Bi­joux

Pia­get: ins­pi­ra­do en el sol

Too Much - - Contenido -

S i al­go tie­ne Pia­get es his­to­ria, pe­ro una his­to­ria mar­ca­da por la maes­tría ar­te­sa­nal y la ingeniería de pre­ci­sión, que hoy que­dan de­mos­tra­das por sus nue­vas co­lec­cio­nes, que van más allá de la es­té­ti­ca pa­ra con­ver­tir­se en ob­je­tos ar­tís­ti­cos, úni­cos, sor­pren­den­tes y ma­ra­vi­llo­sos. La tra­yec­to­ria de Pia­get tu­vo su pun­to de par­ti­da en 1874, en la ciu­dad sui­za de La Cô­te-aux-fées, cuan­do Geor­ges-edouard Pia­get abrió un ta­ller pa­ra crear mo­vi­mien- tos re­lo­je­ros de pre­ci­sión. ¿Su con­sig­na? “Ha­cer siem­pre más de lo ne­ce­sa­rio”. Des­de en­ton­ces, los hi­tos y los ré­cords se vol­vie­ron par­te de las co­lec­cio­nes de re­lo­jes, tal co­mo el mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co más del­ga­do lan­za­do en 1960, gra­cias al desa­rro­llo de mi­cro­ro­to­res, y las in­no­va­cio­nes se con­vir­tie­ron en la he­rra­mien­ta pa­ra pre­sen­tar jo­yas.

Li­ga­da al mun­do del polo, a los am­bien­tes del jet set y la gen­te más chic de ca­da épo­ca, co­mo la siem­pre ele­gan­te Jac­kie Ken­nedy y la fa­bu­lo­sa So­fía Lo­ren, en la dé­ca­da de los se­sen­ta; y aho­ra a los so­brios y ver­sá­ti­les ac-

to­res, Jes­si­ca Chas­tain y Ryan Rey­nolds, Pia­get es una re­fe­ren­cia del sa­voir fai­re y las ten­den­cias.

tex­tu­ras asom­bro­sas

Apun­ta­la­da por la em­ba­ja­do­ra de la mar­ca, la con­sa­gra­da ac­triz Jes­si­ca Chas­tain, la co­lec­ción de re­lo­jes Ex­tre­mely Lady vuel­ve con bra­za­le­tes de oro en de­li­ca­dos pa­tro­nes, cu­ya tex­tu­ra sor­pren­de y cau­ti­va al con­tras­tar­se con las es­fe­ras de co­lo­res que des­ta­can su be­lla for­ma ova­la­da.

El in­trin­ca­do di­se­ño en las pul­se­ras, es­tá ins­pi­ra­do en la na­tu­ra­le­za: la cor­te­za y ve­tas de las ma­de­ras, y el pe­la­je in­ver­nal de al­gu­nas es­pe­cies de los bos­ques de La Cô­te-aux-fées, en las cer­ca­nías de los ta­lle­res de Pia­get. La si­lue­ta de la ca­ja se re­mon­ta a los años se­sen­ta del si­glo XX, cuan­do el de­sen­fa­do de la épo­ca pro­cu­ra­ba rom­per con las re­glas, aun­que es­ta vez se tra­ta de un cam­bio se­duc­tor, so­bre­di­men­sio­na­do por los 24 dia­man­tes del bi­sel. Es­tos re­lo­jes son obras de ar­te de or­fe­bre­ría, y prue­bas de la maes­tría de Pia­get en el ma­ne­jo de los me­ta­les y los de­ta­lles.

Los Pos­ses­sion son tam­bién en es­ta tem­po­ra­da un must de la mo­da. En ca­jas de oro, ace­ro y, en al­gu­nos mo­de­los, en­gas­te de dia­man­tes, vie­nen con co­rreas in­ter­cam­bia­bles de co­lo­res, y ani­llos gi­ra­to­rios en el bi­sel, co­mo pa­ra es­tar siem­pre en la úl­ti­ma ten­den­cia, e ir a jue­go con la ro­pa. Son to­nos atre­vi­dos, que re­sal­tan con las es­fe­ras pla­tea­das o de mi­ne­ra­les de co­lor, en las que en cier­tos ejem­pla­res bri­llan unos ín­di­ces en dia­man­tes. Un ejem­plar es­pe­cial vie­ne con un bra­za­le­te ti­po mu­ñe­que­ra, en­tre­te­ji­do en oro ro­sa, y una es­fe­ra tra­ba­ja­da en ma­la­qui­ta.

