Ma­rie­di­lia Sch­war­zem­berg. Ca­li­dad en di­se­ño.

Ma­rie­di­lia Sch­war­zem­berg Des­de el 2010, ha desa­rro­lla­do va­rios pro­yec­tos pa­ra ofre­cer ase­so­ría pro­fe­sio­nal, una am­plia ga­ma de ser­vi­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos, de in­terio­ris­mo y de­co­ra­ción

Variedades - - CONTENIDO - Por Ma­glen Def­fit

Em­pren­der no se tra­ta tan so­lo de ini­ciar un pro­yec­to, sino de to­da una ma­qui­na­ria que se mue­ve de­trás de es­te; por ello, in­ves­ti­gar, es­tar aten­to a las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­tan y aso­ciar­se con las per­so­nas in­di­ca­das que pue­dan apor­tar­nos su ta­len­to, es im­pres­cin­di­ble pa­ra co­men­zar con buen pie, co­mo lo hi­zo es­ta ta­len­to­sa ar­qui­tec­ta, de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res, apa­sio­na­da del di­se­ño, el ma­keup y la mo­da.

“Mez­clo y vi­vo mi pro­fe­sión con mis pa­sio­nes, desen­vol­vién­do­me e im­pro­vi­san­do en un es­ti­lo de vi­da di­ver­ti­do y muy di­ná­mi­co. Me com­pro­me­to con ca­da pro­yec­to que em­pren­do, sen­si­bi­li­zán­do­me y apren­dien­do en el ca­mino”, aco­ta Ma­rie­di­lia.

¿DE qué SE TRA­TA TU EM­PREN­DI­MIEN­TO?

Bus­co com­ple­men­tar mis pa­sio­nes por la ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción, ma­te­ria­li­zan­do sue­ños que mues­tro a tra­vés de mis re­des so­cia­les, des­de ma­ne­jar una tien­da fí­si­ca, has­ta ofre­cer ser­vi­cios de ase­so­rías a do­mi­ci­lio, pa­ra mo­ti­var y con­cien­ciar a mi en­torno de que un es­pa­cio bien di­se­ña­do es pro­mo­tor de una me­jor ca­li­dad de vi­da, que se tra­du­ce en ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos a lar­go pla­zo.

¿Có­mo NA­CIÓ Y quién ES­TÁ DE­TRÁS DE ES­TE pro­yec­to?, ¿quién o QUIÉ­NES Son LAS MEN­TES CREA­TI­VAS? In­du­da­ble­men­te, el cré­di­to de la ini­cia­ti­va es pa­ra mi ma­má. Edi­lias Ex­clu­si­vas na­ció en 1986 en la ciu­dad de Ba­ri­nas, Ve­ne­zue­la, ba­jo el nom­bre de Va­ni­da­des, co­mo un pro­yec­to de su due­ña y fun­da­do­ra, Car­men Edi­lia Es­té­vez de Sch­war­zen­berg. Era una tien­da de re­fe­ren­cia pa­ra mu­je­res, ubi­ca­da en el cen­tro de la ciu­dad. La tien­da se de­di­ca­ba a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res de la zo­na. Con el pa­so del tiem­po, se de­ja­ron de la­do un po­co los de­ta­lles pa­ra las mu­je­res, y se fue afian­zan­do la pa­sión de su due­ña por la de­co­ra­ción. Con es­to se dio pa­so a que la tien­da ven­die­ra más ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos, y rea­li­za­ra tra­ba­jos de in­terio­ris­mo, cuan­do en la épo­ca aún no exis­tía es­te con­cep­to. To­das las mu­je­res de la re­gión que­rían que Car­me­la vi­si­ta­ra su ca­sa pa­ra “dar­le un to­que”. Ac­tual­men­te, con­ta­mos con un ex­clu­si­vo y ca­pa­ci­ta­do equi­po, Ma­rie­di­lia co­mo ar­qui­tec­to, y la pre­sen­cia in­con­di­cio­nal de Ma­ría Ale­jan­dra en la tien­da, com­ple­men­tan aún más los ser­vi­cios ofre­ci­dos: ase­so­ría in­te­gral, pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra e in­terio­ris­mo, hu­ma­ni­za­ción de es­pa­cios, y más.

