Emi­grar y sus con­se­cuen­cias

El mie­do a per­der nues­tra iden­ti­dad, el te­mor al fra­ca­so y de­jar atrás a los se­res que amas, pue­de ge­ne­rar un ni­vel de es­trés que re­sul­te en de­pre­sión

Variedades - - VIVIR MEJOR -

Emi­grar es una de las reali­da­des que ha acom­pa­ña­do a la hu­ma­ni­dad des­de el ini­cio de los tiem­pos. En el mun­do, hay ca­si 260 mi­llo­nes de mi­gran­tes, se­gún da­tos ofre­ci­dos por la OIM –Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de la Mi­gra­ción–, ci­fra que re­pre­sen­ta un 3,4% de la can­ti­dad de per­so­nas que ha­bi­tan el pla­ne­ta. Es­ta can­ti­dad es­tá des­pro­por­cio­nal­men­te di­vi­di­da, ya que 50% de es­tas per­so­nas se en­cuen­tran en ape­nas 10 paí­ses. sa­mai su­ti, es­pe­cia­lis­ta en Coa­ching, co­men­ta que pue­de ha­ber más opor­tu­ni­da­des y otra ca­li­dad de vi­da en otros lu­ga­res, pe­ro, “si no sa­bes co­nec­tar­te y desa­rro­llar­te en esos nue­vos es­pa­cios, no ten­drás los re­sul­ta­dos que deseas. Tu pa­sa­do es tu raíz; tu ex­pe­rien­cia y au­to­co­no­ci­mien­to, son tu tram­po­lín pa­ra sal­tar a nue­vas y me­jo­res opor­tu­ni­da­des”. Es na­tu­ral que en es­te pro­ce­so exis­ta una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas, “por lo que ex­pe­ri­men­tar­las se­rá lo más sano pa­ra em­po­de­rar a la per­so­na”. Ca­da quien es un mun­do, “hay quie­nes tie­nen más mie­do o ape­go al pa­sa­do –lo que tie­nen que de­jar–, la fa­mi­lia, su ho­gar, ami­gos, tra­ba­jos, es­ta­tus, co­mi­da, en­tre otros. Co­mo hay quie­nes le tie­nen mie­do al fu­tu­ro y a lo des­co­no­ci­do”. Es por ello que la es­pe­cia­lis­ta afir­ma que es tan im­por­tan­te man­te­ner­se co­nec­ta­do al sue­ño o la me­ta per­so­nal que im­pul­sa­rá al in­di­vi­duo a mo­ver­se y su­pe­rar cual­quier desafío.

En es­ta vi­ven­cia, es co­mún que las per­so­nas se aís­len de otras, una vez que lle­gan a su des­tino, lo que di­fi­cul­ta la in­te­gra­ción a la nue­va so­cie­dad en la que vi­vi­rán. A es­to se le co­no­ce co­mo “Sín­dro­me de Uli­ses”, cu­yo nom­bre se ins­pi­ró en el per­so-

na­je mi­to­ló­gi­co y su desas­tro­so via­je de re­gre­so a ca­sa, que ter­mi­nó sien­do to­do un in­fierno.

HE­RRA­MIEN­TAS DE APO­YO

Pa­ra Sa­mai Su­ti, “el coa­ching es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta al mo­men­to de de­ci­dir emi­grar, por­que es un pro­ce­so de en­tre­na­mien­to y co­mu­ni­ca­ción, en el que es­ta­ble­ce­mos el ob­je­ti­vo de orien­tar a la per­so­na a desa­rro­llar su ver­da­de­ro po­ten­cial, lo­grar las me­tas y con­quis­tar los cam­bios po­si­ti­vos e im­por­tan­tes en tu vi­da. ¡Vi­vir una vi­da que me­rez­ca ser vi­vi­da! Vi­vir con pro­pó­si­to”.

HE­RRA­MIEN­TAS

Desa­rro­llar un plan pa­ra una nue­va vi­da no es sen­ci­llo, por lo que de­bes sa­ber con qué cuen­tas al mo­men­to de par­tir: “¡Eres tu me­jor he­rra­mien­ta, tú eres tu me­jor re­cur­so! Es­ta es una fra­se que bus­co que mis coachee la in­ter­na­li­cen, la vi­van y la prac­ti­quen mien­tras tra­ba­ja­mos jun­tos, por­que a me­di­da que la desa­rro­llen, es­ta­rán más pre­pa­ra­dos a afron­tar el des­arrai­go, el sen­ti­do de per­te­nen­cia, la nos­tal­gia por lo que de­jan atrás”, co­men­ta Sa­mai, quien, ade­más, ex­pre­sa la im­por­tan­cia de co­no­cer­se a sí mis­mo.

