Por­ta­da

Mar­got Rob­bie

Too Much - - Contenido -

La chi­ca de oro aus­tra­lia­na, ha cau­ti­va­do con su po­ten­cial y ca­ris­ma a la in­dus­tria del ci­ne mun­dial. Su car­ta de pre­sen­ta­ción fue en “El lo­bo de Wall Street”, jun­to a Leo­nar­do Dica­prio, con un per­so­na­je bas­tan­te sen­sual y des­in­hi­bi­do. Mar­got es una mu­jer es­pon­tá­nea, con metas y objetivos cla­ros, a la que no le in­tere­sa de­ma­sia­do lo que otros ten­gan pa­ra de­cir. ¡20 pun­tos por eso!

Una mu­jer con más mu­cho que dar

Mar­got Rob­bie se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla de Holly­wood, con gran au­ge y re­le­van­cia. En la ado­les­cen­cia, de­ci­dió sa­lir de su zo­na de con­fort y bus­car en Síd­ney, fue­ra de su ciu­dad na­tal, un im­pul­so ha­cia su sue­ño en la ac­tua­ción. “Me gus­ta­ba el ci­ne, el dra­ma, las se­ries, pe­ro no sa­bía que se po­día man­te­ner una fa­mi­lia sien­do ac­triz”, con­fe­só en una en­tre­vis­ta. In­ter­pre­tó a la con­tro­ver­sial Don­na Freed­man en la se­rie aus­tra­lia­na “Neigh­bours” (Ve­ci­nos). Es­ta ven­ta­na fue una opor­tu­ni­dad in­creí­ble, pa­ra abrir­le nue­vas ru­tas y ca­mi­nos a la ac­triz. Pos­te­rior­men­te, de­ci­dió pro­bar suer­te en tie­rras ame­ri­ca­nas y, en efec­to, la tu­vo o no, la con­tra­ta­ron pa­ra ser par­te del per­so­nal de ca­bi­na de “Pan-am”, la se­rie su­per­gla­mo­ro­sa de Ch­ris­ti­na Ric­ci so­bre aza­fa­tas. Sin em­bar­go, es­te pro­yec­to fue can­ce­la­do, lo cual se con­vir­tió en una cir­cuns­tan­cia pro­ve­cho­sa pa­ra Mar­got, ya que pu­do asis­tir a los cas­tings pa­ra la pe­lí­cu­la “El lo­bo de Wall Street” (2013).

En la prue­ba fi­nal pa­ra de­ci­dir quién op­ta­ría por el pa­pel de Nao­mi La­pla­glia, aman­te y es­po­sa de Jor­dan Bel­fort (Leo­nar­do Dica­prio), en la pe­lí­cu­la de Mar­tín Scor­se­se, Mar­got sol­tó una bo­fe­ta­da a Dica­prio. “Hu­bo tres se­gun­dos de si­len­cio en los que que­ría des­apa­re­cer del ma­pa… Y en­ton­ces to­dos em­pe­za­ron a reír y Leo me di­jo: ‘Ha si­do sen- sa­cio­nal. Pue­des pe­gar­me otra vez”, con­tó. Es­ta ac­ción tan es­pon­tá­nea fue la que la con­sa­gró co­mo la in­tér­pre­te ideal pa­ra el per­so­na­je.

Rob­bie se ca­ta­pul­tó en la in­dus­tria holly­woo­den­se con es­ta his­to­ria tan par­ti­cu­lar y, des­de en­ton­ces, su éxi­to no ha pa­ra­do. En 2015 pro­ta­go­ni­zó “Fo­cus”, jun­to a Will Smith, “Sui­te Fra­nçai­se” y “The Big Short”. En 2016, “Whis­key Tan­go Fox­trot” y “La le­yen­da de Tar­zán”, en­car­nan­do a Ja­ne y com­par­tien­do pan­ta­lla con Ale­xan­der Skars­gard, y se con­vir­tió en Har­ley Quinn en la adap­ta­ción del co­mic “Es­cua­drón sui­ci­da”.

Por úl­ti­mo, el pa­sa­do 2017 es­tre­nó “Yo, Ton­ya”, un film ba­sa­do en la his­to­ria de la pa­ti­na­do­ra Ton­ya Har­ding. Es­ta pe­lí­cu­la tu­vo un to­que es­pe­cial pa­ra Mar­got, ya que no so­lo fue la pro­ta­go­nis­ta, sino tam­bién fue la pro­duc­to­ra del film.

Fa­mi­lia, pre­cia­do te­so­ro

Mar­got es hi­ja de Doug Rob­bie y Sa­rie Kess­ler. Su pa­dre es un im­por­tan­te hom­bre de ne­go­cios, con pro­pie­da­des de ca­ña de azú­car. Sin em­bar­go, y a pe­sar de apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a su fa­mi­lia, se dis­tan­ció de ellos cuan­do eran pe­que­ños, pa­ra de­di­car­se a las finanzas. Por tan­to, fue la ma­dre de Mar­got quien se de­di­có a criar­los y ve­lar por su bie­nes­tar. Sa­rie, es una fi­sio­te­ra­peu­ta que tie­ne más de trein­ta años de ex­pe­rien­cia en el área. Mar­got fue cria­da en­tre la gran­ja de sus abue­los y las pla­yas de la Gold Coast. Con 17 años, se fue a Mel­bour­ne a pro­bar for­tu­na co­mo ac­triz, y no le fue na­da mal.

