Re­tra­tos

Bár­ba­ra Ro­drí­guez y Ma­rianggy In­ciar­te

Too Much - - Contenido -

Del mun­do de la moda al ci­be­res­pa­cio, así es la vi­da de es­ta di­se­ña­do­ra de mo­das que no juz­ga por la pri­me­ra im­pre­sión. Bár­ba­ra Ro­drí­guez es una mo­de­lo, blog­ge­ra y pu­bli­cis­ta que na­ció en la ciu­dad de Ca­ra­cas un 18 de enero de 1985, pe­ro a la cor­ta edad de 12 años se mu­dó con su fa­mi­lia a la ciu­dad de Va­len­cia, don­de si­gue re­si­dien­do. A pe­sar de ello, con­si­de­ra a Ca­ra­cas una ciu­dad trendy. Bár­ba­ra po­see cua­li­da­des muy de­fi­ni­das que la ca­rac­te­ri­zan co­mo re­si­len­te, op­ti­mis­ta, te­rre­nal, cons­tan­te, crea­ti­va y ca­ri­ta­ti­va con el pró­ji­mo. Ac­tual­men­te tra­ba­ja en su blog con una idea que se le ocu­rrió: “tu ta­lla no mi­de tu be­lle­za”, con la cual qui­sie­ra en al­gún mo­men­to es­cri­bir un li­bro. Hoy día Bár­ba­ra di­ri­ge Mo­del’s View Group

¿CÓ­MO TE CON­VER­TIS­TE EN UNA FAS­HION BLOGGER? ¿QUÉ TE LLE­VÓ AL LU­GAR DON­DE ES­TÁS HOY Y POR QUÉ? Ha­ce 12 años que soy par­te del sis­te­ma de moda, em­pe­cé co­mo mo­de­lo, lue­go pa­sé a di­ri­gir mi es­cue­la de mo­de­los y es­to me ha per­mi­ti­do co­no­cer muy bien a las mu­je­res, sus más gran­des mie­dos y por su­pues­to, tam­bién los míos. Siem­pre me desaho­ga­ba es­cri­bien­do, pe­ro nun­ca lo pu­bli­ca­ba por te­mor.

Me po­días ver ha­cien­do el co­men­ta­rio: “Me en­can­ta­ría te­ner un blog”, pe­ro mis mie­dos eran más fuer­tes. Lue­go que­de em­ba­ra­za­da, tu­ve un ni­ño ma­ra­vi­llo­so, pa­sé por un di­vor­cio que me gol­peó mu­cho la au­to­es­ti­ma y que fue el mo­ti­vo por el cual de­ci­dí que de­bía ha­cer al­go por mí; re­pa­rar­me y re­pa­rar a to­das aque­llas mu­je­res que de al­gu­na u otra for­ma no tie­nen las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar sa­lir una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

Tam­bién la con­di­ción del país don­de vi­vo, Ve­ne­zue­la, que atra­vie­sa des­de ha­ce años una cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca que me es­ti­mu­ló pa­ra rein­ven­tar­me y po­der trans­mi­tir lo que ha­bía apren­di­do con re­la­ción a la be­lle­za, al em­pren­di­mien­to, a la moda y a la vi­da du­ran­te años por me­dio de una pla­ta­for­ma a la que to­do el mun­do po­día te­ner ac­ce­so.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA SER UNA FAS­HION BLOGGER EN EL MUN­DO AC­TUAL? Es un tra­ba­jo co­mo cual­quier otro, se ne­ce­si­ta com­pro­mi­so, dis­ci­pli­na, en­fo­que, es­fuer­zo y un apren­di­za­je cons­tan­te, por­que el mun­do es­tá cam­bian­do ca­si a ca­da se­gun­do y es­tá en no­so­tras, las blogger, in­for­mar y crear ma­tri­ces de in­for­ma­ción que ge­ne­ren una in­fluen­cia po­si­ti­va en los lec­to­res.

