ES­CUL­TU­RA PÉ­TREA Tres im­po­nen­tes vo­lú­me­nes de hor­mi­gón dan for­ma a es­ta ca­sa en la cos­ta del Pa­cí­fi­co chi­leno.

Tres im­po­nen­tes vo­lú­me­nes de hor­mi­gón dan for­ma a es­ta ca­sa en la cos­ta del pa­cí ico chi­leno.

AD Latinoamerica - - LECTOR... - AR­QUI­TEC­TU­RA ALE­JAN­DRO ARA­VE­NA VÍC­TOR ODDÓ Y SUYIN CHIA / ELE­MEN­TAL POR KA­TIA AL­BER­TOS • FO­TO­GRA­FÍA CRIS­TÓ­BAL PAL­MA

sSó­lo ha­cen fal­ta po­co más de dos ho­ras pa­ra re­co­rrer la dis­tan­cia que se­pa­ra San­tia­go de Los Vi­los, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da en la cos­ta del Pa­cí­fi­co, a unos 250 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal chi­le­na. Aquí la na­tu­ra­le­za es in­dó­mi­ta y el océano no le ha­ce ho­nor al­guno a su nom­bre, pues po­dría ser des­cri­to de cien­tos de ma­ne­ras di­fe­ren­tes, sal­vo co­mo pa­cí­fi­co. Úni­ca­men­te bas­ta ob­ser­var có­mo las olas del mar trans­for­man su co­lor azu­la­do por un blan­co ca­si ho­mo­gé­neo, al gol­pear con fuer­za las ro­cas del litoral.

Es es­te es­ce­na­rio de fe­roz geo­gra­fía en el que sur­ge Ocho­que­bra­das, un in­tere­san­te pro­yec­to re­si­den­cial pa­ra el cual se en­car­gó a ocho ar­qui­tec­tos ja­po­ne­ses y ocho ar­qui­tec­tos chi­le­nos que rea­li­za­ran el di­se­ño de una ca­sa de fin de se­ma­na.

Ex­cep­to por una se­rie de con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das por el desa­rro­lla­dor, las men­tes maes­tras de­trás de es­te con­jun­to re­si­den­cial con­ta­ron con to­tal li­ber­tad crea­ti­va. Un área cons­trui­da de 250 me­tros cua­dra­dos, un pro­gra­ma in­te­gra­do por

cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, sa­la y co­me­dor, co­ci­na, ba­ños y una ca­va, así co­mo un pre­su­pues­to to­tal de me­dio mi­llón de dó­la­res, fue­ron el pun­to de par­ti­da pa­ra echar a an­dar la ima­gi­na­ción.

En­tre el ta­len­to chi­leno se­lec­cio­na­do pa­ra par­ti­ci­par en el pro­yec­to se en­cuen­tran los ar­qui­tec­tos Ale­jan­dro Ara­ve­na — ga­na­dor del pre­mio Pritz­ker en 2016—, Víc­tor Oddó y Suyin Chia, del des­pa­cho ELE­MEN­TAL, quie­nes idea­ron una ca­sa que, en de­fi­ni­ti­va, re­sul­ta di­fí­cil de ol­vi­dar.

Tres im­po­nen­tes vo­lú­me­nes de hor­mi­gón con­for­man la pro­pues­ta: uno ho­ri­zon­tal y li­ge­ra­men­te en vo­la­di­zo so­bre la par­te su­pe­rior del acan­ti­la­do; uno ver­ti­cal a mo­do de to­rre y, en­tre am­bos, uno le­ve­men­te in­cli­na­do.

“La ins­pi­ra­ción fue el con­tex­to na­tu­ral. El Océano Pa­cí­fi­co es una fuer­za na­tu­ral im­pre­sio­nan­te y, al ser és­ta una zo­na muy ven­to­sa, ha­bía que ha­cer un pro­yec­to que tu­vie­ra las cua­li­da­des pa­ra ser re­sis­ten­te al tiem­po, no sólo cli­má­ti­co sino al pa­so de los años, en tér­mi­nos de las in­cle­men­cias del am­bien­te, pe­ro tam­bién en cuan­to al es­ti­lo”, ex­pli­có Víc­tor Oddó, uno de los so­cios de ELE­MEN­TAL.

