LA CA­SA PLA­NA Una ca­sa que se mi­me­ti­za con el pai­sa­je na­tu­ral y exu­be­ran­te que la ro­dea.

Una lí­nea ho­ri­zon­tal di­bu­ja­da so­bre el pai­sa­je.

AD Latinoamerica - - LECTOR... - AR­QUI­TEC­TU­RA STU­DIO MK • IN­TE­RIO­RIS­MO DIA­NA RADOMYSLER POR CE­CI­LIA LA­RREA • FO­TO­GRA­FÍA FER­NAN­DO GUE­RRA

lLa co­mi­sión del clien­te fue cla­ra: una ca­sa de fin de se­ma­na pa­ra una fa­mi­lia con­for­ma­da por una pa­re­ja y sus tres hi­jos, con es­pa­cio pa­ra vi­si­tas. El si­tio: un te­rreno de 7 mil me­tros cua­dra­dos ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Por­to Fe­liz, a las afue­ras de São Pau­lo. La idea: un pro­yec­to sus­ten­ta­ble que in­te­gra­ra el ex­te­rior con el in­te­rior. El re­sul­ta­do: la pas­mo­sa Ca­sa Pla­na.

Es­ta re­si­den­cia, di­se­ña­da por Stu­dio MK27, ma­te­ria­li­za los in­tere­ses y las con­vic­cio­nes del ar­qui­tec­to Mar­cio Ko­gan en una ca­ja rec­tan­gu­lar. El par­ti­do ar­qui­tec­tó­ni­co se ri­ge por dos vo­lú­me­nes li­nea­les de un ni­vel, que en­fa­ti­zan la ho­ri­zon­ta­li­dad del pro­yec­to. Uno de és­tos con­tie­ne cin­co re­cá­ma­ras pa­ra la fa­mi­lia, y el otro al­ber­ga los ser­vi­cios, el gim­na­sio y los cuar­tos de te­le­vi­sión y jue­gos. Así, to­dos los es­pa­cios —in­ter­co­nec­ta­dos por un co­rre­dor cen­tral— se en­cuen­tran so­bre al­gu­na de las fa­cha­das, ofre­cien­do in­creí­bles vis­tas e ilu­mi­na­ción na­tu­ral. En ca­da uno de los ex­tre­mos de es­te cuer­po se ubi­ca una sa­la de es­tar; en don­de es po­si­ble re­co­rrer y ocul­tar unas puer­tas de cris­tal, ge­ne­ran­do te­rra­zas te­cha­das que di­suel­ven las fron­te­ras en­tre lo que es­tá aden­tro y el ex­te­rior.

Una es­bel­ta lo­sa, sos­te­ni­da por los mu­ros in­te­rio­res y al­gu­nas co­lum­nas me­tá­li­cas en el ex­te­rior, cu­bre y re­ba­sa los vo­lú­me­nes

Un mu­ro on­du­la­do de ta­bi­que plan­tea dis­tin­tas re­la­cio­nes en­tre los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res.

Des­de una pers­pec­ti­va aé­rea se ob­ser­va el víncu­lo en­tre el vo­lu­men cons­trui­do y su en­torno na­tu­ral.

Den­tro de la con­ti­nui­dad de una lo­sa de con­cre­to apa­ren­te, se alo­jan los es­pa­cios pri­va­dos.

La in­cor­po­ra­ción de una azo­tea ver­de apor­ta be­ne­fi­cios es­té­ti­cos, am­bien­ta­les y fun­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.