Cell­fi­na. Da­le un adiós de­fi­ni­ti­vo a la piel de na­ran­ja.

An­tes po­día­mos du­rar años en eli­mi­nar es­ta tex­tu­ra en nues­tra piel; pe­ro es­te tra­ta­mien­to pro­me­te des­apa­re­cer­la por tres años, en tan so­lo una se­sión

Variedades - - CONTENIDO -

To­das he­mos vis­to y co­no­ce­mos muy bien esos des­agra­da­bles ho­yue­los que se for­man en la piel en di­fe­ren­tes par­tes de nues­tro cuer­po, a los que lla­ma­mos “piel de na­ran­ja”; pe­ro, ¿qué oca­sio­na es­ta con­di­ción en nues­tra epi­der­mis?

Esa mo­les­ta piel de na­ran­ja se de­be a una pa­to­lo­gía que afec­ta a la der­mis y al te­ji­do ce­lu­lar sub­cu­tá­neo, es de­cir, afec­ta la gra­sa que te­ne­mos de­ba­jo de la piel.

Gra­dual­men­te, en di­cha gra­sa se va acu­mu­lan­do lí­qui­do, lo que ha­ce que el te­ji­do gra­so sub­cu­tá­neo crez­ca pro­vo­can­do bul­tos, pe­ro ba­jo la piel exis­ten las ban­das de te­ji­do con­jun­ti­vo lla­ma­das sep­tos bro­sos, que co­nec­tan la piel con el te­ji­do sub­ya­cen­te en de­ter­mi­na­dos pun­tos, evi­tan­do que en esas áreas se agran­den las cé­lu­las gra­sas, lo que oca­sio­na esa irre­gu­la­ri­dad en la piel, crean­do los tan des­agra­da­bles y vi­si­bles ho­yue­los.

La cell­fi­na es un no­ve­do­so tra­ta­mien­to no in­va­si­vo, que tra­ba­ja la gra­sa lo­ca­li­za­da, y cons­ta de un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo del ta­ma­ño de un te­lé­fono ce­lu­lar mo­derno, que tra­ba­ja au­to­má­ti­ca­men­te so­bre ca­da ho­yue­lo en la piel.

Pri­me­ro, se apli­ca li­do­caí­na pa­ra anes­te­siar la zo­na y, a con­ti­nua­ción, el ca­be­zal del equi­po rea­li­za una pe­que­ña suc­ción pa­ra “atra­par” la par­te afec­ta­da, ha­cien­do el va­cío. Es­te ca­be­zal lle­va in­cor­po­ra­das unas mi­cro­agu­jas, que van cor­tan­do to­das las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que ti­ran de los ho­yue­los ha­cia aba­jo y for­man las de­pre­sio­nes tí­pi­cas de la piel de na­ran­ja.

Es­ta con­di­ción sue­le apa­re­cer en las zo­nas de los glú­teos y mus­los, en ca­si el 85% de las mu­je­res a ni­vel mun­dial; y es­ta téc­ni­ca pro­me­te eli­mi­nar­las por un pe­río­do de tres años, en una so­la se­sión que pue­de du­rar en­tre 45 mi­nu­tos a una ho­ra, tra­ba­jan­do de 20 a 30 ho­yue­los en ca­da se­sión.

“Ha si­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en lo re­fe­ren­te al tra­ta­mien­to de la ce­lu­li­tis; un pro­ble­ma real­men­te pre­va­len­te, el cual se

El pre­cio del tra­ta­mien­to os­ci­la en­tre €2.500 y €3.500, de­pen­dien­do del nú­me­ro de ho­yue­los a tra­tar

es­ti­ma que afec­ta en torno al 85% de la po­bla­ción fe­me­ni­na mun­dial. Es el pri­mer y úni­co tra­ta­mien­to que nos per­mi­te, en una úni­ca se­sión, eli­mi­nar de for­ma de­fi­ni­ti­va los ca­rac­te­rís­ti­cos ho­yue­los de la ce­lu­li­tis”, ex­pli­ca la doc­to­ra Mer­ce­des Sáenz de San­ta­ma­ría, de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal de Ma­drid, Es­pa­ña.

Una vez rea­li­za­do el tra­ta­mien­to, se no­ta­rá de ma­ne­ra in­me­dia­ta có­mo la piel re­cu­pe­ra su for­ma ori­gi­nal, con un as­pec­to más li­so. Lue­go del tra­ta­mien­to, la pa­cien­te pue­de pre­sen­tar do­lor es­pon­tá­neo y la pal­pa­ción y he­ma­to­mas en la zo­na tra­ta­da. Es im­por­tan­te re­cal­car

que el mé­to­do cell­fi­na no eli­mi­na­rá la fla­ci­dez de la piel, el ex­ce­so de gra­sa o las es­trías, y se acon­se­ja usar­la en pa­cien­tes que ten­gan un ín­di­ce de gra­sa cor­po­ral (IMC) nor­mal, ya que aque­llas mu­je­res que pre­sen­tan so­bre­pe­so tie­nen gra­sa sub­cu­tá­nea y, al des­bri­dar los sep­tos, se crea­ría más pe­so a la piel, ob­te­nien­do re­sul­ta­dos no fa­vo­re­ce­do­res ni no­ta­bles pa­ra la pa­cien­te.

Es por ello que las can­di­da­tas idea­les pa­ra so­me­ter­se a es­te tra­ta­mien­to, son las mu­je­res de en­tre 25 y 55 años de edad, con una fla­ci­dez mí­ni­ma en la piel -o nin­gu­na-, y con un IMC por de­ba­jo de 35.

Por Mó­ni­ca sil­va cár­de­nas

ASÍ SE VEN LOS SEP­TOS BRO­SOS, lue­go De ser apli­ca­da la te­ra­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.