Sin­fo­nía ar­qui­tec­tó­ni­ca

El nue­vo Mu­seo Atelier Au­de­mars Pi­guet es un tri­bu­to a la al­ta re­lo­je­ría que plas­ma el es­pí­ri­tu li­bre de la ma­nu­fac­tu­ra sui­za.

AD Latinoamerica - - AD INSIDER ARQUITECTU­RA - AR­QUI­TEC­TU­RA BJARKE INGELS GROUP - BIG • PAI­SA­JIS­MO L´ATELIER DU PAYSAGE JEAN-YVES LE BA­RON SÀRL DI­SE­ÑO IN­TE­RIOR BIG • RES­TAU­RA­CIÓN CCHE AR­CHI­TEC­TU­RE AND DESIGN SA • PA­LA­BRAS GA­BRIE­LA ES­TRA­DA •

La re­lo­je­ría, co­mo la ar­qui­tec­tu­ra, es el ar­te y la cien­cia de in­fun­dir a los me­ta­les y mi­ne­ra­les ener­gía, mo­vi­mien­to, in­te­li­gen­cia y me­di­da pa­ra dar­les vi­da BJARKE INGELS.

Fue en es­te pa­raí­so na­tu­ral en el Va­llée de Joux —hoy re­co­no­ci­do co­mo una de las cu­nas de la re­lo­je­ría—, en el que Ju­les Louis Au­de­mars y Ed­ward Au­gus­te Pi­guet fun­da­ron su pe­que­ño ta­ller en 1875, cau­ti­va­dos por la belleza del re­mo­to va­lle en las mon­ta­ñas sui­zas del Ju­ra. 145 años des­pués, se al­za en es­te si­tio el Mu­seo Atelier Au­de­mars Pi­guet, un es­pa­cio de ar­te­sa­nía vi­va que en­tre­la­za ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia y el sa­ber ha­cer tra­di­cio­nal de la fir­ma re­lo­je­ra.

Bjarke Ingels Group di­se­ñó una in­no­va­do­ra es­truc­tu­ra en for­ma de es­pi­ral (jun­to al edi­fi­cio más an­ti­guo de la com­pa­ñía) pa­ra in­vi­tar a los vi­si­tan­tes a un via­je sen­so­rial al pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro del universo cul­tu­ral de Au­de­mars Pi­guet. Las pa­re­des de vi­drio cur­vo —que con­vi­ven en to­tal ar­mo­nía con el en­torno na­tu­ral— son to­do un lo­gro de in­ge­nie­ría y di­se­ño, ya que sos­tie­nen to­tal­men­te la cu­bier­ta de ace­ro y és­ta es la pri­me­ra cons­truc­ción de es­te ti­po. En el in­te­rior, los mu­ros cur­vos con­ver­gen ha­cia el cen­tro de la es­pi­ral en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj an­tes de mo­ver­se en la di­rec­ción opues­ta, de mo­do que los vi­si­tan­tes tran­si­tan por el edi­fi­cio co­mo si re­co­rrie­ran la es­pi­ral de un re­loj.

Pa­ra ofre­cer a los vi­si­tan­tes una ex­pe­rien­cia di­ná­mi­ca, con cres­cen­dos, pun­tos al­tos y mo­men­tos con­tem­pla­ti­vos, la fir­ma de di­se­ño de mu­seos ale­ma­na, Atelier Brück­ner, ideó la ex­po­si­ción co­mo una par­ti­tu­ra mu­si­cal. In­ter­me­dios en for­ma de es­cul­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes ci­né­ti­cas, y ma­que­tas de mo­vi­mien­tos me­cá­ni­cos dan vi­da y rit­mo a los di­ver­sos as­pec­tos de la re­lo­je­ría. El re­co­rri­do cul­mi­na en el cen­tro de la es­pi­ral con una con­mo­ve­do­ra mues­tra de Gran­des Com­pli­ca­cio­nes.

