Ganó el pi­ca­do

En Cha­cras del Rey, en el de­par­ta­men­to Tu­lum­ba, el maíz tar­dío le es­ca­pó a la se­quía y se con­ver­ti­rá en fo­rra­je con un al­to vo­lu­men de ma­te­ria ver­de.

AgroVoz - - Página Delantera -

L a ac­tual cam­pa­ña mar­có el de­but de la agri­cul­tu­ra en siem­bra di­rec­ta en Cha­cras del Rey, un es­ta­ble­ci­mien­to mix­to ubi­ca­do en el pie de sierra en el de­par­ta­men­to Tu­lum­ba, don­de la flo­ra au­tóc­to­na con­vi­ve con el gat­ton pa­nic sembrado por las pa­lo­mas.

Un lo­te de 75 hec­tá­reas, cu­yos antecesores de to­da la vida ha­bían si­do el pas­to na­tu­ral y el re­no­val, fue acon­di­cio­na­do pa­ra re­ci­bir al maíz tar­dío que –ca­si co­mo una ra­re­za– no co­no­ció los efec­tos de la se­quía.

An­tes de la siem­bra, allá por sep­tiem­bre, el suelo fran­co are­no­so fue sub­so­la­do por de­ba­jo de los 20 cen­tí­me­tros pa­ra ali­viar más de 30 años inin­te­rrum­pi­dos de ara­do de re­ja y ver­te­de­ra. “Ahí es­tu­vo el 50 por cien­to del éxi­to”, afirma sin du­dar Ma­tías Guz­mán, in­te­gran­te de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria del cam­po y en­car­ga­do de su di­rec­ción téc­ni­ca, mien­tras re­co­rre con Agro­voz el cultivo.

Des­pués del pa­ra­till fue el turno de una ras­tra de dis­co pa­ra em­pa­re­jar la su­per­fi­cie, li­be­rar­la del chur­qui y de­jar­la lis­ta pa­ra la siem­bra. El 3 de enero, el hí­bri­do 510 del se­mi­lle­ro Dow con tec­no­lo­gía MG (re­sis­ten­te a in­sec­tos) hi­zo su in­gre­so al lo­te. Con una den­si­dad de 2,8 plan­tas por me­tro, la idea ori­gi­nal era des­ti­nar­lo pa­ra grano. Pe­ro la evolución de la cam­pa­ña hi­zo que Fran­cis­co (el pa­dre y due­ño del cam­po) y Ma­tías cam­bia­rán de pa­re­cer. Se­rá pi­ca­do co­mo re­ser­va pa­ra el plan­tel de 270 vien­tres que tie­ne el es­ta­ble­ci­mien­to y que se in­se­mi­na ar­ti­fi­cial­men­te con to­ros Bran­gus ne­gros y co­lo­ra­dos. Sor­pre­sa

Hoy, ca­si 100 días des­pués de la siem­bra, el maíz es­tá lis­to pa­ra ir a la bol­sa. Su ren­di­mien­to en grano es­tá cal­cu­la­do en al­re­de­dor de 90 quin­ta­les por hec­tá­rea. Con­ver­ti­do en ma­te­ria ver­de, su apor­te se­rá de en­tre 29 a 32 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Una ver­da­de­ra sor­pre­sa pa­ra la zo­na.

“No re­ci­bió ni un gra­mo de fer­ti­li­zan­te, só­lo se fu­mi­gó pa­ra con­tro­lar ma­le­zas y su sa­ni­dad fue sa­tis­fac­to­ria. No tu­vo nin­gún ti­po de tra­ta­mien­to pos­te­rior a la siem­bra. Ca­si ‘ce­ro’ cos­tos”, re­su­mió Ma­tías.

La pro­duc­ti­vi­dad del maíz en el es­ta­ble­ci­mien­to no es muy co­mún en la zo­na, don­de en cam­pa­ñas nor­ma­les no su­pera los 70 quin­ta­les por hec­tá­rea. Y me­nos en una co­se­cha co­mo la ac­tual mar­ca­da por una fuer­te de­fi­cien­cia hí­dri­ca. “Lo maí­ces en la ac­tual cam­pa- ña es­tán rin­dien­do en la zo­na 45 quin­ta­les”, com­pa­ró Guz­mán.

Co­mo fo­rra­je­ro, su po­ten­cia­li­dad tam­bién es ma­yor. Sus due­ños es­pe­ran po­der con­fec­cio­nar un si­lo de 240 to­ne­la­das ca­da sie­te u ocho hec­tá­reas de pi­ca­do. Cuan­do, se­gún los da­tos que tie­ne Ma­tías, en la zo­na de Se­bas­tián el Cano, Las Arrias, La Rin­co­na­da, Ra­yo Cor­ta­do se es­tán ne­ce­si­tan­do pi­car has­ta 24 hec­tá­reas pa­ra ha­cer un si­lo de 240 to­ne­la­das.

¿Y el cli­ma?

En 1994, cuan­do la fa­mi­lia Guz­mán ad­qui­rió las 900 hec­tá­reas que in­te­gran el es­ta­ble­ci­mien­to, su geo­gra­fía es­ta­ba do­mi­na­da por la pie­dra y los cac­tus. Con el tiem­de­ci­di­mos po se fue co­rrien­do la lí­nea de la iso­hie­ta ha­cia la sierra y el ré­gi­men de llu­vias pa­só de 360 a 720 mi­lí­me­tros.

