Por­ta­da

Ivan­ka Trump en la Ca­sa Blan­ca

Too Much - - Contenido -

Eco­no­mis­ta, em­pre­sa­ria, mo­de­lo y ase­so­ra po­lí­ti­ca, ha sa­bi­do uti­li­zar su cer­ca­nía al po­der en­car­na­do na­da me­nos que por su pa­dre, el Pre­si­den­te de la na­ción más im­por­tan­te del pla­ne­ta. De en­tra­da, Ivan­ka no tie­ne mie­do a emi­tir su ma­ne­ra de pen­sar en cues­tio­nes tan de­li­ca­das co­mo el te­ma de la in­mi­gra­ción. Co­mo ejem­plo: re­cha­za la se­pa­ra­ción fa­mi­liar de pa­dres e hi­jos. Con­si­de­ra que la po­lí­ti­ca de “to­le­ran­cia ce­ro” adop­ta­da por el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se con­sis­ten­te en se­pa­rar en la mis­ma fron­te­ra con Mé­xi­co a aque­llas fa­mi­lias que ha­bían en­tra­do irre­gu­lar­men­te en el país ha lle­va­do a la Ad­mi­nis­tra­ción a un “pun­to ba­jo”. No obs­tan­te, re­co­no­ce que el te­ma de la in­mi­gra­ción “es un asun­to com­ple­jo” y de­fen­dió la im­por­tan­cia de res­pe­tar las le­yes vi­gen­tes por el bien de los pro­pios me­no­res. “Mi ma­dre Iva­na na­ció en la Che­cos­lo­va­quia co­mu­nis­ta, pe­ro ella vino le­gal­men­te a es­te país. Te­ne­mos que te­ner mu­cho cui­da­do de no in­cen­ti­var un com­por­ta­mien­to que pon­ga en pe­li­gro a los ni­ños y los ex­pon­ga al trá­fi­co de per­so­nas”.

LA PE­QUE­ÑA CON­SEN­TI­DA

Es la pri­mo­gé­ni­ta de Donald y de su pri­me­ra es­po­sa, la ex mo­de­lo y em­pre­sa­ria che­cos­lo­va­ca Iva­na Ma­rie Zel­nic­ko­va, con la cual Trump man­tu­vo un lar­go ma­tri­mo­nio de quin­ce años (1977-1992) y pro­creó tres hi­jos: Donald Jr., Erick e Ivan­ka, quien na­ció en Nue­va York el 30 de oc­tu­bre de 1981 y des­de la cu­na, fue una ce­le­bri­dad. Esa pre­sen­cia so­cial y me­diá­ti­ca se fue acre­cen­tan­do al con­ver­tir­se su pa­dre en uno de los mag­na­tes es­ta­dou­ni­den­ses más re­le­van­tes y com­ple­tó su vi­da de éxi­tos al lle­gar a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Lue­go del di­vor­cio de sus pa­dres, es­ta be­lle­za ru­bia de 36 años de edad fue mo­de­lo ado­les­cen­te pa­ra va­rias ca­sas de moda. Cur­só es­tu­dios de eco­no­mía pa­ra de­di­car­se a la vi­da em­pre­sa­rial, emu­lan­do al po­de­ro­so Trump y cuan­do es­te al­can­zó la pre­si­den­cia, en­tró en la Ca­sa Blan­ca co­mo ase­so­ra prin­ci­pal, ce­rró por com­ple­to su em­pre­sa de ro­pa, cal­za­do y ac­ce­so­rios pa­ra de­di­car­se de lleno a la po­lí­ti­ca.

LOS NE­GO­CIOS DE LA PRI­ME­RA HI­JA

La chi­ca sa­be de ne­go­cios: es la vi­ce­pre­si­den­ta de Real Es­ta­te De­ve­lop­ment and Ac­qui­si­tions de Trump Or­ga­ni­za­tion, que es la em­pre­sa fa­mi­liar fun­da­da por su pa­dre, con se­de en Man­hat­tan, Nue­va York, y de­di­ca­da a ges­tio­nar ho­te­les y pro­pie­da­des tan­to en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo en el ex­te­rior, así co­mo im­pul­sar pro­yec­tos de cons­truc­ción y ven­ta de in­mue­bles. Se unió co­mer­cial­men­te a la mar­ca Dy­na­mic Dia­mond Corp. pa­ra di­se­ñar una lí­nea de jo­yas con su nom­bre las cua­les se ex­hi­ben en una tien­da ubi­ca­da en la ex­clu­si­va ave­ni­da Ma­di­son en la Gran Man­za­na.

Ivan­ka sue­le acom­pa­ñar al Pre­si­den­te en ac­tos pro­to­co­la­res co­mo “pri­me­ra da­ma”, in­clu­so se mu­dó cer­ca de la Ca­sa Blan­ca, en Was­hing­ton DC, con to­da su fa­mi­lia pa­ra es­tar cer­ca cuan­do su pa­dre la ne­ce­si­te.

SU VI­DA CON JA­RED KUSH­NER

Es­tá ca­sa­da con el em­pre­sa­rio en bie­nes raí­ces Ja­red Kush­ner, y due­ño de la edi­to­rial The New York Ob­ser­ver. La pren­sa lo ca­li­fi­ca co­mo la per­so­na

IVAN­KA TIE­NE IN­TE­RÉS EN LA DI­PLO­MA­CIA IN­TER­NA­CIO­NAL Y EN LOS RE­FU­GIA­DOS

más po­de­ro­sa e in­flu­yen­te del go­bierno de Donald Trump. Ja­red es ex­per­to en re­des so­cia­les y ayu­dó a su sue­gro en su cam­pa­ña elec­to­ral uti­li­zan­do esa po­de­ro­sa pla­ta­for­ma de mer­ca­deo di­gi­tal co­mo una nue­va for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. En re­tri­bu­ción a sus bue­nos ofi­cios, fue de­sig­na­do “ase­sor es­pe­cial del Pre­si­den­te”. Kush­ner tam­bién es hi­jo de in­mi­gran­tes ju­díos or­to­do­xos; sus abue­los pro­vie­nen de lo que hoy es Bie­lo­rru­sia, ac­tual Be­la­rús, an­ti­guo te­rri­to­rio re­par­ti­do en­tre Po­lo­nia y Li­tua­nia, don­de tu­vie­ron una vi­da lle­na de es­tre­che­ces y su­frie­ron la per­se­cu­ción na­zi.

IVAN­KA CIE­RRA SUS TIEN­DAS

Tras ex­pe­ri­men­tar un fuer­te au­men­to en las ven­tas en 2016, año de la cam­pa­ña pre­si­den­cial, la mar­ca de ro­pa, cal­za­do y ac­ce­so­rios de Ivan­ka su­frió un re­vés tras la elec­ción de Donald Trump, cuan­do va­rias ca­de­nas mi­no­ris­tas de­ja­ron de ofre­cer los pro­duc­tos en sus tien­das por de­ci­sión de la pro­pia Ivan­ka . Pe­ro por aho­ra, to­do apun­ta que la es­tre­lla de la Ca­sa Blan­ca tie­ne va­rios años de bri­llo por de­lan­te.

Una pa­re­ja fe­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.