Agri­cul­tu­ra in­ten­si­va

En el su­des­te cor­do­bés, ca­da vez más pro­duc­to­res eli­gen un plan­teo que per­mi­te co­se­char tres cul­ti­vos en dos años: tri­go-so­ja so­bre maíz.

AgroVoz - - Página Delantera - Favio Ré fre@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En Ar­gen­ti­na, pu­lu­la­rán hoy reunio­nes y festejos en ca­sas y lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos, ya que se ce­le­bra el Día del Ami­go. Y los que es­tán de ce­le­bra­ción tam­bién son los sue­los: el ini­cio de la cam­pa­ña 2018/19 no só­lo es­tá con­so­li­dan­do el re­torno de la ro­ta­ción de cul­ti­vos, con la in­clu­sión de gra­mí­neas en in­vierno, sino que tam­bién es­tá agre­gan­do más hec­tá­reas con una se­cuen­cia al­ta­men­te in­ten­si­fi­ca­da que apor­ta aún más sus­ten­ta­bi­li­dad al sis­te­ma pro­duc­ti­vo.

Se tra­ta de la com­bi­na­ción trigosoja so­bre ras­tro­jos de maíz, que se es­tá con­vir­tien­do en una suer­te de “vie­ja-nue­va” ten­den­cia en el su­des­te cor­do­bés, se­gún re­co­no­cie­ron an­te Agro­voz el ase­sor pri­va­do y miem­bro de la re­gio­nal Los Sur­gen­tes-In­ri­vi­lle de Aa­pre­sid, Jo­sé Luis Zor­zín; y el ex­per­to en tri­go del In­ta Mar­cos Juá­rez, Jor­ge Fras­chi­na.

Es­ta “amis­tad” de los ce­rea­les “es al­go vie­jí­si­mo”, se­ña­ló Zor­zín. “Lo ha­cía­mos an­tes de 2008, cuan­do to­da­vía ha­bía ro­ta­cio­nes es­ta­bles y em­pe­zá­ba­mos a avan­zar con la in­ten­si­fi­ca­ción, has­ta que lle­ga­ron las re­ten­cio­nes Aho­ra se es­tá ha­cien­do mu­cho más, so­bre to­do quie­nes tie­nen cam­po pro­pio y pue­den ob­te­ner una bue­na ren­ta­bi­li­dad”, ma­ni­fes­tó el in­ge­nie­ro agró­no­mo, so­cio de la con­sul­to­ra “Más Hec­tá­reas”.

Fras­chi­na coin­ci­dió en que “se ve­nía uti­li­zan­do en el su­des­te des­de ha­ce tiem­po pe­ro la caí­da de las ex­pec­ta­ti­vas con el tri­go de­rrum­ba­ron to­do; aho­ra, sin re­ten­cio­nes y con el pro­ble­ma de ex­ce­sos hí­dri­cos de la úl­ti­mas cam­pa­ñas, se ha vuel­to a ha­cer en lu­ga­res con gran ofer­ta de agua y am­bien­tes de al­ta productividad”.

Be­ne­fi­cios

La po­si­bi­li­dad de ha­cer una “do­ble co­ber­tu­ra” de los lo­tes es una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas que tie­ne es­te ti­po de es­tra­te­gia. Pe­ro más allá de la co­ber­tu­ra, es un ejem­plo de por qué el con­cep­to es­tá mu­tan­do ha­cia cul­ti­vos “de ser­vi­cios”.

En es­te ca­so, es­tos ser­vi­cios que pres­ta el tri­go de­trás del maíz son por lo me­nos tres: ele­var el apor­te de car­bono al sue­lo pa­ra in­cre­men­tar el desa­rro­llo de ma­te­ria or­gá­ni­ca; ayu­dar al com­ba­te de las ma­le­zas re­du­cien­do a la vez la apli­ca­ción de her­bi­ci­das; y ex­traer agua, trans­for­mán­do­la en grano.

“Ade­más de lo agro­nó­mi­co, es un plan­teo que tie­ne sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca: re­sul­ta un buen ne­go­cio ha­cer­lo cuan­do hay ex­ce­sos hí­dri­cos o na­pas al­tas, por­que es­tás trans­for­man­do el agua en ma­te­ria or­gá­ni­ca pa­ra el sue­lo y en un cul­ti­vo que no só­lo sir­ve co­mo co­ber­tu­ra sino que de­ja di­ne­ro”, va­lo­ró Fras­chi­na.

Pa­ra Zor­zín, lo que hay que mi­rar es la productividad. “Con una ro­ta­ción del 33 por cien­to, es dos cul­ti­vos por año; acá es­tás ha­cien­do tres”, in­di­có.

En­tre los pro­duc­to­res que ase­so­ra, es­ti­mó que un 30 por cien­to ya es­tá rea­li­zan­do es­ta com­bi­na­ción, aun­que acla­ró que pre­do­mi­nan los que tie­nen cam­po pro­pio. Ba­jo al­qui­ler, los nú­me­ros son más ajus­ta­dos.

Cui­da­dos

De cual­quier ma­ne­ra, tan­to Fras­chi­na co­mo Zor­zín acor­da­ron en que avan­zar con una se­cuen­cia tri­go-so­ja so­bre maíz re­quie­re de nu­me­ro­sos as­pec­tos a pres­tar aten­ción.

El pri­me­ro, la ca­li­dad de im­plan­ta­ción. “No es lo mis­mo que sem­brar so­bre so­ja; los ras­tro­jos de maíz son muy vo­lu­mi­no­sos. Si la im­plan­ta­ción no es bue­na, la se­mi­lla pue­de que no lle­gue al sue­lo. Y hay que ele­gir va­rie­da­des con adap­ta­ción a cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra; por ejem­plo, el tri­go su­fre más las heladas en un plan­teo así”, con­si­de­ró el ex­per­to del In­ta Mar­cos Juá­rez.

