Los je­ques y sus lu­jos.

Dos de los mul­ti­mi­llo­na­rios je­ques ára­bes com­par­ten la mis­ma pa­sión por co­lec­cio­nar au­tos, y por las ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas pa­ra ayu­dar a las per­so­nas con ba­jos re­cur­sos, sien­do la ins­pi­ra­ción la Fun­da­ción Ga­tes

Variedades - - CONTENIDO - Prín­ci­pe Al­wa­leed Bin Ta­lal Por Jo­xa­na Ve­lás­quez

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, Ara­bia se ha con­ver­ti­do en el pun­to de con­cen­tra­ción de la in­no­va­ción; es el ven­ta­nal pa­ra to­dos los vi­si­tan­tes del res­to del mun­do, aquí se pue­den ha­llar nu­me­ro­sas ex­cen­tri­ci­da­des, pues­to que es el lu­gar don­de re­po­san los fa­mo­sos je­ques. Lla­ma la aten­ción por sus gran­dio­sas edi­fi­ca­cio­nes, que su­pe­ran los lí­mi­tes de la reali­dad, co­mo lo son los ras­ca­cie­los de 1.000 me­tros de al­tu­ra, las lu­jo­sas is­las y las enor­mes man­sio­nes. El en­tu­sias­mo por co­lec­cio­nar ob­je­tos di­fí­ci­les de en­con­trar, o que sean muy cos­to­sos, no es im­pe­di­men­to pa­ra los je­ques de Ara­bia. Je­ques aman­tes de

Los au­to­mó­vi­les

El prín­ci­pe al­wa­leed Bin ta­lal Bin ab­dul-aziz, es el pri­mer hom­bre más en­ri­que­ci­do de Ara­bia Sau­di­ta, po­see una for­tu­na de más de 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y es miem­bro de la reale­za. Su pa­sión por el sec­tor au­to­mo­triz es enor­me, os­ten­ta una co­lec­ción de lu­jo de 300 au­to­mó­vi­les en su pa­la­cio. Se pue­den ha­llar mar­cas de­por­ti­vas co­mo Lam­borg­hi­ni y Fe­rra­ri. Las jo­yas de la reale­za son un Rolls Roy­ce Phan­tom de 500 mil dó­la­res y un Mer­ce­des Benz SL-600 con in­crus­ta­ción de dia­man­tes, el cual tie­ne un cos­to de 48 mi­llo­nes de dó­la­res. Tam­bién se en­cuen­tra el je­que sheihk ha­mad Bin ham­dan al nah­yan, de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, y par­te de la reale­za de Abu Dab­hi. Con­ser­va una co­lec­ción de 400 au­to­mó­vi­les, la cual co­men­zó en 1986, y su ma­yo­ría se en­cuen­tra ubi­ca­da en una pi­rá­mi­de de ace­ro en me­dio del de­sier­to, que fue trans­for­ma­da en el Mu­seo Na­cio­nal del Au­to­mó­vil de Emi­ra­tos, y que a par­tir del año 2002 fue abier­to al pú­bli­co. Aquí se lo­ca­li­zan au­tos de to­dos los mo­de­los, ori­gi­na­les de fá­bri­ca, mo­di­fi­ca­dos y ba­jo pe­di­do con su­per­fi­cies exa­ge­ra­das. La jo­ya de la reale­za es una pick up Dod­ge Po­wer Wa­gon, vein­te ve­ces más gran­de que su ta­ma­ño ori­gi­nal,

pe­sa apro­xi­ma­da­men­te 50 to­ne­la­das, en su in­te­rior tie­ne un apar­ta­men­to con cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, co­ci­na, sa­lón, te­rra­za y tie­ne una al­tu­ra de cin­co me­tros. Adi­cio­nal­men­te, ad­qui­rió sie­te Mer­ce­des S-500, en­tre los que se­lec­cio­nó uno pa­ra ca­da día de la se­ma­na, y que tu­vie­ran los co­lo­res del ar­coí­ris en com­bi­na­ción a las ta­pi­ce­rías de los au­tos, pa­ra ob­se­quiár­se­lo co­mo re­ga­lo de bo­das a su es­po­sa. Otra de las re­li­quias del mul­ti­mi­llo­na­rio es el Black Spi­der, un au­to con mo­tor de Ford, que fue di­se­ña­do por él en el año 2010, y que es la unión de la Wran­ger de Jeep y los vehícu­los Trucks, con una di­men­sión de dos me­tros de al­to y ocho de lar­go.

