San­to­ri­ni. Is­la pa­ra­di­sía­ca

Ca­sas que con­tras­tan per­fec­ta­men­te con el azul del mar, pai­sa­jes pa­ra­di­sía­cos, pla­yas con are­na ro­ja y ne­gra, un vol­cán, y atar­de­ce­res que enamo­ran, es el me­jor des­tino pa­ra pa­sar unas va­ca­cio­nes

Variedades - - CONTENIDO -

Es­ta her­mo­sa y azu­la­da is­la se en­cuen­tra en Gre­cia y for­ma par­te del ar­chi­pié­la­go Cí­cla­das y del Mar Egeo. To­ma su for­ma tras ha­ber­se hun­di­do en la cal­de­ra de un enor­me vol­cán, su ca­pi­tal es el pue­blo de Thi­ra, y po­see un puer­to prin­ci­pal: Aci­nios. La is­la tie­ne una es­truc­tu­ra de me­dia lu­na y, en su in­te­rior, don­de se ha­lla­ba el vol­cán, po­see una se­rie de pe­que­ñas y ma­jes­tuo­sas is­las. Al oes­te es in­cli­na­da y ro­co­sa, y se des­ta­ca por su pre­ci­pi­cio ha­cia el mar; en el sur, va su­bien­do len­ta­men­te ha­cia el océano y se pue­den ob­ser­var sus pla­yas de are­nas os­cu­ras, que enamo­ran a to­dos los tu­ris­tas. Y en el es­te, a pe­sar de no te­ner pla­ya, se pue­den ob­ser­var unos her­mo­sos pai­sa­jes, don­de los atar­de­ce­res son el cen­tro de aten­ción de aque­llos vi­si­tan­tes que van a la is­la a re­la­jar­se.

PUE­BLOS QUE DE­BES VI­SI­TAR EN SAN­TO­RI­NI

A pe­sar de ser una is­la pe­que­ña, tie­ne unos pai­sa­jes y pue­blos pin­to­res­cos que va­le la pe­na co­no­cer y vi­si­tar; ade­más de su ca­pi­tal, Thi­ra, des­ta­can al­gu­nas po­bla­cio­nes co­mo lo son Oia, que es el cen­tro de las Pues­tas al Sol, al igual que otros pe­que­ños pue­blos co­mo Ive­ro­vi­gli y Fi­ros­to­fa­ni. Ellos des­ta­can por­que sus alo­ja­mien­tos y ho­te­les es­tán en el bor­de del acan­ti­la­do. Kar­te­ra­dos, jun­to a Thi­ra,

son los pue­blos en los cua­les se pue­den lo­ca­li­zar ho­te­les a un pre­cio eco­nó­mi­co, y en una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da.

pai­sa­jes Y pla­yas

San­to­ri­ni es una is­la que tie­ne in­fi­ni­dad de ideas pa­ra re­la­jar­se y di­ver­tir­se en pa­re­ja o en fa­mi­lia. Es uno de los des­ti­nos más tu­rís­ti­cos del mun­do, por lo que pue­de que se di­fi­cul­te la rea­li­za­ción de al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. Su re­lie­ve es­car­pa­do y abrup­to es ideal pa­ra aque­llas per­so­nas aven­tu­re­ras que deseen dar un re­co­rri­do por el bor­de de los acan­ti­la­dos, co­mo lo es la ru­ta que va de Ime­ro­vi­gli a Oia. Las per­so­nas un po­co me­nos ac­ti­vas, pue­den rea­li­zar es­te re­co­rri­do a tra­vés de au­to­bu­ses, au­tos o mo­tos.

Tam­bién es­tán los pa­seos por to­das las pla­yas, en un cru­ce­ro de la Cal­de­ra, que sa­le des­de la is­la Thi­ra­sia. Pa­ra las per­so­nas que les gus­ta lo ex­tre­mo, es­tá el al­qui­ler de equi­pos sub­ma­ri­nos, si lo que desean es su­mer­gir­se en el fon­do del mar grie­go. Ar­me­ni es un pue­blo que po­see un mar bas­tan­te ac­ce­si­ble, en don­de se re­quie­ren úni­ca­men­te unas ga­fas de bu­ceo. Otra de las ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar, es ver el atar­de­cer en el pue­blo de Oia y de Ar­me­ni. En su gas­tro­no­mía, se pue­de de­gus­tar la co­mi­da grie­ga en los me­jo­res res­tau­ran­tes que tie­ne San­to­ri­ni,

fren­te a un pue­blo pes­que­ro, o en la cal­de­ra; es­tos son los lu­ga­res idea­les pa­ra ce­le­brar el aniversario de bo­das con su pa­re­ja, o de re­ga­lo de cum­plea­ños, en dón­de pue­den rea­li­zar la ru­ta del vino de San­to­ri­ni, be­bien­do Vi­san­to, el vino con ma­yor so­le­ra del mun­do. Pe­ro es­ta is­la no so­la­men­te tie­ne una ex­ce­len­te gas­tro­no­mía, pai­sa­jes o pla­yas, tam­bién po­see ar­te y cul­tu­ra, que no se de­be de­jar de vi­si­tar, co­mo sus ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos más im­por­tan­tes, y el mu­seo de Akri­ti.

