Gour­met

La Dol­ce Vi­ta: Tras más de cua­tro dé­ca­das…

Too Much - - Contenido -

La Dol­ce Vi­ta es una ini­cia­ti­va que na­ce del ve­ne­zo­lano René Sa­bino, em­pre­sa­rio que po­see una des­ta­ca­da tra­yec­to­ria en el mun­do de la gastronomía, la de­co­ra­ción, y tam­bién de la mo­da; tres ele­men­tos que se hi­cie­ron pre­sen­tes en es­te es­pa­cio, ba­jo su di­rec­ción y to­que par­ti­cu­lar, va­lién­do­se pre­ci­sa­men­te de esa ex­pe­rien­cia que ha ga­na­do con el pa­sar de los años en es­tas tres áreas.

Una de ellas, y qui­zás la más va­lio­sa, es aque­lla que in­clu­so le ha me­re­ci­do pre­mios y ho­no­res en el sec­tor gas­tro­nó­mi­co, pues Sa­bino tam­bién es due­ño de un re­co­no­ci­do res­tau­rant en Por­tu­gal, lla­ma­do “Sal­poen­te”, el cual cuen­ta con 26 años de fun­da­do y que se ha ga­na­do: Cer­ti­fi­ca­ción Elec­ción del Con­su­mi­dor (2013), Tres Te­ne­do­res de Óp­ti­mo Ni­vel de la Guía Mi­che­lin (2015), Sép­ti­mo Me­jor Res­tau­ran­te de Por­tu­gal se­gún Tra­ve­ller’s Choi­ce Tri­pad­vi­sor (2016), Res­tau­ran­te del Año se­gún LTG Lu­xury Tra­vel Gui­de (2016), L’ Ex­ce­llent Res­tau­rant & Four­chet­te, y Cua­tro Te­ne­do­res de la Guía Mi­che­lin (2017); es­te úl­ti­mo, uno de los pre­mios más pres­ti­gio­sos que se pue­den ob­te­ner en el mun­do de la gastronomía.

Con un back­ground co­mo ese, no es de ex­tra­ñar que Sa­bino ha­ya pues­to to­do su em­pe­ño y se­lec­ti­vos cri­te­rios en el di­se­ño de un me­nú que lle­va­rá de la mano pre­ci­sa­men­te con Jer­son Bri­ce­ño; quien se­rá el chef en­car­ga­do de la cons­truc­ción de ca­da uno de los de­li­cio­sos pla­ti­llos que se de­gus­ta­rán en es­ta jo­ya ita­lia­na que re­na­ce­rá en Caracas: La Dol­ce Vi­ta.

Di­se­ño

Otro de los ele­men­tos que sal­ta a la vis­ta en cuan­to el pú­bli­co in­gre­sa a es­te res­tau­ran­te, es in­du­da­ble­men­te la de­co­ra­ción del lu­gar, con­du­ci­da tam­bién por la ba­tu­ta de Sa­bino, en sin­cro­nía con un equi­po de di­se­ño in­te­rior, quie­nes en con­jun­to tu­vie­ron la im­por­tan­te la­bor de con­gre­gar, en un to­tal de 520 m2, gran par­te de lo que es la esen­cia y la cul­tu­ra ita­lia­na. Así, gra­cias a su ex­pe­rien­cia co­mo dis­tri­bui­dor y fa­bri­can­te de mue­bles des­de ha­ce 15 años y que ma­ne­ja en Eu­ro­pa mar­cas co­mo Bo­ca do Lo­bo, Brab­bu, De­light­full, y Ko­ket Maison Va­len­ti­na, Sa­bino qui­so dar­le to­ques es­pe­cia­les a es­te lu­gar a tra­vés de los re­tra­tos de per­so­na­jes icó­ni­cos co­mo: Sop­hia Lo­ren, Mo­ni­ca Be­lluc­ci, Mar­ce­llo Mas­troian­ni, o Fe­de­ri­co Fe­li­ni.

