Sig­ni­fi­ca­do de los sim­bo­los rea­les de Bu­tán

Es­te exó­ti­co y re­mo­to país cuen­ta con una mo­nar­quía que has­ta aho­ra ha­bía si­do muy tra­di­cio­na­lis­ta, pe­ro que po­co a po­co se ha abier­to a Oc­ci­den­te y a la mo­der­ni­za­ción

Variedades - - CONTENIDO - Por Ro­ber­to Ro­drí­guez Mi­ja­res

En 2008 fue co­ro­na­do Jig­me Khe­sar Namg­yel Wang­chuck co­mo nue­vo so­be­rano de Bu­tán. Se tra­tó de una ce­re­mo­nia que fue pos­pues­ta du­ran­te dos años has­ta que los as­tró­lo­gos rea­les en­con­tra­ran una fe­cha pro­pi­cia y lo que des­de las al­tas es­fe­ras del po­der se con­si­de­ra­ba el mo­men­to más “aus­pi­cio­so”.

Sin du­da al­gu­na fue una ce­re­mo­nia muy es­pe­cial, pues Bu­tán no co­ro­na­ba un nue­vo mo­nar­ca des­de 1974, año en que el pa­dre del ac­tual rey to­ma­ba las rien­das de su país.

En pleno si­glo XXI Jig­me Khe­sar Namg­yel Wang­chuck se con­ver­tía en el quin­to Rey Dra­gón de la di­nas­tía de Wang­chuk, en el po­der des­de 1907, gra­cias a la ab­di­ca­ción de su pa­dre. El rey Jig­me Sing­ye Wang­chuck de­ci­dió en­tre­gar el trono a su hi­jo pa­ra que con­ti­nua­ra la fi­lo­so­fía de la Fe­li­ci­dad Na­cio­nal y co­mo par­te del plan pa­ra mo­der­ni­zar el reino y lle­var la de­mo­cra­cia a sus con­ciu­da­da­nos.

La lle­ga­da al po­der de Jig­me Khe­sar Namg­yel Wang­chuck fue una oportunidad única pa­ra acer­car­se a los ri­tua­les y el protocolo de es­te pe­que­ño reino bu­dis­ta en­cla­va­do en los Hi­ma­la­yas, en­tre Chi­na e In­dia.

DEIDAD PRO­TEC­TO­RA

La ce­re­mo­nia de coronación per­mi­tió ver, des­pués de mu­chos años, la co­ro­na real, o lla­ma­da Co­ro­na Cuer­vo. Se tra­ta de una pie­za que só­lo se usa en oca­sio­nes muy so­lem­nes y que plas­ma la rica mi­to­lo­gía de es­te país. De he­cho, so­lo se tie­ne re­gis­tro de su uso en la pro­pia ce­re­mo­nia de en­tro­na­ción y en las bo­das rea­les. Si bien ha ha­bi­do ya va­rias ver­sio­nes de la co­ro­na, es una tra­di­ción que se man­tie­ne des­de el si­glo XVII. Es­ta co­ro­na es­tá ela­bo­ra­da en fi­na se­da y otros ma­te­ria­les. Su nom­bre real es Uz­ha Ja­rog Dong­chen.

Se tra­ta más bien de un som­bre­ro, en el cual des­ta­can las ca­ras de 4 ca­la­ve­ras tán­tri­cas en la po­si­ción de los pun­tos car­di­na­les. En el to­pe, hay un adorno de fi­nas plu­mas ro­jas y des­ta­ca por so­bre to­do el con­jun­to la fi­gu­ra de la ca­be­za de un ave.

Si bien es un co­lo­ri­do pá­ja­ro de cue­llo lar­go muy pa­re­ci­do a un pa­vo­rreal, la co­ro­na se co­no­ce co­mo del cuer­vo. En reali­dad es la ima­gen de le­goen Ja­rog dong­chen, una de las tres di­vi­ni­da­des pro­tec­to­ras del reino jun­to a maha­ka­la y maha­ka­li. En la par­te su­pe­rior de la ca­be­za del ave es­tá un adorno llamado Nor­bu, una jo­ya sa­gra­da que re­pre­sen­ta ha­ber he­cho el má­xi­mo es­fuer­zo. Lle­var a es­ta deidad so­bre la ca­be­za le otor­ga al so­be­rano, sim­bó­li­ca­men­te, el po­der de so­bre­po­ner­se a la ne­ga­ti­vi­dad en el ca­mino a la ilu­mi­na­ción.

EL TRONO REAL

La in­ves­ti­du­ra de Jig­me Khe­sar Namg­yel Wang­chuck tu­vo lu­gar en la sa­la del trono do­ra­do del pa­la­cio Tas­hich­ho Dzong en la ca­pi­tal Thimp­hu. Es­te sa­lón es un es­pa­cio re­du­ci­do que se en­cuen­tra en una ins­ta­la­ción de ca­rác­ter re­li­gio­so y don­de de he­cho ha­ce vi­da el cuer­po de mon­jes bu­dis­tas del go­bierno. Se tra­ta de un edi­fi­cio del si­glo XVII que ha atra­ve­sa­do va­rias re­mo­de­la­cio­nes y en el cual siem­pre ha te­ni­do lu­gar las ce­re­mo­nias de coronación. La sa­la del trono es­tá de­co­ra­da con va­rias pin­tu­ras de Bu­da y an­te la si­lla del rey, se pos­tran los mon­jes en­car­ga­dos de en­to­nar la música de los en­cuen­tros que allí se ce­le­bran. Es un re­cin­to pro­fu­sa­men­te de­co­ra­do en oro con có­mo­das al­fom­bras en el que des­ta­ca el trono que ha si­do he­re­da­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

CAMBIO DE NI­VEL

Al mo­men­to de la coronación, al rey le es en­tre­ga­da una cha­li­na de se­da de cin­co co­lo­res que cam­bia su es­ta­tus. Has­ta ese mo­men­to, lo nor­mal es que -co­mo prín­ci­pe­lle­va­ra una blan­ca que sim­bo­li­za la bús­que­da del co­no­ci­mien­to y el ape­go a va­lo­res co­mo la sim­pli­ci­dad, la hu­mil­dad y la igual­dad. Al ser co­ro­na­do, le es en­tre­ga­da por su pa­dre la bu­fan­da de 5 co­lo­res, la cual re­pre­sen­ta el com­pro­mi­so eterno co­mo rey al país y a su pue­blo.

LAS OFREN­DAS

Cuan­do el rey to­ma po­se­sión del car­go en Bu­tán, se acos­tum­bra que -por ser una ce­re­mo­nia po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa a la vez- le sean brin­da­das ofren­das de par­te de los mon­jes. Es así co­mo tra­di­cio­nal­men­te re­ci­be la rue­da del dra­ma (ley na­tu­ral), un ele­fan­te co­mo sím­bo­lo de la for­ta­le­za y un ca­ba­llo co­mo signo de ve­lo­ci­dad. Tam­bién es co­mún que se le ofrez­ca in­cien­so, fru­tas y con­chas ma­ri­nas.

El nue­vo rey re­ci­be en su coronación va­rias ofren­das tra­di­cio­na­les, pe­ro que no son sím­bo­los rea­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.