La nue­va era del In­ta en Cór­do­ba

Juan Cruz Mo­li­na asu­mió como di­rec­tor del Cen­tro Re­gio­nal. Sue­los, rie­go y va­lor agre­ga­do en la agen­da.

AgroVoz - - Página Delantera - En­tre­vis­ta a Juan Cruz Mo­li­na Fa­vio Ré fre@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“QUIE­RO FACILITAR QUE LAS CA­PA­CI­DA­DES IN­DI­VI­DUA­LES SE TRANSFORMEN EN UNA CA­PA­CI­DAD GRUPAL”

Tras seis años como se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de la Provincia, el in­ge­nie­ro agró­no­mo Juan Cruz Mo­li­na es el nue­vo di­rec­tor del Cen­tro Re­gio­nal Cór­do­ba del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (In­ta).

Mo­li­na ga­nó el con­cur­so con­vo­ca­do por la ins­ti­tu­ción a fi­nes del año pa­sa­do, pa­ra re­em­pla­zar al sa­lien­te Eduar­do Mar­te­llot­to, y ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de co­man­dar la ofi­ci­na re­gio­nal, al me­nos has­ta 2022.

A dos se­ma­nas de ha­ber ini­cia­do su ges­tión (ayer fue puesto en funciones de ma­ne­ra for­mal por el ti­tu­lar del In­ta Juan Bal­bín), Mo­li­na re­ci­bió a Agro­voz pa­ra des­me­nu­zar cuá­les se­rán los ejes en los que bus­ca­rá ha­cer fo­co y apor­tar al ob­je­ti­vo de “re­pen­sar” el fun­cio­na­mien­to y los ob­je­ti­vos que de­be per­se­guir el or­ga­nis­mo tanto en Cór­do­ba como en to­do el país.

–¿Qué diag­nós­ti­co te­nía del In­ta an­tes de pre­sen­tar­se al con­cur­so y qué análisis ha­ce en es­tos pri­me­ros días de ges­tión?

–He que­da­do enor­me­men­te sor­pren­di­do; creía co­no­cer bas­tan­te so­bre el In­ta, pe­ro he en­con­tra­do mu­chí­si­mas co­sas más. Es una enor­me ins­ti­tu­ción, de la que no he en­con­tra­do an­te­ce­den­tes en el mun­do, en el sen­ti­do de que un Es­ta­do de­fi­na la crea­ción de un or­ga­nis­mo así, di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do a ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

–Es­to sig­ni­fi­ca, en­ton­ces, un gran desafío.

–Mi vo­ca­ción es el ser­vi­cio pa­ra el agro y el In­ta es la me­jor he­rra­mien­ta, en tér­mi­nos de ges­tión, pa­ra lo­grar­lo. Es un desafío muy gran­de, so­bre to­do tam­bién por la com­ple­ji­dad que tie­ne la or­ga­ni­za­ción. Por eso, uno de los ma­yo­res pun­tos de in­te­rés es ayu­dar a re­pen­sar a qué se tie­ne que de­di­car el In­ta.

–¿Cuál es su res­pues­ta a eso?

–Mi sín­te­sis es: pa­ra co­la­bo­rar en to­do lo re­la­cio­na­do a los desa­rro­llos pro­duc­ti­vos que es­tén ali­nea­dos a un de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de esa pro­duc­ti­vi­dad. Te­ne­mos un sistema muy abier­to, de­be­mos ver có­mo em­pe­zar a ce­rrar un po­co.

–¿Hay fa­len­cias o as­pec­tos que se po­drían ex­plo­tar de una me­jor ma­ne­ra?

–Fun­da­men­tal­men­te, cam­biar la cul­tu­ra de tra­ba­jar en com­par­ti­men­tos es­tan­cos o tra­ba­jos por pro­yec­tos, pro­duc­tos o in­di­vi­dua­les, por un mé­to­do que vea un po­co más el to­do. El desafío es que los gru­pos que hoy tra­ba­jan se­pa­ra­dos em­pie­cen a or­bi­tar de ma­ne­ra más cer­ca­na; no re­sol­ver las co­sas so­la­men­te des­de lo in­di­vi­dual, sino atra­ve­sar la com­ple­ji­dad jun­tan­do las par­tes. Una de mis me­tas es facilitar es­pa­cios de con­fian­za y pro­ce­sos pa­ra que algunas co­sas su­ce­dan. ¿Qué quie­ro facilitar? Que las ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les se transformen en una ca­pa­ci­dad co­la­bo­ra­ti­va y grupal.

