El em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer fue la ins­pi­ra­ción y pun­to de par­ti­da pa­ra la crea­ción de la más re­cien­te co­lec­ción de la ve­ne­zo­la­na Anaís De An­drés, quien iden­ti­fi­có ca­da una de sus pie­zas con dis­tin­tos nom­bres fe­me­ni­nos que son ca­rac­te­rís­ti­cos en el Vie­jo

Esen­cia eu­ro­pea con se­llo la­ti­noa­me­ri­cano

Too Much - - Contenido -

El em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer fue la ins­pi­ra­ción y pun­to de par­ti­da pa­ra la crea­ción de la más re­cien­te co­lec­ción de es­ta ve­ne­zo­la­na, quien iden­ti­fi­có ca­da una de sus pie­zas con dis­tin­tos nom­bres fe­me­ni­nos que son ca­rac­te­rís­ti­cos en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Y au­na­do a es­ta en­tre­ga, De An­drés ha crea­do una lí­nea pa­ra­le­la de fi­nos y ele­gan­tes cal­za­dos, sin con­tar con que pre­pa­ra otras gran­des sor­pre­sas con las que sin du­da ha­rá cre­cer su fir­ma y so­na­rá en otras la­ti­tu­des.

Sen­ci­llez, su­ti­le­za, ele­gan­cia y dis­tin­ción, son al­gu­nas de las cua­li­da­des que ca­rac­te­ri­zan las pie­zas de es­ta or­fe­bre crio­lla con raí­ces es­pa­ño­las, quien des­de el año 2012 de­ci­dió su­mer­gir­se en el com­pe­ti­ti­vo pe­ro in­tere­san­te mer­ca­do del di­se­ño ve­ne­zo­lano; en el cual so­lo sa­len a flo­te –y se man­tie­nen– aque­llos que de­mues­tran la ori­gi­na­li­dad de sus pro­duc­tos y la cons­tan­cia en sus co­lec­cio­nes.

“Ame­lie”, “An­net­te”, “Larissa”, “An­toi­net­te”, “Do­mi­ni­que”, “Do­rot­hée”, “Lu­di­vi­ne”, “Da­nié­lle”, “Daf­ne”, “Cla­ris­se”, “Do­rian”, “Loui­se”, “Don­na­te­lla” y “Ju­liet­te”, son al­gu­nas de las “mu­je­res” que dan vi­da a es­ta en­tre­ga, cu­ya be­lle­za ha si­do tra­du­ci­da en lla­ma­ti­vos brazaletes ela­bo­ra­dos en cue­ros im­por­ta­dos de Ita­lia, y dis­po­ni­bles en una am­plia ga­ma de co­lo­res; con

su­ti­les de­ta­lles de en­gas­tes en cris­ta­les de Swa­rovs­ki, he­rra­jes y aca­ba­dos de pri­me­ra ca­li­dad, con ba­ño de oro de 24 ki­la­tes.

No me­nos atrac­ti­vas son sus “her­ma­nas”: “Mia, “Ni­na” y “Su­zet­te”, cu­yos en­can­tos fue­ron re­in­ter­pre­ta­dos en zar­ci­llos, pul­se­ras y cho­kers, ela­bo­ra­dos en me­ta­les con ba­ño de oro 24K, cu­yo pun­to fo­cal son unas inigua­la­bles ma­ri­po­sas en cris­tal de Swa­rovs­ki, que de se­gu­ro enamo­ra­rán a las se­gui­do­ras de es­ta fir­ma, con sus tier­nas alas en co­lo­res pas­tel.

De An­drés en­fo­có es­fuer­zos en la in­cor­po­ra­ción de una co­lec­ción pa­ra­le­la, con la que es­tá de­bu­tan­do con muy buen pie en el mer­ca­do del cal­za­do. Así, ba­sán­do­se en un es­ti­lo clá­si­co y atem­po­ral –muy pro­pio de la mar­ca–, la di­se­ña­do­ra creó un mo­de­lo de mo­ca­sín de lí­neas sim­ples y sen­ci­llas, cu­ya pie­za cen­tral es una bor­la con la que da ese to­que mo­derno y ac­tual, apro­ve­chan­do la ten­den­cia que es­te de­ta­lle tie­ne hoy en día en el mun­do de la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.