La in­fluen­cer Da­nie­la Ba­rran­co se lan­zó un rum­bón.

El can­tan­te es­pa­ñol fue de­man­da­do por el es­cul­tor va­len­ciano, Na­cho Pa­lau, “por la de­fen­sa y pro­tec­ción de sus hi­jos me­no­res”

Ronda - - CARTENIDO - SO­NIA HER­NÁN­DEZ

Un pa­pel le bas­tó a Na­cho Pa­lau pa­ra de­rri­bar la ba­rre­ra que ha­bía cons­trui­do Mi­guel Bosé al­re­de­dor de su vi­da pri­va­da y de su se­xua­li­dad. El es­cul­tor va­len­ciano aca­bó con sus dé­ca­das de se­cre­tis­mo, el pa­sa­do 17 de oc­tu­bre, tras anun­ciar, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de un des­pa­cho de abo­ga­dos, que lue­go de “26 años inin­te­rrum­pi­dos de re­la­ción, y cua­tro hi­jos en co­mún”, ha­bía em­pren­di­do ac­cio­nes le­ga­les con­tra el can­tan­te “pa­ra la de­fen­sa y pro­tec­ción de sus in­tere­ses y de sus hi­jos me­no­res”. De acuer­do a la pren­sa es­pa­ño­la, que de in­me­dia­to co­men­zó a es­pe­cu­lar so­bre la ba­ta­lla le­gal que se ha ini­cia­do, la re­la­ción en­tre Bosé, de 62 años de edad; y Pa­lau, de 52, ter­mi­nó a me­dia­dos de 2017, cuan­do am­bos vi­vían en Ciu­dad de Pa­na­má, lu­gar en el que fi­jó su re­si­den­cia Bosé ha­ce tres años, lue­go de apa­re­cer en una lis­ta de mo­ro­sos de Ha­cien­da (agen­cia tri­bu­ta­ria de Es­pa­ña), con una deu­da de 1.8 mi­llo­nes de eu­ros. Fue allí, des­pués de no con­se­guir lle­gar a un acuer­do, que de­ci­die­ron to­mar ca­mi­nos se­pa­ra­dos: Pa­lau re­gre­só a Es­pa­ña con dos ni­ños (Ivo y Tel­mo); y Bosé se mu­dó a Ciu­dad de Mé­xi­co, con los otros dos (Die­go y Ta­deo), en un ex­tra­ño arre­glo que se­pa­ró a cua­tro in­fan­tes que ha­bían con­vi­vi­do co­mo her­ma­nos du­ran­te sus sie­te años de vi­da. Los ni­ños lle­ga­ron al mun­do en 2011, pro­duc­to de dos em­ba­ra­zos ge­me­la­res de ma­dres di­fe­ren­tes, por el mé­to­do del vien­tre de al­qui­ler o ges­ta­ción su­bro­ga­da. Die­go y Ta­deo fue­ron los pri­me­ros, se­gún lo anun­ció Bosé a tra­vés de sus re­des so­cia­les en aquel mo­men­to. Se di­ce que la no­ti­cia to­mó por sor­pre­sa in­clu­so a su pro­pia ma­dre, la ac­triz ita­lia­na Lu­cía Bosé, quien su­pues­ta­men­te de­jó de ha­blar­le du­ran­te un tiem­po, lo que de­mues­tra has­ta qué pun­to el ar­tis­ta man­te­nía ba­jo lla­ve su vi­da per­so­nal. Po­co tiem­po des­pués, el can­tan­te vol­vió a usar sus re­des so­cia­les pa­ra no­ti­fi­car el arri­bo de Ivo y Tel­mo: “Quie­ro de­ci­ros que no ten­go dos hi­jos, ten­go cua­tro”, di­jo en su cuen­ta en Ins­ta­gram. En nin­guno de los anun­cios hi­zo re­fe­ren­cia al­gu­na a Pa­lau y, de he­cho, de ca­ra al pú­bli­co siem­pre se re­fi­rió a sí mis­mo co­mo un pa­dre sol­te­ro. Tras un con­flic­ti­vo fi­nal de re­la­ción, al­go co­mún en­tre pa­re­jas, Bosé y Pa­lau se en­fren­tan aho­ra a una ba­ta­lla en los tri­bu­na­les (si na­da lo re­me­dia) inu­sual y que se vis­lum­bra com­pli­ca­da, en vis­ta de que Bosé nie­ga que su ex­pa­re­ja ten­ga al­gún de­re­cho so­bre sus me­lli­zos. Se­gún las fuen­tes ju­rí­di­cas con­sul­ta­das por al­gu­nos dia­rios es­pa­ño­les co­mo ABC: “Al no es­tar ca­sa­dos ni ha­ber fir­ma­do nin­gún pa­pel que los acre­di­te co­mo pa­re­ja de he­cho (con­cu­bi­na­to), lo pri­me­ro que ten­dría que ha­cer Pa­lau es de­mos­trar los 26 años de con­vi­ven­cia y re­la­ción jun­to a Bosé. Tam­bién que tie­ne un víncu­lo afec­ti­vo con los hi­jos del can­tan­te”, co­men­ta­ron. Asi­mis­mo, Pa­lau tie­ne que de­mos­trar el la­zo afec­ti­vo en­tre las dos pa­re­jas de ge­me­los, que

El can­tan­te con sus hi­jos en Dis­ney

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.