10 de be­ne­fi­cios de la men­ta

Es­ta hierba po­see más de dos do­ce­nas de es­pe­cies y cien­tos de va­rie­da­des, que se han uti­li­za­do du­ran­te dé­ca­das, gra­cias a sus ex­tra­or­di­na­rias pro­pie­da­des me­di­ci­na­les

Variedades - - SALUD -

Al­guien se ha to­ma­do un rico té de men­ta? ¡To­dos! Pe­ro más allá de po­der ha­cer una be­bi­da re­fres­can­te o ca­lien­te con es­te gé­ne­ro de plan­ta her­bá­cea, per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las La­mia­ceae, son mu­chos otros los be­ne­fi­cios que es­ta ho­ja pue­de apor­tar a nues­tro or­ga­nis­mo, co­mo: be­ne­fi­cios al sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, in­clu­yen­do la tos, los res­fria­dos, as­ma, aler­gias y tu­bercu­losis. Aquí te con­ta­mos 10 de ellos, pa­ra que co­mien­ces a usar­la en al­go más que tus be­bi­das, o co­mo in­gre­dien­te en tu co­ci­na.

1 TRANQUILIZANTE

Una de las bon­da­des que po­see la men­ta es que se tra­ta de un tranquilizante na­tu­ral. An­tes de dor­mir, pue­des to­mar una ta­za de agua ca­lien­te con dos go­tas de la esen­cia de men­ta, pa­ra cal­mar las pal­pi­ta­cio­nes car­día­cas, los es­ta­dos de es­trés o an­sie­dad, ner­vios, y el in­som­nio. Es­to se de­be a su na­tu­ra­le­za an­ti­es­pas­mó­di­ca, que re­du­ce la pre­sión ar­te­rial y re­la­ja los múscu­los del cuer­po.

2 ANTIOXIDANTE

Los ex­per­tos re­co­mien­dan in­ge­rir dos ve­ces al día una in­fu­sión de men­ta, he­cha con una cu­cha­ra­da de la ho­ja se­ca por ca­da ta­za de agua, lo que ha­rá que su pro­pie­dad antioxidante, vi­ta­mi­na B, po­ta­sio y cal­cio, te ayu­den a pre­ve­nir la apa­ri­ción de ca­ta­ra­tas, en­tre otras en­fer­me­da­des.

3 RE­GU­LA La TEM­PE­RA­TU­RA COR­PO­RAL

El men­tol es uno de los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de la men­ta, lo que la ha­ce ideal pa­ra re­du­cir afec­cio­nes e in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. De igual ma­ne­ra, dis­mi­nui­rá la con­ges­tión na­sal, de gar­gan­ta y pul­mo­nes, de una ma­ne­ra na­tu­ral. Si tu pro­ble­ma es el as­ma, la men­ta tam­bién con­tie­ne el com­pues­to or­gá­ni­co ti­nol, el cual fun­cio­na­rá co­mo an­ti­tu­si­vo na­tu­ral.

4 PRO­BLE­MAS RESPIRATORIOS

El men­tol es uno de los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de la men­ta, lo que la ha­ce ideal pa­ra re­du­cir afec­cio­nes e in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. De igual ma­ne­ra, dis­mi­nui­rá la con­ges­tión na­sal, de gar­gan­ta y pul­mo­nes, de una ma­ne­ra na­tu­ral. Si tu pro­ble­ma es el as­ma, la men­ta tam­bién con­tie­ne el com­pues­to or­gá­ni­co ti­nol, el cual fun­cio­na­rá co­mo an­ti­tu­si­vo na­tu­ral.

5 PIEL RADIANTE

El zu­mo de men­ta es un ex­ce­len­te lim­pia­dor pa­ra tu piel, ayu­dán­do­te a lim­piar­la, ali­viar­la de las irri­ta­cio­nes, cu­rar in­fec­cio­nes y la pi­ca­zón. Su acei­te es un gran an­ti­sép­ti­co y an­ti­pru­rí­ti­co, que te po­drá re­me­diar en mu­chos ca­sos, al­gu­nos sín­to­mas del ac­né. So­lo de­bes ma­cha­car la ho­ja y apli­car­la con un po­co de agua fil­tra­da, de­jar­la ac­tuar unos mi­nu­tos, y acla­rar con abun­dan­te agua.

6 USO TÓPICO

No so­lo pa­ra fa­vo­re­cer la par­te in­ter­na de nues­tro cuer­po nos pue­de ser­vir la ho­ja de men­ta, tam­bién la po­de­mos uti­li­zar de for­ma tó­pi­ca. Di­lu­yen­do acei­te esen­cial en agua, se pue­de apli­car con com­pre­sas en la zo­na afec­ta­da, y re­du­ci­rá los do­lo­res de ca­be­za, de es­pal­da, cer­vi­ca­les o mus­cu­la­res; y en el tra­ta­mien­to de afec­cio­nes dér­mi­cas co­mo he­ri­das, ec­ce­mas, pi­ca­du­ras de in­sec­tos, in­fec­cio­nes va­gi­na­les o he­mo­rroi­des, sien­do un gran an­ti­sép­ti­co y ci­ca­tri­zan­te.

7 BO­CA SANA

Su po­ten­te olor y sa­bor es uti­li­za­do pa­ra com­ba­tir la ha­li­to­sis –mal olor bu­cal–, ya que eli­mi­na las bac­te­rias pre­sen­tes en la bo­ca; com­ba­te la se­que­dad bu­cal, gra­cias a la es­ti­mu­la­ción de las glán­du­las sa­li­va­les que ge­ne­ra­mos al mas­ti­car su ho­ja, y re­du­ce la in­ci­den­cia de ca­ries y gin­gi­vi­tis, no en vano se le co­lo­ca su aro­ma a mu­chos den­tí­fri­cos pre­sen­tes en el mer­ca­do.

8 BUE­NA ME­MO­RIA

Es­tu­dios han de­mos­tra­do los be­ne­fi­cios que nos apor­ta el mas­ti­car es­ta hierba, ayu­dán­do­nos en la pre­cau­ción, pre­ven­ción y la cog­ni­ti­va de nues­tra men­te, apor­tan­do a su vez agi­li­dad men­tal y bue­na me­mo­ria. Una ra­zón más pa­ra in­cluir es­te pro­duc­to en nues­tras co­mi­das y há­bi­tos ali­men­ti­cios diarios.

9 PRO­BLE­MAS DIGESTIVOS

Es­te es uno de los pro­ble­mas más co­mu­nes y co­no­ci­dos que cu­ra la men­ta. Su con­su­mo es­ti­mu­la la pro­duc­ción de en­zi­mas en el es­tó­ma­go, lo que ayu­da­rá a la dis­ten­sión ab­do­mi­nal, re­duc­ción de fla­tu­len­cias y cu­rar ar­do­res o re­fle­jos gás­tri­cos. Co­mo si fue­ra po­co, tam­bién au­men­ta el ape­ti­to y cal­ma la in­di­ges­tión.

10 ADIÓS AL MAL DE AL­TU­RA

Con­su­mir ho­ja de men­ta me­jo­ra y fa­ci­li­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea, por lo que re­co­mien­dan mas­ti­car­la cuan­do se es­tá ba­jo los efec­tos aso­cia­dos al mal de al­tu­ra –di­fi­cul­tad que pre­sen­ta el or­ga­nis­mo pa­ra adap­tar­se a la fal­ta de oxí­geno aso­cia­da a la al­ti­tud–; y, a su vez, dis­mi­nui­rán los do­lo­res de ca­be­za que sue­len pre­sen­tar­se jun­to a es­ta con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.