Re­tra­tos

Too Much - - Contenido -

May­ra Use­che

GE­REN­TE CO­MER­CIAL DEL HO­TEL HESPERIA

Con 13 años de­di­ca­dos al tu­ris­mo, y pron­ta a cum­plir tres años en el ra­mo ho­te­le­ro, es­ta li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción So­cial –men­ción Pe­rio­dis­mo Cor­po­ra­ti­vo- y ma­dre de tres hi­jos, Jo­sé Ale­jan­dro, Jo­sé Án­gel y Sa­muel Tho­más; ase­gu­ra que del mun­do ho­te­le­ro le apa­sio­na ab­so­lu­ta­men­te to­do, y que “te de­be gus­tar la gen­te y es­tar dis­pues­ta a ser­vir, sa­ber es­cu­char al clien­te y en­ten­der que eres la res­pon­sa­ble de ha­cer una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble pa­ra ca­da hués­ped en su es­ta­día. Ca­da día en la ho­te­le­ría tie­nes la opor­tu­ni­dad de apren­der y ade­más de fa­ci­li­tar”.

GRA­CIAS A SU TRA­BA­JO, ¿HA VIAJADO FUE­RA DEL PAÍS? Tra­ba­jar en tu­ris­mo es má­gi­co y ma­ra­vi­llo­so, en lo par­ti­cu­lar he te­ni­do el pri­vi­le­gio de desa­rro­llar cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y or­ga­ni­zar even­tos en otros paí­ses, por lo tan­to las em­pre­sas en las que he tra­ba­ja­do han de­po­si­ta­do en mí la con­fian­za de com­prar mis ideas. Aru­ba, Cu­ra­zao, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca, Pa­na­má y Ecua­dor, han si­do al­guno de los paí­ses que he co­no­ci­do gra­cias a mi tra­ba­jo.

PA­RA US­TED, ¿CUÁL ES LA CLAVEDEL ÉXI­TO PA­RA UNA MU­JER TRA­BA­JA­DO­RA? Se­ría im­po­si­ble men­cio­nar una so­la cla­ve pa­ra al­can­zar el éxi­to, una mu­jer tra­ba­ja­do­ra de­be ser so­ña­do­ra y apa­sio­na­da pri­me­ro que to­do, y lue­go con la dis­ci­pli­na, la per­se­ve­ran­cia y el res­pe­to ha­cia ti mis­ma, a tu tra­ba­jo, a tus clien­tes y alia­dos, ten­drás el éxi­to ga­ran­ti­za­do.

¿QUÉ ES LO PRI­ME­RO QUE HA­CE AL LEVANTARSE? En­co­men­dar­me a Dios y agra­de­cer al Uni­ver­so. Ma­ni­fes­tar gra­ti­tud por un nue­vo ama­ne­cer y lue­go dis­fru­tar de una bue­na ta­za de ca­fé ve­ne­zo­lano, de Bo­co­nó.

¿QUÉ ES INJUSTO PA­RA US­TED? La gen­te que mue­re de ham­bre. La dis­cri­mi­na­ción en cual­quier for­ma y la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos..

¿ES DE CO­MER EN RES­TAU­RAN­TES O PRE­FIE­RE CO­MI­DA CASERA? Soy amante de la bue­na me­sa, dis­fru­to co­mer en res­tau­ran­tes de es­pe­cia­li­dad ja­po­ne­sa o es­pa­ño­la. Si se tra­ta de co­mer en ca­sa (sue­le ser muy po­cas ve­ces), ten­go al­gu­nas pre­fe­ren­cias co­mo el ri­sot­to y chu­pe de ma­ris­cos, y los pre­pa­ro yo mis­ma. Co­ci­nar me re­la­ja, me des­co­nec­to de to­do y me lle­va a un via­je de ex­qui­si­tos sa­bo­res pa­ra dis­fru­tar con mis se­res que­ri­dos.

