Be­lle­za

Gym fa­cial

Too Much - - Contenido -

la gim­na­sia fa­cial En el ros­tro, exis­ten más de 50 múscu­los que mue­ves cons­tan­te­men­te, pe­ro nun­ca ejer­ci­tas; co­mo sa­brás, los que no ejer­ci­tas – sean de los bra­zos, pier­nas o ab­do­men– pier­den tono. La gim­na­sia fa­cial, prac­ti­ca­da con re­gu­la­ri­dad y cons­tan­cia, te per­mi­ti­rá man­te­ner los múscu­los de la ca­ra fir­mes y elás­ti­cos

¡En­ho­ra­bue­na! Con es­te innovador mé­to­do, so­lo ten­drás que cum­plir con tu ru­ti­na y dis­fru­tar de un ros­tro ra­dian­te y re­ju­ve­ne­ci­do en tan so­lo mi­nu­tos. El en­ve­je­ci­mien­to del ros­tro es una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de to­das las mu­je­res, lo que sin du­da al­gu­na, se con­vier­te en una cons­tan­te lu­cha con­tra las arru­gas que van sa­lien­do al pa­sar el tiem­po; pe­ro, ¡cal­ma! Que la gim­na­sia fa­cial lle­ga a no­so­tras co­mo una sal­va­ción in­do­lo­ra y efi­caz.

Co­no­ci­da tam­bién co­mo Pi­la­tes fa­cial, con­sis­te en ejer­ci­tar la mus­cu­la­tu­ra pa­ra lo­grar ob­te­ner un ros­tro y un cue­llo de­fi­ni­do y to­ni­fi­ca­do. Es­te mé­to­do vin­cu­la men­te y ca­ra, es de­cir, que ca­da mo­vi­mien­to de­be ser rea­li­za­do con ple­na con­cien­cia; son cin­cuen­ta múscu­los que de­be­mos es­ti­mu­lar, y ca­da uno tie­ne su tiem­po pa­ra ser for­ta­le­ci­do.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que los ejer­ci­cios pa­ra la ca­ra no son un re­me­dio mi­la­gro­so con­tra el en­ve­je­ci­mien­to; pe­ro si eres cons­tan­te, lo­gra­rás que la mus­cu­la­tu­ra se ten­se y se for­ta­lez­ca y, si eres una de esas mu­je­res que le teme a cual­quier in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca o con agu­jas, es una bue­na op­ción. Ade­más de re­la­jar­te, te ayu­da a ca­na­li­zar la ten­sión cau­sa­da por el es­trés pro­vo­ca­do por al­gu­nas ac­ti­vi­da­des dia­rias, me­jo­ra la cir­cu­la­ción, y oxi­ge­na tu ca­ra.

Gim­na­sia fa­cial: El ca­len­ta­mien­to Co­mo to­do ejer­ci­cio, la gim­na­sia fa­cial tam­bién tie­ne su tiem­po de ca­len­ta­mien­to, por lo que es im­por­tan­te acon­di­cio­nar y re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra de la ca­ra, cue­llo y hom­bros. ¿Có­mo ha­cer­lo? Con pe­que­ños ma­sa­jes so­bre esas áreas, uti­li­za la ye­ma de tus de­dos pa­ra dar sua­ves gol­pes, al igual que pe­que­ños pe­lliz­cos, es­to te ayu­da­rá a ac­ti­var la cir­cu­la­ción de esas zo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.