AD Latinoamerica - - LEC­TOR... -

Ha­bi­tar la ca­sa y amar­la. De eso se tra­tan es­tos días. De en­ten­der nues­tra reali­dad y ha­cer las pa­ces con ella. De ser la me­jor ver­sión de uno pa­ra afron­tar la ad­ver­si­dad, y qué me­jor lu­gar pa­ra ha­cer­lo que el ho­gar. Hoy más que nun­ca la ca­sa es nues­tro más ín­ti­mo cóm­pli­ce, sus mu­ros se han con­ver­ti­do en los hom­bros en los que re­car­ga­mos nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, sue­ños y es­pe­ran­zas. Es tam­bién el es­pa­cio que nos ve dor­mir, ali­men­tar­nos, tra­ba­jar, con­ver­sar, reír... Al ha­bi­tar nues­tro san­tua­rio —de la for­ma en que lo he­mos he­cho úl­ti­ma­men­te— he­mos re­gre­sa­do a lo más pu­ro pa­ra re­va­lo­rar los pla­ce­res sen­ci­llos de la vi­da que inun­dan el al­ma de paz y ale­gría (Pág. 48).

Es en es­ta se­re­ni­dad —la de ha­bi­tar el ho­gar— en la que apre­cia­mos lo más bo­ni­to de vi­vir a fue­go len­to nues­tros re­fu­gios. Por ello, que­ri­do lec­tor, te acom­pa­ña­mos des­de nues­tras pá­gi­nas pa­ra dis­fru­tar lo me­jor de la es­ce­na crea­ti­va de La­ti­noa­mé­ri­ca, con his­to­rias ge­nia­les que nos ins­pi­ran a que­rer vi­vir me­jor ca­da día. Un cla­ro ejem­plo de ello es la ca­sa de por­ta­da, que re­pre­sen­ta el in­terio­ris­mo de al­ta cos­tu­ra que ama­mos —arries­ga­do, ex­tro­ver­ti­do y con una im­pe­ca­ble eje­cu­ción—. Con­ce­bi­do por el des­pa­cho de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño me­xi­cano

Sha­mosh Stu­dio, es­te pro­yec­to crea un diá­lo­go tan in­tere­san­te co­mo cau­ti­va­dor en­tre ma­te­ria­les, tex­tu­ras y pro­ce­sos ar­te­sa­na­les.

Por otro la­do, sir­van es­tas lí­neas pa­ra re­cor­dar lo afor­tu­na­dos que so­mos al te­ner un te­cho so­bre nues­tras ca­be­zas, una ca­ma don­de con­ci­liar el sue­ño (o los des­ve­los), una me­sa don­de to­mar los ali­men­tos, ju­gar o tra­ba­jar, así co­mo un pi­so don­de des­can­sar, me­di­tar o ha­cer ejer­ci­cio. Al tiem­po que ama­mos nues­tros ho­ga­res y re­co­nec­ta­mos con lo más esen­cial de la vi­da, sea­mos cons­cien­tes de los pri­vi­le­gios que te­ne­mos, y apro­ve­che­mos es­te mo­men­to de ad­ver­si­dad pa­ra ser so­li­da­rios con nues­tros que­ri­dos y des­co­no­ci­dos, con la so­cie­dad y los más vul­ne­ra­bles. Nues­tra paz y fe­li­ci­dad ini­cian a par­tir de lo que en­tre­ga­mos a los de­más. Amor, res­pe­to, cui­da­do y em­pa­tía son cua­li­da­des hu­ma­nas bá­si­cas que hoy son imprescind­ibles, pues en ellas re­si­de nues­tra co­ne­xión con la Ma­dre Tie­rra y con los se­res que la ha­bi­ta­mos (Pág. 80).

Que­ri­do lec­tor, en es­ta edi­ción —he­cha cien por cien­to en ca­sa— te in­vi­to a des­cu­brir a los ar­tí­fi­ces que la­bran día a día la historia ar­te­sa­nal de una La­ti­noa­mé­ri­ca con­tem­po­rá­nea, di­ver­sa y efer­ves­cen­te y, por su­pues­to, a dis­fru­tar tu san­tua­rio más ín­ti­mo y a amar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.