Pos­ses­sion es, ade­más, un nom­bre que en­glo­ba jo­yas que, pa­ra es­ta tem­po­ra­da, se po­nen del la­do del sol, es­to es ba­jo la ins­pi­ra­ción de en­tor­nos don­de la ale­gría, es­pon­ta­nei­dad y en­tu­sias­mo, pa­re­cen na­cer del con­tac­to con la luz de la gran es­tre­lla. Y por ello, es­tán de­di­ca­dos a la mu­jer in­de­pen­dien­te, lle­na de con­fian­za, lu­mi­no­sa y de­ci­di­da.

En oro con dia­man­tes, ma­la­qui­tas, óni­ces y tur­que­sas, los bra­za­le­tes abier­tos de Pos­ses­sion son una apues­ta au­daz, que es ca­si obli­ga­to­rio com­bi­nar con los ani­llos en­gas­ta­dos con dia­man­tes de la mis­ma co­lec­ción, el co­llar de oro co­ro­na­do con un ca­bu­jón de ma­la­qui­ta y, por su­pues­to, com­ple­tar el con­jun­to con el re­loj a jue­go.

azul Y verde

Las obras maes­tras y la bús­que­da in­ce­san­te de la be­lle­za, tal co­mo la pro­pia fir­ma ex­pli­ca, no con­clu­yen allí. En los mo­de­los de re­lo­jes con me­ca­nis­mos com­ple­jos, la es­té­ti­ca y el co­lo­ri­do tam­bién tie­nen ca­bi­da. Pa­ra eso es­tán las es­fe­ras de ma­la­qui­ta y la­pis­lá­zu­li de los Altiplano Tour­bi­llon, in­te­gra­dos a la co­lec­ción Mé­tiers d’art. Desa­rro­lla­da jun­to con el maes­tro Her­vé Obli­gi, ar­te­sano y ar­tis­ta, cu­yo ta­ller re­ci­bió la dis­tin­ción de Em­pre­sa del Pa­tri­mo­nio Vi­vien­te. No es pa­ra me­nos, Obli­gi tie­ne 30 años de ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de mi­ne­ra­les co­mo el ja­de, la co­ra­li­na, ága­ta, el jas­pe y los an­te­rior­men­te men­cio­na­dos, y de ellos pro­cu­ra sa­car el ma­yor pro­ve­cho de la pie­dra, tal co­mo se ve en las caras de es­tos re­lo­jes. Él es un ex­per­to en mar­que­te­ría, un ar­te que pa­ra pro­du­cir es­tas es­fe­ras re­quie­re de dos o tres se­ma­nas de tra­ba­jo so­bre su­per­fi­cies mi­li­mé­tri­cas, y que en ca­so de un error en el ta­lla­do sig­ni­fi­ca la pér­di­da de to­do el tra­ba­jo del ar­te­sano, “uno de los re­tos más di­fí­ci­les es ha­cer vi­brar el co­lor de la pie­dra, crean­do efec­tos grá­fi­cos en una su­per­fi­cie tan pe­que­ña”, ex­pli­ca.

Ade­más de la pe­que­ña su­per­fi­cie pa­ra el mi­ne­ral la­bra­do, es­te Altiplano es una má­qui­na que fun­cio­na gra­cias a un mo­vi­mien­to de ape­nas 4,6 mm de gro­sor, el ca­li­bre 670P, al­go más grue­so que el ori­gi­nal de 2 mm que se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en 1957 pa­ra ani­mar un Altiplano, un cam­bio que se de­be a la pre­sen­cia del re­gu­la­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.