Be­lle­za

Pro­tec­ción so­lar y cor­tes de ca­be­llo

Too Much - - Contenido - Por Car­men Mar­tín/ Efe-re­por­ta­jes

La pro­tec­ción so­lar es una in­ver­sión de fu­tu­ro pa­ra la piel y pa­ra la sa­lud. Ren­dir­se a los con­di­cio­na­mien­tos so­cia­les pa­ra es­tar mo­reno a cual­quier pre­cio no nos be­ne­fi­cia.no se tra­ta de re­nun­ciar al bron­cea­do, sig­ni­fi­ca que lo de­be­mos con­se­guir­lo po­co a po­co, evi­tan­do las que­ma­du­ras, pre­ser­van­do el ca­pi­tal so­lar de nues­tra piel los adul­tos y, es­pe­cial­men­te, los ni­ños.

ADO­LES­CEN­TES, GRU­PO DE RIES­GO

La in­ten­ción de los der­ma­tó­lo­gos es con­cien­ciar a los ado­les­cen­tes, al tra­tar­se del gru­po de edad que me­nos ad­vier­te los pre­jui­cios que pue­de oca­sio­nar to­mar el sol sin pro­tec­ción so­lar.

“Los ex­ce­sos de la moda de es­tar mo­re­nos tie­nen sus con­se­cuen­cias”, ad­vier­te la der­ma­tó­lo­ga Paloma Bo­rre­gón, quien aña­de que un 65 por cien­to de la po­bla­ción re­co­no­ce que ha su­fri­do que­ma­du­ras con am­po­llas una o dos ve­ces en su vi­da. La far­ma­céu­ti­ca y nu­tri­cio­nis­ta Ma­rián García ase­gu­ra que la con­cien­cia­ción so­bre el uso de pro­tec­to­res so­la­res siem­pre es ne­ce­sa­ria por­que “nos fo­to­pro­te­ge­mos más, pe­ro hay que ha­cer­lo me­jor” y se­ña­la que los con­su­mi­do­res des­co­no­cen la can­ti­dad de pro­tec­ción que de­be apli­car­se so­bre ca­da par­te del cuer­po, cuán­do y cuán­tas ve­ces.

ELEC­CIÓN DEL PRO­TEC­TOR SO­LAR

La elec­ción de un pro­tec­tor so­lar “ade­cua­do” es el pri­mer pa­so pa­ra cui­dar la piel y pre­ve­nir la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des. “El fil­tro so­lar es un ele­men­to im­pres­cin­di­ble que de­be apli­car­se so­bre la piel los 365 días del año, in­clu­so cuan­do el cie­lo es­tá ta­pa­do o cuan­do llue­ve”, ex­pli­ca In­ma­cu­la­da Can­ter­la, far­ma­céu­ti­ca es­pe­cia­lis­ta en der­mo­cos­mé­ti­ca de la clí­ni­ca Cos­me­ceu­ti­cal Cen­ter.

Los la­bo­ra­to­rios Avè­ne han re­vi­sa­do su for­mu­la­ción y han re­no­va­do su ga­ma pa­ra el ros­tro SPF50+ con la in­te­gra­ción de un nue­vo ac­ti­vo an­ti­oxi­dan­te, la Tia­li­di­na. Ariad­na Ortiz, der­ma­tó­lo­ga de Pie­rre Fa­bre, ase­gu­ra que “se tra­ta de una fór­mu­la de tex­tu­ra sua­ve y có­mo­da en su apli­ca­ción”. Pa­ra las pie­les sen- si­bles o con im­per­fec­cio­nes re­co­mien­da Ce­la­nan­ce So­lar SPF 50+. Su bru­ma sa­ti­na­da con SPF 30 es uno de sus clá­si­cos más atrac­ti­vos por la fa­ci­li­dad a la ho­ra de su apli­ca­ción y su efi­ca­cia.

LA ME­JOR CRE­MA ANTIENVEJECIMIENTO

Los pro­tec­to­res so­la­res son el me­jor tra­ta­mien­to antienvejecimiento, una ra­zón por la que Darp­hin pro­po­ne pro­duc­tos con tec­no­lo­gía que pro­te­ge con­tra la for­ma­ción de lí­neas de ex­pre­sión pre­ma­tu­ras y man­chas, ade­más de re­sis­ten­te al agua. En la mis­ma lí­nea an­ti­edad Me­dik8 pro­po­ne un pro­tec­tor for­mu­la­do con na­no­par­tí­cu­las SPF 30, Phy­si­cal Suns­creen, for­ti­fi­ca­do con tec­no­lo­gías an­ti­po­lu­ción.

