Ama­ris Páez. La co­me­dia de­trás del dra­ma.

La dra­ma­tur­ga y es­cri­to­ra ve­ne­zo­la­na vi­ve su pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, de la mano de la ca­de­na Te­le­mun­do

Variedades - - CONTENIDO - Por Ro­ber­to Ro­drí­guez Mi­ja­res

Exi­to­sos es­pa­cios te­le­vi­si­vos, co­mo las no­ve­las: “Se so­li­ci­ta prín­ci­pe azul”, “El ga­to tuer­to”, “Mi ni­ña ama­da” y “Se­ño­ra Ace­ro”, así co­mo los pro­gra­mas “No­che de pe­rros”, “Cha­taing TV”, y las obras tea­tra­les “Fue­ra del ai­re” y “Pri­me­ro muer­ta que otra vez gor­da”, han lle­va­do la im­pron­ta de su es­ti­lo. Y es que es­ta es­cri­to­ra no ha de­ja­do na­da por fue­ra cuan­do de crear se tra­ta. Con for­ma­ción en el área del di­se­ño, pe­ro vo­ca­ción pa­ra con­tar his­to­rias, Ama­ris Páez na­rra des­de la tri­bu­na de Te­le­mun­do In­ter­na­cio­nal, y nos cuen­ta los re­tos que ha su­pues­to es­te cambio.

¿QUÉ TAN DI­FÍ­CIL FUE PA­SAR DEL DI­SE­ÑO GRÁ­FI­CO A LA ES­CRI­TU­RA?

Des­de siem­pre, des­de pe­que­ña, tu­ve in­cli­na­ción ha­cia lo ar­tís­ti­co. Me en­can­ta­ba pin­tar, to­car piano, gui­ta­rra y, por su­pues­to, es­cri­bir. Por eso no se me hi­zo di­fí­cil de­jar de la­do mi pro­fe­sión for­mal, una vez que co­men­cé a es­cri­bir pro­fe­sio­nal­men­te; aun­que me si­gue apa­sio­nan­do el di­se­ño grá­fi­co, y ca­da vez que pue­do com­pro li­bros y re­vis­tas de di­se­ño.

¿CÓ­MO HAS EN­CON­TRA­DO QUE SE RETROALIMENTAN AM­BAS DIS­CI­PLI­NAS?

Las dos son pro­fe­sio­nes que im­pli­can crea­ti­vi­dad, mu­sa, mís­ti­ca y tra­ba­jo ar­duo. Creo que es ahí don­de se en­cuen­tran las pun­tas de mis dos ocu­pa­cio­nes.

EL HUMOR PA­RE­CE SER UNA CONS­TAN­TE EN TU TRA­BA­JO. ¿HA SI­DO ALGO CONS­CIEN­TE O FORTUITO?

No soy una per­so­na di­ver­ti­da o de con­tar chis­tes (de he­cho, no me gus­tan pa­ra na­da), pe­ro sí me en­can­ta el humor ne­gro y el humor po­lí­ti­co. En to­do lo que he es­cri­to, has­ta en lo más se­rio, he en­con­tra­do la ma­ne­ra de in­tro­du­cir un po­co de humor. Ser je­fa de guio­nes de “Cha­taing TV”, lle­gó a mí de la mano de su pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, que me co­no­cía por mis guio­nes de “No­va­tas”, un ma­ga­zi­ne fe­me­nino car­ga­do de mu­cho humor. El mun­do es su­fi­cien­te­men­te se­rio y dra­má­ti­co, co­mo pa­ra tam­bién es­cri­bir fic­ción de ese mo­do, así que pa­ra mí, es­cri­bir humor es algo muy cons­cien­te.

LAS MU­JE­RES PA­RE­CEN HA­BER EN­CON­TRA­DO UNA VOZ EN LO QUE ESCRIBES, DON­DE NO SON DÉBILES O DESVALIDAS. ¿TE CONSIDERAS FE­MI­NIS­TA?