¿QUÉ LE OFRECES A TU PÚ­BLI­CO? Ofrez­co ho­nes­ti­dad, una mi­ra­da cons­cien­te al in­te­rior pa­ra po­der cam­biar los pa­ra­dig­mas so­cia­les, de be­lle­za y tam­bién los es­pi­ri­tua­les que tan­to nos han he­cho da­ño y han lle­na­do de mie­do.

¿EN QUÉ TE INS­PI­RAS A LA HO­RA DE HA­CER TU TRA­BA­JO? En la gen­te en ge­ne­ral, creo mu­cho en las co­mu­ni­da­des, eso de ha­blar con per­so­nas que com­par­ten tu es­ti­lo de vi­vir, de pen­sar y de sen­tir; me en­fo­có en ayu­dar, en ser­vir, en creer en la ma­gia que hay en la di­ver­si­dad.

¿DESCRÍBENOS CÓ­MO ES TU PRO­CE­SO CREA­TI­VO? Ten­go dos pro­ce­sos crea­ti­vos: sen­tar­me, es­cu­char a mis alum­nos, com­pren­der la ex­pe­rien­cia de vi­da de ca­da uno, apren­der de ellos, sen­tar­me en un ca­fé y ob­ser­var a las per­so­nas, Las re­des so­cia­les y blogs son un am­bien­te di­gi­tal, pe­ro es­tán con­for­ma­dos por gen­te, hay que sa­lir y ob­ser­var des­de la sen­si­bi­li­dad. Tam­bién, ha­go si­len­cio, me­di­to y me co­nec­to con mi “Yo in­te­rior”, por­que es­toy se­gu­ra de que tie­ne to­das las res­pues­tas a mis pre­gun­tas.

¿TU MO­DE­LO DE NE­GO­CIOS? Es un ins­ti­tu­to que tie­ne co­mo ca­rre­ra “Mo­de­lo pro­fe­sio­nal in­te­gral”, ya que el mo­de­la­je pa­ra no­so­tros es una ca­rre­ra que no so­lo fun­cio­na pa­ra aque­llos que quie­ren ser mo­de­los, ac­tual­men­te sa­be­mos que te­ne­mos 15 se­gun­dos pa­ra de­jar una pri­me­ra bue­na im­pre­sión es de­cir, to­dos ne­ce­si­ta­mos ma­ne­jar he­rra­mien­tas de ima­gen y em­po­de­ra­mien­to per­so­nal. No­so­tros ma­ne­ja­mos un men­sa­je de in­clu­sión, don­de to­dos tie­nen la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar es­ta ca­rre­ra sin im­por­tar, ta­lla, me­di­das o es­ti­lo, por­que tra­ba­ja­mos con la esen­cia de las per­so­nas, no la que­re­mos cam­biar, nues­tra in­ten­ción es po­ten­ciar lo que ya eres. Hay mu­cho mie­do en la so­cie­dad, te­mor a no en­ca­jar, a no ser acep­ta­do, de­be­mos te­ner un en­fo­que más glo­bal, una ne­ce­si­dad de que la gen­te en­tien­da que ser di­fe­ren­te es­tá bien, es más, ser di­fe­ren­te es una for­ta­le­za.

¿CÓ­MO TE CONECTAS CON TU PÚ­BLI­CO? Creo mu­cho en las co­mu­ni­da­des, me gus­ta con­ver­sar, res­pon­der­les, de­di­co tres ho­ras ca­da no­che a res­pon­der to­do lo que me es­cri­ben, in­ter­cam­biar ideas, com­par­tir his­to­rias, mi co­mu­ni­ca­ción es di­rec­ta y ho­nes­ta.

¿QUÉ QUE BUS­CA TU PÚ­BLI­CO EN TU MAR­CA? Mi pú­bli­co bus­ca ba­lan­cear tres as­pec­tos de su vi­da; la be­lle­za co­mo un to­do, la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y la mo­ti­va­ción. Sé que bus­can cam­biar pa­ra­dig­mas, em­po­de­rar­se y ga­nar­le la ba­ta­lla a los mie­dos. Pa­ra mí es un ho­nor ser su vo­ce­ra, me sien­to hon­ra­da y agra­de­ci­da por co­nec­tar con mi mi­sión de vi­da.

