46 - ¿Qué im­por­tan­cia tie­nen los ador­nos pa­ra el Feng Shui?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Aun­que los ta­lis­ma­nes no per­te­ne­cen exac­ta­men­te a es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria, sí hay in­fi­ni­dad de ob­je­tos y re­pre­sen­ta­cio­nes que la tra­di­ción chi­na con­si­de­ra amu­le­tos de bue­na suer­te, que se ubi­can en ca­da am­bien­te y de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra res­pe­tan­do las re­glas del Feng Shui pa­ra lo­grar la ar­mo­nía del ho­gar. En­tre ellos, se

en­cuen­tra el ele­fan­te, sím­bo­lo de la fuer­za, de la sa­bi­du­ría y que atrae la bue­na suer­te. Hay que co­lo­car­lo en un lu­gar ele­va­do, un es­tan­te o mue­ble y la trom­pa de­be apun­tar ha­cia arri­ba. Se pue­de ubi­car en el hall de en­tra­da, pe­ro no di­rec­ta­men­te fren­te a la puer­ta. Tam­bién se lo sue­le re­pre­sen­tar con un sa­po so­bre su lo­mo, que se en­car­ga de atraer y jun­tar las mo­ne­das, es de­cir, la for­tu­na eco­nó­mi­ca. Pa­ra los chi­nos, los sa­pos atraen el bie­nes­tar eco­nó­mi­co y por lo general se los re­pre­sen­ta con una mo­ne­da en la bo­ca y se los co­lo­ca den­tro de la ca­sa. El Yuan Ba­jo son lin­go­tes de oro en for­ma de bar­co y sim­bo­li­zan la pros­pe­ri­dad; se co­lo­can a la en­tra­da de la ca­sa con la proa apun­tan­do ha­cia aden­tro. Los leo­nes chi­nos son los más re­pre­sen­ta­ti­vos de la cul­tu­ra orien­tal, ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran cus­to­dian­do las puer­tas de los tem­plos, ban­cos y pa­la­cios. Uno de ellos es mas­cu­lino, re­pre­sen­ta la ener­gía Yang, tie­ne de­ba­jo de su mano una es­fe­ra y se co­lo­ca del la­do iz­quier­do; el otro es fe­me­nino y tie­ne un ca­cho­rro, es Yin y se co­lo­ca del la­do de­re­cho, am­bos cer­ca de la puer­ta de en­tra­da. Son una de­fen­sa an­te la ma­la ener­gía. El Qui­lín es un ani­mal mi­to­ló­gi­co con cuer­po y cuernos de cier­vo, ca­be­za de león, co­la de buey y pa­tas de ca­ba­llo; ade­más, el lo­mo lo te­nía re­cu­bier­to de du­ras es­ca­mas. Trae pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y bue­na suer­te en la vi­da. Se los pue­de co­lo­car en cual­quier lu­gar des­ta­ca­do de la ca­sa. Ge­ne­ral­men­te se usan de a dos. El Ave Fé­nix es fe­me­nino, por lo tan­to po­see ener­gía Yin; trae un men­sa­je de buen au­gu­rio, trans­for­ma la ma­la ener­gía en to­dos los as­pec­tos de la vi­da, pe­ro con más fuer­za en las fi­nan­zas, el amor y en el ma­tri­mo­nio. Su pa­re­ja es el dra­gón, que po­see ener­gía Yang, por lo tan­to si se co­lo­can am­bas fi­gu­ras se lo­gra­rá un equi­li­brio ma­yor. Se pue­den po­ner en cual­quier lu­gar de la ca­sa y si se eli­ge uno col­gan­te, és­te de­be­rá te­ner un cor­dón ro­jo pa­ra po­ten­ciar sus efec­tos. El Bu­da son­rien­te es otro de los más co­no­ci­dos. Sim­bo­li­za sa­bi­du­ría y bue­na ener­gía, sin em­bar­go no se lo pue­de co­lo­car en cual­quier lu­gar, es ne­ce­sa­rio des­ti­nar­le un si­tio ele­va­do y re­ser­va­do úni­ca­men­te pa­ra él, es de­cir una es­pe­cie de al­tar don­de se le pue­dan en­cen­der in­cien­sos y ala­bar­lo. Nun­ca se lo de­be mez­clar con otras imá­ge­nes, ya que no es un adorno. Po­ner un adorno so­lo pa­ra atraer la bue­na suer­te no tie­ne sen­ti­do. Pri­me­ro se de­be armonizar el lu­gar don­de se vi­ve. Hay ador­nos que in­du­cen a la tran­qui­li­dad, a la pros­pe­ri­dad, al bie­nes­tar eco­nó­mi­co y de­más. Hay que ver que sim­bo­li­za ca­da uno y que se quie­re lo­grar, con es­ta idea po­ner ador­nos es al­go que pue­de ayu­dar lo­grar lo que se bus­caa ya que la idea que re­pre­sen­ta es­ta­rá pre­sen­te en él. Pe­ro hay que te­ner cla­ro que el Feng Shui no es po­ner un adorno, sino el es­tu­dio de las re­la­cio­nes que afec­tan al lu­gar don­de se vi­ve y co­mo co­rre­gir­las. Pa­ra lo­grar es­te equi­li­brio, hay prio­ri­da­des. Por ejem­plo, po­ner un adorno que lle­ve a la tran­qui­li­dad y co­lo­car un es­tan­te con li­bros arri­ba de la ca­be­ce­ra de la ca­ma tie­ne una cla­ra di­fe­ren­cia de im­por­tan­cia: pri­me­ro hay que co­rre­gir el es­tan­te pa­ra no dor­mir to­dos los días con al­go arri­ba de la ca­be­za y re­cién una vez que el am­bien­te es­tá or­de­na­do se pue­de em­pe­zar a or­de­nar con de­ta­lles que es­ti­mu­len pa­ra que la ener­gía flu­ya en ar­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.