En los tiem­pos que co­rren, con tan­ta de­nun­cia por aco­so en es­te me­dio, los mo­vi­mien­tos #Metoo, #Niu­na­más, #Niu­na­me­nos, tan­to mal­tra­to y vio­len­cia de gé­ne­ro, se­ría un sin­sen­ti­do no ser fe­mi­nis­ta. Las mu­je­res de­be­mos te­ner voz y ne­ce­si­ta­mos al­zar­la cuan­do nos sin­ta­mos dis­mi­nui­das, ig­no­ra­das o abu­sa­das en es­te mun­do go­ber­na­do por hom­bres. Y pien­so que lo es­ta­mos lo­gran­do.

HAS HE­CHO OBRA IN­FAN­TI­LES MU­SI­CA­LES, TEA­TRO JU­VE­NIL, DRA­MÁ­TI­COS, PRO­GRA­MAS DE HUMOR, LATE NIGHT SHOWS... ¿QUÉ HA SU­PUES­TO UN MA­YOR RE­TO PA­RA TI?

Sin du­da, ha­cer un late night show de trans­mi­sión dia­ria y en vi­vo, ha si­do lo más di­fí­cil que he he­cho. Cha­taing TV se es­cri­bía en las ma­ña­nas y se gra­ba­ba en las tar­des, en un fal­so vi­vo, pa­ra trans­mi­tir­se esa mis­ma no­che, y mu­chas ve­ces nos to­có al­te­rar el guión en ple­na gra­ba­ción, por al­gún acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te que se es­tu­vie­ra dan­do en ese mo­men­to. Eso fue una gran escuela pa­ra mí.

¿SAL­TAR AL CI­NE Y ES­CRI­BIR UN GUION ES ALGO QUE TE QUI­TE EL SUE­ÑO?

Aun­que he es­tu­dia­do có­mo es­cri­bir guio­nes pa­ra ci­ne, me sien­to muy có­mo­da en la te­le­vi­sión. Me en­can­ta es­cri­bir pa­ra Te­le­mun­do, y el rit­mo fre­né­ti­co de la te­le­no­ve­la. Pe­ro hay que dar­se cuen­ta de que la te­le­vi­sión es­tá mu­tan­do. La au­dien­cia es­tá con­su­mien­do los pro­duc­tos en otras pla­ta­for­mas. Ahí es don­de me gus­ta­ría en­trar, más que en el ci­ne.

AL VI­VIR EN EL EX­TE­RIOR Y ES­CRI­BIR PA­RA UN MER­CA­DO GLO­BAL, ¿CÓ­MO HAS HE­CHO PA­RA ADAP­TAR TU ES­TI­LO?

He te­ni­do que apren­der a es­cri­bir en me­xi­cano. Pa­ra eso es­tu­dio, leo, veo se­ries me­xi­ca­nas, e In­ter­net ayu­da mu­cho. Ten­go dic­cio­na­rios de mo­dis­mos me­xi­ca­nos por re­gión, que con­sul­to muy se­gui­do. Esa ha si­do la ma­yor adap­ta­ción que he te­ni­do que ha­cer.

¿QUÉ LE RECOMIENDAS A QUIEN EM­PIE­ZA EN LA PRO­FE­SIÓN DE ES­CRI­TOR?

Leer, ver y es­cu­char. Si vas a es­cri­bir te­le­vi­sión, ve mu­cha te­le­vi­sión. Em­pá­pa­te con lo que ve la au­dien­cia. Con­su­me se­ries, no­ve­las, uni­ta­rios. Si vas a es­cri­bir ci­ne, con­viér­te­te en ci­né­fi­lo. Si vas a es­cri­bir tea­tro… lee y ve al tea­tro. Hay re­fe­ren­cias en ca­da me­dio, y creo que una per­so­na sin re­fe­ren­cias no pue­de ser es­cri­tor. Hay que es­cu­char a las per­so­nas a tu al­re­de­dor. Ver de qué ha­blan. To­do eso nu­tre. Y por su­pues­to, es­tu­diar. Hay cla­ses ma­gis­tra­les que se dic­tan por in­ter­net, o se pue­den to­mar cur­sos en vi­vo pa­ra apren­der o me­jo­rar la téc­ni­ca. Aun­que creo que es­cri­bir no es algo que se apren­da. Es­cri­bir es un don que se tie­ne… o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.