La NOCHE grie­ga

Es­ta is­la no so­la­men­te es fa­mo­sa por el gran azul de sus pla­yas o are­nas ro­jas, sino por te­ner una vi­da noc­tur­na muy ac­ti­va y cos­to­sa en don­de mi­les de tu­ris­tas se reúnen en la pla­za de Fi­ra pa­ra fo­to­gra­fiar­se, con­ver­sar o re­la­jar­se. La noche em­pie­za en la cal­de­ra, don­de los vi­si­tan­tes pue­den ir y to­mar­se un cóc­tel mien­tras se de­lei­tan con el atar­de­cer; o en las pla­yas des­pués de un día so­lea­do, pa­ra lue­go ir­se a los me­jo­res clu­bes; aquí des­ta­can el club Koo, que es uno de los más fa­mo­sos por

Gozo los jó­ve­nes –y más en tem­po­ra­da de ve­rano–, al igual que el club Enig­ma. Otra de las dis­co­te­cas más con­cu­rri­das y muy cos­to­sas es Fran­co, don­de una be­bi­da pue­de te­ner un cos­to de 10 eu­ros. Fue­ra de la ca­pi­tal, tam­bién hay otros clu­bes muy fa­mo­sos, co­mo el My­los Ca­fé, en Oia; y el Asno Ama­ri­llo, en Ka­ma­ri.

hos­pe­da­je

Los tu­ris­tas que vie­nen a San­to­ri­ni, bus­can alo­ja­mien­to en ho­te­les que ten­gan una vis­ta pa­no­rá­mi­ca y pue­dan ob­ser­var los atar­de­ce­res que es­ta is­la ofre­ce. La ca­pi­tal, Fi­ra, es la zo­na que tie­ne más op­cio­nes pa­ra alo­jar­se, tam­bién cuen­ta con áreas pri­vi­le­gia­das, don­de los vi­si­tan­tes pue­den per­noc­tar en las cal­de­ras, o en la par­te al­ta, a un cos­to ac­ce­si­ble.

Dos de los ho­te­les más pres­ti­gio­sos son el Ma­nías Fi­ras y el Tze­kos Vi­llas, en don­de po­drán dis­fru­tar uno de los me­jo­res pai­sa­jes del mun­do al des­per­tar, pe­ro tam­bién po­drás ha­llar ho­te­les un po­co más ase­qui­bles, co­mo el Vi­lla Ro­se.

Fi­ros­te­fa­ni es otro de los pue­blos más

po­pu­la­res en­tre los tu­ris­tas, ya que es una zo­na muy tran­qui­la, tie­ne co­mo op­ción el Vila Ma­ria Da­mi­gou, en don­de el desa­yuno se sir­ve en un bal­cón, pa­ra ad­mi­rar las ma­ra­vi­llas que da la na­tu­ra­le­za; tam­bién se en­cuen­tran el Ho­tel Ga­la­ni, Ae­rino Vi­lla y el Chic Ho­tel San­to­ri­ni.

Oia es la par­te más al­ta que tie­ne la is­la, y tam­bién una de las zo­nas más cos­to­sas pa­ra hos­pe­dar­se, ya que po­see los ho­te­les más lu­jo­sos y es el pue­blo pre­di­lec­to de los vi­si­tan­tes, de­bi­do a su le­ja­nía y su tran­qui­li­dad en tem­po­ra­da ba­ja. Las op­cio­nes que ofre­ce es­ta po­bla­ción pa­ra su es­ta­día son: el Vi­lla San­to­ri­ni, con vis­ta ha­cia el Mar Egeo y al vol­cán; Al­ta Ma­re by An­dro­nis, Am­bi­tion Sui­tes; y Fi­le­ria Sui­tes, que es uno de los ho­te­les más ac­ce­si­bles o eco­nó­mi­cos que tie­ne es­ta lo­ca­li­dad.

Ime­ro­vi­gli es uno de los pue­blos me­nos po­pu­la­res y eco­nó­mi­cos que tie­ne San­to­ri­ni, por lo que si quie­res tran­qui­li­dad, es­ta zo­na es la ade­cua­da, ya que se en­cuen­tran des­de ho­te­les de lu­jo, has­ta alo­ja­mien­tos más sen­ci­llos, don­de igual pue­des dis­fru­tar de los atar­de­ce­res pri­vi­le­gia­dos de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.