Eu­ce­rin plan­tea pa­ra es­te ve­rano pro­duc­tos que pro­te­ge la piel de un es­pec­tro más am­plio de ra­dia­cio­nes, tan­to las UV co­mo las HELV (luz vi­si­bles de al­ta ener­gía) gra­cias a in­gre­dien­tes co­mo Li­co­cal­cón A, un com­pues­to na­tu­ral de­ri­va­do de la plan­ta Glycyrrhi­za in­fla­ta, y co­no­ci­do por sus pro­pie­da­des an­tin­fla­ma­to­rias y an­ti­oxi­dan­tes. La fir­ma Bio­der­ma pres­ta es­pe­cial aten­ción a las mu­je­res em­ba­ra­za­das y a las man­chas que se pue­den pro­du­cir por los cam­bios hor­mo­na­les con Pho­to­derm M SPF50+, que ad­vier­ten de que pre­vie­ne el me­las­ma ya que pro­te­ge de la luz vi­si­ble con el óxi­do de hie­rro y con gla­bri­di­na co­mo des­pig­men­tan­te.

MEZ­CLA DE FIL­TROS

Los ex­per­tos de Cli­ni­que re­cuer­dan que el sol nos ayu­da a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D, ne­ce­sa­ria pa­ra la ab­sor­ción del cal­cio y man­te­ner fuer­tes los hue­sos gra­cias a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta, una cir­cuns­tan­cia que pue­den pro­du­cir efec­tos no­ci­vos so­bre la piel, por lo que re­cuer­dan la ne­ce­si­dad de una pro­tec­ción res­pon­sa­ble y la uti­li­za­ción de pro­tec­to­res so­la­res.

En su pro­tec­tor an­ti­edad mez­cla de fil­tros mi­ne­ra­les y tra­di­cio­na­les jun­to a la tec­no­lo­gía So­lars­mart+ pa­ra pro­te­ger la piel de los efec­tos de los ra­yos UVA/UVB, ade­más de los agen­tes me­dioam­bien­ta­les. Una tec­no­lo­gía que tam­bién uti­li­zan en sus pro­tec­to­res cor­po­ra­les, sin acei­tes e in­di­ca­dos pa­ra pie­les sen­si­bles.

LOS PRO­TEC­TO­RES SO­LA­RES SON EL ME­JOR TRA­TA­MIEN­TO ANTIENVEJECIMIENTO

Cuan­do se es­tá can­sa­da de las me­le­nas lar­gas con ra­ya al me­dio o a un la­do, las me­chas ca­li­for­nia­nas, los me­cho­nes ru­bios en la zo­na ba­ja del ca­be­llo o los ri­zos, un buen cor­te pue­de re­sul­tar ul­tra fe­me­nino y atrac­ti­vo, a la par que re­ju­ve­ne­ce­dor.

El cor­te “pi­xie” o “ga­rçon” siem­pre es­tá de moda, pe­ro no to­das las mu­je­res se atre­ven con él. So­lo las más va­lien­tes se des­po­jan del ca­be­llo y de­jan su ros­tro al des­cu­bier­to. “Hay mu­chos es­ti­los den­tro de es­ta apues­ta”, ex­pli­ca la pe­lu­que­ra y ma­qui­lla­do­ra Cha­ro Pa­lo­mo, la cual con­si­de­ra que es­te cor­te es una gran op­ción “pa­ra re­no­var la ima­gen y en­con­trar agi­li­dad y ver­sa­ti­li­dad en el pei­na­do”.

Pa­ra Da­vid Le­sur, de los sa­lo­nes Da­vid Künz­le en Ma­drid, el cor­te “ga­rçon” es una op­ción es­tu­pen­da y fa­vo­re­ce­do­ra cuan­do ade­más se cuen­ta con un tu­pé. “En de­fi­ni­ti­va, unos de los es­ti­los más co­pia­dos e icó­ni­cos de cuán­tos exis­ten y que fa­vo­re­ce a cual­quier edad”, ar­gu­men­ta Le­sur, quien con­si­de­ra que “es­te cor­te tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des y es per­fec­to pa­ra ca­be­llos muy fi­nos por­que da la sen­sa­ción de te­ner más pe­lo y más vo­lu­men”.

La me­jor op­ción es de­can­tar­te por lu­cir­lo muy cor­to en la nu­ca y en los la­te­ra­les, con la ra­ya al la­do y la par­te su­pe­rior bas­tan­te más lar­ga. Ese efec­to vo­lu­mi­ni­za­dor se­rá la cla­ve.