¿QUÉ LE GE­NE­RA FELICIDAD? Di­cen que la felicidad es una de­ci­sión, pe­ro no es­toy com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de es­to ya que ver a mis hi­jos, reír y dis­fru­tar, de­fi­ni­ti­va­men­te me ge­ne­ra la má­xi­ma felicidad. En esos mo­men­tos no al­can­zas a de­ci­dir ser fe­liz sino a con­tem­plar mi pro­pia felicidad en el ros­tro de mis hi­jos.

¿QUÉ LE­GA­DO LE GUS­TA­RÍA DE­JAR? Le te­mo a la muer­te y pen­sar en de­jar un le­ga­do es com­pli­ca­do pa­ra

mí. Pien­so que lo más im­por­tan­te no es el le­ga­do que me gus­ta­ría de­jar, sino que no ten­gas re­mor­di­mien­tos ni arre­pen­ti­mien­tos al fi­nal de tus días. Lo­grar co­no­cer el pro­pó­si­to que Dios pu­so en ti, se­gu­ra­men­te te con­ver­ti­rá en ejem­plo de vi­da al cual pue­dan imi­tar. El me­jor le­ga­do no es lo que tu­vis­te, ni lo que hi­cis­te, sino lo que eres. Ser es más im­por­tan­te que ha­cer.

¿CÓ­MO SE DE­FI­NE A SÍ MIS­MA? Des­de ha­ce unos años to­mé la de­ci­sión de de­di­car tiem­po y aten­ción en des­cu­brir­me, apren­der a co­no­cer­me ha si­do un re­to ma­ra­vi­llo­so, por lo tan­to, a mí me de­fi­nen mis ac­cio­nes, pro­cu­ro ser lo más ín­te­gra y cohe­ren­te po­si­ble, siem­pre aten­ta en no ha­cer da­ño a los de­más ni fa­llar a mi au­ten­ti­ci­dad. Ni to­do el mun­do es bueno ni to­dos so­mos perfectos, por lo tan­to, haz la me­jor in­ver­sión de tu vi­da, apren­de a co­no­cer­te y que sean tus ac­cio­nes tu pro­pia mar­ca per­so­nal.

¿QUÉ HA­CE PA­RA RELAJARSE O DES­CO­NEC­TAR­SE DEL TRA­BA­JO? Es ca­si im­po­si­ble des­co­nec­tar­me del tra­ba­jo, soy apa­sio­na­da y me en­can­ta aten­der a los clien­tes, pa­ra ellos no hay ho­ra­rio. La ho­te­le­ría es de­di­ca­ción de 365 días, aun­que mu­chos no lo crean, cuan­do amas lo que ha­ces pue­des ob­te­ner tan­ta sa­tis­fac­ción que lo­gras re­la­jar­te tra­ba­jan­do, en el ca­so de la ho­te­le­ría de­bes ser la me­jor an­fi­trio­na y cuan­do ves la son­ri­sa de tus clien­tes, lees co­men­ta­rios de agra­de­ci­mien­to en las re­des so­cia­les co­mo Tri­pad­vi­sor, o re­ci­bes co­rreos de los hués­pe­des con­fir­man­do su re­gre­so, de­fi­ni­ti­va­men­te ex­pe­ri­men­tas re­la­ja­ción. Cuan­do tie­nes esa en­tre­ga ha­cia el tra­ba­jo, es el can­san­cio fí­si­co de cual­quier ser hu­mano el que te obli­ga a to­mar unos días de des­can­so.

¿CUÁL ES SU HOBBY? De to­da mi vi­da mi hobby fue en­tre­nar en el gim­na­sio, la bai­lo­te­ra­pia, el spin­ning y lue­go el po­wer­bi­ke, dis­fru­ta­ba ese tiem­po so­lo pa­ra mí. Los hob­bies se prac­ti­can pa­ra sa­lir de la ru­ti­na, pa­ra li­be­rar es­trés, pa­ra di­ver­tir­te. En es­te mo­men­to no prac­ti­co nin­guno, tal vez sea por­que la vi­da de ho­te­le­ra no es na­da ru­ti­na­ria, ca­da día hay di­fe­ren­tes re­tos que, ade­más de ser tra­ba­jo, me di­vier­ten. Sin em­bar­go, me pro­me­to vol­ver a dis­fru­tar de mi hobby fa­vo­ri­to.

