Gour­met

Hard Rock Ca­fé

Too Much - - Contenido -

Han pa­sa­do 47 años des­de que se inau­gu­ró el pri­mer Hard Rock Ca­fé, un 14 de ju­nio de 1971 en In­gla­te­rra. Sus fun­da­do­res, los nor­te­ame­ri­ca­nos Isaac Ti­grett y Pe­ter Mor­ton, re­si­dían en Lon­dres pa­ra esa fe­cha y la idea del pro­yec­to co­men­zó a raíz de la bús­que­da de pla­tos di­fe­ren­tes a la tra­di­cio­nal co­mi­da in­gle­sa y Mor­ton tam­bién año­ra­ba co­mer­se una bue­na hamburguesa con que­so al pu­ro es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano.

Mor­ton, con al­go de ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de los res­tau­ran­tes, y Ti­grett, ex­per­to en la par­te de ca­li­dad, se unie­ron y co­men­za­ron a bus­car un lo­cal dón­de desa­rro­llar es­te sue­ño. El pa­dre de Ti­grett tra­ba­ja­ba pa­ra la em­pre­sa Rolls Roy­ce y a tra­vés de él con­si­guie­ron que le arren­da­ran un an­ti­guo con­ce­sio­na­rio de la fir­ma de au­tos de lu­jo, ubi­ca­do en­tre las ca­lles más im­por­tan­tes de Hy­de Park y Pic­ca­dilly Cir­cus, una de las prin­ci­pa­les zo­na de Lon­dres. Al prin­ci­pio, la fir­ma del con­tra­to era tan so­lo por 6 me­ses y fue tan­ta la po­pu­la­ri­dad del res­tau­rant, que aún hoy, exis­te ese pri­mer lo­cal.

AS­CEN­SO AL ÉXI­TO

Pa­ra esa épo­ca, en Lon­dres ha­bía mu­cha di­vi­sión de cla­ses. Isaac y Pe­ter te­nían un con­cep­to in­no­va­dor y di­fe­ren­te pa­ra su ca­fé, un si­tio don­de to­do el mun­do que fue­ra, se­ría aten­di­do por igual, sin dis­tin­ción y don­de los co­men­sa­les dis­fru­ta­rían una pro­pues­ta ame­ri­ca­na, des­de ham­bur­gue­sas y cos­ti­llas, has­ta cer­ve­zas y tra­gos. La de­co­ra­ción ini­cial del lo­cal era un es­ti­lo ecléc­ti­co, con roc­ko­las y ban­de­ras. La con­ver­sión de Ti­grett al hin­duis­mo, au­na­do a la fi­lo­so­fía im­pe­ran­te en ese mo­men­to del gu­rú Sai Ba­ba, mar­có el lu­gar has­ta el pun­to de que mu­chos de los em­ble­má­ti­cos men­sa­jes que es­tán en las pa­re­des de los Hard Rock Ca­fé son los va­lo­res que ri­gen a la mar­ca. En­tre los más co­no­ci­dos es­tán: Lo­ve All – Ser­ve All (Ama a to­dos, sir­ve a to­dos), Ta­ke ti­me to be kind (To­ma un tiem­po pa­ra ser ama­ble).

PIE­ZAS MU­SI­CA­LES

La in­cor­po­ra­ción de las ob­je­tos mu­si­ca­les em­pe­zó con un he­cho for­tui­to: el fa­mo­so gui­ta­rris­ta y can­tan­te de rock bri­tá­ni­co Eric Clap­ton se hi­zo uno de los asi­duos vi­si­tan­tes de­bi­do a que el es­tu­dio de gra­ba­ción es­ta­ba cer­ca del lo­cal, pe­ro ca­da vez le era más di­fí­cil ac­ce­der

al ca­fé pues, se ha­cían lar­gas co­las pa­ra en­trar. En­ton­ces, el ar­tis­ta de­ci­dió ob­se­quiar­le una de sus gui­ta­rras al Hard Rock Ca­fé a cam­bio de ase­gu­rar su in­gre­so con ma­yor co­mo­di­dad. Así na­ció la pri­me­ra pie­za de co­lec­ción lue­go, a la se­ma­na, fue al lo­cal Pe­ter Town­send, miem­bro de la ban­da de The Who y co­men­tó: “La mía es tan bue­na co­mo la de él”, re­fi­rién­do­se a su gui­ta­rra, y a los días la ha­ría lle­gar al lu­gar pa­ra ser ex­pues­ta en la pa­red. Eran mu­chos los fa­mo­sos que vi­si­ta­ban el ca­fé, y es­to crea­ba gran au­ge en­tre los pa­pa­ra­zis que que­rían cap­tu­rar las me­jo­res fotos de los re­co­no­ci­dos ar­tis­tas ge­ne­ran­do pa­ra el Hard Rock Ca­fé su mo­men­to de glo­ria.

