Tu­ris­mo

Porto San­to

Too Much - - Contenido - Por Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez/efe Re­por­ta­jes / Fotos: El­vi­ra Ur­qui­jo/efe

En el 600 aniver­sa­rio de su des­cu­bri­mien­to, la is­la se pre­cia de su con­tri­bu­ción a al­gu­nas de las ges­tas de los na­ve­gan­tes por­tu­gue­ses y so­bre to­do, de ha­ber si­do por unos años, ho­gar de Cris­tó­bal Co­lón, que se ca­só allí con Fe­li­pa Mo­niz, la hi­ja del go­ber­na­dor

Hay des­ti­nos que re­quie­ren cal­ma a quien los vi­si­ta y otros que la in­fun­den na­da más pi­sar­los, así es la is­la de Porto San­to, en el ar­chi­pié­la­go de Ma­dei­ra en pleno océano Atlán­ti­co. La na­tu­ra­le­za se to­mó na­da me­nos que 14 mi­llo­nes de años pa­ra for­mar, fren­te a la cos­ta de nor­te de Áfri­ca. Una joya de so­lo 42 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, seis ve­ces más pe­que­ña que El Hie­rro, la me­nor de las Ca­na­rias... y con la mi­tad de su po­bla­ción, 5.000 ha­bi­tan­tes.

Porto San­to fue ha­ce mu­cho tiem­po co­mo su ve­ci­na Ma­dei­ra o co­mo sus pri­mas ca­na­rias de La Pal­ma o La Go­me­ra, qui­zás no tan gran­de, pe­ro sí igual de es­car­pa­da, bos­co­sa y hú­me­da. Sin em­bar­go, en es­te pun­to del océano, la ero­sión im­pu­so su ley en so­lo 30.000 años. Un sus­pi­ro en la vi­da de una is­la y des­de en­ton­ces, man­da la are­na. Pa­ra suer­te de los por­to­san­ten­ses, la is­la es­tá cu­bier­ta por me­tros de are­na en la ma­yor par­te de su su­per­fi­cie. Es un cam­po de du­nas que as­cien­de des­de el océano por los acan­ti­la­dos del nor­te em­pu­ja­do por la fuer­za de los ali­sios y se de­rra­ma des­de la lla­ma­da Fon­te de Areia, ha­cia la enor­me pla­ya do­ra­da que cu­bre ca­si to­da su cos­ta sur (en con­cre­to, nue­ve de los on­ce ki­ló­me­tros).

“En Porto San­to siem­pre he­mos vi­vi­do con un ojo en la tie­rra y otro en el mar”, ase­gu­ra el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal de la is­la. Ida­lino Vas­con­ce­los no exa­ge­ra: to­da la is­la de­pen­dió has­ta me­dia­dos del si­glo XX ex­clu­si­va­men­te de una agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia, adap­ta­da a ex­pri­mir al má­xi­mo las po­cas tie­rras fér­ti­les de la Se­rra de Den­tro, don­de la hu­me­dad sub­te­rrá­nea se ha­ce evi­den­te en un pu­ña­do de oa­sis di­se­mi­na­dos en­tre ba­rran­cos ca­si de­sér­ti­cos.

Los naturales de es­ta is­la acos­tum­bra­ban a guar­dar en si­los ba­jo el sue­lo la co­se­cha de ce­rea­les y pa­pas (que en es­tas tie­rras no se lla­ma pa­ta­ta ni ba­ta­ta, sino “se­mi­lla”, así, en cas­te­llano, co­mo ve­nía ro­tu­la­da

en los sa­cos de las na­ves de Amé­ri­ca), no so­lo pa­ra con­ser­var­la, sino tam­bién por la iner­cia que mue­ve la me­mo­ria de un pue­blo so­me­ti­do de an­ti­guo al sa­queo per­ti­naz de los pi­ra­tas.