ex­cen­tri­ci­da­des y Lu­jos

La ri­que­za y am­bi­ción del prín­ci­pe Al­wa­leed no so­la­men­te es en tie­rra, sino que tam­bién la dis­fru­ta por los ai­res, ya que po­see un jet pri­va­do Air­bus A-380 ba­ña­do en oro, con di­men­sión de 500 me­tros de lar­go; en su in­te­rior tie­ne 20 ha­bi­ta­cio­nes con un ba­ño in­di­vi­dual, ci­ne, sa­la de ora­ción, ja­cuz­zi, gim­na­sio, ga­ra­je pa­ra dos au­to­mó­vi­les, un trono do­ra­do, y dos dor­mi­to­rios am­plios, va­lo­ra­do en más de 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Ade­más, tie­ne otros lu­jos co­mo la dis­po­si­ción de chefs pri­va­dos, quie­nes dia­ria­men­te le pre­pa­ran ex­qui­si­tas co­mi­das. Jun­to a su es­po­sa, la princesa amee­rah, tie­ne una mul­ti­mi­llo­na­ria co­lec­ción de jo­yas, la cual es­tá va­lo­ra­da en 700 mi­llo­nes de dó­la­res; po­see un pa­la­cio en Riad con 420 ha­bi­ta­cio­nes en már­mol, dos pis­ci­nas y una can­cha de tenis. Par­te de su for­tu­na es la crea­ción del ras­ca­cie­los King­dom To­wer, de mil me­tros de al­tu­ra. Igual­men­te, tie­ne una ca­de­na ho­te­le­ra 5 es­tre­llas, sien­do el Geor­ge V, en Pa­rís, el más lu­jo­so, el cual es­tá es­ti­ma­do en 125 mi­llo­nes de dó­la­res; y otros al­re­de­dor del mun­do, co­mo el Ho­tel Sa­voy en Lon­dres, y Pla­za en Nue­va York. Asi­mis­mo, in­vir­tió en di­fe­ren­tes mar­cas, co­mo lo son Ap­ple, Ge­ne­ral Mo­tors y Twitter.

Do­nó par­te de su for­tu­na a ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas; ins­pi­rán­do­se en la Fun­da­ción Ga­tes, crea­da por Bill Ga­tes y su es­po­sa Me­lin­da en el año 1997. El di­ne­ro se­ría otor­ga­do a la Fun­da­ción Hu­ma­ni­ta­ria Al­wa­leed Phi­lanth­ro­pies, pa­ra cu­brir to­das las obras be­né­fi­cas.

sheikh ha­mad

Apar­te de su en­tu­sias­mo por los au­tos, tam­bién po­see una is­la de 50 ki­ló­me­tros lla­ma­da Al-fu­tai­si, en don­de es­cri­bió su nom­bre de for­ma gi­gan­te en la are­na, y que las dos pri­me­ras le­tras fue­ran na­ve­ga­bles por uno de sus ya­tes, al mis­mo tiem­po que pu­die­ra ser vis­to des­de el es­pa­cio mi­li­tar. Es­ta is­la cuen­ta con un pa­la­cio, un pa­tio de are­na, cam­po de golf, y un es­ta­blo. Es aman­te de las co­lec­cio­nes. Apar­te de in­ver­tir en ca­rros y en una is­la to­tal­men­te lu­jo­sa, po­see apro­xi­ma­da­men­te 120 mo­li­nos de ca­fé, y 200 ca­fe­te­ras.

Pe­ro no to­do son las ex­tra­va­gan­cias y gran­des for­tu­nas, el mul­ti­mi­llo­na­rio tam­bién es fi­lán­tro­po. Con­ce­dió mi­llo­nes de dó­la­res a un hos­pi­tal en Ma­rrue­cos, pa­ra cu­brir las ope­ra­cio­nes de ri­ñón a las per­so­nas con ba­jos re­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.