Zor­zín agre­gó la ne­ce­si­dad de co­rre­gir la de­fi­cien­cia de nitrógeno por la cap­tu­ra de es­te nu­trien­te que ha­ce el ras­tro­jo de maíz. Es­te es uno de los ítems que lle­va a los pro­duc­to­res pen­sar dos ve­ces es­ta es­tra­te­gia ya que re­quie­re de una ma­yor in­ver­sión en la apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes. “El ras­tro­jo de maíz in­mo­vi­li­za mu­cho nitrógeno; por eso, hay que po­ner un plus en el tri­go”, re­su­mió Fras­chi­na.

Al­ter­na­ti­vos

La ne­ce­si­dad de in­ten­si­fi­car las ro­ta­cio­nes pa­ra ha­cer más sus­ten­ta­ble la pro­duc­ción ha pro­vo­ca­do tam­bién que se mul­ti­pli­quen los en­sa­yos pa­ra in­cluir otros cul­ti­vos in­ver­na­les en la se­cuen­cia.

Zor­zín re­la­tó, por ejem­plo, que en Ge­ne­ral Ro­ca es­tá una de las cha­cras que ar­mó la Red de Cul­ti­vos de Ser­vi­cios de Aa­pre­sid pa­ra es­tu­diar el apor­te que pue­den efec­tuar otras se­mi­llas, co­mo ave­na, tré­bol, vi­cia, ra­ba­ni­tos, col­za, ce­ba­da, rai­grás o mez­clas (blend) de va­rias.

Más al sur, Lu­cas An­dreo­ni es ase­sor del Gru­po Crea Me­lo-Se­rrano y miem­bro de la re­gio­nal La­bou­la­ye de Aa­pre­sid, y li­de­ra nu­me­ro­sos pro­yec­tos que eva­lúan tam­bién la po­ten­cia­li­dad de es­tos cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos.

“Es al­go en lo que es­ta­mos tra­ba­jan­do en la zo­na ha­ce cua­tro años y ge­ne­ra ca­da vez más in­te­rés en los pro­duc­to­res. Hay con- cien­cia de que la agri­cul­tu­ra en la que ve­nía­mos tra­ba­jan­do, si bien nos ayu­dó a cre­cer en tec­no­lo­gía, nos hi­zo des­cui­dar un po­co los sue­los y el sis­te­ma ter­mi­nó co­lap­san­do, con la pro­li­fe­ra­ción de ma­le­zas y pla­gas re­sis­ten­tes, y los dé­fi­cits de nu­trien­tes”, sos­tu­vo An­dreo­ni.

Y con­ti­nuó: “¿Có­mo re­ge­ne­ra­mos es­to? Dán­do­le vi­da al sue­lo. Pa­ra eso hay que au­men­tar las ro­ta­cio­nes, no só­lo con cul­ti­vos, sino in­tro­du­cien­do es­pe­cies que sean bio­es­ti­mu­lan­tes de la mi­cro­flo­ra y la mi­cro fau­na, y que apor­ten más nu­trien­tes”.

En­tre ellas, An­dreo­ni des­ta­có los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos que es­tán arro­jan­do los en­sa­yos con tré­bol per­sa. “Es no­to­ria la ex­plo­sión de cre­ci­mien­to que tie­ne y la can­ti­dad de ma­te­ria se­ca aé­rea y de raí­ces que apor­ta; com­pi­te con­tra las ma­le­zas y en su des­com­po­si­ción li­be­ra mu­cho nitrógeno pa­ra que apro­ve­che el maíz”, re­mar­có.

Tam­bién sub­ra­yó los blend de se­mi­llas. “Em­pe­za­mos mez­clan­do has­ta 17 es­pe­cies y aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do con cua­tro o cin­co. En uno te­ne­mos ave­na, vi­cia, tré­bol per­sa, col­za y co­lian­dro. Bá­si­ca­men­te, es­ta­mos imi­tan­do la na­tu­ra­le­za: en eco­sis­te­mas equi­li­bra­dos, ca­da es­pe­cie ga­na su es­pa­cio y le apor­ta al sis­te­ma lo que cree con­ve­nien­te pa­ra su bie­nes­tar”, co­men­tó.

LA COM­BI­NA­CIÓN TRIGOSOJA SO­BRE MAÍZ SE ES­TÁ HA­CIEN­DO MU­CHO MÁS, SO­BRE TO­DO EN CAM­PO PRO­PIO. Jo­sé Luis Zor­zín, miem­bro de Aa­pre­sid Los Sur­gen­tes/In­ri­vi­lle EL TRÉ­BOL PER­SA APOR­TA MU­CHA MA­TE­RIA SE­CA Y LI­BE­RA GRAN­DES DO­SIS DE NITRÓGENO. Lu­cas An­dreo­ni, ase­sor del Gru­po Crea Me­lo-Se­rrano

(GENTILEZA MÁS HEC­TÁ­REAS)

Sus­ten­ta­bi­li­dad. Pri­me­ros bro­tes de tri­go, en la zo­na de Los Sur­gen­tes, so­bre un ras­tro­jo de maíz de la úl­ti­ma cam­pa­ña.

(GENTILEZA LU­CAS AN­DREO­NI)

Tré­bol per­sa. Uno de los cul­ti­vos “de ser­vi­cios” que se es­tán en­sa­yan­do en el su­des­te y sur de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.