En los años se­sen­ta, la cons­truc­ción de su ae­ro­puer­to -el pri­me­ro del ar­chi­pié­la­go de Ma­dei­ra- lo cam­bió to­do. La is­la se abrió al ex­te­rior, le­van­tó su pri­mer ho­tel (el Porto San­to, aún en fun­cio­na­mien­to) y des­cu­brió que po­día vi­vir del tu­ris­mo.

Porto San­to es hoy un des­tino tan asen­ta­do en al­gu­nos mer­ca­dos tu­rís­ti­cos co­mo el de Reino Uni­do y Ale­ma­nia, y des­co­no­ci­do en otros, en­tre ellos Es­pa­ña. Y lo es a su ma­ne­ra, con ci­fras que no so­bre­pa­san los 20.000 vi­si­tan­tes en el mes más al­to: agos­to, cuan­do a los tu­ris­tas se les su­ma un buen pu­ña­do de fa­mi­lias de Ma­dei­ra que se mu­dan unas se­ma­nas a su ca­sa de ve­ra­neo en Porto San­to.

Na­da que ver con las ci­fras de Te­ne­ri­fe o Gran Ca­na­ria, is­las que aco­gen du­ran­te ca­si to­do el año en­tre 500.000 y 370.000 tu­ris­tas mes tras mes, res­pec­ti­va­men­te; ni con Lan­za­ro­te y Fuer­te­ven­tu­ra que ron­dan los 200.000 al mes; ni tam­po­co con la ve­ci­na Ma­dei­ra, que mo­vi­li­za unos 100.000. Ni si­quie­ra se acer­ca Porto San­to en su mes más aje­trea­do a las ci­fras de al­gu­nas villas cos­te­ras del Can­tá­bri­co, en Es­pa­ña, que en ve­rano pa­san de 10.000 a más de 100.000 ha­bi­tan­tes.

El tu­ris­mo en es­ta is­la es di­fe­ren­te y se no­ta: la pe­que­ña is­la por­tu­gue­sa se bas­ta y so­bra con un su­per­mer­ca­do y una far­ma­cia pa­ra sus re­si­den­tes y to­dos sus vi­si­tan­tes. Sus carreteras son tan tran­qui­las que so­bran los se­má­fo­ros. De he­cho, no hay ni uno. Y so­lo exis­te una ga­so­li­ne­ra, que ni si­quie­ra se echa en fal­ta si uno op­ta por re­co­rrer la is­la en bi­ci o en un co­che eléc­tri­co de al­qui­ler.

Los por­to­san­ten­ses lu­cen con or­gu­llo el te­ner des­de ha­ce tiem­po una ta­sa de cri­mi­na­li­dad nu­la, lo que les per­mi­te se­guir con la cos­tum­bre is­le­ña de de­jar la ca­sa abier­ta, con la lla­ve pues­ta en la ce­rra­du­ra de la puer­ta. “Aquí nos co­no­ce­mos to­dos. Co­no­ce­mos has­ta a los pe­rros y ga­tos del ve­cino”, di­ce su al­cal­de. Tam­bién pre­su­men de su cos­ta sur, ele­gi­da por los por­tu­gue­ses co­mo la me­jor pla­ya de du­nas del país. Un are­nal tan ex­ten­so, que si to­dos los vi­si­tan­tes del mes más con­cu­rri­do fue­ran a ba­ñar­se a la vez, no se jun­ta­rían más que dos por me­tro de li­to­ral.

