ES­CÁN­DA­LOS, BA­TA­CA­ZOS Y PE­LO­NES DEL MISS VE­NE­ZUE­LA

Ronda - - ESPECIAL -

Ya la me­sa es­tá ser­vi­da, pa­ra lo que se­rá el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre la ce­le­bra­ción de la se­xa­gé­si­ma quin­ta edi­ción del cer­ta­men Miss Ve­ne­zue­la, tem­ple­te que, de­fi­ni­ti­va­men­te, co­mo to­dos los años, no so­lo lo­gra­rá aca­pa­rar la aten­ción de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos y gran par­te del mun­do en­te­ro, sino que, ade­más, se­rá el pri­mer “magno even­to de la be­lle­za” sin la pre­sen­cia de Os­mel Sousa, per­so­na­je que es­tu­vo al fren­te de la or­ga­ni­za­ción por más de cua­tro dé­ca­das. Aun­que es­te 2018 co­men­zó con el pie iz­quier­do pa­ra to­da la di­rec­ti­va del con­cur­so, gra­cias a la can­ti­dad de es­cán­da­los que gi­ra­ron en torno a es­te, es im­por­tan­te des­ta­car que a lo lar­go de los más de 60 años de es­te pres­ti­gio­so tem­ple­te, han sur­gi­do va­rios es­cán­da­los, ba­ta­ca­zos, mis­te­rios y pe­lo­nes, que han mar­ca­do un an­tes y un des­pués en la elec­ción de la mu­jer más be­lla de Ve­ne­zue­la. Por tal mo­ti­vo, an­tes de sor­pren­der­los con lo que trae­mos en nues­tra úl­ti­ma edi­ción por es­te año, que por cier­to vie­ne con to­do lo re­la­cio­na­do al Miss Ve­ne­zue­la 2018, te re­fres­ca­mos la me­mo­ria de­ta­llan­do lo que acon­te­ció en el tem­ple­te des­de sus ini­cios.

