Su­ma­rio

50 respuestas dinosaurios - - Portada -

1 - 2 - 3 -

4 - 5 - 6 - 7 - 8 -

9 - 10 - 11 - 12 - 13 -

14 - 15 - 16 -

17 -

18 - 19 - 20 -

21 - 22 -

23 - 24 - 25 - ¿Qué son los di­no­sau­rios? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

¿Dón­de vi­vie­ron?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

¿Cuán­do vi­vie­ron en la Ar­gen­ti­na?

¿Hay di­no­sau­rios de to­das las épo­cas?. . . . . . . . . . . . . 6

¿Por qué se lla­man “di­no­sau­rios”? . . . . . . . . . . . . . . . . 6

¿Có­mo se les po­ne nom­bre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6

¿Por qué tie­nen nom­bres tan ra­ros?. . . . . . . . . . . . . . . . 7

¿Cuán­tas cla­ses exis­tían? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

¿Por qué la Ar­gen­ti­na es tie­rra de di­no­sau­rios? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

¿Po­drían vol­ver a exis­tir? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

¿Qué so­ni­dos ha­cían? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

¿De qué co­lor eran los di­no­sau­rios? . . . . . . . . . . . . . . 10

¿Ha­cían ca­ca? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

¿Cuá­les fue­ron los más gran­des del mun­do? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

¿Siem­pre tu­vie­ron gran ta­ma­ño? . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

¿Cuá­les fue­ron los más pe­que­ños? . . . . . . . . . . . . . . . 13

¿Cuál fue el di­no­sau­rio car­ní­vo­ro más gran­de de la Ar­gen­ti­na?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

¿A qué se lla­ma la

“épo­ca de los gi­gan­tes”?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

¿Eran te­rres­tres o acuá­ti­cos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

¿Hu­bo di­no­sau­rios vo­la­do­res? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

¿Por qué se di­ce que las aves son di­no­sau­rios? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

¿Vi­vió el hom­bre prehis­tó­ri­co jun­to con ellos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

¿Exis­ten hoy gran­des di­no­sau­rios en al­gún lu­gar re­mo­to?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17

¿Qué co­mían? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

¿Quié­nes se co­mían a los di­no­sau­rios?. . . . . . . . . . . . 18

¿Se en­fer­ma­ban?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 26 - 27 - 28 -

29 - 30 - 31 - 32 - 33 - 34 - 35 -

36 - 37 -

38 - 39 -

40 - 41 - 42 - 43 - 44 - 45 - 46 - 47 -

48 -

49 - 50 - ¿Có­mo se cal­cu­la su pe­so? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

¿Vi­vían en de­sier­tos o en sel­vas? . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

¿Por qué se con­ser­van sus hue­sos des­pués de mi­llo­nes de años?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

¿Exis­ten los di­no­sau­rios mo­mia? . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

¿Có­mo na­cían? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

¿De qué ta­ma­ño eran los hue­vos? . . . . . . . . . . . . . . . . 22

¿Cui­da­ban a sus crías? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

¿Em­po­lla­ban los hue­vos?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

¿Exis­tían ma­chos y hem­bras? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

¿Qué ar­mas te­nían pa­ra de­fen­der­se los her­bí­vo­ros? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

Y los car­ní­vo­ros,

¿con qué ar­mas ata­ca­ban? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

¿Por qué hay di­no­sau­rios car­ní­vo­ros de bra­zos pe­que­ños? . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

¿Cuán­tos años vi­vían? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

¿Por qué se en­cuen­tran hue­llas de di­no­sau­rios en “pa­re­des ver­ti­ca­les”? ¿Tre­pa­ban? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

¿Ha­bía di­no­sau­rios sin de­dos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

¿Y sin dien­tes?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

¿Te­nían es­ca­mas o plu­mas?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

¿Eran gran­des los ojos de los di­no­sau­rios? . . . . . . . . 30

¿Te­nían tres ce­re­bros? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

Arras­tra­ban la co­la?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

¿Vi­vían en gru­pos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

¿Ha­bía di­no­sau­rios que só­lo ha­bi­ta­ban en la Ar­gen­ti­na? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

¿Por qué es tan im­por­tan­te el

Va­lle de la Lu­na, en San Juan? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

¿Có­mo co­no­ce­mos su an­ti­güe­dad? . . . . . . . . . . . . . . . 34

¿Có­mo sa­be­mos dón­de bus­car­los? . . . . . . . . . . . . . . . 34

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.