Los crea­do­res de es­te res­tau­ran­te dis­fru­ta­ron de su éxi­to en Lon­dres du­ran­te 10 años lue­go se di­vi­die­ron; uno se fue a la cos­ta Oes­te ame­ri­ca­na y el otro a la Es­te y crea­ron ca­da uno su pro­pia com­pa­ñía; Mor­ton’s Hard Rock Ame­ri­ca Inc, y Ti­grett’s Hard Rock Ca­fe In­ter­na­tio­nal. Así lle­gó a otros paí­ses co­mo Ja­pón y lue­go, Eu­ro­pa. Su ex­pan­sión se con­so­li­dó en los años 80 y 81 en to­do el mun­do, in­cur­sio­nan­do en la par­te del sec­tor ho­te­le­ro y de ca­si­nos. La co­lec­ción de ob­je­tos y ar­tícu­los le­gen­da­rios de fa­mo­sos se agi­gan­tó con cer­ca de 74.000 pie­zas dis­tri­bui­das por to­do el mun­do. Lue­go, pa­ra 1985, la em­pre­sa Plea­su­ra­ma, de­di­ca­da al en­tre­te­ni­mien­to, com­pró por com­ple­to las ac­cio­nes de Ti­grett, y au­men­tó los lo­ca­les y ya pa­ra 1990 con­ta­ba con 25 es­ta­ble­ci­mien­tos.

Con el pa­so del tiem­po, los pro­pie­ta­rios ter­mi­na­ron ven­dien­do sus ac­cio­nes an­te las ten­ta­do­ras ofer­tas; Hard Rock Ca­fé fue cre­cien­do de ma­ne­ra ace­le­ra­da con sus nue­vos pro­pie­ta­rios: la tri­bu de los in­dios se­mí­no­las, na­ti­vos ame­ri­ca­nos que ya te­nían 2 ho­te­les en la Flo­ri­da. Co­mo anéc­do­ta, cuen­tan que el je­fe in­dio via­jó a Ja­pón y es­tan­do allá qui­so co­mer­se una hamburguesa y lo lle­va­ron al Hard Rock de la zo­na y fue así co­mo co­no­ció la mar­ca.

AC­TUAL­MEN­TE

La mar­ca es­tá di­vi­di­da en dos seg­men­tos; el cor­po­ra­ti­vo, que es­tá ma­ne­ja­do por los due­ños ori­gi­na­rios di­rec­ta­men­te des­de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa y el se­gun­do seg­men­to: las fran­qui­cias, que es don­de es­tá el ma­yor cre­ci­mien­to, to­dos adap­ta­dos a los es­tán­da­res de la mar­ca. Ca­da Hard Rock es di­fe­ren­te, exis­ten más de 170 ca­fés y 25 ho­te­les. El te­ma mu­si­cal y el con­cep­to siem­pre es­tán pre­sen­tes, así co­mo las pie­zas que de­co­ran los lo­ca­les. Hard Rock Ca­fé se ha con­ver­ti­do en uno de los se­llos de di­ver­sión y en­tre­te­ni­mien­to más po­pu­la­res del mun­do.

EN VE­NE­ZUE­LA

Exis­ten dos Hard Rock Ca­fé, el pri­me­ro se inau­gu­ró ha­ce 13 años en Ca­ra­cas y el se­gun­do ha­ce 2 años en la is­la de Mar­ga­ri­ta. Am­bos tie­nen un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar. Co­mo da­to cu­rio­so: Ve­ne­zue­la es el se­gun­do país, des­pués de Ita­lia que más si­gue a la mar­ca a ni­vel mun­dial. El lo­cal de la ca­pi­tal tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 150 per­so­nas, ade­más cuen­ta con una te­rra­za al ai­re li­bre con una es­pec­ta­cu­lar vis­ta de Ca­ra­cas. El área de la tien­da es­tá di­se­ña­da en for­ma de gui­ta­rra. En el ca­fé hay 270 pie­zas em­ble­má­ti­cas y de co­lec­ción. El uni­for­me que vis­ten los jó­ve­nes que atien­den a los clien­tes es re­co­no­ci­do en cual­quier si­tio. La mar­ca Hard Rock Ca­fé de Ve­ne­zue­la co­la­bo­ra con di­ver­sas fun­da­cio­nes co­mo par­te de la fi­lo­so­fía del ne­go­cio, don­de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial for­ma par­te del ADN de la em­pre­sa.

EL PRI­MER HARD ROCK CA­FÉ DE TO­KIO SE INAU­GU­RÓ EN 1983

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.