La­bios ro­jos. Lu­ce la­bios sen­sua­les con es­te co­lor.

Una bo­ca co­lor car­mín es si­nó­ni­mo de fe­mi­ni­dad, gla­mour y es­ti­lo. Apren­de to­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra lle­var­la sin fa­llas

Variedades - - CONTENIDO - Tex­to y fo­to: Ro­ber­to Ro­drí­guez Mi­ja­res - @eso­si­que­te­ten­go Ma­qui­lla­je y es­ti­lis­mo: Gladys Cla­vi­jo Luna - @gclma­keup Mo­de­lo: An­drea Matt­hies - @an­drea­matt­hies

el atuen­do

Pro­cu­ra lle­var los la­bios ro­jos cuan­do vis­tas de ne­gro o de co­lo­res cla­ros, eso le da­rá un con­tras­te muy in­tere­san­te a tu ima­gen, y el cen­tro de aten­ción per­ma­ne­ce­rá en tu ros­tro. Evi­ta la bo­ca car­me­sí si es­tás ves­ti­da del mis­mo tono, pues se­ría al­go muy sa­tu­ra­do.

de­mo­crá­ti­co

El ro­jo es un co­lor que to­das las mu­je­res pue­den lle­var sin nin­gún pro­ble­ma, so­lo de­bes en­con­trar el tono que me­jor le va a tu piel y apro­ve­char­lo. No im­por­ta si tus la­bios son grue­sos o del­ga­dos, el ro­jo siem­pre fun­cio­na si lo ha­ces bien.

Ba­lan­ce

La bo­ca ro­ja de­be lu­cir­se y ser el cen­tro de aten­ción en tu ca­ra; por ello, no re­car­gues los ojos con ma­qui­lla­je ni uses to­nos de som­bra muy os­cu­ros (un buen delineado bas­ta­rá).

en­mar­ca­dos

Ase­gú­ra­te de no usar mu­cho blush si lle­vas los la­bios ro­jos, pues se pier­de el efec­to im­pac­tan­te del co­lor. Igual­men­te –si las tie­nes–, cu­bre bien las oje­ras o bol­sas ba­jo los ojos. Na­da de­be res­tar­le pre­pon­de­ran­cia a la bo­ca.

Ju­go­sos

Al­go cla­ve pa­ra lu­cir una bo­ca ro­ja es te­ner los la­bios bien hi­dra­ta­dos. Usa re­gu­lar­men­te al­gún bál­sa­mo o man­te­ca de ca­cao, pa­ra que es­tén siem­pre fres­cos y atrac­ti­vos. Una bo­ca ro­ja, cuar­tea­da, no es na­da bo­ni­ta.

Con Bor­de

Se re­co­mien­da, en es­pe­cial si no eres muy du­cha apli­can­do el la­bial, que lo de­li­nees con un cre­yón an­tes de pin­tar­lo. Tra­ta de ha­cer­lo por el la­do in­terno del la­bio y con el mis­mo co­lor del la­bial que usa­rás.

asis­ten­cia

Una bue­na téc­ni­ca pa­ra lo­grar una ima­gen pul­cra es apli­car el la­bial no di­rec­ta­men­te des­de la ba­rra, sino con una bro­chi­ta es­pe­cial pa­ra ello. Es­to te da­rá ma­yor con­trol, y re­sul­ta­dos im­pe­ca­bles.

sin Ras­tros

Po­cas co­sas da­ñan unos la­bios ro­jos co­mo te­ner los dien­tes man­cha­dos de pin­tu­ra al son­reír. Ase­gú­ra­te de vi­gi­lar tus dien­tes, y de que no ha­ya mar­cas in­de­sea­bles del la­bial so­bre ellos.

ter­sos an­te to­do

Lle­var la bo­ca ro­ja con­vier­te a los la­bios en el cen­tro de to­das las mi­ra­das. Cui­da de no lle­var pe­lle­ji­tos o he­ri­das que le res­ten pres­tan­cia. Ex­fo­lia tus la­bios con al­gún pro­duc­to o re­ce­ta casera, y con­si­gue que es­tén siem­pre sua­ves y li­sos.

el te­ma del BRI­LLO

Apli­car o no un gloss so­bre una bo­ca ro­ja ter­mi­na sien­do una de­ci­sión per­so­nal. Ten en cuen­ta que el bri­llo la ha­rá aún más lla­ma­ti­va. De­ja que la ho­ra del día a la que vas a usar­la, y tu atuen­do, te ayu­den a en­con­trar la res­pues­ta.

Los Re­to­ques

Es per­fec­ta­men­te nor­mal que va­yas per­dien­do el co­lor del la­bial a me­di­da que trans­cu­rre el tiem­po (a me­nos que uses una ba­rra de efec­to pro­lon­ga­do). Pro­cu­ra lle­var tu ma­qui­lla­je con­ti­go, si sa­les, en ca­so de que ne­ce­si­tes vol­ver a apli­car­lo.

Bo­ca eter­na

Una ma­ne­ra de con­se­guir que los la­bios per­ma­nez­can pin­ta­dos más tiem­po es apli­car pol­vos suel­tos en­tre ca­pa y ca­pa de pin­tu­ra. Con un pin­cel se apli­can los pol­vos trans­lú­ci­dos en la bo­ca, y se vuel­ve a co­lo­rear con la­bial.

La MEZ­CLA

Pue­des usar va­rios to­nos de ro­jo a la vez. Si apli­cas un tono os­cu­ro en la co­mi­su­ra de los la­bios y uno más cla­ro en el cen­tro, ten­drás una bo­ca con ma­yor vo­lu­men. So­lo ase­gú­ra­te de di­fu­mi­nar bien los bor­des.

el sus­ti­tu­to

Si no tie­nes la­bial ro­jo, o sen­ci­lla­men­te amas el tono de tu de­li­nea­dor, no te­mas usar­lo pa­ra co­lo­rear to­da tu bo­ca. Cuan­do em­pleas un cre­yón pa­ra pin­tar tus la­bios, con­si­gues mu­cha pre­ci­sión y un efec­to ma­te. Haz la prueba.

La ten­ta­ción

Mu­chas mu­je­res caen en el error de de­li­near sus la­bios por fue­ra del con­torno ex­terno pa­ra ob­te­ner más ta­ma­ño, ge­ne­ral­men­te con muy ma­los re­sul­ta­dos. Es pre­fe­ri­ble ju­gar con la ilu­sión que brin­da usar va­rios to­nos en la su­per­fi­cie del la­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.