei­nas del cuar­tel de las feas”. Ay va­le, poe­chi­tas. Lla­ma vio­le­ta. Osmel tie­ne que ha­cer­se una lim­pie­za de au­ra ya. Es un cla­mor ge­ne­ral de la gen­te que en el pa­sa­do tra­ba­jó con él. Pa­ra eso, la tec­no­lo­gía le da mu­chas op­cio­nes. Pue­de ha­cer­se la car­ta as­tral gra­tis en mu­chos si­tios, leer­se el ta­rot, con­sul­tar a los ángeles y has­ta bus­car el me­jor ri­tual sin ne­ce­si­dad de pa­gar (pa­ra él que que­dó lim­pio des­pués de que por ca­si 40 años tra­ba­jó con los Cis­ne­ros). Y si no que le man­de un men­sa­je di­rec­to por Ins­ta­gram a Adria­na Az­zi o Mía As­tral pa­ra que le den un ba­ñi­to o se bus­que por in­ter­cam­bio una tien­da de in­cien­sos y pren­da uno de la­van­da, con el pro­pó­si­to de que la lla­ma vio­le­ta tras­mu­te to­da esa ma­la vi­bra. “¿Có­mo es po­si­ble que des­pués de tan­tos años tra­ba­jan­do jun­tos, yo que me con­si­de­ra­ba su ami­go, me ha­ya pues­to de la­do? Más nun­ca su­pe de él por su pro­pia bo­ca. Más nun­ca me lla­mó. He­mos coin­ci­di­do y ni me mi­ra. No me di­ri­ge la pa­la­bra, ni me res­pon­de el sa­lu­do. Le es­cri­bí pa­ra fe­li­ci­tar­lo por su nue­vo pro­yec­to y me de­jó en azul”. Así se que­ja­ba un di­se­ña­dor que bas­tan­tes ca­pri­chos le com­pla­ció al zar por mu­cho tiem­po. La pa­va lo per­si­guió, por­que ade­más de que Osmel le hi­zo el fo, tam­bién lo sa­ca­ron de la Quin­ta. Otro a quien le sa­le unos bue­nos ra­ma­zos. Cres­pos bien mon­ta­dos. Así que­da­ron to­dos, fríos, co­mo si les hu­bie­ran he­cho uno de esos cis­nes ho­rren­dos que ha­cen co­mo “es­cul­tu­ras” de hie­lo. Su­ce­dió en el es­tu­dio 1 de Ve­ne­vi­sión. Es­ta­ban to­dos lis­tos. Los Boys pei­na­di­tos y per­fu­ma­dos, es­tre­nan­do pin­ta. Los bai­la­ri­nes ya con las pes­ta­ñas y el la­que­ro pues­to pa­ra en­fren­tar la su­da­de­ra que se iba ar­mar en el “es­ce­na­rio de los ído­los”. Los pro­duc­to­res co­rrien­do de un la­do al otro del es­tu­dio, dán­do­le los úl­ti­mos to­ques al li­bre­to. Los ani­ma­do­res em­pe­ri­fo­lla­dí­si­mos. Fanny Ot­ta­ti con ese es­ti­lis­mo ho­rren­do pe­ro que ella y su Vi­sa­nia (¿?) ju­ra­ban que le que­da­ba es­pec­ta­cu­lar. Las je­rar­cas del Co­mi­té be­llí­si­mas, afi­lan­do las pun­tas que se ti­ra­rían una a otra en cá­ma­ra. Las can­di­da­tas mon­ta­dí­si­mas no só­lo en unos ta­co­nes, sino con unos arre­glos es­pan­to­sos del cue­llo ha­cia arri­ba. Es­ta­ban es­pe­ra que te es­pe­ra. To­do el mun­do lle­gó a tiem­po. Tem­pra­ni­to pa­ra dar­le ma­ta­ri­le a las ban­das. To­dos, me­nos una. La Veruska Lju­bi­dislsllskskk­vich es­ta­ba ci­ta­da a las 10 am pa­ra gra­bar el seg­men­to de “So­mos lo que que­re­mos”, pe­ro no lle­gó. Se apa­re­ció tar­de. Fue, bus­có un ves­ti­do que le es­ta­ban plan­chan­do en ves­tua­rio de Ve­ne­vi­sión y se lo en­cas­que­tó. Fue pa­ra que la ma­qui­lla­ran. Ade­más, se hi­zo pa­sar la plan­cha y que le pu­sie­ran pes­ta­ñas. Al sa­lir, pi­dió los za­pa­tos. Se los pu­so y muy di­vi­na fue a gra­bar su men­sa­je. Mien­tras ella de­cía lo que que­ría, al es­tu­dio 1 lle­ga­ba la

JOR­DÁN MEN­DO­ZA

OSMEL SOU­SA LOS BOYS MAI­TE DEL­GA­DO FANNYOTATTI

ADRIA­NA MAR­VAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.