–Un abor­da­je más in­te­gral de los pro­ble­mas…

–Sí. Hoy, quien tra­ba­ja en ma­le­zas, tra­ba­ja en ma­le­zas; el que es­tá en sue­los, sue­los; pe­ro la com­ple­ji­dad de los desafíos ac­tua­les obli­ga a abor­dar to­do in­te­gral­men­te. La cul­tu­ra in­ter­na di­ce que si yo soy ex­per­to en de­ter­mi­na­do te­ma, só­lo tra­ba­jo so­bre ese te­ma; y par­te de mi tra­ba­jo, jun­to con el Consejo Re­gio­nal, es to­mar de­ci­sio­nes de go­ber­nan­za en es­tos as­pec­tos, vien­do el to­do y no só­lo una par­te. Nos po­de­mos ins­pi­rar en­tre sí, dar­nos el lu­gar pa­ra in­ter­ac­tuar más. Pe­ro, ¿hay una cul­tu­ra de tra­ba­jo en red? Yo la ten­go. Y eso va ayu­dar a jun­tar la de­man­da con la ofer­ta de in­ves­ti­ga­ción.

–Pre­ci­sa­men­te, una me­jor vin­cu­la­ción con el sec­tor pri­va­do es uno de los te­mas que siem­pre es­tá la­ten­te.

–Es un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua. La mi­sión del In­ta es im­pul­sar la in­no­va­ción y los pro­ce­sos de in­no­va­ción se generan a par­tir de la red de re­la­cio­nes. Y tam­bién con­tri­buir al de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, pe­ro a eso hay que ba­jar­lo a la reali­dad.

–¿Có­mo se lo­gran es­tos cam­bios en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra un pre­su­pues­to ca­da vez más aco­ta­do?

–La idea es pa­sar del paradigma de la es­ca­sez al de la cer­te­za; es de­cir, sa­be­mos que te­ne­mos de­ter- mi­na­do pre­su­pues­to y hay que ges­tio­nar­lo. Es­te es un Es­ta­do que va por un paradigma dis­tin­to, de ma­yor efi­cien­cia en la administración de recursos y la pres­ta­ción de ser­vi­cios. Pue­de que otros lo vean como un con­tex­to com­ple­jo, yo lo to­mo como una opor­tu­ni­dad.

–¿Cuá­les son los ejes en los que bus­ca­rá ha­cer fo­co du­ran­te la ges­tión?

–La agen­da pa­ra me­diano pla­zo es la que ya ve­nía com­par­tien­do como se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra. Son unos cin­co o seis te­mas prio­ri­ta­rios. Uno de los re­le­van­tes es sue­los: no pue­de ser que Cór­do­ba no ten­ga com­ple­ta­das sus car­tas de sue­los. Y tam­bién, ló­gi­ca­men­te, to­do lo aso­cia­do a la con­ser­va­ción y la ges­tión in­te­gra­da de cuen­cas.

–El mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría, Sergio Bus­so, di­jo que uno de los te­mas que quie­re po­ten­ciar es el rie­go.

–Ese es otro pun­to muy re­le­van­te: Cór­do­ba tie­ne una cuen­ca sub­te­rrá­nea de acuí­fe­ros gran­dí­si­ma, lo que sig­ni­fi­ca que po­de­mos au­men­tar sus­tan­cial­men­te la su­per­fi­cie ba­jo rie­go y eso de­rra­ma en otros com­po­nen­tes po­si­ti­vos, por­que to­do lo que sea au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad por uni­dad de su­per­fi­cie es de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. El rie­go ha­ce pen­sar a los pro­duc­to­res de ma­ne­ra dis­tin­ta; to­do lo que sea in­ten­si­fi­ca­ción cam­bia los mo­de­los tra­di­cio­na­les.

–¿Cuál es el po­ten­cial con­cre­to del rie­go en Cór­do­ba?

–Ac­tual­men­te, es­tán cu­bier­tas en­tre 140 mil y 160 mil hec­tá­reas, pe­ro di­ver­sas pros­pec­ti­vas in­di­can que po­dría ha­ber agua pa­ra más de 700 mil y has­ta un mi­llón de hec­tá­reas. Só­lo du­pli­car el área ba­jo rie­go ge­ne­ra­ría to­da una reali­dad dis­tin­ta. Quie­nes in­vier­ten en es­te ti­po de tec­no­lo­gía lle­gan a un ni­vel de pro­fe­sio­na­li­za­ción que les per­mi­te co­men­zar a rea­li­zar lo que se de­no­mi­na agri­cul­tu­ra de di­se­ño, a ser más crea­ti­vos e in­no­va­do­res. Ya no al­can­za con un tri­go de 80 quin­ta­les por hec­tá­rea o un maíz de 160; lo que se po­ne ba­jo rie­go son spe­cia­li­ties, que tienen que va­ler tres ve­ces más que las

commodities. En de­fi­ni­ti­va, el rie­go nos per­mi­te to­mar ries­gos.