VE­NE­ZUE­LA ES… Un país pa­ra que­rer, pa­ra tra­ba­jar por él, es­toy or­gu­llo­sa y muy agra­de­ci­da

de ha­ber na­ci­do en Ve­ne­zue­la por­que es una tie­rra ben­di­ta a la que Dios no le ne­gó na­da. Ve­ne­zue­la va­le to­do, Ve­ne­zue­la soy yo, son mis hi­jos y la amo.

¿PRE­FIE­RE VER PE­LÍ­CU­LAS O LEER? Las dos co­sas me en­can­tan, en mu­chas opor­tu­ni­da­des leo un li­bro y lue­go veo la pe­lí­cu­la, pe­ro sue­le pa­sar que ca­si siem­pre es me­jor el li­bro y sue­les de­cep­cio­nar­te de ha­ber vis­to la pe­lí­cu­la. Con los li­bros me va siem­pre bien. Tam­bién me en­can­tan las se­ries, re­cien­te­men­te dis­fru­té de La Ca­te­dral del Mar y aho­ra veo Las Chi­cas del Ca­ble.

¿CUÁL ES SU RU­TI­NA AN­TES DE ACOSTARSE? Ser ho­te­le­ra y ma­dre real­men­te es un re­to un po­co com­ple­jo, coor­di­nar fa­mi­lia y tra­ba­jo po­dría con­ver­tir­se en una mi­sión im­po­si­ble; por lo tan­to, de­bes ser muy or­ga­ni­za­da y res­pon­sa­ble, así que la ru­ti­na an­tes de acos­tar­me me exi­ge apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po en ca­sa pa­ra que mis obli­ga­cio­nes de ma­dre es­tén muy bien coor­di­na­das y de es­ta for­ma al día si­guien­te, po­der cum­plir mi agen­da la­bo­ral a ca­ba­li­dad y de ma­ne­ra exi­to­sa.

DE LOS SÚ­PER HÉ­ROES, ¿CUÁL ES SU FA­VO­RI­TO, Y POR QUÉ? Por ser ma­dre de tres hi­jos va­ro­nes he vis­to to­das las pe­lí­cu­las de sú­per hé­roes y el que más me ha gus­ta­do es Iron Man, por­que Tony Stark es muy in­te­lec­tual, no tie­ne po­de­res otor­ga­dos, él gra­cias a su in­te­li­gen­cia fa­bri­ca sus pro­pias ar­mas de de­fen­sa.

¿QUÉ NO FAL­TA EN SU NEVERA? Es­pe­ro que na­da fal­te, pe­ro si he de es­co­ger, se­lec­ciono hue­vos, pa­pas, ce­bo­llas, to­ma­te y que­so.

¿CUÁL ES SU LU­GAR SOÑADO Y CON QUIÉN? Ten­go dos lu­ga­res so­ña­dos, las is­las grie­gas y con­tem­plar una no­che es­tre­lla­da en el Saha­ra. Lo ideal se­ría dis­fru­tar es­tas dos be­lle­zas con la per­so­na que amas.

¿EN QUÉ CREE? En mí, en la luz en mí, y en el Crea­dor

¿CÓ­MO Y DÓN­DE SE VE EN 10 AÑOS? En diez años me vi­sua­li­zo via­jan­do por el mun­do, dan­do ase­so­rías y en Na­vi­dad, dis­fru­tan­do con mi fa­mi­lia y tal vez la fa­mi­lia de ellos con sus es­po­sas e hi­jos. Me veo sa­na y lle­na de vi­ta­li­dad y se­gu­ra­men­te con nue­vos sue­ños.

Mo­de­lo: Kendall Jen­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.