SEIS SI­GLOS DE SU DES­CU­BRI­MIEN­TO

Qui­zás uno pue­da sen­tir­se acom­pa­ña­do en es­tas aguas de to­nos tur­que­sas si es­co­ge un tra­mo de pla­ya en la ca­pi­tal, Vi­la Ba­lei­ra, o jun­to a un ho­tel. Pe­ro so­lo hay diez en nue­ve ki­ló­me­tros, así que hay are­na de so­bra pa­ra per­der­se y so­la­zar­se en ella. La are­na de Porto San­to es es­pe­cial. En es­ta is­la, el vi­si­tan­te no pi­sa are­na vol­cá­ni­ca, ni tam­po­co mi­ne­ral pro­pia­men­te di­cha. Ca­mi­na so­bre los res­tos de mi­llo­nes de se­res vi­vos, la he­ren­cia de un enor­me arre­ci­fe tro­pi­cal de co­ral que que­dó ex­pues­to al ai­re cuan­do el mar des­cen­dió en las úl­ti­mas gla­cia­cio­nes y se con­vir­tió en una are­na car­bo­na­ta­da que se di­suel­ve al con­tac­to con el su­dor, trans­mi­tien­do a la piel sus mi­ne­ra­les. Los ha­bi­tan­tes lo­ca­les es­tán tan or­gu­llo­sos de ella, que va­rios ho­te­les ofre­cen tra­ta­mien­tos re­la­jan­tes y es­té­ti­cos cu­ya ba­se es so­lo la are­na.

Sin em­bar­go, no to­do el que lle­ga a la is­la aca­ba en su pla­ya. Ca­da día des­em­bar­can en el puer­to de Abri­go, de­ce­nas de tu­ris­tas que se tras­la­dan des­de Ma­dei­ra so­lo pa­ra jugar allí al golf du­ran­te unas ho­ras. Mu­chos de ellos pro­ce­den del Reino Uni­do, la cu­na de ese de­por­te, y lle­gan atraí­dos por dos pa­la­bras que fun­cio­nan co­mo un imán en la men­te de mi­les de gol­fis­tas bri­tá­ni­cos: Se­ve Ba­lles­te­ros.

El le­gen­da­rio ju­ga­dor cán­ta­bro di­se­ñó esa ins­ta­la­ción: un cam­po de 27 ho­yos (en reali­dad son dos, uno de 18 ho­yos y otro de nue­ve), con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res de Eu­ro­pa y que se pre­cia de ser am­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble (se rie­ga con el agua re­si­dual de to­da la is­la, una vez de­pu­ra­da). Sus ho­yos tie­nen ade­más co­mo ve­ci­nos al pi­co de Ana Fe­rrei­ra, don­de unas es­pec­ta­cu­la­res co­lum­nas de ba­sal­to de for­ma he­xa­go­nal re­cuer­dan al vi­si­tan­te que de­ba­jo de los ‘greens’ y de me­tros y más me­tros de du­na fó­sil un día la­tió un vol­cán.

Porto San­to tam­bién tie­ne una his­to­ria que ofre­cer al vi­si­tan­te. Pre­ci­sa­men­te en el 600 aniver­sa­rio de su des­cu­bri­mien­to, la is­la se pre­cia de su con­tri­bu­ción a al­gu­nas de las ges­tas de los na­ve­gan­tes por­tu­gue­ses y, so­bre to­do, de ha­ber si­do por unos años ho­gar de Cris­tó­bal Co­lón, que se ca­só allí co­mo Fe­li­pa Mo­niz, la hi­ja del go­ber­na­dor. Co­mo do­te, Co­lón re­ci­bió de su sue­gro, Bar­to­lo­meu Pe­res­tre­lo, las car­tas de los vien­tos y co­rrien­tes de las po­se­sio­nes por­tu­gue­sas en el Atlán­ti­co, do­cu­men­tos que los por­to­san­ten­ses creen que ali­men­ta­ron su idea de via­jar a las In­dias por Oc­ci­den­te.

PA­RA SUER­TE DE LOS POR­TO­SAN­TEN­SES, LA IS­LA ES­TÁ CU­BIER­TA POR ME­TROS DE ARE­NA EN LA MA­YOR PAR­TE DE SU SU­PER­FI­CIE

La cos­ta sur, su pla­ya y la ca­pi­tal Vi­la Ba­lei­ra, des­de el Mi­ra­dou­ro da Por­te­la

Acan­ti­la­dos de la cos­ta nor­te, en la Fon­te da Areia (Fuen­te de Are­na)

Ela­bo­ra­ción so­bre pie­dra del bo­lo da ca­co, pan ca­rac­te­rís­ti­co en el ar­chi­pié­la­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.