Tu­ris­mo

Las ca­pi­ta­les eu­ro­peas se en­ga­la­nan con sus or­na­men­tos por to­da la ciu­dad, ofre­cien­do una di­ver­ti­da fae­na al rea­li­zar com­pras en los mer­ca­di­llos, o bien pa­sean­do pa­ra ver las de­co­ra­cio­nes de las vi­tri­nas en las gran­des tien­das

Too Much - - Contenido -

Des­ti­nos trendy pa­ra ce­le­bra­cio­nes de lu­jo

El gris in­vierno se lle­na de co­lor y tra­di­cio­nes en in­vierno. Po­de­mos dis­fru­tar de esas fes­ti­vi­da­des, com­par­tien­do en fa­mi­lia un mo­men­to má­gi­co y úni­co en el año, es­pe­cial­men­te pa­ra los ni­ños. Las ciu­da­des no de­jan de ex­pre­sar­se acor­de a la tem­po­ra­da, con her­mo­sas de­co­ra­cio­nes y crea­ti­vas pro­pues­tas que in­vi­tan a va­ria­dos re­co­rri­dos por to­das par­tes, siem­pre mues­tran ador­nos lu­mi­no­sos y lle­nos de bri­llo, pa­ra dar­le un acen­to al fin de año. No hay que de­jar­se des­ani­mar por el frío y to­mar el abri­go pa­ra dis­fru­tar en au­to o a pie, en gru­po o en pa­re­ja, los di­fe­ren­tes es­pa­cios que las ciu­da­des co­mo Ams­ter­dam, Pa­rís o Ma­drid, ofre­cen al re­si­den­te o al tu­ris­ta.

Fes­ti­val de Luz de Ams­ter­dam.

Ya es fa­mo­so el tra­ba­jo que rea­li­zan di­se­ña­do­res, ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas, a lo lar­go de 53 días, so­bre va­rios puen­tes y el mis­mo río Ams­tel, los cua­les se des­ta­can con ins­ta­la­cio­nes fan­tás­ti­cas que du­ran­te la no­che ha­cen bri­llar las es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas de la ciu­dad, ilu­mi­na­das y cu­bier­tas con mo­ti­vos di­ver­sos. El fes­ti­val no tie­ne una fe­cha pre­ci­sa, pe­ro se co­lo­ca en­tre no­viem­bre y enero, con la par­ti­ci­pa­ción de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, quie­nes apro­ve­chan pa­ra ex­pe­ri­men­tar y ex­pre­sar sus ideas con luz y co­lor.

El vi­si­tan­te pue­de es­co­ger en­tre dos re­co­rri­dos: El Vaa­rou­te, que se rea­li­za en bar­co a lo lar­go de los ca­na­les de la ciu­dad, pa­ra dis­fru­tar de las mo­nu­men­ta­les obras de luz y su jue­go de co­lo­res y re­fle­jos so­bre el agua. El otro se lla­ma Illu­mi­na­de, y con­sis­te en un pa­seo más o me­nos de tres ki­ló­me­tros a pie, don­de se en­cuen­tran ins­ta­la­cio­nes in­ter­ac­ti­vas de ar­tis­tas del ba­rrio emer­gen­te de Plan­ta­ge. Am­bos re­co­rri­dos tie­nen fe­chas y ho­ra­rios es­pe­cí­fi­cos, que va­le la pe­na con­sul­tar en la pá­gi­na web ofi­cial del even­to https://ams­ter­dam­light­fes­ti­val.com. Las ins­ta­la­cio­nes son es­pe­cí­fi­ca­men­te rea­li­za­das pa­ra es­te even­to, que van des­de los más crea­ti­vos con­cep­tos per­so­na­les, a los te­mas de re­le­van­cia mun­dial de in­te­rés pa­ra el ar­tis­ta y el pú­bli­co.

Mer­ca­di­llos ale­ma­nes.

Las tra­di­cio­nes eu­ro­peas pa­san por los mer­ca­di­llos de tem­po­ra­da, que son pa­ra no­so­tros co­mo los ba­za­res na­vi­de­ños. Es po­si­ble con­se­guir una va­rie­dad de re­ga­los y gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal, pa­ra fes­te­jar la tem­po­ra­da de frío. Ca­lien­ta el cuer­po con un cho­co­la­te ca­lien­te, o el tra­di­cio­nal Glüh­wein (vino ca­lien­te con es­pe­cias), y de­lei­ta tu pa­la­dar con las leb­ku­chen, una es­pe­cie de ga­lle­tas con es­pe­cias y miel.