Es­te cor­te de pe­lo ad­mi­te de­cli­na­cio­nes por lo que se pue­de adap­tar a to­do ti­po de ros­tros, mu­cho me­jor en mu­je­res con cue­llos lar­gos y es­ta­tu­ra ba­ja.

“Aun­que los óva­los fa­cia­les re­don­dos tam­bién son ap­tos si se tie­ne vo­lu­men en la par­te pos­te­rior”, ex­pli­ca Da­vid Le­sur, quien re­co­no­ce que el ca­be­llo cor­to en ve­rano “es muy fá­cil de man­te­ner y es ideal pa­ra los días cá­li­dos y hú­me­dos”.

A LO “GA­RÇON” SIEM­PRE ES MO­DERNO

A pe­sar de su lar­ga tra­yec­to­ria, el cor­te “ga­rçon” es mo­derno y es fá­cil de arre­glar­lo uno mis­ma, “ade­más de te­ner la ca­pa­ci­dad de res­tar años al as­pec­to”, apun­ta Cha­ro Pa­lo­mo.

Es­te cor­te de ca­be­llo, que re­quie­re pa­sar por pe­lu­que­ría ca­da cua­tro o seis se­ma­nas, es fá­cil de pei­nar­lo en ca­sa, sin pa­sar por el sa­lón. “Es muy re­co­men­da­ble pei­nar­lo con una ja­lea cor­po­ri­zan­te en ca­be­llos fi­nos y pa­ra ca­be­llos más fuer­tes una le­che de pei­na­do, que se fi­ja pos­te­rior­men­te con ce­ra o la­ca”, ex­pli­ca Paul Tu­dor, es­ti­lis­ta de los sa­lo­nes Da­vid Künz­le.

El “pi­xie” es fá­cil de es­ti­li­zar, “si el ti­po de pe­lo es li­so, so­lo re­quie­re un po­qui­to de cre­ma cuan­do es­ta hú­me­do y lis­to; si es grue­so o ri­za­do hay que tra­tar­lo con otros pro­duc­tos ti­po gel o mas­ca­ri­llas has­ta con­se­guir el efec­to que se desee”, se­gún lo +ex­pli­ca Cha­ro Pa­lo­mo.

CON AI­RE PER­SO­NAL

Cuan­do el ob­je­ti­vo es dar­le un ai­re más per­so­nal, las op­cio­nes son mu­chas, des­de un pi­xie grun­ge, des­pei­na­do o curly que siem­pre dan un to­que de re­bel­día, a otras más for­ma­les co­mo el pa­ri­sino, el ca­pea­do o el le­van­ta­do.

Pue­des jugar con la lon­gi­tud del fle­qui­llo, tam­bién muy de moda y ten­den­cia es­te año, y dar­le for­mas atre­vi­das y asi­mé­tri­cas que le su­men ori­gi­na­li­dad y un cier­to ai­re “co­ol” a tu es­ti­lo.

Eso sí, es im­por­tan­te que no se cor­te de­ma­sia­do por­que se­rá más com­pli­ca­do ma­ne­jar­lo”, aña­de Le­sur, quien re­cuer­da que es fun­da­men­tal adap­tar el cor­te de ca­be­llo al ti­po de ros­tro.

“Si es re­don­da se de­be apos­tar por vo­lu­men en la par­te su­pe­rior y al­gu­nos me­cho­nes del­ga­dos en la pun­ta pa­ra ca­mu­flar la re­don­dez”, ex­pli­ca.

Si se tie­ne el ros­tro cua­dra­do, es me­jor de­jar pe­lo al­re­de­dor de la man­dí­bu­la que “sua­vi­ce

los án­gu­los”. Otra op­ción, es un cor­te bob muy, muy cor­ti­to -me­le­na mi­ni jus­to por de­ba­jo del ló­bu­lo de la ore­ja-. Pue­de ser el pri­mer pa­so pa­ra sal­tar ha­cia un pe­lo cor­to que mar­que la man­dí­bu­la.

Cuan­do se po­see un ros­tro alar­ga­do, el fle­qui­llo re­sul­ta el me­jor alia­do, cuan­to más lar­go me­jor, así se mi­ni­mi­za su lon­gi­tud. A los ros­tros ova­la­dos, les sien­ta bien ca­si to­do, so­lo tie­nen que atre­ver­se.

Cor­te de pe­lo ca­pea­do de la fir­ma Ma­trix

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.