Mo­da

Al­gu­nas de las pe­cu­lia­ri­da­des con las que cuen­ta La Dol­ce Vi­ta, y que se­rán de gran atrac­ti­vo pa­ra sus vi­si­tan­tes, es que al­gu­nas de las me­sas de su sa­lón prin­ci­pal han si­do bau­ti­za­das e iden­ti­fi­ca­das con im­por­tan­tes mar­cas de mo­da, con el fin de brin­dar un gui­ño atrac­ti­vo y pí­ca­ro a la ex­pe­rien­cia de reserva, y que así el clien­te pue­da de­ci­dir si quie­re es­tar en la me­sa de “Dol­ce & Gab­ba­na”, “Cha­nel”, “Guc­ci”, o en la “René Sa­bino”; es­ta úl­ti­ma, que ha­ce re­fe­ren­cia a la mar­ca de cal­za­dos que tam­bién po­see es­te em­pre­sa­rio en lo que es el área de la mo­da.

Y es jus­ta­men­te esa fa­ce­ta de la mo­da, la que tam­bién se ve re­pre­sen­ta­da en La Dol­ce Vi­ta, pues otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des con las que cuen­ta es­te lu­gar –y que no tie­ne nin­gún otro en el país–, es un ex­qui­si­to show­room de cal­za­dos de di­ver­sas mar­cas eu­ro­peas, el cual por cier­to es­tu­vo am­bien­ta­do por la re­co­no­ci­da tien­da de di­se­ño KARE. Así, mien­tras ca­da co­men­sal aguar­da a que sus pla­ti­llos sean cui­da­do­sa­men­te pre­pa­ra­dos, pue­de acer­car­se a es­te es­pa­cio pa­ra ver y ad­qui­rir cual­quier mo­de­lo de su pre­fe­ren­cia, mien­tras dis­fru­ta de un de­li­cio­so es­pu­man­te, y con la tran­qui­li­dad de que su cal­za­do ele­gi­do lle­ga­rá su­til­men­te em­pa­que­ta­do a la puer­ta de su ca­sa u ofi­ci­na.

Ar­te

Va­le men­cio­nar que, au­na­do a los ele­men­tos de mo­da y ci­ne eu­ro­peo que es­tán pre­sen­tes en La Dol­ce Vi­ta, Sa­bino tam­bién ha que­ri­do brin­dar­le un me­re­ci­do tri­bu­to al ar­te, por lo cual de­ci­dió con­ver­tir la te­rra­za/ loun­ge en una es­pe­cie de ga­le­ría, en don­de los ar­tis­tas ve­ne­zo­la­nos po­drán ex­po­ner sus di­ver­sas obras por un de­ter­mi­na­do pe­río­do de tiem­po, y pos­te­rior­men­te ro­tar su es­pa­cio pa­ra brin­dar­le la opor­tu­ni­dad a otros de los tan­tos ta­len­tos con los que cuen­ta nues­tro país ac­tual­men­te.

Ubi­ca­do en el co­ra­zón de Caracas, La Dol­ce Vi­ta vol­vió al es­pa­cio que lo vio na­cer en la zo­na de Al­ta­mi­ra, pa­ra así re­en­con­trar­se con esos co­men­sa­les que aplau­die­ron sus me­jo­res épo­cas, triun­fos, que año­ran aque­llos ma­ra­vi­llo­sos pla­ti­llos; y, a su vez, pa­ra dar­se a co­no­cer tam­bién en­tre un nue­vo pú­bli­co de es­ta ge­ne­ra­ción, quie­nes po­drán co­no­cer por qué fue un lu­gar tan icó­ni­co en aquel en­ton­ces.

El que fue­ra uno de los es­pa­cios gas­tro­nó­mi­cos más icó­ni­cos y top de nues­tra ca­pi­tal, en­tre los años 70 y 90, ha vuel­to nue­va­men­te, pe­ro es­ta vez pa­ra que­dar­se y res­ca­tar lo me­jor de la co­ci­na ita­lia­na, y el ma­jes­tuo­so am­bien­te en don­de fu­sio­nan ele­men­tos de la mo­da y el ci­ne eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.