Las jo­yas de Ma­ría An­to­nie­ta

Too Much - - Contenido -

El te­so­ro es­con­di­do de Ma­ría An­to­nie­ta Dos años an­tes de ro­dar su ca­be­za ba­jo la gui­llo­ti­na, Ma­ría An­to­nie­ta, la ul­ti­ma reina del an­ti­guo ré­gi­men de Fran­cia, ha­bía en­via­do un co­fre con sus jo­yas a su fa­mi­lia en Aus­tria. 225 años des­pués sa­le a la luz pú­bli­ca es­te fa­bu­lo­so te­so­ro pa­ra ser subas­ta­do en Gi­ne­bra

Su pa­sión por el lu­jo, por los tra­jes y por las jo­yas, con­tras­ta­ba con la mi­se­ria del pue­blo fran­cés en aque­lla épo­ca dra­má­ti­ca de la na­ción ga­la. Ma­ría An­to­nia Jo­se­fa Jua­na de Habs­bur­go-lo­re­na (Vie­na, 1755 – Pa­rís, 1793) Reina de Fran­cia, fue hi­ja de los em­pe­ra­do­res de Aus­tria, Fran­cis­co I y Ma­ría Te­re­sa. La be­lla Ma­ría An­to­nie­ta con­tra­jo ma­tri­mo­nio, a los 14 años, en 1770 con el del­fín de Fran­cia, Luis, que subió al trono en 1774 con el nom­bre de Luis XVI. Mu­jer frí­vo­la y vo­lu­ble, due­ña de jo­yas de in­cal­cu­la­ble va­lor, pron­to se ga­nó la fa­ma me­ter mano en el te­so­ro pú­bli­co pa­ra com­pla­cer sus ca­pri­chos. Una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio se mon­ta con­tra ella en la cor­te. La lla­ma­ban “la aus­tría­ca” y “ma­da­me dé­fi­cit”, por sus es­can­da­lo­sos lu­jos. Mu­rió a los 37 años de edad. Tu­vo 4 hi­jos, dos hem­bras y dos va­ro­nes. Con fuer­te in­fluen­cia so­bre Luis XVI, fue la ca­ra be­lla de la mo­nar­quía en sus años fi­na­les.

EL TRIUN­FO DE LA RE­VO­LU­CIÓN La cor­te de Luis XVI y Ma­ría An­to­nie­ta ja­más com­pren­dió el ca­rác­ter vio­len­to de los cam­bios que se ave­ci­na­ban y que pro­vo­ca­ron su rui­na. La Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa su­ce­dió en 1789 pa­ra de­rro­car la mo­nar­quía ab­so­lu­tis­ta de Luis XVI quien fue de­pues­to el 21 de sep­tiem­bre de 1792. Juz­ga­do por un tri­bu­nal re­vo­lu­cio­na­rio, fue eje­cu­ta­do. Ma­ría An­to­nie­ta tam­bién fue juz­ga­da, con­de­na­da por trai­ción y gui­llo­ti­na­da el 16 de oc­tu­bre de 1793. Sus res­tos es­tán en la Ba­sí­li­ca de Saint De­nis en Pa­rís, don­de re­po­san to­dos los re­yes de Fran­cia.

Su hi­jo, Luis XVII se cree que mu­rió en cau­ti­ve­rio. La úni­ca su­per­vi­vien­te, su hi­ja Ma­ría Te­re­sa de Fran­cia fue li­be­ra­da en di­ciem­bre de 1795 y se mar­chó a Vie­na, don­de el em­pe­ra­dor de Aus­tria, Fran­cis­co II, so­brino de Ma­ría An­to­nie­ta, le en­tre­gó las jo­yas que ha­bía en­via­do su ma­dre; en­tre ellas, la más cos­to­sa de Eu­ro­pa: un co­llar con 647 dia­man­tes y 2.800 qui­la­tes en to­tal.

LA RU­TA DEL TE­SO­RO Ma­ría Te­re­sa de Fran­cia, du­que­sa de An­gu­le­ma, hi­ja de Ma­ría An­to­nie­ta de Aus­tria, se ca­só con su primo Luis An­to­nio de Fran­cia. La pa­re­ja, al no te­ner hi­jos, adop­tó a sus so­bri­nos: Lui­sa de Ar­tois, du­que­sa de Par­ma y Pia­cen­za y En­ri­que de Fran­cia, du­que de Bur­deos y con­de de Cham­bord (pre­ten­dien­te le­gi­ti­mis­ta al trono de Fran­cia), hi­jos de Car­los Fer­nan­do de Ar­tois, du­que de Berry y Ma­ría Ca­ro­li­na de Bor­bón-dos Si­ci­lias.