Una mu­jer em­pren­de­do­ra con mu­chas me­tas que ha ido cum­plien­do en la vi­da y jus­to aho­ra, co­mien­za a dis­fru­tar sus lo­gros, plas­man­do sus ideas en to­do el im­pe­rio del di­se­ño que ha cap­ta­do la aten­ción de la so­cie­dad. Marianggny In­ciar­te es la due­ña, crea­do­ra y di­se­ña­do­ra de Day to Day Access, que mar­ca pau­ta en la moda ve­ne­zo­la­na. Ella es li­cen­cia­da en Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Si­món Ro­drí­guez y na­ti­va de Mé­ri­da. El per­fil de su em­pre­sa se­ña­la que las pren­das son idea­das pa­ra la mu­jer ac­tual, esa que cum­ple di­ver­sos ro­les pe­ro que nun­ca des­cui­da su ima­gen. Ade­más de su ver­sa­ti­li­dad, los di­se­ños ori­gi­na­les in­cen­ti­van un sen­ti­mien­to de or­gu­llo ca­da vez que se lu­cen. ¿CUÁ­LES PA­LA­BRAS LA DE­FI­NEN? Res­pon­sa­bi­li­dad, per­se­ve­ran­cia, fi­de­li­dad y res­pe­to.

¿QUÉ ES SU TRA­BA­JO? Es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra de la cual to­dos los días apren­des al­go nue­vo y te mo­ti­va a es­tar cons­tan­te­men­te in­no­van­do. La em­pre­sa se fun­dó en ju­nio de 2015 y con­ta­mos con 7 em­plea­dos. A ellos pro­cu­ro trans­mi­tir­les res­pon­sa­bi­li­dad, com­pro­mi­so, de­di­ca­ción, sen­ti­do de per­te­nen­cia, tra­ba­jo en gru­po, opor­tu­ni­dad y res­pe­to. Day to Day ha par­ti­ci­pa­do en el Mar­ket de Ti­ti­na Pen­zi­ni, en Miss Earth 2017 y en la Pre­mie­re 2018 de las Pe­lí­cu­las en Cines Uni­dos.

¿CÓ­MO ES SU DÍA A DÍA? Sue­lo re­vi­sar a pri­me­ra ho­ra mi agen­da de ca­sos pen­dien­tes, lue­go me reúno 15 min con el per­so­nal de ven­tas. Me gus­ta es­tar in­for­ma­da de las “tien­das alia­das” con el de­par­ta­men­to de des­pa­cho que es el que ha­ce po­si­ble que ca­da fra­ne­la de Day to Day lle­gue en el tiem­po que le in­di­ca­mos a nues­tros clien­tes. Pa­ra mí eso es vi­tal, tan­to que di­ría que mi co­lum­na ver­te­bral es la aten­ción al clien­te. Lue­go, es­toy su­per ac­ti­va con nues­tro de­par­ta­men­to au­dio vi­sual. En el ta­ller cui­do los de­ta­lles de la fa­bri­ca­ción y con el de­par­ta­men­to de di­se­ño gráfico, don­de po­ne­mos a vo­lar la ima­gi­na­ción, la crea­ti­vi­dad, los co­lo­res y las tex­tu­ras de la mano de un ex­ce­len­te equi­po de mer­ca­deo, que ha­ce po­si­ble se­gún un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad, si la fra­ne­la a di­se­ñar ten­drá im­pac­to en el mer­ca­do.

SU GUS­TO POR LA CO­MI­DA En­tre se­ma­na me co­ci­nan. Pe­ro los fi­nes de se­ma­na co­cino.

AL­GO QUE SIEM­PRE TIE­NE EN CA­SA ¡Un buen que­so!

¿CUÁL ES SU DE­POR­TE? El Yo­ga.

