El prín­ci­pe Louis de Cam­brid­ge

A tan so­lo sie­te ho­ras del alum­bra­mien­to, los pa­dres de louis aban­do­na­ron el cen­tro hos­pi­ta­la­rio, lue­go de po­sar an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción

Variedades - - DE SANGRE AZUL - Por Ma­glen Def­fit

En ho­ras de la ma­ña­na del 23 de abril, y aten­di­da por el ci­ru­jano gi­ne­có­lo­go ofi­cial de la ca­sa real, Alan Fart­hing, Ka­te Midd­le­ton tra­jo al mun­do a su ter­cer hi­jo, louis Art­hur Char­les, el cual pe­só 3,900 ki­lo­gra­mos. A la ex­pec­ta­ti­va es­tu­vie­ron los ad­mi­ra­do­res de la corona bri­tá­ni­ca, quie­nes lle­va­ban días acam­pan­do an­te el hos­pi­tal St. Mary de Pad­ding­ton, Lon­dres, con ban­de­ras, car­te­les y fo­tos, es­pe­ran­do el gran acon­te­ci­mien­to.

Un de­ta­lle muy par­ti­cu­lar fue el anun­cio del na­ci­mien­to del prín­ci­pe Louis, pri­me­ro por la red so­cial Twitter, an­tes de ser co­lo­ca­do en el ca­ba­lle­te, co­mo se es­ti- la por tra­di­ción. Pe­ro co­mo el pro­to­co­lo no se rom­pe en el pa­la­cio de Buc­king­ham, el se­cre­ta­rio de pren­sa de la fa­mi­lia real, Ed per­kins, con­du­jo el do­cu­men­to des­de el hos­pi­tal has­ta la re­si­den­cia ofi­cial de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca, pa­ra que el bo­le­tín mé­di­co con­fir­man­do el na­ci­mien­to se ex­pu­sie­ra en un ca­ba­lle­te fren­te al Pa­la­cio, don­de un nu­me­ro­so pú­bli­co es­pe­ra­ba an­sio­so la no­ti­cia.

La re­ve­la­ción dio la vuelta al mun­do. Un car­tel lu­mi­no­so en el Ti­mes Squa­re, en Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos, da­ba la bien­ve­ni­da al be­bé del prín­ci­pe Wi­lliam y Ka­te Midd­le­ton; y las fuentes de la pla­za de Tra­fal­gar, en Lon­dres, en­cen­die­ron sus lu­ces en azul, por una se­ma­na.

En cuan­to al hos­pi­tal de Pad­ding­ton, allí na­cie­ron tam­bién el prín­ci­pe geor­ge, el 22 de julio de 2013; y la princesa Char­lot­te, el 2 de ma­yo de 2015, am­bos her­ma­nos del nue­vo vás­ta­go, que en la lí­nea de su­ce­sión al trono que­da­rán en el si­guien­te or­den: el prín­ci­pe Carlos de gales, hi­jo ma­yor de la rei­na Isa­bel II; el prín­ci­pe guillermo, hi­jo ma­yor de Carlos; Geor­ge y Char­lot-

te, hi­jos del prín­ci­pe Guillermo y le se­gui­ría el prín­ci­pe Enrique de gales, pe­ro aho­ra que­da des­pla­za­do un es­ca­lón y re­le­ga­do al sex­to pues­to por su so­brino, el prín­ci­pe Louis, quien to­ma el quin­to lu­gar.

Ca­be des­ta­car que una ley es­ta­ble­ci­da an­tes de 2011, si­tua­ba al va­rón pri­me­ro que a la hem­bra en la lí­nea su­ce­so­ria, pe­ro Da­vid Ca­me­ron, el ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, de­ci­dió mo­di­fi­car­la, por lo que el prín­ci­pe Louis, aun­que es va­rón, no se si­túa por de­lan­te de su her­ma­na, la princesa Char­lot­te.

Lo cier­to es que hay mu­cho que ce­le­brar. El na­ci­mien­to de su al­te­za real, Louis Art­hur Char­les; la no­ti­cia del em­ba­ra­zo de pip­pa Midd­le­ton, her­ma­na de la du­que­sa de Cam­brid­ge, de su pri­mer hi­jo; el ter­cer cum­plea­ños de la princesa Char­lot­te, a nue­ve días de la lle­ga­da de su nue­vo her­mano; ade­más, el sép­ti­mo aniversario de la boda de los du­ques de Cam­brid­ge, co­lo­ca­da en la cuen­ta de Ins­ta­gram del Pa­la­cio de Ken­sing­ton.

En­tre los re­ga­los re­ci­bi­dos pa­ra el prín­ci­pe louis, por par­te de fi­gu­ras de la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, al­tos man­da­ta­rios, di­plo­má­ti­cos y ce­le­bri­da­des, es­tán: una edi­ción li­mi­ta­da de las aven­tu­ras de Pe­ter Rab­bit, un per­so­na­je es­cri­to por Bea­trix

pot­ter, cu­ya edi­ción es­tá va­lua­da en 750 dó­la­res, y fue ob­se­quia­da por el hu­mo­ris­ta bri­tá­ni­co Ja­mes Cor­den; dos lí­neas com­ple­tas de ro­pa pa­ra be­bé, con­fec­cio­na­da en al­go­dón or­gá­ni­co, de la di­se­ña­do­ra Dia­ne von Furs­ten­berg, va­lo­ra­das en 500 dó­la­res; una co­lec­ción de cuen­tos del país, y una man­ta te­ji­da a mano con la­na de ove­jas lo­ca­les, por par­te de la pri­me­ra mi­nis­tra de Nue­va Ze­lan­da, Ja­cin­da Ar­dern; y un set de ar­tícu­los de pla­ta, ad­qui­ri­dos en la bou­ti­que in­fan­til Pe­tit Tre­sor de Be­verly Hills, ob­se­quio del pre­si­den­te de Ga­bón, Ali Bon­go.

Ca­be des­ta­car que los re­ga­los ofi­cia­les, aque­llos que son de­cla­ra­dos anual­men­te en un in­for­me, pue­den ser usa­dos, mas no con­si­de­ra­dos co­mo pro­pie­dad per­so­nal de la reale­za. Ade­más, la ca­sa real no pa­ga im­pues­tos so­bre ellos, y tam­po­co pue­den ser ven­di­dos ni in­ter­cam­bia­dos, por­que even­tual­men­te se con­vier­ten en par­te de la co­lec­ción real, que es cus­to­dia­da por la rei­na me­dian­te un fi­dei­co­mi­so, y guar­da­da pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Los ob­se­quios pe­re­ce­de­ros son do­na­dos pa­ra efec­tos de ca­ri­dad.

el set de pla­ta in­clu­ye un va­si­to pa­ra be­bé, un so­na­je­ro, una ca­ji­ta pa­ra guar­dar re­cuer­dos, un ce­pi­llo y pei­ne, un ta­zón y ba­ses pa­ra ve­li­tas de cum­plea­ños va­lo­ra­do en $1,000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.