CON­TRAS­TE EN EQUI­LI­BRIO

En Perú, es­ta ca­sa de dos blo­ques cu­yas for­mas, co­lo­res y ma­te­ria­les son di­fe­ren­tes, fue ins­pi­ra­da en la ar­qui­tec­tu­ra in­ca.

AD Latinoamerica - - CONTENTS - AR­QUI­TEC­TU­RA MAR­TÍN DULANTO SAN­GA­LLI • POR KARINE MONIÉ • FO­TO­GRA­FÍA REN­ZO REBAGLIATI

En Perú, es­ta vi­vien­da de dos blo­ques fue ins­pi­ra­da por la ar­qui­tec­tu­ra in­ca.

alas afue­ras de Li­ma, Cie­ne­gui­lla es un lu­gar de cam­po ideal pa­ra sen­tir la li­be­ra­ción de la ciu­dad sin es­tar le­jos de ella.

Los due­ños de es­ta ca­sa —una pa­re­ja con una hi­ja— se enamo­ra­ron del te­rreno de ca­si mil 900 me­tros cua­dra­dos, que se ubi­ca en una que­bra­da, muy cer­ca de un río y ca­si fren­te a la la­gu­na prin­ci­pal de una de las áreas más her­mo­sas del con­do­mi­nio de lu­jo en el que se en­cuen­tra el pro­yec­to. El pe­ruano Mar­tín Dulanto San­ga­lli fue tam­bién in­me­dia­ta­men­te se­du­ci­do por la pen­dien­te y el des­ni­vel del te­rreno, lo que le per­mi­tió ima­gi­nar una so­lu­ción arquitectó­nica que es­ca­pa de lo con­ven­cio­nal. “La idea fue adap­tar­nos a lo que en­con­tra­mos. Nos en­fo­ca­mos en ser per­cep­ti­vos, en­ten­der el te­rreno, su en­torno y, con ba­se en eso, di­se­ñar,” co­men­tó el ar­qui­tec­to Dulanto San­ga­lli.

Por el mo­men­to, los pro­pie­ta­rios dis­fru­tan de la ca­sa los fi­nes de se­ma­na y los me­ses de in­vierno, sin em­bar­go, des­de las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes con Mar­tín, ha­bla­ron so­bre la po­si­bi­li­dad de vi­vir ahí de for­ma per­ma­nen­te a fu­tu­ro, así que el ar­qui­tec­to lo to­mó en cuen­ta pa­ra con­ce­bir los es­pa­cios.

“Con­cep­tual­men­te, la vi­vien­da se di­vi­de en dos blo­ques. El in­fe­rior (don­de se ubi­can la zo­na de ser­vi­cio y el área pú­bli­ca) fue plan­tea­do de ma­ne­ra or­gá­ni­ca, lo que se ex­pre­sa a tra­vés de las for­mas y los ma­te­ria­les co­mo el con­cre­to ex­pues­to y la ma­ne­ra rús­ti­ca de tra­ba­jar. La in­ten­ción fue

“En la ca­sa se con­ju­ga la ar­qui­tec­tu­ra con la na­tu­ra­le­za, don­de am­bas se res­pe­tan y nin­gu­na tra­ta de com­pe­tir ni opa­car a la otra”, MAR­TÍN DULANTO SAN­GA­LLI.

mi­me­ti­zar y re­la­cio­nar el blo­que a lo que el te­rreno es en sí. En con­tra­par­te, el se­gun­do ni­vel que alo­ja los es­pa­cios pri­va­dos (dor­mi­to­rios y una sa­la de es­tar) fue plan­tea­do co­mo una ca­ja muy geo­mé­tri­ca y li­neal (pa­ra con­tras­tar con el in­fe­rior), to­tal­men­te re­ves­ti­da de ma­de­ra, pa­ra dar ca­li­dez de ho­gar y crear am­bien­tes más ín­ti­mos”, des­ta­có Mar­tín.

Mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la ca­sa en su en­torno y ha­cer que se per­ci­ba más chi­ca de lo que real­men­te es —la su­per­fi­cie de la plan­ta ba­ja es de ca­si 172 me­tros cua­dra­dos y la del se­gun­do ni­vel es de un po­co más de 200—, fue esen­cial pa­ra el ar­qui­tec­to, quien usó co­lo­res y ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo pin­tu­ra ma­rrón vin­cu­la­da con la tie­rra de la zo­na, pie­dra, con­cre­to ex­pues­to y ma­de­ra. “El ob­je­ti­vo es que, po­co a po­co, la ve­ge­ta­ción crez­ca de ma­ne­ra sil­ves­tre al­re­de­dor de la vi­vien­da”, aña­dió Mar­tín.

Por su sen­si­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de en­ten­der, res­pe­tar y adap­tar­se a la na­tu­ra­le­za, la ar­qui­tec­tu­ra in­ca fue la ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción del pe­ruano. De ma­ne­ra un po­co me­nos di­rec­ta, el ar­qui­tec­to qui­so tam­bién ha­cer re­fe­ren­cia a la mo­nu­men­ta­li­dad de los tem­plos grie­gos y ro­ma­nos, lo que se no­ta en par­ti­cu­lar en el ele­men­to fa­vo­ri­to de Mar­tín: “La es­ca­le­ra prin­ci­pal de la ca­sa —que es un ti­po de an­fi­tea­tro— es al mis­mo tiem­po un de­ta­lle, un ele­men­to y un es­pa­cio. Su for­ma al ex­te­rior se con­vier­te en una pa­red cur­va en el in­te­rior de la sa­la. Es la res­pues­ta de ha­ber adap­ta­do nues­tra ar­qui­tec­tu­ra a la to­po­gra­fía exis­ten­te”.

El ini­cio del pro­yec­to le en­can­tó a Mar­tín: el cor­te del te­rreno en la zo­na don­de se iba a ubi­car la ca­sa. “Es en es­te mo­men­to don­de uno afi­na cier­tos de­ta­lles que son de­ter­mi­nan­tes pa­ra el fu­tu­ro del con­cep­to. En es­ta eta­pa, ter­mi­nas de mol­dear al­go que con­for­ma las ba­ses de lo que des­pués se vol­ve­rá una ca­sa que se po­drá re­co­rrer. Pa­ra mí, re­sul­ta apasionant­e”, ex­pre­só.

A tra­vés de un equi­li­brio de con­tras­tes, Mar­tín Dulanto San­ga­lli di­se­ñó una vi­vien­da que re­mi­te cons­tan­te­men­te a la na­tu­ra­le­za, hon­ran­do el le­ga­do de las cul­tu­ras an­ces­tra­les, jun­to con una vi­sión con­tem­po­rá­nea.

La plan­ta ba­ja de po­co más de 170 me­tros cua­dra­dos reúne las áreas pú­bli­cas, mien­tras que el ni­vel su­pe­rior de 200 me­tros cua­dra­dos al­ber­ga los es­pa­cios pri­va­dos.

Pá­gi­na an­te­rior Ver­sá­til y de for­ma cir­cu­lar co­mo si fue­ra un an­fi­tea­tro, la es­ca­le­ra es el ele­men­to fa­vo­ri­to del ar­qui­tec­to. Es­ta fo­to El blo­que su­pe­rior re­ves­ti­do de ma­de­ra crea un ti­po de por­che y per­mi­te pro­te­ger del sol una zo­na de la te­rra­za en

La pe­que­ña pis­ci­na in­vi­ta a dis­fru­tar del pa­no­ra­ma na­tu­ral que ro­dea la ca­sa.

Iz­quier­da En los es­pa­cios in­te­rio­res, los co­lo­res y los ma­te­ria­les na­tu­ra­les crean un víncu­lo vi­sual con el en­torno ex­te­rior. Aba­jo La ma­yo­ría del mo­bi­lia­rio fue ad­qui­ri­do en la tienda bra­si­le­ña Sierra.

La plan­ta ba­ja se pue­de abrir com­ple­ta­men­te ha­cia el jar­dín pa­ra apro­ve­char el cli­ma so­lea­do y sen­tir la co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.