La fal­ta de una ley de se­mi­llas fre­na in­ver­sio­nes por U$ S 1.000 mi­llo­nes

AgroVoz - - Mercados + Agrovoz - Pa­blo Adrea­ni

El Go­bierno ha he­cho es­pe­ra­dos y pon­de­ra­dos avan­ces en tra­tar de lo­grar el con­sen­so en­tre los prin­ci­pa­les ac­to­res del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, pa­ra que la Ar­gen­ti­na pue­da te­ner una ley de se­mi­llas. Una nor­ma acor­de con los tiem­pos ac­tua­les y con­si­de­ran­do el rá­pi­do avan­ce de las nue­vas tec­no­lo­gías de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co, de edi­ción ge­nó­mi­ca y de des­cu­bri­mien­to de ge­nes. Una nue­va ley tie­ne co­mo pri­me­ra con­se­cuen­cia di­rec­ta la re­di­rec­ción de las in­ver­sio­nes del sec­tor se­mi­lle­ro, que en los úl­ti­mos años de­bie­ron mi­grar sus pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo a paí­ses co­mo Bra­sil, Pa­ra­guay e in­clu­so Es­ta­dos Uni­dos. Y co­mo se­gun­da con­se­cuen­cia po­der ofre­cer a los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos el mis­mo ni­vel tec­no­ló­gi­co que hoy uti­li­zan los pro­duc­to­res de nues­tros paí­ses com­pe­ti­do­res, Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos.

En el ca­so del te­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes a de­ter­mi­na­dos her­bi­ci­das, hoy es­ta­mos co­mo en la dé­ca­da de 1990, cuan­do el ma­yor cos­to es el re­fe­ri­do al ma­yor uso de her­bi­ci­das pa­ra el con­trol de ma­le­zas. La im­po­si­bi­li­dad de los pro­duc­to­res de po­der uti­li­zar una va­rie­dad de so­ja que les apor­te re­sis­ten­cia a de­ter­mi­na­dos her­bi­ci­das que po­drían con­tro­lar esas ma­le­zas, im­pli­ca pa­ra los pro­duc­to­res un so­bre cos­to de 75 dó­la­res por to­ne­la­da. Con­si­de­ran­do el me­nor cos­to por me­nor uti­li­za­ción de her­bi­ci­das e in­clu­yen­do el pa­go de la co­rres­pon­dien­te re­ga­lía por la nue­va va­rie­dad de so­ja. En 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas, los pro­duc­to­res de­jan arri­ba de la me­sa 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, que bien po­drían trans­for­mar­se en ma­yo­res in­gre­sos y en ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra rein­ver­tir en ma­qui­na­rias y nue­vas tec­no­lo­gías.

Hoy en la Ar­gen­ti­na, la ga­nan­cia ge­né­ti­ca de los ren­di­mien­tos en va­rie­da­des au­tó­ga­mas, tri­go y so­ja prin­ci­pal­men­te, es del uno por cien­to anual, mien­tras que otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil lle­ga en­tre dos y 2,5 por cien­to. So­lo con es­te des­fa­sa­je, la Ar­gen­ti­na pier­de por año 300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los pro­duc­to­res de so­ja de Bra­sil y de Es­ta­dos Uni­dos es­tán uti­li­zan­do ge­né­ti­ca de so­ja desa­rro­lla­da por se­mi­lle­ros ar­gen­ti­nos.

Si la apro­ba­ción de la ley de se­mi­llas se si­gue di­la­tan­do, or­ga­nis­mos co­mo el Inta co­rren el ries­go de no po­der sos­te­ner más de 90 pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción. Que no so­la­men­te po­drían be­ne­fi­ciar al tri­go y a la so­ja, sino tam­bién a cultivos co­mo el po­ro­to, el ma­ní, el gar­ban­zo, la ar­ve­ja, la ca­ña de azú­car y el al­go­dón. Pa­ra es­tos cultivos la pér­di­da anual por no dis­po­ner de me­jo­res va­rie­da­des se es­ti­ma en una ci­fra con­ser­va­do­ra de 200 mi­llo­nes de dó­la­res. Tam­bién se im­pi­de que el Inta pue­da co­brar ge­nui­nas re­ga­lías por el desa­rro­llo de nue­vas va­rie­da­des ge­né­ti­cas. El bú­me­ran lle­ga en­ton­ces a las eco­no­mías re­gio­na­les, las más afec­ta­das por la ac­tual si­tua­ción mi­cro­eco­nó­mi­ca y por los al­tos cos­tos im­po­si­ti­vos, de lo­gís­ti­ca y transporte.

La de­mo­ra en la apro­ba­ción fre­na, ade­más, to­da chan­ce o po­si­bi­li­dad de po­der me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor agro­pe­cua­rio en su con­jun­to. Y vuel­ve a fre­nar fu­tu­ras in­ver­sio­nes del sec­tor se­mi­lle­ro, es­ti­ma­das en el or­den de los 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res

¿A quién le con­vie­ne la de­mo­ra en la apro­ba­ción de la ley, que con­ta­ba con el con­sen­so de ca­si to­das las en­ti­da­des, em­pre­sas pú­bli­cas y sec­tor pri­va­do?. Es­ta pre­gun­ta la de­be­rían res­pon­der las dos en­ti­da­des, que com­po­nen la su­pues­ta me­sa de en­la­ce. Que es­tán di­la­tan­do, en­frian­do, o in­ter­fi­rien­do en la ges­tión. Nos de­be­ría­mos cues­tio­nar: ¿tan tras­cen­den­te son los te­mas que plan­tean es­tas en­ti­da­des co­mo pa­ra fre­nar el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de to­do un país? Su­gie­ro que se avan­ce en la apro­ba­ción de la fu­tu­ra ley, en un 90 por cien­to con­sen­sua­da, y se de­je ba­jo un pa­ra­guas las su­ge­ren­cias de es­tas dos en­ti­da­des siem­pre y cuan­do no afec­ten el nú­cleo o co­ra­zón de la mis­ma. Ma­du­re­mos de una vez por to­das.

LA DE­MO­RA EN LA SAN­CIÓN DE LA NOR­MA PO­NE EN RIES­GO MÁS DE 90 PRO­GRA­MAS DE IN­VES­TI­GA­CIÓN QUE LLE­VA A CA­BO EL INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.