SE HI­CIE­RON LATONERÍA, PIN­TU­RA Y PULITURA

Ronda - - ESPECIAL -

Las ci­ru­gías plás­ti­cas hoy en día ya no son un ta­bú y me­nos pa­ra las fa­mo­sas o ce­le­bri­da­des que, sin du­da al­gu­na, tien­den a rea­li­zar­se cual­quier “re­to­qui­to”, bien sea pa­ra arre­glar un de­fec­to, por adic­ción al bis­tu­rí, pa­ra lu­cir más jo­ven, de­seo per­so­nal o sim­ple­men­te por­que quie­re lu­cir per­fec­ta, aun­que la per­fec­ción no exis­te. Por tal mo­ti­vo, ve­rás a es­tas co­no­ci­das ve­ne­zo­la­nas del mun­do del en­tre­te­ni­mien­to, quie­nes, en los úl­ti­mos me­ses, de­ci­die­ron echar­se cu­chi­llo, pa­sar por el qui­ró­fano pa­ra ha­cer­se latonería, pin­tu­ra y pulitura cual au­to­mó­vil y lu­cir co­mo ca­rro re­cién sa­ca­do del ta­ller. NORKYS BATISTA La pro­ta­go­nis­ta de la re­cor­da­da te­le­no­ve­la “Es­tram­bó­ti­ca Anas­ta­sia”, lue­go de va­rios años de de­cir­le no a las ci­ru­gías, no tu­vo otra op­ción que re­to­car­se la na­riz, que era una de las ope­ra­cio­nes que desea­ba des­de ha­ce mu­cho tiem­po. La ac­triz te­nía ra­to di­cien­do que, de ope­rar­se, lo pri­me­ro que se rea­li­za­ría se­ría un ri­no­plas­tia, por­que no se sen­tía con­for­me con la na­riz que te­nía. A sus 40 años de edad Norkys, no so­lo se ope­ró la na­riz, de la cual ha­ce y ha­ce pu­bli­ci­dad al mé­di­co que la in­ter­vino y le agra­de­ce por el re­sul­ta­do, sino que tam­bién se qui­tó una her­nia que te­nía en el om­bli­go, quis­tes en las cuer­das vo­ca­les y una li­poes­cul­tu­ra de al­ta de­fi­ni­ción pa­ra aco­mo­dar­se el ab­do­men de tal mo­do que que­dó co­mo una mu­cha­chi­ta. Y des­de que se ope­ró, la ma­dre de Se­bas­tián no de­ja de pu­bli­car fo­tos por aquí y por allá, ex­hi­bien­do la na­riz des­de cual­quier pun­to de vis­ta, de per­fil o de fren­te. Pa­re­ce una ni­ña con una pa­le­ta de he­la­do en un par­que de di­ver­sio­nes. YEI LO­VE Es­ta mu­jer sí que se hi­zo ca­si com­ple­ta. Sin pena al­gu­na mos­tró, me­dian­te sus re­des so­cia­les, to­do el pro­ce­so, el an­tes y des­pués de ca­da re­to­que que se hi­zo, des­de que fue a la con­sul­ta has­ta el re­sul­ta­do de las ope­ra­cio­nes que en to­tal fue­ron tres: li­po­plas­tia,

ri­no­plas­tia pri­ma­ria y ma­mo­plas­tia, dicho en cris­tiano: ab­do­men, na­riz y te­tas. Lo cier­to es que el cam­bio en “la maes­tra del se­xo” ha si­do ra­di­cal, aun­que és­ta no es la pri­me­ra vez que la mu­jer en­tra al qui­ró­fano, pues, an­te­rior­men­te, ya ha­bía pa­sa­do por su me­jor sa­la. Yei no se pri­vó de pu­bli­car en sus cuen­tas de la pla­ta­for­ma 2.0 to­do lo que fue el pro­ce­so de ope­ra­ción, ade­más de que el ci­ru­jano que la in­ter­vino fue el doc­tor Mar­tí­nez, tam­bién co­no­ci­do co­mo “el ci­ru­jano de las rei­nas”, posteó me­dian­te las re­des par­te de lo que fue la “de­mar­ca­ción y pre­pa­ra­ción” pa­ra pro­ce­der a echar cu­chi­llo por aquí y por allá. VA­NES­SA SE­NIOR Una de las in­fluen­cer ve­ne­zo­la­nas más po­lé­mi­cas co­mo es Va­nes­sa Se­nior no se que­dó atrás y tam­bién se unió a es­ta ola de ci­ru­gías pa­ra ver­se me­jor. Y aun­que por to­do ar­ma una tra­mo­ya en es­ta oca­sión no fue así, sino que op­tó por que­rer ser fla­ca a ju­ro, pues se prac­ti­có una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pa­ra la co­lo­ca­ción de la ban­da gás­tri­ca. So­lo que­da es­pe­rar pa­ra ver si en es­ta opor­tu­ni­dad la pe­ga, de­bi­do a que los múl­ti­ples in­ten­tos an­te­rio­res por ba­jar de pe­so han si­do fa­lli­dos. La no­ti­cia de es­ta ope­ra­ción fue ella mis­ma quien se en­car­gó de ha­cer­la pú­bli­ca me­dian­te su per­fil en la red so­cial Ins­ta­gram y aun­que ini­cial­men­te se des­co­no­cía lo que se ha­bía rea­li­za­do, más tar­de se co­no­ció que le co­lo­ca­ron una man­ga gás­tri­ca, con el fin de adel­ga­zar unos cuan­tos ki­li­tos. Se­nior no se reali­zó la in­ter­ven­ción en la ca­pi­tal, Ca­ra­cas, sino que se fue a las tie­rras zu­lia­nas pa­ra que el doc­tor Guillermo Bor­jas la ope­ra­ra en Ma­ra­cai­bo. Eso sí, lue­go de ope­rar­se, la hu­mo­ris­ta tam­bién hi­zo pú­bli­ca la no­ti­cia de un hom­bre que su­fre de obe­si­dad mór­bi­da y tan so­lo con 36 años de edad tie­ne un pe­so de 300 ki­lo­gra­mos. Por ello Va­nes­sa se sen­si­bi­li­zó y le ofre­ció su co­la­bo­ra­ción pa­ra po­der rea­li­zar­le una ope­ra­ción en el es­tó­ma­go con el fin de que se lo re­duz­can. Es­te se­ñor, quien es pa­dre de fa­mi­lia, vi­ve en Ma­ra­cai­bo, don­de se ope­ró Se­nior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.