El mer­ca­di­llo de Nü­rem­berg, en Ale­ma­nia, se or­ga­ni­za des­de ha­ce más de cua­tro si­glos, y es uno de los más pin­to­res­cos con su de­co­ra­ción y am­bien­te me­die­val, que de­ja ma­ra­vi­lla­do al vi­si­tan­te. Otro de los más vie­jos es el mer­ca­di-

llo de es­tras­bur­go, que se re­mon­ta al año 1570, y des­de en­ton­ces se ha ubi­ca­do en las fal­das de la ca­te­dral de es­tras­bur­go. su lar­ga tra­di­ción no so­lo lo ha­ce uno de los más vie­jos, sino tam­bién de los más ex­ten­sos, a lo lar­go de to­da la ciu­dad, ador­na­do con los ár­bo­les na­vi­de­ños más gran­des de to­da eu­ro­pa, ro­dea­dos de in­fi­ni­dad de pues­tos pa­ra com­prar re­ga­los ori­gi­na­les, así co­mo co­mi­da y be­bi­da tí­pi­ca de es­tas fe­chas.

igual de in­tere­san­te es el mer­ca­di­llo ubi­ca­do fren­te al pa­la­cio de Char­lot­ten­bur­go, en Ber­lín, im­po­nen­te mar­co de fon­do pa­ra sus más de 150 tien­das, jun­to a un lu­mi­no­so ár­bol que ha­ce de la no­che ber­li­ne­sa una atrac­ción pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Fin de año mo­nu­men­tal

Las gran­des ciu­da­des ofre­cen al­ter­na­ti­vas a la reunión fa­mi­liar. ¿Por qué no cam­biar de am­bien­te, y lanzarse en una rum­ba elec­tró­ni­ca co­mo la amo­re Fes­ti­val de ro­ma, que tie­ne bo­le­tos des­de los 35 eu­ros pa­ra en­tra­da ge­ne­ral, has­ta los 120 eu­ros pa­ra pri­vèe? es­te fes­ti­val du­ra to­da la no­che y re­sul­ta un buen plan pa­ra gen­te de es­pí­ri­tu jo­ven y con aguan­te.

Pa­rís no so­lo es her­mo­sa y ro­mán­ti­ca. du­ran­te las fies­tas de no­che­bue­na y no­che­vie­ja, el ser­vi­cio de me­tro tra­ba­ja to­da la no­che. a pe­sar de es­tar a re­ven­tar, por­que es com­ple­ta­men­te gra­tui­to, en año nue­vo pue­des re­ci­bir las do­ce cam­pa­na­das bajo la to­rre eif­fel, y lue­go irte de fa­rra a di­ver­sos ba­res que tie­nen ce­le­bra­cio­nes has­ta el ama­ne­cer. Pe­ro la más tra­di­cio­nal pa­ra no­so­tros, es la ce­le­bra­ción de la Puer­ta del sol en ma­drid, reuni­dos pa­ra co­mer las do­ce uvas mien­tras sue­nan las do­ce cam­pa­na­das, fo­rra­dos has­ta el cue­llo pa­ra aguan­tar el frío, pe­ro lle­nos de la me­jor ca­va es­pa­ño­la. no pue­des per­der­te los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, con la Ca­sa real de Co­rreos her­mo­sa­men­te ilu­mi­na­da.

sea en no­che­bue­na, o pa­ra fin de año, las prin­ci­pa­les ciu­da­des de eu­ro­pa tie­nen al­ter­na­ti­vas que ha­cen di­ver­ti­das las va­ca­cio­nes na­vi­de­ñas, y que dan un ca­lor­ci­to tra­di­cio­nal al in­vierno.

LOS MER­CA­DI­LLOS EN ALE­MA­NIA SON UNA TRA­DI­CIÓN AN­CES­TRAL Y TO­DA UNA ATRAC­CIÓN DE IN­VIERNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.