–¿Qué pue­de apor­tar el In­ta Cór­do­ba en es­te pro­ce­so? Lo que más ne­ce­si­tan los pro­duc­to­res, al fin y al ca­bo, es di­ne­ro o fi­nan­cia­mien­to.

–El In­ta Man­fre­di es el re­fe­ren­te na­cio­nal en el te­ma y pue­de apor­tar mu­cho en es­tra­te­gias pa­ra los tiem­pos ac­tua­les. Un as­pec­to fun­da­men­tal es el cos­to ener­gé­ti­co, que es una li­mi­tan­te, y se pue­de em­pe­zar a pen­sar en có­mo pro­veer a los equi­pos con ener­gías al­ter­na­ti­vas. Allí pa­sa­mos a ese en­fo­que más in­te­gral del que ha­blá­ba­mos.

–¿La bio­ener­gía es otro de los te­mas a pro­fun­di­zar?

–To­do lo re­la­cio­na­do con la bio­eco­no­mía y va­lor agre­ga­do en ori­gen es importante: una co­mu­ni­dad se trans­for­ma cuan­do se trans­for­ma la pro­duc­ción. Es lo que su­ce­dió, por ejem­plo, con la ca­de­na ma­ni­se­ra so­bre la Ru­ta 158. El In­ta en es­te as­pec­to tam­bién tie­ne mu­cho que apor­tar por su ex­per­ti­se de es­cu­char, ver y co­no­cer lo que es­tá haciendo el mun­do en agre­ga­do de va­lor.

–Otro te­ma que ve­nía con mu­chas idas y vuel­tas es el Pro­gra­ma Cam­bio Ru­ral.

–Te­ne­mos la de­fi­ni­ción, des­de el ám­bi­to na­cio­nal, de que los gru­pos que se for­men y cum­plan los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos, van a ser acom­pa­ña­dos por el In­ta. Creo que es una bue­na po­si­bi­li­dad pa­ra ba­jar a tierra to­da la pro­pues­ta de ges­tión del Cen­tro Re­gio­nal Cór­do­ba; ope­ra­ti­va­men­te, es lo ideal. Los gru­pos de Cam­bio Ru­ral son es­pon­jas que po­drían ab­sor­ber to­do el plan de tra­ba­jo de ca­da zo­na. Per­so­nal­men­te, quie­ro que el pro­gra­ma vuel­va a te­ner la vi­gen­cia y la mi­ra­da que tu­vo des­de un prin­ci­pio como he­rra­mien­ta de ges­tión te­rri­to­rial. Es verdad que se co­me­tie­ron al­gu­nos erro­res que gol­pean la con­fian­za en un pro­gra­ma de es­te ti­po, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que mu­chos pro­duc­to­res tra­ba­jan­do en gru­po po­ten­cian su ca­pa­ci­dad de acción.

–Tam­bién es­tá en per­ma­nen­te de­ba­te si el ex­ten­sio­nis­mo si­gue te­nien­do sen­ti­do. ¿Cuál es su opi­nión?

–Hay mi­ra­das de to­do ti­po: quie­nes di­cen que no ha­cen más fal­ta las agen­cias, y quie­nes di­cen que, si no hay pre­sen­cia lo­cal, no hay trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca. Yo me pa­ro en un pun­to in­ter­me­dio: hoy se pue­de ha­cer trans­fe­ren­cia con un men­sa­je de What­sApp o un

strea­ming, pe­ro se ne­ce­si­ta el ex­ten­sio­nis­ta pa­ra tra­ba­jar al­gu­nos te­mas a cam­po. Las agen­cias son par­te de la ra­zón de ser de la te­rri­to­ria­li­dad del In­ta. “EL VA­LOR AGRE­GA­DO ES FUN­DA­MEN­TAL: UNA CO­MU­NI­DAD SE TRANS­FOR­MA CUAN­DO SE TRANS­FOR­MA LA PRO­DUC­CIÓN”.

(JA­VIER FERREYRA)

Cam­bio de ofi­ci­na. Tras seis años como se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de la Provincia, Juan Cruz Mo­li­na ga­nó el con­cur­so en el In­ta. “Es un desafío muy gran­de”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.