Tam­bos sus­ten­ta­bles y Guía de Bue­nas Prác­ti­cas

Seis “pi­la­res” del ma­nual di­se­ña­do por el In­ta y Apro­cal.

AgroVoz - - Actualidad -

OR­DE­ÑO E HI­GIE­NE

La Guía de Bue­nas Prác­ti­cas pa­ra Tam­bos es un tra­ba­jo ela­bo­ra­do por una vein­te­na de pro­fe­sio­na­les e in­ves­ti­ga­do­res con­vo­ca­dos por la Fa­cul­tad de Cien­cias Agro­pe­cua­rias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba (FCA-UNC), el In­ta y la Aso­cia­ción Pro Ca­li­dad de la Le­che (Apro­cal). El do­cu­men­to di­vi­de es­tas prác­ti­cas en seis ca­pí­tu­los, que se con­si­de­ran los “pi­la­res” pa­ra lo­grar la me­ta de sus­ten­ta­bi­li­dad. El pri­me­ro es “or­de­ño e hi­gie­ne” que im­po­ne pau­tas sobre có­mo deben cons­truir­se las ins­ta­la­cio­nes. Por ejem­plo, que el sis­te­ma de dre­na­je sea efec­ti­vo; es de­cir, que no se ge­ne­ren char­cos. Asi­mis­mo, que el di­se­ño per­mi­ta la entrada y sa­li­da rá­pi­da de los ani­ma­les, evi­tán­do­se las cur­vas u obs­tácu­los que pue­dan en­tor­pe­cer­los. Tam­bién se es­ta­ble­cen pau­tas vin­cu­la­das con las ru­ti­nas de or­de­ño: pri­me­ro deben or­de­ñar­se las va­cas sa­nas, lue­go las que po­seen ca­los­tro y, por úl­ti­mo, las en­fer­mas o ba­jo tra­ta­mien­to con me­di­ca­men­tos, y cu­ya le­che de­be des­car­tar­se en po­tre­ros du­ros o en bar­be­cho. Fi­nal­men­te, se des­ta­ca la ne­ce­si­dad de que los equi­pos de or­de­ño deben cum­plir con la no­rma­ti­va vi­gen­te (Iram, 2009) y rea­li­zar un con­trol es­tá­ti­co en ca­da cam­bio de pe­zo­ne­ras, y uno di­ná­mi­co, al me­nos una vez al año.

SA­NI­DAD ANI­MAL

El ob­je­ti­vo de es­te ca­pí­tu­lo es con­tar con un plan sa­ni­ta­rio desa­rro­lla­do y su­per­vi­sa­do por un ve­te­ri­na­rio, con un re­gis­tro es­cri­to de to­dos los tra­ta­mien­tos, cen­tra­do en la erra­di­ca­ción de la bru­ce­lo­sis y tu­bercu­losis bo­vi­na; en el con­trol de fie­bre af­to­sa, en­ce­fa­lo­pa­tía es­pon­gi­for­me, tu­bercu­losis y en la pre­ven­ción en ge­ne­ral. Se in­clu­ye un plan de con­trol y pre­ven­ción de mas­ti­tis, y un pro­to­co­lo que es­ta­blez­ca el ma­ne­jo y uso de pro­duc­tos ve­te­ri­na­rios.

ALI­MEN­TA­CIÓN

Abar­ca dos di­men­sio­nes: en pri­mer lu­gar, las ca­rac­te­rís­ti­cas que deben bus­car las die­tas que se su­mi­nis­tren a los ani­ma­les. En se­gun­do tér­mino, los cui­da­dos que hay que te­ner a la ho­ra de uti­li­zar pro­duc­tos quí­mi­cos sobre los cul­ti­vos que lue­go se uti­li­za­rán pa­ra ali­men­tar a las va­cas. Sobre las die­tas, se dis­po­ne que deben ser for­mu­la­das por un pro­fe­sio­nal de ca­li­dad pro­ba­da y que el fo­rra­je de­be ser eva­lua­do pre­vio a su uti­li­za­ción. Ade­más, se su­gie­re lle­var un re­gis­tro de las com­pras y de los stocks. En cuan­to a los agro­quí­mi­cos, se re­co­mien­da el uso pre­fe­ren­te­men­te de pro­duc­tos “ban­da ver­de” y siem­pre ba­jo pres­crip­ción de un in­ge­nie­ro agró­no­mo, a tra­vés de la receta fi­to­sa­ni­ta­ria.

AM­BIEN­TE

Se de­ta­llan los di­fe­ren­tes pro­ce­di­mien­tos que deben se­guir­se pa­ra ase­gu­rar una pro­duc­ción ami­ga­ble con el am­bien­te. Por ejem­plo, la ma­ne­ra en que deben cons­truir­se las per­fo­ra­cio­nes pa­ra un ma­ne­jo y uso efi­cien­te del agua, y los as­pec­tos que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra una co­rrec­ta ges­tión de los re­si­duos só­li­dos y lí­qui­dos. Un da­to res­pec­to de es­to úl­ti­mo es que las la­gu­nas de tra­ta­mien­to de efluentes deben es­tar a 50 me­tros de las ins­ta­la­cio­nes de or­de­ño y de las per­fo­ra­cio­nes de agua.

BIE­NES­TAR ANI­MAL

“El ma­ne­jo que se reali­ce en el tam­bo de­be pro­cu­rar que las va­cas go­cen de las cin­co li­ber­ta­des pro­pues­tas por el Farm Ani­mal Wel­fa­re Coun­cil. Deben es­tar li­bres de ham­bre, malnu­tri­ción y sed; de in­co­mo­di­dad; de ma­ni­fes­tar su com­por­ta­mien­to na­tu­ral; de do­lor, he­ri­das y en­fer­me­da­des; y de mie­do y es­trés”, re­su­me la Guía. Co­rra­les de es­pe­ra con una su­per­fi­cie mí­ni­ma de 1,60 me­tros cua­dra­dos por va­ca; sombra a una al­tu­ra mí­ni­ma de 3,5 me­tros en los co­rra­les de es­pe­ra; sis­te­mas de ven­ti­la­ción y as­per­sión, y be­be­de­ros que les ofrez­can al ani­mal en­tre 100 y 150 li­tros por día de agua, son al­gu­nas de las pau­tas que se in­clu­yen en es­te ca­pí­tu­lo.

CON­DI­CIO­NES DEL TRA­BA­JO Y DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES

El ma­nuel de Bue­nas Prác­ti­cas im­po­ne que los ope­ra­rios deben es­tar ca­pa­ci­ta­dos sobre su tra­ba­jo y en re­la­ción con las me­di­das de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne; con­tar con los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal ne­ce­sa­rios; dis­po­ner, en el lu­gar del or­de­ño, de un lu­gar pa­ra el la­va­do de ma­nos con ja­bón lí­qui­do y toa­llas de pa­pel des­car­ta­ble; po­seer li­bre­ta sa­ni­ta­ria ac­tua­li­za­da; y no rea­li­zar el or­de­ño ni es­tar en con­tac­to con la le­che cru­da si pre­sen­tan sín­to­mas co­mo dia­rreas y vó­mi­tos. Se im­po­ne tam­bién que el tam­bo de­be con­tar con las me­di­das de se­gu­ri­dad exi­gi­das por la ley y con un plan de ac­ción pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia con un di­rec­to­rio te­le­fó­ni­co; y tie­ne que dis­po­ner de ma­ta­fue­go ABC ha­bi­li­ta­do y un bo­ti­quín de pri­me­ros au­xi­lios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.