La ca­ne­la y sus be­ne­fi­cios.

Co­no­ci­da por su in­con­fun­di­ble aro­ma, es­ta es­pe­cia tam­bién pue­de ayu­dar en mu­chos otros as­pec­tos de tu vi­da

Variedades - - CONTENIDO - Por Ro­ber­to Ro­drí­guez Mi­ja­res

In­gre­dien­te obli­ga­to­rio en mu­chas co­ci­nas –en es­pe­cial de las re­pos­te­ras– la ca­ne­la es mu­cho más que un fra­gan­te con­di­men­to, es uno de esos su­per­ali­men­tos que pue­den ha­cer ma­ra­vi­llas por ti, si en­cuen­tras la ma­ne­ra de in­cor­po­rar­lo a tu die­ta y a tu vi­da.

FA­CI­LI­TA LA DI­GES­TIÓN

Una de las ma­yo­res vir­tu­des de la ca­ne­la es que ayu­da a evi­tar la hin­cha­zón de ab­do­men, y ha­ce que la di­ges­tión sea más li­ge­ra. Prue­ba con una in­fu­sión de ca­ne­la en ca­da co­mi­da, y des­pí­de­te del ma­les­tar es­to­ma­cal.

PA­RA EL MA­LES­TAR

Cuan­do se tra­ta de los res­fria­dos, la gri­pe y la con­ges­tión na­sal, la ca­ne­la es uno de esos re­me­dios ca­se­ros idea­les. Com­bi­na­da con miel en una in­fu­sión, y con tres do­sis al día, man­tie­ne la gri­pe a ra­ya.

FUNGICIDA

Si se su­fre de pie de atle­ta, re­cu­rrir al acei­te de ca­ne­la es una gran idea. Em­pa­par la zo­na afec­ta­da con un al­go­dón im­preg­na­do en el óleo, por va­rios días, bas­ta­rá pa­ra so­lu­cio­nar el in­có­mo­do pro­ble­ma.

DESINFECTANTE

La ca­ne­la es rica en pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas, lo cual ha­ce de ella un po­de­ro­so y efec­ti­vo lim­pia­dor, que ayu­da a neu­tra­li­zar los olo­res con su fuer­te fra­gan­cia.

CHAO JAQUECAS

Si su­fres de do­lo­res de­ca­be­za, qui­zás la so­lu­ción es­tá en la ca­ne­la. Prue­ba mez­clar 1/2 cu­cha­ra­di­ta de ca­ne­la con agua. Apli­ca esa plas­ta que ob­tie­nes so­bre las sie­nes, y ma­sa­jea sua­ve­men­te. De­ja que re­po­se por 15 mi­nu­tos.

REJUVENECEDOR

Con­si­de­ra­da co­mo uno de los sie­te prin­ci­pa­les an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les, la ca­ne­la tie­ne la ca­pa­ci­dad de pro­te­ger las cé­lu­las del cuer­po del pa­so del tiem­po y de los agen­tes ex­ter­nos que las da­ñan.

BUE­NA ME­MO­RIA

La ca­ne­la es rica en los com­pues­tos ci­na­mal­dehí­do y epi­ca­te­qui­na, am­bos muy úti­les en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to del Alz­hei­mer. Bas­ta con con­su­mir­la pa­ra be­ne­fi­ciar­se.

DUL­CE REGULADOR

Mu­chos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la ca­ne­la ayu­da a me­jo­rar el con­trol del azú­car en la sangre en per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2. A los no dia­bé­ti­cos, les ayu­da a re­du­cir el pi­co de azú­car en sangre.

100% RE­LAX

Gra­cias a sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y su ca­rac­te­rís­ti­co olor, la ca­ne­la es un re­me­dio na­tu­ral ideal pa­ra los múscu­los can­sa­dos y do­lo­ri­dos. Bas­ta con ma­sa­jear­los con acei­te de ca­ne­la, y ya.

SIN AN­SIE­DAD

Du­ran­te las die­tas, es muy nor­mal que las per­so­nas ten­gan ata­ques de an­sie­dad y quie­ran co­mer. Un té de ca­ne­la com­bi­na­do con lau­rel, es lo me­jor pa­ra con­tro­lar esos sín­to­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.