“AHO­RA TEN­GO UNA RA­ZÓN MA­YOR PA­RA QUE MI VI­DA SEA ME­JOR”

Ronda - - ENTÉRATE -

La lle­ga­da de Ales­san­dra Bas­ha cam­bió de for­ma ines­pe­ra­da el rum­bo de los pla­nes de la Miss Ve­ne­zue­la Mun­do 2015, Ányela Galante. La mo­de­lo, quien aún se mues­tra sor­pren­di­da por el mi­la­gro de traer a su pri­me­ra be­bé al mun­do, lue­go de la eta­pa de cán­cer de ti­roi­des su­pe­ra­da en 2011 y que la de­ja­ría con po­cas pro­ba­bi­li­da­des de ser ma­dre, hoy día se com­pla­ce en vi­vir uno de los ro­les más im­por­tan­tes co­mo mu­jer. En en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra Ron­da, fue­ra de Ve­ne­zue­la y con un ca­rru­sel de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, Galante nos re­ve­ló de­ta­lles so­bre su em­ba­ra­zo y su fa­ce­ta co­mo ma­dre pri­me­ri­za de Bas­hi­ta, nom­bre con el que la pe­que­ña de tres me­ses ya se ha ga­na­do a más de 3.000 se­gui­do­res y cien­tos de co­ra­zo­nes en la red so­cial de Ins­ta­gram. Te has desem­pe­ña­do co­mo miss, mo­de­lo y ani­ma­do­ra; pe­ro, ¿có­mo ha si­do es­te nue­vo rol de ma­dre? Sí, me co­no­cen por ha­ber ejer­ci­do dis­tin­tos pa­pe­les en el me­dio, aun­que sin du­da, es­te nue­vo rol que ejer­zo co­mo ma­dre, ha si­do uno de los me­jo­res que me ha to­ca­do. Con­ver­tir­me en ma­má y po­der desa­rro­llar­lo dia­ria­men­te es bas­tan­te pla­cen­te­ro, por­que to­do el mun­do me de­cía que era muy di­fí­cil, que iba a de­jar de dor­mir, etc. De­jo de dor­mir, pe­ro a mí no me mo­les­ta, por­que sé que mi vi­da no vol­ve­rá a ser co­mo an­tes, aho­ra ten­go una ra­zón ma­yor pa­ra que sea me­jor. Tras el cán­cer te­nías po­cas po­si­bi­li­da­des de que­dar em­ba­ra­za­da. ¿Cuál fue tu reac­ción al sa­ber la no­ti­cia? Des­pués de que en 2011 me de­tec­ta­ron cán­cer de ti­roi­des, eso me li­mi­tó te­ner be­bés y mis mé­di­cos me de­cían que pa­ra que­dar em­ba­ra­za­da te­nía que rea­li­zar­me tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad. Me sor­pren­dí al sa­ber­lo, y fue por­que mi be­bé ya te­nía cin­co me­ses de ges­ta­ción. Yo to­ma­ba que­ma­do­res de gra­sa, me hi­ce tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les, co­mía, be­bía y me sen­tía muy cul­pa­ble. Yo no me cui­dé, por­que no sa­bía que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Pe­ro Dios me ama tan­to, que to­do sa­lió per­fec­to, ya que me la man­dó sa­na.

“CREO QUE UNA NO DIS­FRU­TA CUAN­DO SUS HI­JOS SU­FREN”

Tus pla­nes, por su­pues­to, cam­bia­ron… ¿Cuá­les fue­ron?

Sí, yo te­nía un con­tra­to muy im­por­tan­te con una de las em­pre­sas más re­co­no­ci­das de nues­tro país. Tam­bién me iba a Tur­quía, una agen­cia de mo­de­la­je me es­tu­vo pi­dien­do pa­ra tra­ba­jar du­ran­te seis me­ses, así co­mo tam­bién los pla­nes de bo­da con mi pro­me­ti­do. To­dos cam­bia­ron, por­que tu­ve que abo­car­me a mi plan ver­da­de­ro, que era mi be­bé. Reor­de­né mis prio­ri­da­des y, aho­ra, mi prio­ri­dad es ella.

¿Qué es lo que más dis­fru­tas de es­ta nue­va eta­pa de tu vi­da?

