AL­MA DE LA FIES­TA

AD Latinoamerica - - QUERIDO LECTOR... - IN­TE­RIO­RIS­MO PASCALI SEMERDJIAN ARQUITETOS POR KARINE MONIÉ FO­TO­GRA­FÍA RI­CAR­DO BASSETTI

Es­te ori­gi­nal de­par­ta­men­to en São Pau­lo es un es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar con los ami­gos.

En São Pau­lo, es­te de­par­ta­men­to es un es­pa­cio de­di­ca­do al en­tre­te­ni­mien­to pa­ra los due­ños y sus ami­gos.

En la sa­la-co­me­dor se descubre el ele­men­to más ori­gi­nal del pro­yec­to: el te­cho de ma­de­ra con for­ma de re­ji­lla. El so­fá Mo­du­lar es de Jas­per Mo­rri­son (Vi­tra) y las si­llas Overd­yed son de Die­sel pa­ra Mo­ro­so.

“La bús­que­da de crear al­go nue­vo que brin­de al­ma es lo que nos ins­pi­ra”,

No es la pri­me­ra sino la cuar­ta vez que el equi­po crea­ti­vo de Pascali Semerdjian Arquitetos con­ci­be un pro­yec­to pa­ra es­ta pa­re­ja de abo­ga­dos bra­si­le­ños. Con tal con­tex­to, no es sor­pren­den­te que los due­ños ha­yan ofre­ci­do to­da la li­ber­tad a los di­se­ña­do­res pa­ra crear el con­cep­to. Sin em­bar­go, al­gu­nos pun­tos es­pe­cí­fi­cos del plan de tra­ba­jo re­qui­rie­ron per­sua­sión.

Ex­ten­di­do en una su­per­fi­cie de 108 me­tros cua­dra­dos, el de­par­ta­men­to es una de las 10 uni­da­des al­ber­ga­das en un edi­fi­cio de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo, si­tua­do en el ba­rrio Itaim y di­se­ña­do por Stu­dio MK27 (el fa­mo­so des­pa­cho bra­si­le­ño li­de­ra­do por Mar­cio Ko­gan).

Ya que el es­pa­cio nun­ca ha­bía si­do ha­bi­ta­do, el equi­po de Pascali Semerdjian Arquitetos lo­gró par­tir des­de ce­ro. Los pro­pie­ta­rios com­par­tie­ron su vi­sión, que con­sis­tía en ha­cer de és­te, un es­pa­cio pa­ra or­ga­ni­zar fies­tas y even­tos con sus ami­gos, en vez de vi­vir en él. El pro­yec­to se trans­for­mó va­rias ve­ces has­ta que los due­ños es­tu­vie­ron to­tal­men­te se­gu­ros.

Los miem­bros de Pascali Semerdjian Arquitetos —que siem­pre tra­tan de no re­pe­tir­se y de brin­dar al­go nue­vo con al­ma— tu­vie­ron que pro­po­ner ideas y con­ven­cer a sus clien­tes. El ma­yor re­to fue el te­cho de ma­de­ra en for­ma de re­ji­lla. Es­te ele­men­to, que se vol­vió el más sin­gu­lar, brin­da ca­li­dez al es­pa­cio y pro­por­cio­na luz in­di­rec­ta a la sa­la. Pa­ra op­ti­mi­zar la ilu­mi­na­ción y crear un efec­to más dra­má­ti­co, Pascali Semerdjian Arquitetos de­ci­dió de­jar a la vis­ta to­da la es­truc­tu­ra de con­cre­to del te­cho y de va­rias pa­re­des del de­par­ta­men­to que com­par­ten el mis­mo ma­te­rial.

En to­das las áreas, el sue­lo com­pues­to por una mez­cla de con­cre­to pu­li­do y pe­que­ñas pie­dras en to­nos gri­ses com­bi­na vi­sual­men­te con el res­to, en cuan­to a to­nos y tex­tu­ras. Paneles per­fo­ra­dos de ace­ro

SARKIS SEMERDJIAN.

En el co­me­dor, las si­llas Stan­dard son de Jean Prou­vé y la lámpara de sus­pen­sión Rai­mond es de Rai­mond Puts pa­ra Moooi.

la sa­la, paneles per­fo­ra­dos de ace­ro inoxi­da­ble cu­bren una de las pa­re­des y tam­bién las puer­tas que lle­van a los de­más es­pa­cios.

La ha­bi­ta­ción cuen­ta con una ofi­ci­na. Pa­ra crear cohe­ren­cia vi­sual y con­ti­nui­dad, el es­cri­to­rio fue di­se­ña­do con la mis­ma ma­de­ra que la ca­be­ce­ra. La si­lla ne­gra Softs­hell es de Ro­nan y Er­wan Bou­rou­llec (Vi­tra).

inoxi­da­ble cu­bren to­das las puer­tas del de­par­ta­men­to que lle­van a la co­ci­na, al dor­mi­to­rio y a la sa­la de ba­ño, y ayu­dan al ais­la­mien­to vi­sual y so­no­ro.

La ha­bi­ta­ción tie­ne un cló­set y un rin­cón pa­ra una ofi­ci­na. Las tres áreas se co­nec­tan por me­dio de un pa­nel de ma­de­ra en la pa­red, que em­pie­za co­mo ca­be­ce­ra, se trans­for­ma en ves­ti­dor y ter­mi­na co­mo es­cri­to­rio.

Ya que los due­ños son co­lec­cio­nis­tas de ar­te y de di­se­ño, el de­par­ta­men­to fue ador­na­do con pie­zas de gran­des nom­bres. Si­llas de Jean Prou­vé, la lámpara Rai­mond di­se­ña­da por Rai­mond Puts pa­ra Moooi, las me­sas Cloud de Nen­do pa­ra Mo­ro­so —en­tre otros— se unen con obras de Je­sús Ra­fael So­to en el co­me­dor, Mau­ro Pe­ruc­chet­ti en el bar, Os­ge­meos en el dor­mi­to­rio y Ken Rus­sell en el área de la ofi­ci­na.

Gra­cias al uso de ma­te­ria­les bru­tos y a la com­bi­na­ción con ma­de­ra, es­te de­par­ta­men­to ar­tsy des­pren­de una sen­sa­ción so­fis­ti­ca­da y aco­ge­do­ra.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.