¿qué DI­FI­CUL­TA­DES ENFRENTASTE Y SUPERASTE pa­ra HA­CER REA­LI­DAD ESE SUE­ÑO?

Cir­cuns­tan­cias per­so­na­les… mu­chas ve­ces han apa­ga­do ese em­pu­je que lle­va­mos pa­ra im­pul­sar nues­tros sue­ños; pe­ro tam­bién ellas me han for­ta­le­ci­do, pa­ra se­guir ade­lan­te con ma­yor fuer­za y no de­caer. Ha­ce po­co más de un año fa­lle­ció mi ma­dre, mi for­ta­le­za, cóm­pli­ce y com­pa­ñe­ra de sue­ños, la que me re­ta­ba pa­ra sa­car lo me­jor de mí, y quien me en­se­ñó que per­se­ve­rar es la cla­ve pa­ra lo­grar nues­tras me­tas. Era una per­so­na que siem­pre bus­ca­ba cre­cer y em­pren­der pro­yec­tos den­tro de nues­tra tien­da

¿CUÁL ES TU MUSA INS­PI­RA­DO­RA? Mi musa, mi guía, quien me ins­pi­ra a se­guir ca­da día ade­lan­te y siem­pre lu­char por más, es mi ma­dre, Car­men Edi­lia Es­té­vez de Sch­war­zen­berg. Es­toy se­gu­ra que des­de el cie­lo me guía por el me­jor ca­mino.

¿HAY Al­gún AR­QUI­TEC­TO En PAR­TI­CU­LAR QUE ADMIRES, QUE SIEN­TAS QUE TE HA­YA SER­VI­DO DE INS­PI­RA­CIÓN?

Es inevi­ta­ble no ad­mi­rar el tra­ba­jo de Saha Hadid, quien fue la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir un pre­mio Pritz­ker de ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro ser ve­ne­zo­la­na im­pli­ca tam­bién va­lo­rar el tra­ba­jo de Car­los raúl vi­lla­nue­va, sien­do su le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co ins­pi­ra­ción y or­gu­llo; sin em­bar­go, re­co­noz­co que Sa­ra Atien­za, mi pro­fe­so­ra de his­to­ria en la uni­ver­si­dad, per­ma­ne­ce sien­do mi ma­yor ins­pi­ra­ción e in­fluen­cia, de­bi­do a que su es­fuer­zo es tan­gi­ble e im­por­tan­te, al que­rer reha­bi­li­tar y res­tau­rar obras que se han vis­to afec­ta­das con el tiem­po.

¿qué MA­TE­RIA­LES Son IM­PRES­CIN­DI­BLES pa­ra TI?

Ten­go que de­cir que lá­piz, y un sketch­book; ne­ce­si­to siem­pre plas­mar las ideas, pa­ra lue­go re­cu­rrir a mi pa­le­ta de co­lo­res y, por su­pues­to, pa­pel ta­piz co­mo com­ple­men­to y ma­te­rial im­pres­cin­di­ble.

¿Có­mo lo­gras ELE­GAN­CIA Y SEN­CI­LLEZ Al MIS­MO TIEM­PO?

Eso es con­se­cuen­cia de en­sa­yo y error, la ex­pe­rien­cia y el buen gus­to se unen, en fun­ción de con­se­guir el ba­lan­ce ne­ce­sa­rio en­tre lo que re­sul­te fun­cio­nal y se vea bien, sin de­jar de sen­tir­se ex­clu­si­vo.

¿qué ES El Co­lor pa­ra UNA EM­PREN­DE­DO­RA DE TU ES­TI­LO?

El co­lor es vi­da, lo sien­to co­mo una he­rra­mien­ta má­gi­ca den­tro de cual­quier pro­yec­to o si­tua­ción, ma­ni­fies­ta sen­ti­mien­tos y ge­ne­ra sen­sa­cio­nes; pue­des ge­ne­rar ca­li­dez en es­pa­cios am­plios y va­cíos, con el uso co­rrec­to del co­lor, o aña­dir de­ta­lles cla­ves pa­ra des­ta­car es­pa­cios, don­de no pue­das ha­cer gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes.