Pa­ra en­trar en ma­te­ria, les con­ta­mos que el Miss Ve­ne­zue­la, des­de su ori­gen, ha con­ta­do con cua­tro eta­pas. Cuan­do na­ció, en 1952, el even­to era pa­tro­ci­na­do por la lí­nea aé­rea es­ta­dou­ni­den­se, Pa­na­me­ri­can Air­ways, has­ta 1953. Se­gui­da­men­te, en 1995, el poe­ta apu­re­ño Rei­nal­do Es­pi­no­za Her­nán­dez, co­men­zó a di­ri­gir el even­to has­ta 1961. De 1962 a 1981, es­te even­to es­tu­vo ba­jo el man­do del cu­bano Ig­na­cio Font Coll, al fren­te de Op­pa Pu­bli­ci­dad, has­ta el mo­men­to de su muer­te. Lue­go de es­tos con­tra­tiem­pos, lle­gó lo que mu­chos de­no­mi­nan en el mun­di­llo mis­sé­ri­co co­mo “La era de Os­mel Sousa”, pues des­de 1982 has­ta es­te 2018, el ha­ce­dor de mis­ses cu­bano fue quien to­mó las rien­das de la Or­ga­ni­za­ción Miss Ve­ne­zue­la, com­pa­ñía fi­lial de la Or­ga­ni­za­ción Cis­ne­ros. Des­de ese pre­ci­so mo­men­to, los es­cán­da­los se hi­cie­ron sen­tir den­tro de la or­ga­ni­za­ción, pues has­ta lle­ga­ron a par­ti­ci­par mu­je­res con “ma­las ma­ñas”, sien­do es­te el ca­so de una jo­ven que, en el año 1986, se la pa­sa­ba ro­bán­do­le a sus com­pa­ñe­ras, per­te­nen­cias de al­to va­lor, des­ta­can­do en­tre ellas: ca­de­ni­tas de oro, to­bi­lle­ras y has­ta di­ne­ro en efec­ti­vo, pe­ro la di­cha le du­ró muy po­co, pues un día le abrie­ron su bol­so y den­tro le en­con­tra­ron el tre­men­do “bo­tín”. Den­tro del gru­po de can­di­da­tas del año 2012, tam­bién hu­bo una “la­dron­ci­ta”, pues la an­ti­so­cial que se creía rei­na de be­lle­za, le ro­bó a la Miss Miranda 2012, Oria­na Luc­che­se, cos­to­sos len­tes de sol, un iPad, un es­tu­che de ma­qui­lla­je pa­ra High De­fi­ni­tion, tres ce­lu­la­res, y un lar­go et­cé­te­ra. Otro de los ca­sos que, sin du­da al­gu­na, pa­ra­li­zó a me­dio país, fue cuan­do en 1994, Deny­se del Car­men Flo­rea­mo Ca­mar­go en­tre­gó su co­ro­na es­tan­do em­ba­ra­za­da. Pos­te­rior­men­te, en 1998, Ca­ro­li­na In­dria­go lo­gró co­ro­nar­se co­mo la nue­va Miss Ve­ne­zue­la, con­vir­tién­do­se así en la pri­me­ra mu­jer de co­lor en ga­nar la co­ro­na. Aun­que di­cen por ahí que las ru­bias en los con­cur­sos de be­lle­za son muy atrac­ti­vas, pe­ro ca­re­cen de in­te­li­gen­cia, no siem­pre es el ca­so, pues en el Miss Ve­ne­zue­la par­ti­ci­pa­ron va­rias can­di­da­tas pe­li ne­gras que, de­fi­ni­ti­va­men­te, die­ron mu­cha te­la pa­ra cor­tar. En 1996, le pre­gun­ta­ron a la Miss Cos­ta Orien­tal, Ka­relys Vi­lla­rreal, quien era el can­ci­ller pa­ra aque­lla épo­ca, es­ta res­pon­dió, lue­go de su­dar has­ta pe­tró­leo: “Mi­ra, pa­na, no lo sé, pe­ro no te preo­cu­pes, eso lo ave­ri­guo es­ta no­che y ma­ña­na te llamo tem­prano pa­ra dar­te el nom­bre del ti­po, y asun­to arre­gla­do”. Asi­mis­mo, en el Miss Ve­ne­zue­la 2009, la can­di­da­ta que sin du­da se ro­bó el show fue la re­pre­sen­tan­te de Dis­tri­to Ca­pi­tal, Pa­tri­cia de An­dra­de, quien se en­re­dó más que un trom­po cuan­do le pre­gun­ta­ron que era más fá­cil, ¿pe­dir per­mi­so o pe­dir per­dón?, pues aun­que al prin­ci­pio la mu­jer se con­vir­tió en una ma­ta de ner­vios, al fi­nal del ca­mino ter­mi­nó por emi­tir su res­pues­ta, aun­que bas­tan­te in­cohe­ren­te, por cier­to. Co­mo en es­ta edi­ción de­ci­di­mos tras­la­dar­nos en una má­qui­na del tiem­po, re­cor­de­mos la ca­tas­tró­fi­ca no­che del Miss Ve­ne­zue­la 2010, cuan­do en pleno ope­ning las mu­je­res se ca­ye­ron al ba­jar las es­ca­le­ras del es­ce­na­rio, per­can­ce en el que An­drea Vás­quez, Miss Guá­ri­co, tu­vo que ser tras­la­da de emer­gen­cia a la clí­ni­ca tras su­frir un es­guin­ce. En to­do con­cur­so de be­lle­za siem­pre exis­ti­rán las su­pers­ti­cio­nes, esas que ase­gu­ran que si des­fi­las en tra­je de ga­la con un mo­ño, es­tás lis­ta pa­ra co­ro­nar­te. En el ca­so del Miss Ve­ne­zue­la, unos fa­mo­sos zar­ci­llos de co­ral ro­sa­do, que per­te­ne­cie­ron a la ex­qui­si­ta Ca­ro­li­na Herrera, eran el sím­bo­lo inequí­vo­co de que la jo­ven se­ría la ga­na­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.