Dis­fru­to la evo­lu­ción de Ales­san­dra. Ver las son­ri­sas que me re­ga­la. Ver que es mi hi­ja, mi sue­ño al­can­za­do, el mi­la­gro que me dio Dios…

¿Y lo que no?

No dis­fru­té cuan­do se en­fer­mó con una in­fec­ción. Me sen­tí la peor ma­dre del mun­do, desea­ba que eso no le es­tu­vie­se pa­san­do. Creo que una no dis­fru­ta cuan­do sus hi­jos su­fren.

¿Y su pa­pá…?

La ama con lo­cu­ra. Él que­ría te­ner una ni­ña, y yo un ni­ño (siem­pre nos lle­va­mos la con­tra­ria, ja­ja­ja­ja). De he­cho, él siem­pre lee la Bi­blia an­tes de sa­lir de la ca­sa y en di­ciem­bre le­yó una par­te que de­cía: “Ya tu hi­jo vie­ne en ca­mino”, o al­go así, pe­ro él no le pres­tó aten­ción; cuan­do nos en­te­ra­mos, me di­jo que la pa­la­bra se lo ha­bía re­ve­la­do.

Ales­san­dra Bas­ha guar­da un men­sa­je es­pi­ri­tual… ¿Cuál es?

Sí, Ales­san­dra, en ho­nor a mi no­ni­ta, quien tie­ne 93 años; y el Bas­ha, sig­ni­fi­ca en­via­da de Dios, por­que él me la man­dó pro­te­gi­da, has­ta que yo su­pe la man­tu­vo guar­da­di­ta pa­ra mí, por eso es­toy de­ma­sia­da agra­de­ci­da con Él.

Hoy día, gra­cias a las re­des so­cia­les, los ar­tis­tas han he­cho de sus be­bés imá­ge­nes co­mer­cia­les… ¿Ha­rás lo mis­mo con Ales­san­dra? ¿O pre­fie­res ale­jar­la del me­dio?

Sa­be­mos que las re­des so­cia­les sir­ven pa­ra bien o pa­ra mal, to­do de­pen­de de có­mo se ma­ne­jen, pe­ro me gus­ta­ría que mi hi­ja fue­se des­de ya mis­mo una be­bé in­fluen­cer, ja­ja­ja. Cla­ro, orien­tán­do­la so­bre lo que es­tá bien o es­tá mal. La quie­ro den­tro del me­dio ar­tís­ti­co, por­que es muy bo­ni­to y, si a ella le gus­ta, lo voy a ha­cer.

Has apro­ve­cha­do tu ima­gen y po­pu­la­ri­dad pa­ra con­tri­buir a ac­cio­nes be­né­fi­cas con “A.C. Anyela Galante Sa­lerno”. ¿Cuál es el tra­ba­jo que desem­pe­ñas?

A tra­vés de mi aso­cia­ción ci­vil, abor­da­mos ni­ños con pa­to­lo­gías on­co­ló­gi­cas, en des­nu­tri­ción, abue­los aban­do­na­dos, fa­mi­lias sin na­da que co­mer, esos ca­sos los tra­ta­mos de ca­na­li­zar pa­ra ser una voz, por eso no me im­por­ta que me di­gan que mi Ins­ta­gram es­tá feo. He pe­di­do co­la­bo­ra­cio­nes a los ar­tis­tas, y me di­cen que no pue­den pu­bli­car esos ca­sos, por­que (pi­do dis­cul­pas por el tér­mino) “pe­rrean” su Ins­ta­gram, yo me pre­gun­to có­mo pue­den ser tan in­sen­si­bles, pe­ro son co­sas que se las de­jo a Dios.

¿Pró­xi­ma­men­te tie­nes al­gu­nos pro­yec­tos por rea­li­zar, o en es­tos mo­men­tos tu en­fo­que es­tá so­la­men­te en tu fa­mi­lia?

Ten­go mu­chos pro­yec­tos, pe­ro aho­ri­ta no me quie­ro per­der na­da de Ales­san­dra. Pro­me­to que la pri­me­ra pa­la­bra que va a de­cir es ma­má, ja­ja­ja­ja, y tam­po­co me la quie­ro per­der; aho­ra mi tiem­po es 24/7 de­di­ca­do to­tal­men­te a ella.

Son­ri­sa an­ge­li­cal

Po­san­do co­mo un án­gel

¡Im­pac­ta­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.