¿DE qué PER­SO­NA­JE TE GUS­TA­RÍA SER SU ASE­SO­RA, Y por qué?

Na­da co­mo los re­tos, me gus­ta­ría ase­so­rar un pro­yec­to pa­ra una mu­jer co­mo Mi­chel oba­ma, se­gu­ra de sí mis­ma, que ins­pi­ra con­fian­za, y es una mu­jer real, con de­fec­tos y vir­tu­des. Ella ha si­do cóm­pli­ce y com­pa­ñe­ra de quien con­si­de­ro que de­jó una mar­ca en nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

¿CUÁL ES TU FUER­TE En la DE­CO­RA­CIÓN DE IN­TE­RIO­RES?

La de­co­ra­ción de in­te­rio­res abar­ca mu­chas ra­mas, a mí me en­can­ta el di­se­ño co­mer­cial, por­que pue­des ge­ne­rar mu­chí­si­mas ideas y con­cep­tos

¿TE DESVELAS pen­san­do Y CREAN­DO CUAN­DO TIE­NES Un pro­yec­to? ¿CUÁN­DO Sur­gen TUS ME­JO­RES IDEAS?

Mis me­jo­res ideas sur­gen cuan­do me des­co­nec­to, me gus­ta tra­ba­jar mu­cho en el es­tu­dio que ten­go en mi ca­sa, co­lo­co mú­si­ca ins­tru­men­tal, ca­na­li­zo las ideas, me las ima­gino una y otra vez, re­co­rro los es­pa­cios con mi men­te, has­ta lle­gar a plas­mar mis ideas en el pa­pel.

¿CUÁ­LES Son TUS RI­TUA­LES AN­TES DE INI­CIAR Un nue­vo pro­yec­to, VAS DE TIEN­DAS, REVISAS RE­VIS­TAS DE DE­CO­RA­CIÓN, o TE reúnes Y HA­CES UNA Ex­plo­sión CREA­TI­VA DE IDEAS?

Me gus­ta re­unir­me va­rias ve­ces con el clien­te, y siem­pre le pi­do que man­den ideas de lo que han so­ña­do pa­ra su ca­sa, qué les gus­ta, ma­te­ria­les, co­lo­res, ti­pos de de­co­ra­ción.

Lue­go pa­so días ra­yan­do las ideas so­bre el pa­pel, bus­co mu­chí­si­mas ideas en in­ter­net o pin­te­rest, una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal ac­tual­men­te.

Bus­co des­co­nec­tar­me y me “te­le­trans­por­to” al es­pa­cio que voy a in­ter­ve­nir, me ima­gino las co­sas, las to­co, ima­gino la fun­ción que cum­plen, por­que con­si­de­ro que po­de­mos di­se­ñar mu­chas co­sas es­pec­ta­cu­la­res; pe­ro si no son fun­cio­na­les, nues­tro tra­ba­jo no va­lió la pe­na.

Mi me­jor ri­tual es vi­sua­li­zar de­ta­lla­da­men­te los sue­ños de mis clien­tes, y trans­for­mar­los en su rea­li­dad co­ti­dia­na.

¿qué le DI­CES A QUIE­NES TIE­NEN Un EM­PREN­DI­MIEN­TO En MEN­TE, Y Aún no SE ATRE­VEN A MATERIALIZARLO?

Soy fiel cre­yen­te de que los sue­ños se cum­plen y se pue­den ma­te­ria­li­zar. Pe­ro to­do cues­ta tra­ba­jo y es­fuer­zo; lo im­por­tan­te es or­ga­ni­zar las ideas, que sean tan­gi­bles, y tra­ba­jar en fun­ción de ello. Hay una fra­se que me de­fi­ne y apli­co en to­da si­tua­ción: “Pa­ra em­pe­zar un gran pro­yec­to, ha­ce fal­ta va­len­tía; pa­ra ter­mi­nar­lo, ha­ce fal­ta per­se­ve­ran­cia…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.