Las vi­tri­nas a lo lar­go del mu­seo alo­jan más de dos si­glos de his­to­ria re­pre­sen­ta­dos por más de 300 re­lo­jes, en­tre ellos au­tén­ti­cas pie­zas que mar­ca­ron el rum­bo de la re­lo­je­ría y di­se­ños ale­ja­dos de lo con­ven­cio­nal. És­tos na­rran la fas­ci­nan­te his­to­ria de có­mo dos mo­des­tos ar­te­sa­nos del si­glo XIX con­ci­bie­ron mar­ca­tiem­pos que cau­ti­va­ron y si­guen con­quis­tan­do a apa­sio­na­dos de la re­lo­je­ría al­re­de­dor del mun­do.

El Mu­seo Atelier Au­de­mars Pi­guet cuen­ta una his­to­ria que si­gue vi­va, y que ha de­ja­do ya un gran le­ga­do.

Des­de el ais­la­mien­to, la hu­ma­ni­dad es­tá lu­chan­do pa­ra re­du­cir los efec­tos de la pan­de­mia cau­sa­da por el CO­VID-19. A dia­rio co­no­ce­mos la heroica la­bor que rea­li­zan mé­di­cos y en­fer­me­ras pa­ra aten­der a los en­fer­mos, y he­mos si­do tes­ti­gos de có­mo los go­bier­nos han mo­vi­li­za­do vas­tos re­cur­sos de ca­pi­tal pa­ra tra­tar de mi­ni­mi­zar los im­pac­tos en la eco­no­mía glo­bal. Des­afor­tu­na­da­men­te, to­dos es­tos es­fuer­zos no han si­do di­ri­gi­dos a ata­car la cau­sa pro­fun­da: el im­pac­to que los se­res hu­ma­nos he­mos cau­sa­do en los eco­sis­te­mas.

Es­tas en­fer­me­da­des se en­cuen­tran de ma­ne­ra na­tu­ral en los ani­ma­les. En am­bien­tes sa­nos —don­de abun­da la fauna sil­ves­tre—, mur­cié­la­gos, ma­pa­ches y ve­na­dos, en­tre otros, son los hos­pe­de­ros fi­na­les de es­tos vi­rus. Sin em­bar­go, cuan­do las po­bla­cio­nes de ani­ma­les se van re­du­cien­do a cau­sa de la des­truc­ción de bos­ques, océa­nos y sel­vas, los pa­tó­ge­nos bus­can otro ser vi­vo (ver­te­bra­do) el cual ha­bi­tar, es de­cir, al ser hu­mano. Pa­ra ex­pli­car es­te fe­nó­meno lla­ma­do zoo­no­sis, des­de ha­ce 20 años el in­ves­ti­ga­dor Ri­chard S.

Ost­feld, del Ins­ti­tu­to Cary de Es­tu­dios Eco­sis­té­mi­cos en Nue­va York, acu­ñó el con­cep­to “efec­to de di­lu­ción”.

Si con­si­de­ra­mos que la Agen­cia pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos (USAID) in­di­ca que exis­ten 1.6 mi­llo­nes de vi­rus des­co­no­ci­dos en aves y ma­mí­fe­ros, y que al me­nos 700 mil po­drían con­ver­tir­se en zoo­no­sis, es esen­cial que cam­bie­mos nues­tra for­ma de ac­tuar pa­ra evi­tar fu­tu­ras pan­de­mias.

Afor­tu­na­da­men­te, des­de ha­ce va­rias dé­ca­das los go­bier­nos de di­ver­sos paí­ses, apo­ya­dos por las men­tes más bri­llan­tes en te­mas am­bien­ta­les, han tra­ba­ja­do en una es­tra­te­gia pa­ra im­pul­sar un nue­vo mo­de­lo de desa­rro­llo ba­sa­do en la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad, con ac­cio­nes y ob­je­ti­vos cla­ros pa­ra tran­si­tar ha­cia un fu­tu­ro más sus­ten­ta­ble. Es así co­mo en 2010 sur­gie­ron las 20 me­tas de Ai­chi, den­tro del Con­ve­nio so­bre la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca (CDB).