Mu­chas ve­ces, ir a otro país ha­ce que te re­plan­tees tu vi­da, o que te atre­vas a ex­pe­ri­men­tar una nue­va fa­ce­ta de ti. “Sa­ber cuá­les son las ha­bi­li­da­des y de­bi­li­da­des, ser­vi­rá pa­ra en­fren­tar los desafíos que se les pre­sen­ten; es una ma­ne­ra de in­te­grar ca­da vez más he­rra­mien­tas”, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta.

CUI­DA­DO CON LO QUE PIEN­SAS

“Si me voy del país, mis pro­ble­mas se van”. Ir­te te ga­ran­ti­za una sa­li­da, pe­ro no lo que quie­res de­jar de la­do. “No hay que cul­par com­ple­ta­men­te al país o a la si­tua­ción ac­tual, las ca­ren­cias con que te en­cuen­tras… tam­po­co pue­des pen­sar que la sa­li­da de tus pro­ble­mas, se so­lu­cio­na­rán cuan­do cam­bies de es­ce­na­rio. ¡Tú eres el pro­ta­go­nis­ta! ¿Cuá­les son tus mie­dos de que­dar­te y de ir­te?”, afir­ma Sa­mai. La ex­per­ta tam­bién di­ce que pue­de que con­si­gas co­sas en co­mún, o las po­la­ri­da­des del mis­mo mie­do. “Si no co­mien­zas a tra­ba­jar esos asun­tos des­de ya, de igual for­ma se te vol­ve­rán a pre­sen­tar, so­lo que en otra cir­cuns­tan­cia. En­ton­ces, ¿cuál es tu si­tua­ción ac­tual? ¿Cuál es la ba­se con que cuen­tas? ¿Con qué re­cur­sos cuen­tas –eco­nó­mi­cos, pro­fe­sio­na­les, crea­ti­vos, ta­len­tos, net­wor­king-? ¿Qué te im­pul­sa pa­ra ir por me­jo­res opor­tu­ni­da­des? ¿Qué es­tas dis­pues­to a de­jar atrás por...? Pue­des te­ner una ca­ja lle­na de he­rra­mien­tas, si no te atre­ves a uti­li­zar­las y prac­ti­car, no sa­brás con cuán­tas cuen­tas, y qué eres ca­paz de crear”.

CUI­DA­DO CON LOSSENTIMIENTOS

La nos­tal­gia es un sen­ti­mien­to al que no hay que dar­le mu­cha ca­bi­da: “es­ta no pue­de pe­sar más que tus mo­ti­va­cio­nes dia­rias, esa sen­sa­ción ha­rá que es­tés di­so­cia­do y te de­bi­li­tes, in­clu­so per­mi­tir que cai­gas en de­pre­sión”. Lo que ca­da quien de­be ha­cer es afe­rrar­se a su pro­pó­si­to y con­quis­tas dia­rias, ya que es­to es lo que ha­rá que se man­ten­gan pre­sen­tes. Es im­por­tan­te tra­zar un plan, sa­ber qué ha­cer, con qué o quién con­tar, cuán­do y có­mo se va a eje­cu­tar, ha­rá mu­cho más cer­te­ro el cam­bio. “Por­que al co­men­zar de nue­vo en otro lu­gar, ten­drás la sen­sa­ción de que al­go fal­ta; sin em­bar­go, eso no pu­de im­pe­dir lo nue­vo que eres ca­paz de crear”.

AN­TES DE EMI­GRAR

La es­pe­cia­lis­ta Sa­mai Su­ti nos enu­me­ra una lis­ta im­por­tan­te:

* Bus­ca ce­rrar los ci­clos que ten­gas abier­tos, con per­so­nas, co­sas, lu­ga­res. * Ex­pré­sa­le a las per­so­nas que amas to­das tus emo­cio­nes, há­bla­le de tus mie­dos y sue­ños.

* Pla­ni­fi­ca tu es­tra­te­gia de ma­ne­ra in­te­gral: per­so­nal, eco­nó­mi­ca, pro­fe­sio­nal y so­cial. Co­mu­ní­ca­te y con­ver­sa con quie­nes ha­yan emi­gra­do y es­tén en el país o ciu­dad des­tino al que quie­res ir.