Su al­te­za real, Lui­sa de Ar­tois se ca­só con Car­los III de Par­ma y tu­vie­ron cua­tro hi­jos. Así, años des­pués, las jo­yas de Ma­ría An­to­nie­ta pa­sa­ron a ma­nos de la ca­sa Bor­bón-par­ma. Den­tro del te­so­ro de Ma­ría An­to­nie­ta, com­pues­to de cien­tos de pie­zas, hay un col­gan­te de dia­man­tes con una per­la na­tu­ral de gran ta­ma­ño, con un cos­to que ron­da los 2 mi­llo­nes de dó­la­res, un par de pen­dien­tes y un co­llar de un cen­te­nar de per­las na­tu­ra­les ta­sa­do en­tre 200 mil y 300 mil dó­la­res. La le­gen­da­ria ca­sa de subas­tas Sot­heby’s, subas­ta­rá los te­so­ros de la le­gen­da­ria Ma­ría An­to­nie­ta en Gi­ne­bra, Sui­za, y, se­gún los ex­per­tos, ba­ti­rá to­dos los ré­cords de­bi­do el va­lor his­tó­ri­co y eco­nó­mi­co de las jo­yas. Sot­heby’s ha anun­cia­do que es la pri­me­ra vez en 250 años que el mun­do po­drá ver es­tas mag­ni­fi­cas jo­yas.

EN MA­NOS DE DO­ÑA ALI­CIA La prin­ce­sa Ali­cia de Bor­bón-par­ma y Habs­bur­goLo­re­na fue la per­so­na que cus­to­dió las jo­yas de Ma- ría An­to­nie­ta por más de 50 años en Es­pa­ña. Tía de don Juan Car­los, pa­dre de Fe­li­pe Vl, Rey de Es­pa­ña.

De to­das la jo­yas de Ma­ría An­to­nie­ta, do­ña Ali­cia so­lía lle­var un fa­bu­lo­so co­llar de tres vuel­tas de per­las que al­gu­na vez ador­nó el cue­llo de la mu­jer de Luis XVI. Pe­ro so­lo lo ha­cía en oca­sio­nes muy es­pe­cia­les. Sot­heby’s ta­só ese co­llar en más de 250.000 eu­ros. Muy dis­cre­ta to­da su vi­da, fa­lle­ció el año pa­sa­do con 99 años y es con­si­de­ra­da la in­fan­ta más lon­ge­va en la his­to­ria de Es­pa­ña. En sus ma­nos, las jo­yas de la reina Ma­ría An­to­nie­ta es­tu­vie­ron muy bien guar­da­das.

Ma­ría An­to­nie­ta fue fa­mo­sa por su gus­to exa­ge­ra­do ha­cia las jo­yas La per­la de Ma­ría An­to­nie­ta que subas­ta­rá Sot­heby’s in­clu­ye un col­gan­te con un dia­man­te que sos­tie­ne una per­la “de ta­ma­ño ex­cep­cio­nal”, con un va­lor de en­tre uno y dos mi­llo­nes de dó­la­res. EFE/ Andy Rain.

LON­DRES (REINO UNI­DO) 19/10/2018.- De­ta­lle de un col­gan­te que per­te­ne­cía a la reina de Fran­cia Ma­ría An­to­nie­ta, ex­pues­to en la ca­sa de subas­tas Sot­heby’s en Lon­dres (Reino Uni­do). Fo­to Andy Rain/efe.

Las per­las la acom­pa­ña­ron du­ran­te to­da su vi­da Las jo­yas que per­te­ne­cie­ron a la reina fran­ce­sa de ori­gen aus­tria­co (1755-1793) son ex­pues­tas en Nue­va York an­tes de subas­tar­se en Gi­ne­bra. EFE/ Jus­tin La­ne.

Las pren­das for­man par­te de la fa­mi­lia Bour­bo­nPar­ma y no han si­do mos­tra­das al pú­bli­co en mas de 200 años. EFE/ Jus­tin La­ne

El pre­cio­so co­llar de dia­man­tes en­via­do a Aus­tria an­tes de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa

El bro­che co­lor ro­sa, era uno de los fa­vo­ri­tos de la reina

Es­pec­ta­cu­lar ani­llo azul tur­que­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.