LU­GAR FA­VO­RI­TO PA­RA VIA­JAR? Es­ta­dos Uni­dos. Y en­tre pla­ya y mon­ta­ña, pre­fie­ro la pla­ya.

LA MU­JER PER­FEC­TA ES... Ca­da mu­jer es per­fec­ta a su ma­ne­ra, por eso so­mos úni­cas.

¿INS­PI­RA­CIÓN PA­RA EL TRA­BA­JO? ¡Sí! Mis hi­jos y mi es­po­so.

¿SU PER­SO­NA­JE HIS­TÓ­RI­CO? lui­sa cá­ce­res de aris­men­di por ser una mu­jer que pe­se a los múl­ti­ples pro­ble­mas y su­fri­mien­tos que vi­vió a lo lar­go de su vi­da, nun­ca aban­do­nó sus idea­les.

¿QUÉ LE HA DA­DO VE­NE­ZUE­LA? Opor­tu­ni­da­des, vi­da, fa­mi­lia, ami­gos, sue­ños y mo­men­tos inol­vi­da­bles. ¡ Mi país!

¿AL­GO QUE LA HA­GA FE­LIZ? Sa­lir a ce­nar los vier­nes con mi es­po­so.

¿QUÉ NO TO­LE­RA? El des­or­den.

¿VIA­JAR PA­RA CREAR? Via­jar en mi tra­ba­jo es inevi­ta­ble. Pa­ra la com­pra de los ma­te­ria­les que ne­ce­si­ta­mos pa­ra la fa­bri­ca­ción de al­gu­na de nues­tras téc­ni­cas. Al via­jar abres tu men­te, te des­cu­bres a ti mis­ma, apren­des a in­ter­ac­tuar, agra­de­ces más a la vi­da.

¿DAY TO DAY HAS­TA HOY? Se afian­za en el mer­ca­do ve­ne­zo­lano. Des­de que na­ció me pa­re­ce que el tiem­po ha pa­sa­do muy rá­pi­do. Pa­ra mi han si­do mu­chí­si­mos años. Em­pe­zó sien­do un hob­bie, lue­go pa­só a ser al­go muy se­rio. Na­ció co­mo un be­bé con ojos, ca­be­zas pier­nas y em­pe­zó a ca­mi­nar muy rá­pi­do.

¿QUÉ TAL LA RE­CEP­TI­VI­DAD EN EL MER­CA­DO VE­NE­ZO­LANO? La re­cep­ti­vi­dad en el mer­ca­do ve­ne­zo­lano ha si­do to­do un éxi­to. Va­mos a po­der es­tar en ca­da tien­da por to­da Ve­ne­zue­la, por­que se­gui­mos apos­tan­do por nues­tro país. Va­mos a cre­cer tra­ba­jan­do por nues­tro país.

¿LA VI­SIÓN EM­PREN­DE­DO­RA? Va en­fo­ca­da ha­cia el cre­ci­mien­to, y co­mo di­je an­te­rior­men­te, la veo co­mo un ni­ño. Ca­da día apren­de­mos al­go nue­vo y los erro­res los va­mos su­peran­do. Sin pri­sa pe­ro con pa­sos fir­mes.

LA IN­VI­TA­DA FAS­HION

En la co­lec­ción pre­sen­ta­da a prin­ci­pios de año hu­bo una co­la­bo­ra­ción real­men­te es­pe­cial de la pe­rio­dis­ta Ro­cío Hi­gue­ra, quien fue in­vi­ta­da a di­se­ñar va­rias fra­ne­las, ex­pre­san­do que es la pri­me­ra vez que lo ha­ce. con crea­cio­nes be­llas y di­ver­ti­das”. Con fra­ses ins­pi­ra­do­res hi­zo las pren­das co­mo una ma­ne­ra fres­ca, ca­sual de lle­var el look dia­rio. Pa­ra Hi­gue­ra de­be ha­ber si­do una ex­pe­rien­cia muy fruc­tí­fe­ra ya que su ta­len­to se afian­za en los nue­vos ma­ti­ces del día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.