A con­tra­mano de lo que fue el de­sa­rro­llo del ve­rano en bue­na par­te del ci­clo agrí­co­la en la pro­vin­cia, en es­ta zo­na del de­par­ta­men­to Tu­lum­ba las llu­vias no es­ca­sea­ron. To­do lo con­tra­rio.

En su es­que­ma de pro­duc­ción tar­dío, el maíz no tu­vo pro­ble­mas de agua. En enero re­ci­bió 170 mi­lí­me­tros, cua­tro ve­ces por en­ci­ma del pro­me­dio de los úl­ti­mos 40 años que era de 40 mi­lí­me­tros anua­les.

En fe­bre­ro ca­ye­ron 98 mi­lí­me­tros y en mar­zo otros 60. El cultivo so­lo es­tu­vo 15 días a mer­ced de un fuer­te es­trés hí­dri­co y aho­ra en abril ya lle­va acu­mu­la­dos 40 mi­lí­me­tros.

Ma­tías ad­mi­te que el ren­di­mien­to po­dría ha­ber si­do aún me­jor, si no hu­bie­ra si­do por una tor­men­ta con pie­dra re­gis­tra­da el 10 de mar­zo y que de­jó a las plan­tas con mu­chas le­sio­nes.

Ci­clo com­ple­to

Con una ca­de­na fo­rra­je­ra que tie­ne al pas­to na­tu­ral y al gat­ton co­mo pla­tos ex­clu­si­vos del ro­deo de cría, el maíz ten­drá su lu­gar co­mo re­ser­va.

“Has­ta el año pa­sa­do lo com­prá­ba­mos y a par­tir de es­ta cam­pa­ña con­fec­cio­nar­lo”, agre­gó el pro­duc­tor. La ave­na, co­mo ver­deo de in­vierno, tam­bién se su­ma a la die­ta.

La ofer­ta de maíz pa­ra ga­na­de­ría se com­ple­ta con otras 70 hec­tá­reas sem­bra­das más tar­de y en sue­los de me­nor ap­ti­tud agrí­co­la. “Va­mos a te­ner pa­ra ali­men­tar 1.400 ani­ma­les”, gra­fi­có Ma­tías.

Si bien el va­lor co­mer­cial del ce­real co­mo grano es ten­ta­dor, Guz­mán tra­ta de no apar­tar­se de su ob­je­ti­vo de cor­to pla­zo: ex­ten­der el ci­clo ga­na­de­ro, des­de la cría al ci­clo com­ple­to, a par­tir de la cons­truc­ción de un feed­lot.

Ade­más, la pró­xi­ma se­ma­na, el cam­po re­ci­bi­rá otros 200 vien­tres pre­ña­dos con lo cual su “fá­bri­ca” de ter­ne­ros con­ta­rá con 500 ma­dres.

Los fu­tu­ros co­rra­les de en­gor­de, con una ca­pa­ci­dad pa­ra 400 ani­ma­les, jun­to con el pa­tio de co­mi­da, es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra re­ci­bir ter­ne­ros cria­dos a una ma­yor al­ti­tud que el es­ta­ble­ci­mien­to.

“Has­ta ha­ce dos me­ses ven­día­mos los ter­ne­ros con en­tre 160 y 180 ki­los; el des­te­te se reali­zó a los tres me­ses pa­ra que la va­ca se re­cu­pe­ra­ra lo más rápido po­si­ble. Aho­ra va­mos a ir a un ci­clo com­ple­to con ani­ma­les pro­pios y de com­pra ter­mi­na­dos en­tre 340 y 360 ki­los”, an­ti­ci­pó el pro­duc­tor.

A par­tir de la bue­na ex­pe­rien­cia con el maíz en siem­bra di­rec­ta y con la ne­ce­si­dad de su­mar más fuente de ener­gía, las pers­pec­ti­vas pa­ra el año pró­xi­mo son su­mar 90 hec­tá­reas con el ce­real.

El lu­gar que de­ja­rá el maíz pi­ca­do se­rá ocu­pa­do por el sor­go gra­ní­fe­ro pa­ra co­se­cha. So­bre esa co­ber­tu­ra, en el ci­clo pos­te­rior in­gre­sa­rá la so­ja.

LA HIS­TO­RIA GA­NA­DE­RA DEL LO­TE FUE LO QUE BE­NE­FI­CIÓ EL DE­BUT DEL MAÍZ SEMBRADO EN DI­REC­TA. Ma­tías Guz­mán, ase­sor téc­ni­co del es­ta­ble­ci­mien­to Cha­cras del Rey

(LA VOZ)

Ta­ma­ño. Ma­tías Guz­mán ob­ser­va las es­pi­gas del hí­bri­do Dow 510, que ya es­tá lis­to pa­ra pi­car. El cultivo ren­di­rá al­re­de­dor de 32 mil ki­los de ma­te­ria ver­de por hec­tá­rea.

(LA VOZ)

Pai­sa­je. Con la sie­rras co­mo par­te del am­bien­te, el maíz sembrado a prin­ci­pios de es­te año ya es­pe­ra por la pi­ca­do­ra pa­ra con­ver­tir­se en fo­rra­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.