Así, una es­truc­tu­ra mo­nu­men­tal y ca­si es­cul­tu­ral, pe­ro de gran sen­ci­llez vo­lu­mé­tri­ca, per­mi­tió ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de una mo­ra­da de re­ti­ro o de fin de se­ma­na co­mo ins­tan­cia pa­ra vol­ver a las con­di­cio­nes más esen­cia­les del ha­bi­tar.

“Ha­bía un gra­do de li­ber­tad pa­ra pro­po­ner ideas que no es­tu­vie­ran den­tro del ni­cho de lo ha­bi­tual, de lo que son usual­men­te las se­gun­das vi­vien­das en una pla­ya, así que vi­mos una opor­tu­ni­dad de dar al­gu­nos pa­sos atrás y des­nu­dar las con­ven­cio­nes tí­pi­cas con las cua­les se vi­ve en una ca­sa, pa­ra vol­ver a lo pri­mi­ti­vo”, ex­pre­só el ar­qui­tec­to.

De es­ta ma­ne­ra, ese an­dar ha­cia lo ar­cai­co —no des­de la nos­tal­gia sino des­de el de­seo de rom­per la nor­ma ac­tual— se trans­for­ma en una con­fir­ma­ción de que aque­lla con­sig­na del "me­nos es más" no sólo si­gue vi­gen­te sino que, en es­tos tiem­pos, pue­de con­ver­tir­se en una bo­ca­na­da de ai­re fres­co.•

Es­ta pá­gi­na Tres rec­tán­gu­los en po­si­cio­nes dis­tin­tas con­for­man es­ta vi­vien­da: uno ho­ri­zon­tal que vue­la so­bre el acan­ti­la­do, una to­rre, y uno in­cli­na­do que ha­ce la fun­ción de chi­me­nea. Pá­gi­na opues­ta La com­po­si­ción de la obra crea­da por ELE­MEN­TAL fluc­túa su­til­men­te en­tre ar­qui­tec­tu­ra y es­cul­tu­ra.

Los tres vo­lú­me­nes de la ca­sa fun­cio­nan en un có­di­go si­mi­lar a las ro­cas que for­man par­te del acan­ti­la­do, fa­vo­re­cien­do su in­te­gra­ción a es­te pai­sa­je lleno de con­tras­tes.

El es­pa­cio del fue­go es el prin­ci­pal de la ca­sa y co­rres­pon­de con el vo­lu­men in­cli­na­do de la cons­truc­ción, que fun­cio­na co­mo una chi­me­nea por don­de se ex­trae el hu­mo.

En sen­ti­do ho­ra­rio La pa­le­ta to­nal es to­tal­men­te bá­si­ca, pues el hor­mi­gón, la ma­de­ra y el vi­drio apor­tan los co­lo­res pro­pios de ca­da ma­te­rial. El hor­mi­gón ar­ma­do es el ma­te­rial pre­do­mi­nan­te en la cons­truc­ción. De­ta­lle de las es­ca­le­ras al in­te­rior de la vi­vien­da. La ven­ta­na se abre ha­cia el pai­sa­je y per­mi­te sen­tar­se prác­ti­ca­men­te al bor­de del acan­ti­la­do con ple­na li­ber­tad. La re­cá­ma­ra prin­ci­pal, con­vi­ve de for­ma di­rec­ta con el li­ving.

Es­ta pá­gi­na El vo­lu­men ver­ti­cal cuen­ta con una te­rra­za que per­mi­te am­pliar el ho­ri­zon­te fren­te a la in­men­si­dad del océano. Pá­gi­na opues­ta Al caer la no­che, la ca­sa trans­for­ma su apa­rien­cia gra­cias al efec­to de la ilu­mi­na­ción in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.