La ac­triz tie­ne tres her­ma­nos, La­chlan “Loc­kie”, An­ya y Cameron, to­dos igua­les de atrac­ti­vos y des­lum­bran­tes que ella. El ma­yor, La­chlan, es un es­pe­cia­lis­ta en acro­ba­cias, y se de­di­ca a tra­ba­jar co­mo do­ble de ac­ción; de he­cho, tie­ne en su his­to­rial la­bo­ral films co­mo “Alien” y “Aqua­man”. An­ya, ha man­te­ni­do su iden­ti­dad ba­jo per­fil y muy dis­tan­te del mun­do del es­pec­tácu­lo. Mien­tras que su her­mano me­nor, Cameron, si­gue los pa­sos de Mar­got. Ac­tual­men­te es un as­pi­ran­te a ac­tor, pe­ro si el ta­len­to es he­re­di­ta­rio, de se­gu­ro ten­drá un fu­tu­ro pro­ve­cho­so. Mar­got Rob­bie se ha es­for­za­do por man­te­ner su vi­da per­so­nal en el círcu­lo de lo ín­ti­mo y pri­va­do. Pa­ra ella, su fa­mi­lia es el te­so­ro más pre­cia­do, por eso co­no­cer mu­cho de su en­torno más pró­xi­mo, no re­sul­ta de­ma­sia­do sen­ci­llo. Por lo pron­to, lo esen­cial es co­no­cer que es una mu­jer muy fa­mi­liar, y que ama es­tar cer­ca de su ma­dre y her­ma­nos. Con­fe­só pa­ra una re­vis­ta bri­tá­ni­ca que, cuan­do se ini­ció en el mun­do de la ac­tua­ción, sus pa­dres no es­ta­ban muy con­ten­tos con la de­ci­sión. “To­dos pen­sa­ban: ‘es di­ver­ti­do, pe­ro ¿cuán­do vas a con­se­guir un tra­ba­jo de ver­dad?’ y así fue por años”, de­cla­ró. Sin em­bar­go, gra­cias al éxi­to de sus per­so­na­jes, de­mos­tró de qué es­ta­ba he­cha y cuál se­ría su des­tino. Un amor en­vi­dia­ble En 2013, du­ran­te las gra­ba­cio­nes de “Sui­te Fra­nçai­se”, co­no­ció a Tom Ac­ker­ley, quien tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­te de di­rec­ción. El di­rec­tor de ci­ne bri­tá­ni­co cau­ti­vó a la ac­triz y, a pe­sar de que su ro­man­ce es­tu­vo lleno de lar­gas dis­tan­cias, via­jes cons­tan­tes y agen­das ocu­pa­das, am­bos su­pie­ron ju­gar las car­tas a su fa­vor, pa­ra dis­fru­tar del amor.

“Fui­mos ami­gos por un lar­go tiem­po. Yo es­tu­ve siem­pre enamo­ra­da de él, pe­ro pen­sé que él nun­ca me iba a que­rer igual”, con­fe­só la ac­triz a la re­vis­ta Vo­gue. Agre­gó que se de­cía a si mis­ma: “no ha­gas las co­sas ra­ras, Mar­got. No seas es­tú­pi­da, y di­le que él te gus­ta”. Lue­go, to­do se dio por sí so­lo y ac­tual­men­te dis­fru­tan de un amor en­vi­dia­ble. En di­ciem­bre de 2016, las cam­pa­nas de bo­da so­na­ron en una ce­re­mo­nia ín­ti­ma en Coo­ra­bell, New South Wa­les de Aus­tra­lia, y con no más de 50 in­vi­ta­dos se ju­ra­ron amor al ai­re li­bre. Pa­ra ga­ran­ti­zar que el mo­men­to fue­se pri­va­do, la pa­re­ja man­tu­vo en se­cre­to la lo­ca­li­za­ción del en­la­ce. Los in­vi­ta­dos se reunie­ron en un lu­gar pa­ra ser re­co­gi­dos y lle­va­dos al si­tio de la bo­da. Tam­bién tu­vie­ron que en­tre­gar sus ce­lu­la­res y cá­ma­ras. Tras un año de ma­tri­mo­nio, la her­mo­sa ac­triz re­ve­ló que su vi­da co­mo mu­jer ca­sa­da no es di­fe­ren­te a la re­la­ción que ya traían an­tes. “Ya éra­mos los me­jo­res ami­gos, e in­clu­so com­par­ti­mos ca­sa an­tes de es­tar juntos, y aho­ra bá­si­ca­men­te se­gui­mos sien­do los me­jo­res ami­gos y, evi­den­te­men­te, con­vi­vi­mos ba­jo el mis­mo te­cho, por lo que no ha cam­bia­do na­da en­tre no­so­tros, apar­te de que aho­ra lle­vo es­to –su ani­llo de bo­das– du­ran­te los fi­nes de se­ma­na”, con­tó a la re­vis­ta Vo­gue. Tam­bién afir­mó que no usa­ba su alian­za los días de se­ma­na, pa­ra evi­tar per­der­la en al­gu­na gra­ba­ción. Tie­ne el sue­ño de cons­truir jun­to a Ac­ker­ley, su es­po­so, una her­mo­sa fa­mi­lia y, al igual que ella, que ten­gan una in­fan­cia ma­ra­vi­llo­sa en su tie­rra na­tal.

Mo­de­lo: Mar­got rob­bie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.