Es po­co lo que he­mos lo­gra­do a fa­vor del me­dio am­bien­te en los úl­ti­mos 10 años, con­si­de­ran­do el lar­go tra­yec­to que fal­ta por re­co­rrer. Es­to se de­be a la fal­ta de pre­su­pues­to y de com­pro­mi­so glo­bal. El CDB cal­cu­la que, pa­ra al­can­zar di­chas me­tas am­bien­ta­les, se re­quie­re una in­ver­sión de 450 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, cifra que pa­re­ce inal­can­za­ble —o, al me­nos, eso nos han he­cho pen­sar—. Sin em­bar­go, de acuer­do con el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, pa­ra

Re­plan­tee­mos, des­de lo más pro­fun­do, nues­tra re­la­ción con los se­res vi­vos con los que com­par­ti­mos nues­tro ho­gar: la Tie­rra TOPILTZIN CON­TRE­RAS-MACBEATH.

mi­ni­mi­zar los im­pac­tos mo­ne­ta­rios de la pan­de­mia ac­tual, tan só­lo los paí­ses del G20 in­ver­ti­rán 5 bi­llo­nes de dó­la­res, can­ti­dad mil ve­ces ma­yor a la ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar un pla­ne­ta sus­ten­ta­ble.

Sin du­da, la si­tua­ción ac­tual cam­bia­rá a la hu­ma­ni­dad. Es mo­men­to de re­fle­xio­nar so­bre nues­tro mo­do de vi­da y de­ci­dir qué ca­mino to­ma­re­mos. To­do co­mien­za por el com­pro­mi­so in­di­vi­dual que ca­da ser hu­mano de­be re­no­var día a día, a tra­vés de las ac­cio­nes co­ti­dia­nas. Em­pe­ce­mos por ser cons­cien­tes y de­je­mos de pen­sar que el pla­ne­ta nos per­te­ne­ce. Re­plan­tee­mos, des­de lo más pro­fun­do, nues­tra re­la­ción con los se­res vi­vos con los que com­par­ti­mos nues­tro ho­gar: la Tie­rra.

En pa­la­bras de la doc­to­ra Ja­ne Goo­dall, “to­da­vía que­dan mu­chas co­sas en el mun­do por las que me­re­ce la pe­na lu­char. Mu­chas co­sas be­llas, mu­cha gen­te ma­ra­vi­llo­sa lu­chan­do por re­ver­tir el da­ño cau­sa­do, por ayu­dar a ali­viar el su­fri­mien­to. Y mu­chí­si­ma gen­te jo­ven de­di­ca­da a ha­cer de és­te un mun­do me­jor. To­dos es­tán ‘cons­pi­ran­do’ pa­ra ins­pi­rar­nos y dar­nos la es­pe­ran­za de que aún no es de­ma­sia­do tar­de pa­ra cam­biar las co­sas, siem­pre y cuan­do ca­da uno ha­ga­mos nues­tra par­te”.

El mu­seo tam­bién al­ber­ga la Fun­da­ción Au­de­mars Pi­guet, que con­tri­bu­ye a la pre­ser­va­ción de los bos­ques de to­do el mun­do en el ám­bi­to de la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal y de la sen­si­bi­li­za­ción de la ju­ven­tud des­de 1992. Pá­gi­na opues­ta El Mu­seo Atelier Au­de­mars Pi­guet po­ne de re­lie­ve el sa­ber ha­cer an­ces­tral de la ma­nu­fac­tu­ra con dos ta­lle­res es­pe­cia­li­za­dos, ubi­ca­dos en el nú­cleo de la es­pi­ral. El pri­me­ro es­tá de­di­ca­do a los re­lo­jes de Gran­des Com­pli­ca­cio­nes y el se­gun­do en­glo­ba los ofi­cios ar­tís­ti­cos.

Pá­gi­na an­te­rior Pá­ja­ro Car­pin­te­ro co­mien­do una tu­na de car­dón, en el ce­rro del Chu­mil, Jan­te­tel­co, Mo­re­los. Arri­ba Gri­llo de la sel­va ba­ja al sur de Mo­re­los. Aba­jo Ra­na de ojos ro­jos, Sa­ra­pi­quí, Cos­ta Ri­ca.

Ara­ña Es­pi­no­sa, Cuer­na­va­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.