RICKY SE CO­DEA CON LA REALE­ZA

La bo­da de la prin­ce­sa eu­ge­nia de york y Jack Brooksbank, fue to­do un acon­te­ci­mien­to. En­tre los asis­ten­tes es­tu­vie­ron: Rob­bie Wi­lliams y ay­da, los her­ma­nos y el cu­ña­do de Ka­te Midd­le­ton, ellie Goul­ding, Ka­te Moss, nao­mi Camp­bell, de­mi Moo­re, Ca­ra y Poppy de­le­vin­gne, Ja­mes Blunt, e in­clu­so Ricky Mar­tin y Jwan yo­sef. Pa­ra la oca­sión, el in­tér­pre­te y su pa­re­ja eli­gie­ron un cha­qué de la ca­sa de mo­das fran­ce­sa de Ber­lu­ti. Pe­ro, ¿qué tie­nen ellos en co­mún? Ricky co­no­ció a la prin­ce­sa Eu­ge­nia a tra­vés de su es­po­so, en Art Ba­sel de Mia­mi. Ade­más, los une la lu­cha con­tra la tra­ta de per­so­nas.

RE­GA­LOS ADE­LAN­TA­DOS

El prín­ci­pe harry y la exac­triz Meg­han, ¡ya es­pe­ran a su pri­mer be­bé, a tan so­lo cin­co me­ses de ha­ber­se ca­sa­do! La pa­re­ja ce­le­bró la no­ti­cia en su pri­mer via­je ofi­cial a Aus­tra­lia, Fi­ji, Ton­ga y Nue­va Ze­lan­da. Harry: “No pu­di­mos pen­sar un me­jor lu­gar pa­ra anun­ciar la lle­ga­da de nues­tro be­bé”. Ade­más, los du­ques de Sus­sex re­ci­bie­ron el pri­mer re­ga­lo pa­ra su hi­jo. Se tra­ta de un can­gu­ro de pe­lu­che, que lle­va un be­bé en la bol­sa. El mis­mo fue en­tre­ga­do por el go­ber­na­dor ge­ne­ral de Aus­tra­lia, Pe­ter Cos­gro­ver.

SIN DE­RE­CHO AL TRONO

La prin­ce­sa ale­jan­dra de han­no­ver, se con­vir­tió en miem­bro de la Iglesia Ca­tó­li­ca, en un bau­ti­zo pa­ra el que eli­gió co­mo pa­drino a un co­ro­nel de la Com­pa­ñía de Ca­ra­bi­ne­ros del prín­ci­pe. Co­mo hi­ja de Ca­ro­li­na de Mó­na­co y er­nes­to de han­no­ver tie­ne, a di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos Ca­si­rag­hi, tí­tu­lo de prin­ce­sa, tra­ta­mien­to de al­te­za real, y has­ta aho­ra ocu­pa­ba un lu­gar en la lí­nea su­ce­so­ria al trono bri­tá­ni­co; sin em­bar­go, es­to ya no es así. Re­cor­de­mos que los Gri­mal­di son ca­tó­li­cos, pe­ro ella fue bau­ti­za­da por la Iglesia Evan­gé­li­ca Lu­te­ra­na de Han­no­ver, ya que de lo con­tra­rio, se hu­bie­ra que­da­do fue­ra de la lí­nea de su­ce­sión al trono de In­gla­te­rra.

¡BIEN­VE­NI­DOS A ES­TO­COL­MO! es­te­lle y os­car de Sue­cia es­tre­nan un re­tra­to con do­ble uso, pues la fo­to fa­mi­liar tra­di­cio­nal de la reale­za, es la en­car­ga­da de re­ci­bir a los tu­ris­tas en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ar­lan­da, el más gran­de de Sue­cia y uno de los ma­yo­res de Eu­ro­pa. “La idea de dar la bien­ve­ni­da a la ciu­dad es mos­trar los pun­tos fuer­tes de Es­to­col­mo, y la fa­mi­lia de la prin­ce­sa he­re­de­ra es un ejem­plo de ello”, ex­pli­có el di­rec­tor del ae­ro­puer­to, Pe­der Grun­ditz.

EL NUE­VO PRÍN­CI­PE DE LU­XEM­BUR­GO

La Fa­mi­lia Gran Du­cal de Lu­xem­bur­go, con­for­ma­da por nu­me­ro­sos miem­bros, y ca­rac­te­ri­za­da por ser de las fa­mi­lias reales más uni­das, se reunió ha­ce po­cas se­ma­nas pa­ra ce­le­brar el bau­ti­zo de Zeno Willms de nas­sau, el pri­mer hi­jo de la prin­ce­sa Ga­brie­lle de nas­sau y su es­po­so, an­to­nius Willms. La pa­re­ja eli­gió pa­ra él un nom­bre de ori­gen grie­go, que de­ri­va de Zeus, y cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “aquel su­pe­di­ta­do al Dios Zeus”. ¿No te pa­re­ce una ter­nu­ra de be­bé?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.